Ángeles Espinosa

Por qué no estoy en Irán hoy

Por: | 02 de marzo de 2012

Fathi20120302052408240
PressTV

ACTUALIZADO A LAS 18.00 GMT

La explicación corta es porque las autoridades no me han concedido el visado. Pero en un país en el que un significa tal vez, y el no se evita con una falta de respuesta, el asunto es algo más enrevesado. En la República Islámica de Irán hace mucho que la distancia más corta entre dos puntos no es la línea recta. La necesidad de ocultar, de transformar la realidad, exige un continuo ejercicio de prestidigitación con el que engatusar al público. Una vez que conoces los trucos, no te quieren en el patio de butacas.

“Sorry so much and really I don’t know” (“lo siento muchísimo, realmente no sé [la causa]”), me respondía en un email el responsable de prensa de la embajada iraní en Madrid el pasado lunes, cuando desde Teherán ya me habían informado de que mi solicitud había sido bloqueada en el Ershad, tras recibir el visto bueno del Ministerio de Exteriores. El Ershad es el Ministerio de Orientación Islámica, y la bestia negra de cualquier periodista que desee trabajar en Irán. Su Oficina de Prensa Extranjera trata de controlar lo incontrolable: el libre fluir de la información.

He cubierto todas las elecciones iraníes desde 1997, cuando para sorpresa de quienes mueven los hilos del sistema ganó un candidato segundón que creía en los artículos de la Constitución que consagran la soberanía popular, Mohamed Jatamí. Sólo falté a las legislativas de 2004 porque me encontraba en Irak. Durante esos años he visto como los iraníes se ilusionaban con la posibilidad de transformar desde dentro el opresivo sistema que les rige, para caer en la más profunda de las apatías tras descubrir que los poderes fácticos no estaban dispuestos a consentirlo.

Desde 2006 hasta el pasado verano estuve acreditada como corresponsal extranjera y viví en Teherán. Eso me dio una perspectiva única del cambio de estado de ánimo que se produjo en junio de 2009, cuando cientos de miles de iraníes sintieron que el régimen había manipulado los resultados electorales y salieron a la calle para denunciarlo. Mi trabajo empezó a resultar demasiado molesto para los responsables del Ershad. Aprovecharon que hice una entrevista sin su autorización al hijo del fallecido ayatolá Montazerí para expulsarme del país. (Mi posterior readmisión debida a las presiones diplomáticas españolas sólo sirvió para retrasar seis meses esa medida).

June-18-Protests-in-Tehran-Iran
Reuters

La situación no ha mejorado desde entonces. Con todos los medios reformistas cerrados, los periodistas locales críticos tienen que optar entre el silencio o la cárcel. Los escasos extranjeros que aún mantienen sus acreditaciones carecen de libertad de movimientos. Y las autorizaciones para enviados especiales se dan con cuentagotas. Ahora, con motivo de las elecciones, el responsable de la Oficina de Prensa Extranjera, Mohammad Javad Aghajari se ha jactado de haber facilitado 80 visados para periodistas y técnicos de 53 medios de todo el mundo.

Lo que no dice el responsable es que la mayoría de esos permisos tienen una validez de apenas cinco días. O que incluso con el sello en el pasaporte a un reportero alemán le rechazaron en el aeropuerto y le obligaron a volver a su país, aunque luego le pidieron disculpas y ayer le autorizaron a regresar. Tampoco cuenta el vergonzoso negocio que su oficina mantiene en torno a los periodistas y que obliga a todos los admitidos a trabajar con alguna de las dos “agencias privadas autorizadas”.

Dichas empresas, dirigidas por sendos ex agentes de los servicios secretos, proporcionan todo lo que un informador puede necesitar desde reservas de hotel, hasta coche o equipo de filmación. Cualquier cosa, menos información. Eso sí, por un precio. Un equipo de televisión rara vez logra librarse de una factura mínima de 500 dólares al día, un plumilla 150 y un fotógrafo, entre 80 y 100. Depende de las dotes de negociación de cada cual.

Incluso a quien no lo solicita le imponen la compañía de un traductor o traductora, cuya competencia para el trabajo es menos relevante que su capacidad de entorpecer. Recuerdo un caso, en febrero de 2006 durante el aniversario de la revolución, en que al intérprete que me asignaron se le pasó la intervención de Ahmadineyad en la plaza de Azadí. Había mucha gente, desde donde estábamos no se veía el estrado. “No al final parece que no ha hablado”, me dijo cuando le hice notar que la gente empezaba a irse. Al llegar a casa, descubrí en la televisión que el presidente había amenazado con retirar a Irán del Tratado de No Proliferación.

No son funcionarios como aquellos siniestros acompañantes que imponía el Ministerio de Información de Sadam. Muchas veces ni siquiera simpatizan con el régimen. El tipo que no me tradujo el discurso, despotricaba constantemente contra el sistema. En la mayoría de los casos, se trata de amigos o conocidos de los responsables del Ershad, en busca de un ingreso extra y que apenas recibirán un tercio de lo que paguen los periodistas. El resto se lo reparten entre las “agencias” y la oficina de Aghajarí.

En cualquier caso, la onerosa inversión que supone cualquier intento de profundizar un poco en el país desincentiva a los medios con menos recursos y a los periodistas independientes. Pero las autoridades logran así reducir considerablemente el número de narices que quieren husmear en sus asuntos. Y para los listillos que se cuelan como turistas, el caso de los periodistas alemanes Marcus Hellwig y Jens Koch del Bild am Sonntag dejó claro cuál es el destino si les pillan: la cárcel y una acusación de espionaje.

Aún así, me hubiera gustado estar hoy en Teherán. Pero no debiera haberme sorprendido que el Ershad me negara el visado. Aghajari no me ha perdonado. Le molestó que entrevistara a los abogados de Shakineh Ashtianí, la mujer condenada a morir lapidada por supuesta complicidad en el asesinato de su marido (mientras el asesino quedaba libre por los misterios insondables de la ley iraní). Le molestó que cubriera las manifestaciones populares contra la reelección de Ahmadineyad (algo que los periodistas extranjeros teníamos prohibido, pero que burlábamos hablando en tercera persona). Pero sobre todo le molestó que cuando había logrado un motivo para expulsarme, sus jefes le obligaran a readmitirme.

PD: Los periodistas que recibieron un visado para cubrir las elecciones de hoy han visto limitado su trabajo a una visita a dos colegios electorales organizada por el Ministerio de Orientación Islámica, después de la cual han sido confinados a sus hoteles.

Hay 56 Comentarios

@Quiensabe. Haría usted bien en documentarse antes de hablar a la ligera de temas que demuestra desconocer por completo. Si la periodista fue expulsada de Irán después de permanecer alí seis años, fue precisamente por sacarle los colores a un régimen corrupto y desvelar las maniobras retorcidas de sus gobernantes. Denunciar los graves abusos de los derechos humanos en el país, tampoco era visto con buenos ojos... y como siempre, con este tipo de políticos de medio pelo, la culpa de todo... la tiene el mensajero... Lea un poco más el periódico y deje de hablar de oídas.

porque siendo una periodista conformista y sin denunciar al régimen como era debido, aguantaste hasta que solo quedaste tú.
durante mucho tiempo has sido seguidista y te ha faltado voz crítica cuando los derechos humanos en Irán no existen. Ahora que estás fuera, es más facil hablar, verdad¿?

Sra. Marta tiene razón Irán es un País maravilloso con una cultura milenaria y de una trascendencia sin igual para la humanidad. Es la patria de Firdusi, de Hafiz, de Avicena, de Biruni, de Attar. con ciudades maravillosas como Shiráz o Isfahán. que ha dado al mundo el macimiento de dos grandes religiones el Mazdeísmo (Los Magos que adoraron a Jesús) y la Fe Bahá'í. Por cierto los seguidores de Bahá'u'lláh están, por amar a la humanidad y servir a sus conciudadanos, sistemáticamente perseguidos. Ahí es donde pierde sus encantos la Gran Persia. Pero no dude que estos tiempos pasarán y aún que parezca utópico e inverosimil Teherán será un referente cultural en el mundo.
http://www.bahai.es/

Sr. Ahmed no sé si Irán es su país pero da sensación de estar bien informado así que le pediría por favor que se documentase sobre la pertinaz, cruel y sistemática persecución, que las autoridades civiles y religiosas, realizan sobre los miembos de la comunidad bahá'í la minoría religiosa más numerosa del país. Los bahá'ís tiene por norma acatar la leyes del país donde residen así que en Irán incluso han cesado hasta sus labores administrativas por orden Gubernamental. Pero no les sirve de mucho las persecuciones van en aumento día a día. http://www.bahai.es/iran/

Nini, saludos. A propósito de los nuevos cruzados. Éste es el pensamiento político xenófobo, racista y la concepción del mundo basada en “razas superiores” del colonialismo británico: ideólogo, promotor y autor intelectual de la COLONIZACION SIONISTA DE PALESTINA : "No creo que un perro en un comedero tenga al fin todo el derecho sobre el comedero, aunque haya estado atado a él mucho tiempo (...) no admito que se haya cometido ningún error con respecto a esa gente por el hecho de que una raza superior, una raza más evolucionada o en último caso más amplia de horizontes, haya llegado y se haya instalado en Palestina". Esta frase de sir Winston Churchill (1874-1965) en una intervención ante la Comisión Peel en 1937 llamando a los palestinos “perros atados a un comedero” no ha pasado a la historia, pero la ha rescatado del olvido precisamente un judío cuya familia sufrió la persecución nazi. Norman Gary Finkelstein( 1953) nacido en Canadá, de padres sobrevivientes de campos nazis de exterminio en Polonia. Con amistad, sc

He oido que Israel ( los nuevos cruzados) tiene...400 armas atómicas...¿que le parece?
Si vd ama la democracia, déjese de equidistancias.Estamos realmente hartos.

En Irán por lo menos hacen elecciones, con todas las limitaciones que pueda haber, pero sin duda parece un país más democrático que Arabia Saúdi, Bahrein, etc. Creo que la periodista Ángeles tiene derecho a entrar en ese país como en cualquier otro del mundo, pero también lamento que El País se alinee en las posiciones del imperialismo americano, magnificando sus defectos y sin tomar en cuenta el contexto regional. Si Israel, potencia nuclear, o sus patrocinadores los EUA, megapotencia nuclear, se deciden a atacar a Irán en aplicación de la doctrina BUSH de guerra preventiva por el supuesto intento de los persas de contar con el arma nuclear, ¿cuál será la posición del periódico global en español?

No se qué pensar. Lo cierto es que no dudo de cuanto escribe y creo que el "ego" de Ahmadineyad supone el obstáculo a su trabajo. Pero lo que no atisbo a imaginar es el objetivo que se quiere lograr en la opinión pública nacional e internacional. Tanto desde el punto de vista de la posición como desde la oposición.
Ante los recientes acontecimientos, es lógico que se potencie el vértice de un régimen para ,tras hacerlo caer, promover transformaciones. Se evidencia y es comprendido por todo el mundo. Pero tal y como está la democracia, creo que se está generando un efecto contraproducente, que se aprovecha.
Lo digo tras haber leído algunos comentarios.
De cualquier forma me parece un trabajo excepcional el suyo, y entiendo que no haría falta insistir si la inquietud superase a la comodidad que padecemos gran parte de la población mundial

En primer lugar, gracias por el espacio. Muerte, represión y saqueo. Sin estas tres palabras, el concepto de mega minería no podría existir. Van de la mano al igual que van de la mano el gobierno nacional y las mineras extranjeras, encargadas de llevarse los minerales y las divisas, dejando contaminación, destrucción y migajas. El conflicto generado en torno a la minería metalífera a gran escala desenmascara las políticas reales del kirchnerismo y la burguesía nacional, que solo buscan poner en bandeja los recursos naturales y estirar lo máximo posible el discurso de un progresismo emancipador, que no resiste ningún contraste con la realidad. Gracias a los levantamientos populares, los cuestionamientos hacia esta actividad extractiva y destructora han echado raíces en amplios sectores de la sociedad. Hoy, los pueblos de Famatina, Belén, Andalgala, Tinogasta, Chilecito, entre otros, son los faros a seguir en una lucha por la emancipación. Pese a que muchos intenten enfriar el conflicto con vientos malvinenses, el repudio a la minería a cielo abierto truena más fuerte que las explosiones que mutilan la Cordillera de los Andes. LEER INVESTIGACION COMPLETA: http://elruidoenelhormiguero.blogspot.com/2012/02/miserias-cielo-abierto.html

Sinceramente, sra Espinosa, llevo años leyendos sus artículos.Siempre se ha destacado por la lucha por la democracia y los derechos humanos.Pero la sra Espinosa no se da cuenta que estas son una farsa.Y que una sociedad progresista lejos de provocar bienestar provoca todo lo contrario, por una sencilla razón: la esencia humana no cambiará nunca.Hay que aceptar la realidad.Y lejos de crearnos una carga esto nos liberará.El progresismo que vd defiende solo ha causado mal.Y cuidado: el progresismo es derecha e izquierda.Ambas son lo mismo.

Creo en la Libertad, así de simple, y creo también que êsta es fundamental a la razón.Pienso que la Sra.Espinosa, tiene el derecho de expresarse de la forma en que lo hace en su Blog y tantas otras siempre y cuando se asuma con responsabilidad. Otra cosa diferente es la Información, ésta debe ser objetiva, es decir que no debe "lateralizarse", con posiciones personales que desvirtuen su objetividad. Las pasiones no son convenientes, son ajenas a la razón y en situaciones de alta conflictibilidad como lo es el de la República Islàmica de Iràn, la moderación es de pura razón. La Sra. Espinosa, es, no me cabe duda, una profesional,seria,competente y responsable. pero ya en el artículos del El País, dejó en transparencias,ciertas posiciones personales, algo de eso està también en su presente nota. Si el trabajo que se realiza para impedir un Conflicto Mayor entre Estados, pudiera beneficiar de moderación y de buen sentido, sería ese, un aporte muy importante. Quiero creer que la Sra. Espinosa, tiene muy alto el Ideal de Paz. anibal farías-ginebra-ch.

@Liliana @Blanca @Sara @Flor Gracias por vuestro apoyo. Aunque las dificultades son parte del oficio, anima saber que el trabajo no se hace en balde.

Hola Ángeles, me agrada mucho leer tus artículos. Y me encantaría mantener contigo una conversación. Yo estoy trabajando como periodista en Teherán, en uno de sus medios de divulgación. No se por cuanto tiempo....esta falta de libertad no me está sentando nada bien.
un saludo

Me da mucha tristeza que no podamos leer tus articulos. Tus articulos de Iran, y del Oriente proximo en general son fantasticos. Llevo siete anos viviendo en Canada, donde vive gran parte del brain drain de Iran. En mi grupo de closed friends el 40% son mujeres intelectuales de Iran, en busca de libertad y espacio para el crecimiento personal. Mi novia, Maryam, tambien es Irani y vivo en casa y con su comunidad Irani las noticias de Iran. Espero que el nuevo Nowruz le traiga a Iran mas progreso y bienestar. Una pena no poder leer los articulos desde Tehran, pero espero que sigas tu excellente trabajo desde Dubai. Muchas gracias.

Me da mucha tristeza que no podamos leer tus articulos. Tus articulos de Iran, y del Oriente proximo en general son fantasticos. Llevo siete anos viviendo en Canada, donde vive gran parte del brain drain de Iran. En mi grupo de closed friends el 40% son mujeres intelectuales de Iran, en busca de libertad y espacio para crecer

La historia de Irán es realmente interesante, a pesar de lo frustrante que resulta leer la sucesión de desilusiones que ha padecido la población desde la revolución contra el Sha.
Gracias por mantenernos informados, Ángeles, por ayudarnos a entender mejor qué es lo que está pasando dentro de ese país tan complejo, por ayudarnos a ver más allá de las declaraciones populistas de sus líderes con todos tus artículos sobre la región. Y gracias por recordarnos la difícil situación de la libertad de prensa en este país, que dificulta aún más el poder formarse una opinión informada y equilibrada.

yo también tengo muchos amigos iranis, ninguno quiere volver a Iran si la situación no cambia, todos estudian carreras o másters y aspiran a una vida libre. No voy a contar aquí las miles de historias salvajes que me han contado de su país. además desde luego de cosas bonitas. Esta claro que no se habla todo lo que se puede decir de Iran, tampoco de Israel, tampoco de Siria, ni de ningún país. Si quieres informarte también puedes investigar por tu cuenta, es más dificil no encontrar información que encontrarla. Pero si prohibes la libertad de movimineto, expresión y comunicación de las personas, deslejitimas cualquier otra alegación posterior. Donde hay periodismo libre,este puede ser malo o bueno, donde no hay libertad, no hay periodismo ni información real. Aqui todos decimos lo que queremos con libremente, eso no quita que también podamos pensar antes de abrir la boca.

Cada vez que compro El país, busco sus notas porque me parecen que van mucho más allá de la mera información y que acercan al lector al conocimiento de un país. Me interesa el Irán, estuve allí y tengo amigos. Es una pena que una buena periodista como usted no esté hoy en Teherán. Son momentos cruciales para la paz y para la guerra en el Medio Oriente y me habría gustado leer sus comentarios. Pero es sabido que las dictaduras creen siempre tener la verdad en sus manos, en sus cabezas y a través de su burocracia, como ese tal Ahmed que tanto la ataca. No deje de escribir!

@CGJ @Kalina Gracias.

@Marta A mí también me gustaría escribir algo bonito de Irán. Lo he hecho antes (puedes buscar en la hemeroteca de EL PAÍS) cuando los iraníes tenían esperanza de poder participar en la toma de decisiones de su país. Pero es difícil escribir bonito cuando silencian a tus colegas locales, interrogan a tus vecinos y echan del juego político a quienes no aceptan al líder único. Aunque no tengo un novio iraní, volveré a escribir bonito cuando las madres de negro sepan qué ha pasado con sus hijos, cuando Maryam pueda volver del exilio, cuando Ibrahim reciba una indemnización (o al menos una disculpa) por haber sido violado por sus carceleros... cuando a los periodistas no les metan en autobuses para cubrir unas elecciones. Entre tanto, me permito aconsejarte que no sólo vayas de vacaciones a Irán sino que vivas un par de años allí. Es una experiencia muy formativa. Eso sí, hazlo antes de casarte con tu novio iraní porque, después, te quitarán tu pasaporte en el aeropuerto y para el régimen habrás perdido tu nacionalidad y la protección que te proporciona. No hace falta que me creas. Consulta en cualquier embajada europea en Teherán.

Darle el visado a una "periodista" que trabaja para intereses oscuros y critica al "regimen"de iran,que por lo menos tiene elecciones desde las monarquias absolutistas del golfo seria una locura,bien por iran,periodistas si ,desacreditadotres ideologicos pagos no,ya demasiado problema tienen con el operativo grupo terrorista mossad parab encima sumar "agentes"mediaticos al servicio del aparteih nuclear terrorista sionista.

Ver el escándalo de José Luis Rodríguez Zapatero, con su esposa en Barcelona España aquí
http://tinyurl.com/Zapatero11

Sra. Espinosa: admiro su trabajo y me encantan sus artículos. Poder leer esto hoy es, para los demás, casi como si usted sí estuviera allí. Gracias.

Ahmed: Lo tuyo tiene cura, en el 91.444.9020 te ayudarán con mucho gusto. Hay casos más difíciles que vuelven a una visión normal del mundo. De nada

contestacion para Ahmad. si tu mreces a estos criminales podrias ir a iran vivir a lado estos criminales . el regimen Irani ni es republica ni es islamic . unos mollas que apoderaron dinero de petroleo para subsistir su regimen y terrorismo y fundamentalismo. señor Ahmad 1200000 fusilados y torturas y carceles llenos de presos politicos que son, como llamaris a este regimen . unos que estais comiendo de este regimen,

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal