A gusto del consumidor

¿Azucaras o edulcoras?

Por: Ana Llorens

13 abr 2016

Stevia8
Hojas de stevia, azúcar y sacarina. / GETTY


Toda una amplia variedad de endulzantes ha nacido al calor de los presuntos efectos negativos del azúcar en nuestra salud. Sacarina, fructosa, stevia, aspartamo... Son algunos de los nombres más habituales en las estanterías del supermercado. Otros, como la panela, la melaza de arroz o el sirope de ágave se reservan para el consumidor más eco. Entre todos, forman todo un ecosistema endulzante en el que es fácil perderse.

El endulzante que añadimos al café, al té o a cualquier otra bebida o alimento se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos consumidores. Le damos mucha importancia, quizá demasiada. Es habitual la pregunta: ¿Qué prefieres: azúcar blanco, moreno, sacarina o stevia? En muchas cafeterías o cuando estamos en casa ajena. Por un lado, tenemos las advertencias sobre el consumo excesivo de azúcar; por otro, los aditivos artificiales de la sacarina o el elevado coste de la stevia.

Según explica Alma Palau, presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas, la demonización del azúcar es pura simplificación. “Decir que se está "demonizando" o "criminalizando" es apelar a la falacia del hombre de paja o del espantapájaros, que consiste en simplificar y caricaturizar la postura oficial en lugar de ofrecer una argumentación en contra”.

En la misma línea se pronuncia la OCU: “La demonización actual del azúcar no deja de ser una moda absurda y no vemos ningún problema en su consumo siempre que se haga con moderación”.

Lo que dice la OMS es que un consumo de azúcares que represente más del 10% de la energía total consumida al día aumenta el riesgo de la población de padecer obesidad y otras enfermedades crónicas. En otras palabras, la Organización Mundial de la Salud recomienda no superar los 50 gramos diarios, aproximadamente 3 cucharadas.

Eso sí, la OMS entiende por azúcares que pueden perjudicar la salud "todos los monosacáridos y disacáridos añadidos a los alimentos por el fabricante, cocinero o consumidor, más los azúcares presentes de manera natural en la miel, los jarabes, zumos de frutas y los zumos de fruta concentrados".

Palau explica que “el debate científico y las principales implicaciones de las recomendaciones de la OMS son para productos que aportan mucha cantidad de azúcares añadidos, especialmente para la industria de las bebidas azucaradas”.

En cuanto a los edulcorantes, la OCU advierte de su bajo efecto a la hora de perder peso y aconseja “moderar su consumo, al tratarse de aditivos artificiales que encarecen en gran medida la cesta de la compra”.

Ni siquiera las versiones sin azúcar de muchos productos van a ser muy útiles si lo que buscamos es ahorrar calorías. Según la OCU, salvo en el caso de productos que son originalmente muy azucarados, como las mermeladas o los cacaos solubles, no va a afectar a la cantidad de calorías que se ingieren. Se puede incluso dar el caso de productos sin azúcar que engordan más que los originales que sí la llevan, al incrementarse la proporción de grasas utilizadas. Si a todo ello se le une el hecho de que estos productos ven su precio incrementado en una media del 60% respecto a sus versiones clásicas, su consumo no estaría justificado”.

También son más caras alternativas como la stevia, que se ha convertido en los últimos años en el sustituto estrella. Según datos del Global Stevia Institute, actualmente más de cinco millones de personas la consumen en todo el mundo. A pesar de que su consumo también debería ajustarse a una dosis máxima, es difícil alcanzarla. “Una persona de 70 kg de peso tendría que consumir aproximadamente 40 sobrecitos de stevia al día para alcanzar la Ingesta Diaria Recomendada”, afirman en su web.

Alma Palau señala que “las cantidades máximas se establecen en base al patrón de consumo de los alimentos procesados a los que se añaden, pero ¿qué pasa si cada vez hay más nuevos productos que los incorporan?” Algo que, de hecho, sucede. Ya es habitual encontrar dulces o chocolates endulzados con stevia. Con la stevia sucede, además, otro de esos fraudes de etiquetado. Las marcas comercializan como stevia un producto que apenas contiene un 3,5% de la planta. El resto, aditivos. Si quiere consumir stevia natural, vaya al herbolario y prepare la cartera.

Llegados a este punto, quizás deberíamos plantearnos recuperar para nuestro paladar el sabor natural de algunos alimentos y dejar de endulzarlos. Un café o un té sin endulzar pueden ser una buena opción y no sólo para restarnos calorías. Y tú, ¿azucaras o edulcoras?

Hay 3 Comentarios

Yo la verdad es que cada vez tomo, voluntariamente al menos, menos azúcar. Uso miel para endulzar zumos que me hayan quedado amargos, y el café ya va ristretto y a pelo :)

Claro, luego está todo lo que yo no controlo, el azúcar añadido a los productos de consumo, pero en general, yo creo que ya no lo uso para nada

Todo está en medir bien, y sobre todo en fijarte mucho en lo que compras. Somos lo que comemos, y si comemos lo primero que pillamos... Para mí lo mejor es reducir el endulzamiento como aconseja el artículo, alternar el azúcar con edulcorantes naturales y, sobre todo, preparar todos los dulces que se pueda en casa. Así te aseguras de que llevan solo lo que tú quieres, y es como más ricos están ;)

Yo creo que como todo, lo bueno está en el termino medio. Aunque creo que es bueno reducir el consumo de azucar, aunque creo que tampoco eliminarlo.

Por otro lado, me ha parecido muy buena idea el tema de los dulces con stevia.

Salud@s

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Si te indigna que tu operadora móvil te suscriba al servicio SMS Premium sin avisar, si te enfurece que te llamen diez veces para que cambies tu tarifa de internet (a las 8 de la tarde!), si no entiendes la factura de la luz o no sabes dónde denunciar a esa aerolínea por dejarte en tierra, no lo dudes, eres de los nuestros. En este espacio queremos ayudarte a elegir con criterio, ahorrar un poquito, quejarte cuando toca y, en definitiva, a que vivas a gusto del consumidor. Y si tienes una consulta, envíala a agustodelconsumidorblog@gmail.com y te daremos solución en formato vídeo.

Sobre el autor

Ana LLorens

Ana Llorens es periodista de información económica con más de doce años de experiencia en medios audiovisuales y prensa digital. Entre datos, cifras, balances y porcentajes saca un hueco para otra de sus pasiones: informar y defender a los consumidores.

Archivo

septiembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal