A gusto del consumidor

Gafas graduadas online, ¿son fiables?

Por: Ana Llorens

07 jul 2016

 

Gafas graduadas
Imagen: Ana Llorens

La compra online de gafas graduadas lucha por hacerse un hueco en un mercado saturado por los establecimientos ópticos. Las empresas que se dedican a ello ofrecen precios muy atractivos y aseguran que no hay riesgo, los profesionales advierten de que se trata de un producto sanitario y se debe contar con asesoramiento experto.

En España hay más de 10.000 ópticas, una por cada 4.000 ciudadanos. “Las gafas tienen un gran problema y es que es una industria, controlada por dos o tres empresas”, explica Emilio Capela, fundador de Lord Wilmore. Entre ellas está, por ejemplo, la italiana Luxótica que factura 8.000 millones de euros y es propietaria de marcas como Ray-Ban, Persol, Oakley, Vogue y 7.000 puntos de ventas repartidas por todo el mundo. “Esa posición de dominio les permite tener unos márgenes brutales porque las ópticas multimarca tienen que tragarse sus precios. En España cada óptica vende sólo 450 gafas al año con un margen de entre el 80% y el 90%”, añade.

“No quiero decir que las ópticas se forren, es que tienen un mal negocio”, sentencia Capela.

Y en este contexto, es donde entran en juego, primero las ópticas online -establecimientos físicos que canalizan ventas a través de internet- y, poco después, las páginas web que ‘se liberan’ de la tiranía de las grandes marcas. Los pioneros en gafas de sol fueron Hawkers, una compañía nacida de la perspicacia de unos jóvenes emprendedores que empezaron siendo agentes comerciales de una marca norteamericana de gafas hasta que llegó la gran pregunta: ¿Por qué no crear nuestra propia marca? Su éxito es incuestionable.

El salto de las gafas de sol a las gafas graduadas lo da la web www.opticadirecta.es, la primera en llevar a cabo la venta online de este producto utilizando para ello la graduación que le proporciona el cliente. Es el mismo sistema que utilizan en Lord Wilmore. “Nosotros enviamos nuestras monturas y la graduación del cliente al laboratorio óptico con el que trabajamos y ellos nos devuelven las gafas ya hechas”, explican. Ya venden diariamente el triple que una óptica convencional a las que también baten en precios con un ahorro medio del 50%. El ejemplo: Unas gafas progresivas que en la óptica te venden por 600 euros, en Lord Wilmore te cuestan 295 euros.

Pero...¿quién nos gradúa entonces la vista?

Para poder adquirir unas gafas graduadas online es imprescindible que acudamos al oftalmólogo, público o privado, y nos gradúe la vista. Sin embargo, para que las gafas se ajusten a nuestras necesidades visuales específicas y se nos ajusten a la perfección puede no ser suficiente. “Hay otras medidas como la distancia interpupilar o la altura a la que queda la pupila respecto a la montura que son muy importantes”, asegura Salvador Alsina, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Óptica (FEDAO)

Desde la Asociación Española de Optometristas hacen hincapié en aquellos aspectos que sólo se pueden controlar una vez que el paciente tiene la gafa puesta. “Hay factores como la curvatura de la montura o el ángulo pantoscópico, que es la inclinación de la montura frente a los ojos, que debe estar controlado por un profesional”, defiende Carmen Bilbao, su vicepresidenta.

“Es como la automedicación”, sentencia Bilbao, que también afirma que el tipo de cristal que conviene a cada paciente lo debe prescribir el óptico.

Según los ópticos “el principal riesgo es que no se corresponda lo que nos hagan con aquello que realmente necesitamos”.

En este sentido, desde Lord Wilmore admiten que su nicho de mercado son los ‘duplicados de gafas’ y “conseguir que se puedan tener varias de gafas de repuesto de diferentes modelos”. “El precio medio real de las gafas en España es de más de 250 euros y eso hace que en España cambiemos de gafas cada seis años”.

¿Ilegal o alegal?

“Las gafas graduadas son un producto sanitario y están sujetas a una legislación. En teoría la venta online de productos sanitarios no están permitida. La única opción legal es que un establecimiento óptico tenga la venta online como un canal de venta más”, argumenta Salvador Alsina. “Un establecimiento óptico tiene una serie de requerimientos de espacio, de instrumental y de personal especializado que nos obligan a que un óptico graduado esté al frente del mismo en todo momento. Eso deben cumplirlo también los establecimientos virtuales”, añade.

Sin embargo, nadie ha levantado la mano todavía para denunciar a estas empresas. ¿Por qué? “La competencia es de la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario que es quien debe velar por la seguridad del consumidor en estos temas”, zanjan desde FEDAO.

“Esto ya lo dijeron en Hungría en 2009 para cerrar una óptica online y al final la justicia europea rechazó prohibir la venta online”, asegura Capela, quien expone que cuando decidió montar el negocio pidió un análisis legal según el cuál la jurisprudencia que ya existe hace inviable que ninguna denuncia tenga peso suficiente.

Hay 5 Comentarios

Yo compré mis gafas en https://ralphandmarth.com y estoy super contento, atentos, buen trato y mucha calidad, nada de chino

Madre mía, los comentarios apestan a "amigos de la empresa", por no decir que el primero hace de cliente, y pone publicado por gafas graduadas on line.

Sonia habla de un progresivo, en el que es fundamental los parámetros de colocación del ojo, por no hablar de la calidad de los progresivos, que los "blancos" dan problemas por doquier.

El problema no es poner puertas al campo, es que nos creamos mas listos que nadie, y que conseguimos gangas mientras los otros estúpidos gastan más ( en todos los sectores, no sólo óptica ).

Nadie da duros a pesetas, si es más barato, es porque se abarata en calidad, y el gran problema es, que como no nos duele, creemos que no pasa nada.

Cuando vengan, dolores cabeza, cataratas prematuras, presbicia prematura, desajustes visuales y otros problemas más serios, no se acordarán de lo que se han puesto, lo achacaran a otra cosa.Tiempo al tiempo.

Lo barato sale caro, y más cuando uno se "automedica" ( veo un poco peor de lejos, me voy a poner 0,50 mas), con sus gafas o lentillas, que es otro tema que da para largo.

Luego nos echaremos las manos a la cabeza, cuando se nos "caiga la piel" por tratamientos en "clinicas radiación solar de oferta", problemas dentales en dentistas low cost o similares.

Viva china!! no os preocupéis que seguro que en breve habrá ojos nuevos low cost, trasplantes de piel, y dientes de plástico en el chino de la esquina.

Fdo. Un óptico sí, porque conviene ver todas las realidades, no sólo el precio ( no sois los más listos ) y no sólo en óptica.
Hay, cuanto menos, dudar e informarse de todo lo que suene a ganga o super oferta.

Yo creo que el comprar gafas graduadas online es algo bastante fiable. Yo adquirí las mías hace 6-7 meses en una conocida tienda online de gafas y hasta ahora no he tenido problema alguno. El servicio fue rápido y la calidad bastante buena.
Es por esto que yo animo a la gente a comprar gafas online, ya que es bastante cómodo.

Yo me compre unas gafas en Lord Wilmore, me ahorré un dineral y me gustan más que las que me compraba en la óptica así que personalmente sólo tengo buenas palabras! tienen una cliente fiel y además siempre que puedo los recomiendo.

Una forma más de intentar de poner puertas al campo.
En mi caso la vista me la gradúa un oftalmólogo y con la graduación compro las gafas en visio-rx. Me informé y ellos cuentan con su laboratorio propio en alemania. Hasta el momento 0 problemas (y van para 2 años como clienta de progresivas)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Si te indigna que tu operadora móvil te suscriba al servicio SMS Premium sin avisar, si te enfurece que te llamen diez veces para que cambies tu tarifa de internet (a las 8 de la tarde!), si no entiendes la factura de la luz o no sabes dónde denunciar a esa aerolínea por dejarte en tierra, no lo dudes, eres de los nuestros. En este espacio queremos ayudarte a elegir con criterio, ahorrar un poquito, quejarte cuando toca y, en definitiva, a que vivas a gusto del consumidor. Y si tienes una consulta, envíala a [email protected] y te daremos solución en formato vídeo.

Sobre el autor

Ana LLorens

Ana Llorens es periodista de información económica con más de doce años de experiencia en medios audiovisuales y prensa digital. Entre datos, cifras, balances y porcentajes saca un hueco para otra de sus pasiones: informar y defender a los consumidores.

Archivo

septiembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal