A gusto del consumidor

Engañar al consumidor sale rentable

Por: Ana Llorens

08 abr 2016

 


Sí, seguro que en alguna ocasión ha salido de sus bocas la frase: "Total, luego pagan la multa y listo", en referencia a una empresa o una marca que incumple la normativa de protección al consumidor. Pues si lo han pensado, han acertado...

Cualquier condena o multa tiene por objeto disuadir al infractor para que no vuelva a cometer el delito. Eso es lo lógico pero, en los temas de consumo, la realidad es otra bien distinta. Según demuestra la OCU las cuantías de las sanciones son ridículas en comparación con los beneficios que obtienen los infractores. ¿Consecuencia? Al infractor le interesa engañarnos, es más, se lo ponen en bandeja.

Esta organización de consumidores señala uno de los últimos ejemplos de esta situación: la multa a Booking, compañía titular del portal Viajar por no informar del precio completo desde el inicio de la contratación y por cobrar indebidamente suplementos adicionales, como la comisión por pagar con tarjeta de crédito.

Un año y medio después de interponerse la denuncia, la administración ha sancionado al titular con 6.000 euros, una cantidad que es, según la OCU, “insuficiente para impedir que el comportamiento denunciado se repita en el futuro, pues el precio a pagar es inferior a los beneficios que se pueden obtener incumpliendo la normativa”.

Ejemplos hay muchos...Otro sangrante es la multa que puso la CNMV a Banco Pastor por la comercialización de ‘determinados productos financieros’ entre enero y septiembre de 2008. FACUA tachó de ridícula una sanción de 400.000 euros a una entidad que obtuvo beneficios de 164,1 millones de euros el mismo año que cometió la infracción. 

O la sanción que acaban de recibir las tabaqueras Altadis, Phillip Morris, BAT y JTI por haberse publicitado de manera irregular en las máquinas expendedoras de cigarrillos. El Comisionado para el Mercado de Tabacos les impuso una multa de 300.000 euros a cada una.

A finales de 2015, fue Iberdrola la que fue sancionada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia con 25 millones de euros por manipulación de los precios de la energía eléctrica. En este caso, es la propia CNMC la que reconoció la manipulación le aportó suculentos beneficios y el perjuicio ocasionado ascendió a 105 millones de euros, ya que de ese incremento artificial de precios se beneficiaron todas las eléctricas.

Y luego está el espinoso asunto de los dos años de garantía que establece la ley en la mayoría de países europeos. Hay fabricantes que directamente optan por saltarse este período porque les sale más rentable pagar la multa correspondiente que hacerse cargo de las reparaciones o sustituciones.

Uno de los casos más sonados fue el protagonizado por Apple, multada en Italia por no informar a los consumidores de su derecho a los dos años de garantía y aprovechar el ‘olvido’ para promocionar su servicio técnico postventa. La multa ascendió a 900.000 euros, ‘peccata minuta’ para la compañía de mayor capitalización bursátil del mundo.

Hay 3 Comentarios

El recorrido en la recuperación de los derechos humanos desde la época de la esclavitud hasta el presente ha sido largo, y ahí sigue.
Aun quedan flecos, que se manifiestan en engaños hacia las mayorías, que como rebaños sin pastor sufren las consecuencias, indefensos ante la necesidad.
Las mayorías nacionales que siempre están dispersas y poco organizadas, que son presas fáciles y codiciadas, por lo rentables que resultan.
A la vista está en la acción pública, cuando a la hora de ejercer la responsabilidad fiscal, las mayorías pagan ya sea por acción o por omisión sin rechistar, mientras que hay minorías que se escapan con sus dineros indemnes usando los mil vericuetos legales que son inaccesibles para el común de los mortales.
Igual pasa con los recibos que se pagan sin mirar.
Que suman decimales individualmente y al final en el computo total de quien cobra son millones.
Usando los medios habituales con solo cargar un poco las tintas se recoge la cosecha, ante un panorama de poco control y una arbitrariedad consumada.
En un sin fin de administraciones.Todo el mundo con la mano puesta, pidiendo la parte que le toca.
Por imperativo legal.
Y ahora quienes exigen poder vender productos sin control en las calles sin pagar impuestos.
De oca a oca, y tiro porque me toca.


ESTUPENDO ARTICULO Y ESCLARECEDOR. UNA VEZ MAS, EL CONSUMIDOR SIN ESCAPATORIA Y EFECTIVAMENTE COMO BIEN DICE EL ARTICULO """ENGAÑAR AL CONSUMIDOR SALE RENTABLE"""""""
COMO SIEMPRE

Es un caso que se asemeja a las multas de tráfico a personas que tienen mucho dinero, que con sus costes standard -para todo el mundo iguales-, hacen que a algunos ricos no les importe mantener el órden lógico y ético, que también de seguridad, que establecen las autoridades. Una pena.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Si te indigna que tu operadora móvil te suscriba al servicio SMS Premium sin avisar, si te enfurece que te llamen diez veces para que cambies tu tarifa de internet (a las 8 de la tarde!), si no entiendes la factura de la luz o no sabes dónde denunciar a esa aerolínea por dejarte en tierra, no lo dudes, eres de los nuestros. En este espacio queremos ayudarte a elegir con criterio, ahorrar un poquito, quejarte cuando toca y, en definitiva, a que vivas a gusto del consumidor. Y si tienes una consulta, envíala a agustodelconsumidorblog@gmail.com y te daremos solución en formato vídeo.

Sobre el autor

Ana LLorens

Ana Llorens es periodista de información económica con más de doce años de experiencia en medios audiovisuales y prensa digital. Entre datos, cifras, balances y porcentajes saca un hueco para otra de sus pasiones: informar y defender a los consumidores.

Archivo

septiembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal