Márquez y su 'dream team'

Por: | 27 de septiembre de 2013

Marquez5magnificos

La música suena en el hospitality de Honda. Y de entre la retaguardia salta un bailarín. Es lunes, pero a él poco le importa. Después de una dura jornada de tests, Márquez decide marcarse unos bailes para animar a su equipo. Sus pasos estrella, con las piernas a lo loco, o el robot, desatan carcajadas entre decenas de personas. Los tiene en el bolsillo. Al primero, al gran jefe, el presidente de HRC, Shuhei Nakamoto, un simpático japonés que vaticinó que el niño se subiría al podio en su primera carrera. Y el niño cumplió con sus pronósticos. Y no ha dejado de sorprenderle en cada carrera. Por eso se atreve a dar lecciones de baile en medio de una fiesta nada pretenciosa. Por eso se otorga el derecho a pedir lo que ya se le negó una vez.

Cuando Márquez fichó por Honda el año pasado pidió a Nakamoto que su equipo se fuera con él. Su equipo técnico eran cinco, además del responsable de prensa. Los cinco que sufrieron el primer año en Moto2 y lograron el Mundial en el segundo intento. Algunos de esos cinco, incluso, caso de Hugo Bucher, el genio de la telemetría, le vieron ganar el título de 125cc en el 2010. Otros, como Jordi Castella, ya se lo llevaban a entrenar después del cole cuando apenas contaba 13 años. Pero ni uno, ni otro pudieron acompañarle. Solo el ingeniero de pista, Santi Hernández, y uno de los mecánicos, Carlos Liñán, se marcharon con él a MotoGP. Así que el día de la despedida, el de la última carrera en Valencia, Márquez les prometió que se los llevaría al año siguiente.

 

Y como lo prometido es deuda, el chico se puso manos a la obra hace unas semanas. Con cinco victorias a sus espaldas y el poder que le da el liderato del Mundial, Márquez pidió ayuda a Nakamoto para cumplir su promesa. Quería volver a reunir a su equipo, a su dream team. Y aunque los cambios nunca son fáciles en una empresa de las dimensiones de Honda, la fábrica alada ha atendido las peticiones de su brillante embajador. Los tres mecánicos –Hugo, “el alemán de Cuenca”, según el piloto, Jordi, y Javi Ortiz, el murciano– que siguen trabajando este año en el equipo de Emilio Alzamora, ahora en Moto3, se reunirán con Marc, Santi y Carlos.

La incógnita es saber si el poder de atracción de Márquez terminará por arrastrar de nuevo consigo a Héctor Martín (asistente de prensa), a quien Lorenzo recuperó un año después de un ya olvidado desencuentro. Él completaría el dream team, aunque Márquez, que explicó este viernes la maniobra, no puede ocultar su felicidad por volver a reunir a sus mecánicos. “Son mi pequeña familia. Mi corazón me pedía traerme a mi gente”, dijo. El movimiento de fichas, claro, provoca que haya tres integrantes de su actual equipo que tengan que salir. Se quedarán en Honda, si lo desean, por petición expresa de Márquez. “Como ellos vienen de Ducati y fue Stoner el que se los trajo a Honda entienden perfectamente que yo quiera tener a los míos cerca”, añadió.

Toda una demostración de fuerza.

Aunque su compañero de equipo no haga exactamente la misma lectura. “Cuando yo llegué a Honda el primer año ya me traje a los que quise. Si él se trae a su gente a mí me da igual”, declaró Dani Pedrosa.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

A la parrilla

Sobre el blog

A la parrilla se asan las mejores carnes y en las parrillas de las radios y las televisiones caben, siempre, muchas horas para hablar de deporte. Muchos domingos, si no todos, se echan a la parrilla puñados de pilotos corajudos que, sobre dos o cuatro ruedas, deleitan al respetable. En este blog se escribe sobre motor y competición, sobre pilotos y actores secundarios del paddock y los rallies.

Sobre el autor

Oriol Puigdemont. Comencé a cubrir el Mundial de MotoGP para EL PAÍS en 2005, después de convencerme, a base de leñazos, de que tratar de contar las carreras no era tan divertido como participar en ellas, pero mucho más seguro. Cinco años más tarde desembarqué en el paddock de Fórmula 1, qué lugar ese, y en él sigo con el mismo propósito que tenía el primer día que lo pisé: que me engañen lo menos posible.

Nadia Tronchoni. Estudié Periodismo en la Universitat de València, jugué mis primeros partidos en la radio local, empecé a escribir sobre cultura y política y volví al campo, a Mestalla, cuando empecé a aparecer por las páginas de El País en el 2007. Sigo viendo fútbol desde Barcelona, aunque paso muchas más horas en los circuitos (y en los aeropuertos). El Mundial de Motociclismo y el Dakar mantienen ocupadas mis neuronas.

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal