Ángeles Espinosa

¿Feliz Año Nuevo?

Por: | 05 de enero de 2012

Artificiales

Es costumbre por estas fechas tanto hacer buenos propósitos para el nuevo año como ofrecer una perspectiva positiva o al menos alentadora de lo que nos espera. A menudo esos buenos deseos chocan no obstante con la tozuda realidad. No estoy pensando en la crisis económica que afrontamos en Europa, y en España en particular. O no sólo. Reflexiono sobre todo estos días sobre la zona del mundo a la que he dedicado mi especialización profesional durante dos décadas largas. Oriente Próximo, en un sentido amplio.

A pesar del soplo de esperanza que trajo ver en la calle a millones de árabes reclamando el derecho a decidir sus destinos, el panorama no es hoy, a principios de 2012, alentador. Incluso sin caer en la ingenuidad de pensar que unos manifestantes bienintencionados podían cambiar el mundo, muchas expectativas han resultado defraudadas. Los acontecimientos han probado que quienes detentan el poder están dispuestos a hacer que lo pierden para mantenerlo, que fuerzas agazapadas tras los valientes que ofrecieron su pecho a los fusiles se hacen con el control y que desde Occidente, el miedo a lo desconocido, reduce las muestras de apoyo a gestos de simpatía sin demasiado contenido.

Contra mi naturaleza, de habitual inasequible al desaliento, empiezo el año con mayor dosis de escepticismo del que me gustaría. En orden inverso a mi última ronda de visitas a los países cuya evolución sigo de forma directa, estas son mis preocupaciones:

Irak. Es un claro ejemplo de que todo puede ir a peor. Durante 2011 ha disminuido sin duda la violencia (no tengo por qué dudar de las estadísticas, también lo admiten los iraquíes de a pie), pero ¿respecto a cuándo? ¿Al insufrible periodo de guerra sectaria entre 2005 y 2007? El problema es que los iraquíes tienen algo más de memoria y recuerdan la edad de oro de los setenta del siglo pasado, incluso los ochenta durante la guerra con Irán o los noventa bajo las sanciones. “Es cierto que sufríamos bajo la dictadura de Sadam, pero al menos vivíamos seguros”, me resumió gráficamente alguien tan poco sospechoso de simpatizar con el viejo régimen como Hunain al Qaddo, un shabak que preside el Consejo de las Minorías. Como muchos iraquíes, teme la apisonadora chií en manos de unos políticos que juegan la carta sectaria para agarrarse al poder.

Siria. El descontento con la dictadura ha fracturado la sociedad entre quienes están dispuestos a arriesgar sus vidas para acabar con la tiranía de la familia Al Asad y quienes temen que sea peor el remedio que la enfermedad. No hay que engañarse. Incluso entre quienes desaprueban las protestas porque recelan de sus intenciones, hay malestar con un sistema que tachan de mafioso. La situación económica, la confesión religiosa o la afiliación étnica subrayan esa división, que el régimen explota para mantener la ficción de que no hay revuelta sino “terroristas a sueldo de intereses extranjeros”. Aunque saben que eso no es cierto, los sirios tampoco se fían de las buenas palabras. El riesgo de una guerra civil es evidente. Los asesinatos sectarios ya han empezado.

Yemen. El hermano pobre y olvidado del Mundo Árabe parecía haber logrado lo imposible. Nueve meses de protestas callejeras se cerraban en noviembre con un acuerdo para una transición pacífica. Sólo que el mayor impedimento, el presidente Saleh, no se ha ido del país como prometió. Su presencia refuerza el poder de su clan que aún controla las fuerzas armadas y la economía. Los jóvenes revolucionarios que animaron la protesta con sus acampadas en las principales ciudades del país ni siquiera estuvieron representados en las conversaciones y han sido ignorados por los partidos políticos que han formado el nuevo Gobierno.

Irán. Acorralado internacionalmente y sin legitimidad dentro, el régimen trata de salvarse con el viejo recurso del enemigo externo. Para reforzar esa percepción no pierde la oportunidad de atemorizar a sus vecinos con continuas maniobras militares, anuncios de avances en su controvertido programa nuclear y declaraciones políticas poco tranquilizadoras. No está claro qué va a pasar en las elecciones legislativas de marzo. Si se celebran en un ambiente de cierta libertad, es previsible que se reaviven las protestas acalladas en 2009. Si, como parece a resultas de la descalificación de los candidatos reformistas, se limitan a un ejercicio de imagen, aumentarán la frustración de los iraníes y sus deseos de emigrar.

Arabia Saudí. Con todo atado y bien atado en casa, se la juega fuera, en Siria o en Bahréin. Sin embargo, la estabilidad de que hace gala no estará asegurada mientras no haya resuelto el problema sucesorio que plantea la edad de sus dirigentes.

Bahréin. El futuro de la isla-Estado sigue hipotecado a que la familia real, la dinastía suní de los Al Jalifa, reconozca de verdad la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos. La continuación de las protestas de la mayoría chií ha probado que no vale con nombrar una comisión internacional de investigación si no cambian los parámetros con los que se gestiona el país.

Más allá, en Afganistán o en Pakistán, el futuro inmediato no pinta mucho mejor. En el primero, la anunciada disposición de los talibanes afganos a abrir una “oficina política” en Qatar se ha interpretado como un primer paso hacia su renuncia a la violencia. Sin embargo, conocida su trayectoria y los planes de retirada de EEUU para 2014, mucho me temo que sea un táctica para ganar tiempo. En el segundo, la inestabilidad se está haciendo crónica de la mano de una clase política corrupta que recurre al populismo barato para salvaguardar sus privilegios. El horizonte aún es muy negro para los habitantes de ambos países. Aún así, a ellos y a ustedes, quiero desearles un Feliz Año Nuevo.

Hay 9 Comentarios

te amo, me encanta lo que escribes! solo alguien de buen corazón puede pensar así...

A Ahmed. No se enfade usted, la legitimidad es algo subjetivo. Podemos decir, la legitimidad la dan las urnas, ¿y por qué? pregunta el ingenuo, bueno pues porque solo el sufragio legitima. Es verdad que Almadineyad fue elegido, pero había dudas de tongo. También las ha habido con Putin y ahí está. Por no hablar de Bush, aquellas elecciones donde hubo sus más y sus menos con los votos. Luego no hablemos de Italia, ¿quién a votado a Monti? Bueno ejem, pues los mercados. Los mercados también legitiman, tanto que para que un gobierno hoy sea legitimado tiene que serlo por los mercados, es decir tiene que hacer lo que estos le indican que haga.

Hola Ángeles. Gracias por tu blog y tu trabajo. Desde un plano periodístico es un complemento ideal de la actualidad sobre los trabajos de Goldziher Bernard Lewis, Le Bon y Cia. Creo que se entiende bien el objeto de tu análisis sumario. Te quería preguntar sobre la posicion de los EAU y Catar sobre Irán : no sé dónde leí que no lo tienen claro aunque en la revista Arabies se dice que a pesar de todo, con la crisis financiera que ha tocado los centros financieros del golfo arabigo les interesa estar de muy buenas con Iran..... Podrías aclararme???? PS: Hava Nagila del hecho del consenso de Amman, de la restructuracion de la política dentro de palestina, del intercambio de prisioneros que auguran (Inch allah) un destensamiento de la cuerda que permite un análisis de la política en Oriente Medio con abstracción del conflitco israelopalestino (A pesar de que una rebajada de tensión y un mayor consenso Israel-palestina moleste a algunos que se aburren mucho)

Como lector del diario EL PAÍS y seguidor de los Blogs de Internacional, estoy solicitando a sus autores que intervengan a nivel de la Defensora del Lector, para que finalize la censura a la que nos vemos sometidos en los Blogs de Noticias de Internacional. Esta censura, loable, aconsejable y necesaria, cuando se trata de eliminar insultos personales y cortar estos brotes, es intolerable cuando se trata de describir, comparar o racionalizar actitudes políticas. Tal sucede cuando se hace un análisis del sionismo israelí, a través del nazismo alemán. O se trata de poner en evidencia la desastrosa política de derechos humanos en esta zona del mundo. O cuando la narrativa se explica con fotos, imágenes o montajes que incluyan, por ejemplo, una cruz gamada, http://img255.imageshack.us/img255/818/cocacolawd2.jpg usada para ilustrar un comentario de la connivencia del nazismo con las grandes corporaciones. En el día de hoy, me han eliminado hasta enlaces a noticias publicadas por EL PAÍS http://www.elpais.com/articulo/internacional/Mohamed/quiero/mueras/elpepiint/20010825elpepiint_7/Tes 'Mohamed, quiero que te mueras' . O fotos de Abu Graib, publicadas en toda la prensa http://diegobarnes.files.wordpress.com/2009/04/abu-ghraib-dog-attack.jpg En el colmo de la censura, hasta una pintura de Fernando Botero, expuesta en museos, representando los abusos en esta cárcel http://2.bp.blogspot.com/-3gJ3P4lfhao/TZGAgWKnhHI/AAAAAAAAAuc/5b6IkellItg/s1600/abu-ghraib-botero.jpg Entendiendo que la dinámica de la comprensión del debate se rompe con esta censura "ideológica", mientras que algunos revientaforos son soportados por los Moderadores, te pido, a tí y a otros autores, medies con la sra. Defensora del Lector para conseguir un debate fluido y de calidad, donde cada uno pueda expresarse más allá de compartir ideas políticas con el Moderador de turno. Gracias y un saludo.

y que podemos decir de ellos.. han vivido mas en guerra que en paz... pero realmente es una pena que existan personas que deben a diario pasar por todo eso...

@Sergio Carioni No hablo de Palestina por la misma razón que no hablo de Egipto. Hace diez años que no cubro esos países y no tengo una experiencia directa de su situación actual. No tengo por costumbre hablar de oídas o de asuntos que no conozco de primera mano. Tampoco trataba de hacer un análisis global. Sólo planteo mis dudas sobre las perspectivas inmediatas de los países que he visitado en los útlimos meses.

Oriente Próximo: también denominado Próximo Oriente, Cercano Oriente u Oriente Cercano, es la región del Oriente más próxima al Mediterráneo. Sus límites varían según quién utilice el término pero en su sentido más restringido (y tradicional en español), es sinónimo de Asia sudoccidental, e incluye a Arabia Saudí, Bahréin, Chipre, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Irán, Israel, Cisjordania y la Franja de gaza (Territorios Palestinos), Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Omán, Catar, Siria, Turquía, Yemen y en ocasiones también se incluye a Sudán, pese a que geográficamente no pertenece a esta región. sc

hola a todos!! es triste realmente lo que pasa en el medio oriente.. hasta hoy vivieron mas en guerra que en paz... si es que llegaron a tenerla... mi deseo de un buen año para todos..Gracias!!!!

Ángeles, saludos. A tu análisis le falta, a mi criterio, la pieza fundamental de tu puzle (como tú dices): la situación del Pueblo Palestino, Cisjordania, los territorios militarmente ocupados por el Estado de Israel y sus políticas y planes estratégicos para la Región. No es acaso ese, el punto de partida para entender el contexto global de la Region? Partiendo de tus 20 años de experiencia en el tema y en el conocimiento in-situ del mismo, te pregunto:se puede entender la situación del Golfo sin tratar de entender al Estado de Israel y su política? A tus predicciones para el 2012 le falta el TEMA CLAVE para poder entender el resto.sc

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal