Ángeles Espinosa

Cuando las mujeres no tienen nombre

Por: | 17 de julio de 2012

Seguro que no fui la única a la que le llamó la atención. Cuando el otro día contábamos en EL PAÍS el vergonzoso asesinato de una joven afgana acusada de supuesto adulterio, los criminales que acabaron con su vida ni siquiera le concedieron el derecho a su nombre. “Esta mujer, hija de Sar Gul, hermana de Mostafa y esposa de Juma Khan”, la presentó el barbudo que hacía las veces de juez. Sólo más tarde una portavoz provincial la identificó como Najiba, un bonito nombre de origen árabe que significa distinguida, noble o de alta cuna.

Hija, hermana y esposa son los escasos atributos que esos trogloditas aceptan para aquellas que les traen al mundo. Pero los ultramontanos afganos no son los únicos a los que la sola mención del nombre de una mujer les parece anatema. El tabú pervive también entre las tribus más conservadoras de la península Arábiga, tanto en las zonas rurales y atrasadas de Yemen como en el Qatar en proceso de modernización acelerada.

Yemeni female students seen at the University of Sana'a

Estudiantes yemeníes a la salida de la Univerdsidad de Saná./ AP

Sin nombre no hay existencia. La ocultación bajo el burqa o el niqab constituye una extensión de ese intento de hacer desaparecer cualquier signo de lo femenino de la esfera pública. De ahí que tengan aún más valor pequeños gestos que en otras sociedades pasan desapercibidos como el activismo de las mujeres árabes que ha premiado el Nobel a la yemení Tawakul Karman, la cara descubierta de la segunda esposa del emir de Qatar, la jequesa Moza, o que ese país vaya a enviar entre sus atletas femeninas a los Juegos Olímpicos no sólo a una tiradora o una amazona con las que muchos países islámicos cubren el expediente (porque pueden participar bien tapadas) sino también a una nadadora.

No es tanto una influencia occidental, como denuncian algunos, cuanto pura y simple necesidad. A medida que las sociedades evolucionan, se dan cuenta de que no pueden prescindir de la mitad de su potencial intelectual y fuerza de trabajo. Con la mejora de las condiciones económicas, las mujeres acceden a la educación, limitan el número de hijos y reclaman derechos. Incluso en los países en los que por costumbre o imposición se presentan en público completamente cubiertas de negro.

Por supuesto, esos avances no se producen sin oposición. Desde los abusos sexuales en las calles de El Cairo hasta las batidas de la policía moral iraní en los cafés de Teherán, dan prueba del temor que suscitan los cambios. Convertir la calle en un lugar inseguro para las mujeres o apartarlas de cualquier entretenimiento que les permita relacionarse con el otro sexo es una forma de tenerlas subyugadas. Las nuevas generaciones no sólo están plantando cara a esas restricciones sino que hay indicios de que en cualquier momento van a dar la vuelta a la tortilla.

Durante los mandatos del reformista Jatamí en Irán, no había reportaje sobre ese país que no mencionara que las mujeres suponían el 65% de los universitarios. Resulta que no es la excepción. En la mayoría de sus vecinos árabes ocurre algo similar (las saudíes constituyen el 60% de los universitarios y las emiratíes el 70%). Mientras los chicos heredan los negocios familiares y pueden salir y divertirse, para ellas los estudios son el camino hacia la independencia.

Las diferencias aparecen temprano. Una vez más este año, en los exámenes de selectividad de Emiratos Árabes Unidos, las chicas han superado a los chicos tanto en ciencias como en letras. Si las afganas pudieran acudir a clase en igualdad de condiciones, probablemente sucedería lo mismo. ¿Hasta cuándo van a poder seguir negándoles el nombre?

Hay 22 Comentarios

Certainly one of the challenges which people starting a new on-line company face is that of acquiring visitors to their net site.

Diosito, que se acaben todas las religiones, supersticiones, charlatanerías y estupideces semejantes. Te puedo probar cientificamente que el planeta estará muchísimo mejor sin todo eso. Y que todas las mujeres sean libres y estudien. La verdad que nos hará libres es la educación.

Ramón ahora que he terminado de leer su perorata, queda descartado....
¡Que sabrá usted lo que es el Islam!

Ramón su nivel cultural euro-centrista tampoco es para tirar fuegos artificiales...

Totalmente de acuerdo con Ahmed. ¡Pura islamofóbia dirigida por la CIA, verdadero propietario de este diario!

Nely: ¿Habla usted de España? La retrata a la perfección...

http://nelygarcia.wordpress. ¿Qué tristeza!, ver a esas mujeres que son juguetes, utensilios de trabajo y máquinas de reproducción, al servicio de sus amos, los cuales tienen potestad sobre ellas, hasta para quitarles la vida.

¡Vuelve a dar vueltas en si misma atrapada por la fascinación de la vida de estos trogloditas que usted, en un ejercicio hipócrita condena, ¿Acaso los violadores y asesinos de Sandra Palo le preguntaron el nombre? Trogloditas hay en todas partes y usted con su campaña islamofóbica, mezclando conceptos y tergiversándolo todo, se convierte en "la troglodita modelo" ¿Acaso preferiría verlos convertidos en "buenos salvajes" como en un episodio de "Robinson Crusoe".?
La verdad, no se que pinta usted ahí, mera espectadora de la barbarie y que aún se cree mejor por relatarla.

Agradezco a Ramón y Ahmed por sus palabras.
Ramón: El apóstol Pablo, a pesar de sus defectos y limitaciones (hay que tener en cuenta la época y cultura disponible o reinante); fue el que más respetó (o menos desvirtuó) a las enseñanzas de Jesús. Si se lo estudia sin tener en cuenta a todos los detalles del entorno, época y mentalidad vigente, es lógico concluir que era un machista y que afirmó algunas cosas que nos parecen absolutas tonteras.
Otro de los detalles, es que las personas que hemos sido criadas y vivimos en la "cultura occidental" (más bien mentalidad), tendemos a considerar las cosas de modo polar: Lo que no es blanco es negro, lo que no es bueno es malo. Y encima fragmentado, como por materias aisladas del contexto que contiene infinidad de factores o elementos que matizan las polaridades y hasta pueden volver ambiguas a las cosas o circunstancias que se analizan. Y a este modo de ver las cosas, tendemos a reflejarlo en todas nuestras expresiones cotidianas.

Ahmed: Me resulta muy llamativo que, al menos en apariencia, entiendas muy bien a los mecanismos del ego (una de mis especialidades); pero me sorprende que te haya fallado en tu primer mensaje, para darte cuenta cómo acondicionar la forma de expresarte para que tus conceptos eviten detalles que al grueso de los occidentales les resultan chocantes, o despiertan susceptibilidades. Si sabes que el grueso de los occidentales tenemos cierta mentalización errónea ¿por qué no evitar ciertas palabras o expresiones que pueden decirse de otro modo o quedar implícitas?
No se trata de "hipocresía" (otro término que suele resultar hiriente o duro) sino de TACTO psicológico.
Fíijate que en tu más reciente mensaje, ensalzas al islam (como si no tuviera detalles corregibles) y criticas a la mentalidad occidental cual si fuera la única que está en un "punto crítico". Si bien la occidental es una de las que más daños ha ocasionado, a diferencia de lo que has expresado, considero que TODAS las mentalidades o culturas (e instituciones religiosas) están en un punto crítico. Y ése detalle, por sí solo, hace que tú también parezcas polar en tus expresiones y mentalidad.
Desde mi punto de vista personal, considero que la humanidad entera está realizando un cambio profundo, de ampliación mental y mayor comprensión de aspectos más profundos de la realidad. Lo que puede denominarse como una ampliación de consciencia y salto evolutivo interior, o también como "acercamiento" a Dios, Alláh, Yahvé o como se prefiera denominarle.(Que no tiene por qué implicar acercarse a las instituciones o religiones establecidas, sino mayor comprensión y respeto hacia el Creador, tanto en pensamiento como en acciones).

Agradezco a Ramón y Ahmed por sus palabras.
Ramón: El apóstol Pablo, a pesar de sus defectos y limitaciones (hay que tener en cuenta la época y cultura disponible o reinante); fue el que más respetó (o menos desvirtuó) a las enseñanzas de Jesús. Si se lo estudia sin tener en cuenta a todos los detalles del entorno, época y mentalidad vigente, es lógico concluir que era un machista y que afirmó algunas cosas que nos parecen absolutas tonteras.
Otro de los detalles, es que las personas que hemos sido criadas y vivimos en la "cultura occidental" (más bien mentalidad), tendemos a considerar las cosas de modo polar: Lo que no es blanco es negro, lo que no es bueno es malo. Y encima fragmentado, como por materias aisladas del contexto que contiene infinidad de factores o elementos que matizan las polaridades y hasta pueden volver ambiguas a las cosas o circunstancias que se analizan. Y a este modo de ver las cosas, tendemos a reflejarlo en todas nuestras expresiones cotidianas.

Ahmed: Me resulta muy llamativo que, al menos en apariencia, entiendas muy bien a los mecanismos del ego (una de mis especialidades); pero me sorprende que te haya fallado en tu primer mensaje, para darte cuenta cómo acondicionar la forma de expresarte para que tus conceptos eviten detalles que al grueso de los occidentales les resultan chocantes, o despiertan susceptibilidades. Si sabes que el grueso de los occidentales tenemos cierta mentalización errónea ¿por qué no evitar ciertas palabras o expresiones que pueden decirse de otro modo o quedar implícitas?
No se trata de "hipocresía" (otro término que suele resultar hiriente o duro) sino de TACTO psicológico.
Fíijate que en tu más reciente mensaje, ensalzas al islam (como si no tuviera detalles corregibles) y criticas a la mentalidad occidental cual si fuera la única que está en un "punto crítico". Si bien la occidental es una de las que más daños ha ocasionado, a diferencia de lo que has expresado, considero que TODAS las mentalidades o culturas (e instituciones religiosas) están en un punto crítico. Y ése detalle, por sí solo, hace que tú también parezcas polar en tus expresiones y mentalidad.
Desde mi punto de vista personal, considero que la humanidad entera está realizando un cambio profundo, de ampliación mental y mayor comprensión de aspectos más profundos de la realidad. Lo que puede denominarse como una ampliación de consciencia y salto evolutivo interior, o también como "acercamiento" a Dios, Alláh, Yahvé o como se prefiera denominarle.(Que no tiene por qué implicar acercarse a las instituciones o religiones establecidas, sino mayor comprensión y respeto hacia el Creador, tanto en pensamiento como en acciones).

Susurro, totalmente de acuerdo contigo. Lo de que he expresado mal mi opinión puede tener su razón de ser en una cosa que explicas muy bien tu mismo: Gracias a Allah sigo siendo un bárbaro, todavía no he aprendido la hipocresía occidental, de allí que mis palabras y formas de ver las cosas pueden ser chocantes. Pero lo chocante suele hacerle a uno ver algo que normalmente no es capaz de ver: su propia hipocresía. Me encanta tu opinión, tu agudo sentido crítico es algo que los españoles deberían aprender. Se puede decir que soy un bárbaro que le quiere algo bueno a la sociedad española, aunque muchas veces me caen muchos palos. La mayoría de los intelectuales, escritores y periodistas españoles participan activamente y con sospechosa entrega, en aborregar al pueblo español. Le mienten, le manipulan, le desinforman. Y al bárbaro, consciente de tamaño crimen contra los españoles, se sorprende al ver que las víctimas, salen casi siempre en defensa de esos verdaderos enemigos suyos, solo por el hecho de ser españoles como ellos, u occidentales en general. Parece que la cultura reinante, decadente por cierto, ha conseguido desvirtuar a los seres humanos. Los gángsters financieros de un sistema bancario usurero anti-humano saqueador de las riquezas del pueblo, cometen sus horrendos crímenes a plena luz del día, pero la agresividad del propio pueblo, en vez de enfrentarse a ellos, va y se descarga en asuntos de un Afganistán tan ajeno a los españoles y tan lejano en el mapa que le hace a uno sospechar al bárbaro que las tiene con gente que no está en sus cabales y que ha alcanzado un grado de necedad sin precedentes en la historia.
Me gustaría decir a Ramón que nuestro diálogo es edificante y que está bien, pero creo que por honrdadez debería haberle recordado a Susurro que tu comentario sobre el Ego es una adaptación irónica a un comentario mío en el artículo anterior de este blog titulado “¿Por qué esta obsesión por la virginidad?, comentario que copio y pego aquí: "Me gustaría primero expresar mi decepción por el nivel cultural reinante, exceptuando a ORIN. Ahora bien, el hecho de criticar al Otro es un viejo truco del Ego para sacar brillo a si mismo y sentirse Superior. Además de eso, el hecho de enumerar los defectos del Otro suele ser relajante, porque el Ego escapa así de la verdadera tarea de cada ser humano: enfrentarse a los propios defectos, autocriticarse para Evolucionar hacia un estado Superior. Es verdad que las sociedades musulmanas tienen sus puntos negros, ¿pero que sociedad humana no los tiene? Para los musulmanes, el Islam es la LUZ, la VERDAD, el camino espiritual que nos enseña como mejorar como personas y como agradecer a Allah habernos creado y habernos dado vida. La cultura occidental en cambio, está en un momento crítico. Su decadencia moral es patente. Es una cultura dónde el ser humano ha perdido su conexión con su espíritu y su significado. Si en las sociedades musulmanas tenemos nuestros puntos negros, lo correcto sería corregirlos, pero sin renunciar a nuestra razón de ser: el ISLAM. Dicho esto, conviene mencionar que este artículo y los comentarios que le siguen, no pueden ser considerados como unas criticas objetivas. Por ello no merecen ninguna respuesta, salvo la de aconsejar y animar a la gente a leer a Descartes para aprender por lo menos a pensar con Objetividad y hacer así justicia a la Razón que tanto elogiamos."
Es una flaqueza del ego apuntarse los tantos que no son propios. Al Ego humano le encanta ser elogiado por lo que hace y por lo que no hace, es decir que nuestro Ego es tonto a no poder más, y por ello tenemos que curarlo y cuidarlo con nuestra razón pero sobre todo con nuestro Espirítu. Que Allah nos guíe todos a la VERDAD.

Susurro, estoy de acuerdo con tu análisis de lo social. Está claro que la mujer, comenzando con Eva y después con las hijas de Lot,, acusadas de emborrachar a su padre para copular con él, es un síntoma evidente del machismo aberrante que raya en la paranoia social. Y para colmo, escrito por "iluminados de dios" disfrazados de santurrones. No sé si antes de escribir esas barbaridades, supuestamente teológicas, se esnifaban con abundante opio. Sin ir muy lejos, Saulo (conocido como san Pablo) es uno de esos consumados psicópatas machistas.

Pido disculpas por la repetición del mensaje. Es un error de Type Key, que da a entender que no publicó nada (aparece leyenda de "error Tipe Key") después de recargar página y no verlo publicado, al terminar con el proceso del segundo, descubrí que estaba repetido.

Si se me permite expresar mi punto de vista, diré que coincido en parte y disiento en parte, tanto con Ahmed como con Ramón.
La parte que coincido con Ahmed, es que tiene bastante razón en cuanto a en qué y cómo suelen enfocarse los medios de difusión en general. Porque no podemos hacer de cuenta, o afirmar, que los musulmanes árabes sean los únicos con noticias escandalosas por lo retrógradas e inhumanas. Detalle por el cual, también coincido en que "bastante" de cierto hay en cómo se manipula la opinión pública internacional, de modo sutil y capcioso. Sobre todo en cómo se suele dar a entender que lo anglosajón es faro de referencia en casi todos los aspectos humanos, lo máximo del pensamiento, cultura y estudios (negocio de oligopolios), cuando incurren con demasiada frecuencia en errores garrafales y hasta bestialidades conceptuales y humanas (¿Mejor ejemplo que la escandalosa conducta internacional de la CIA y lo que es Guantánamo? ¡Apañada por el gobierno de USA y en complicidad con su "madre" Inglaterra entre otros como los sionitas! ¿Quiénes son más terroristas y aberrantes? Aclaro: no estoy a favor de ninguno, sino de la sensatez y valores humanos).
Sin embargo disiento en su forma de argumentar y acusar, como si metiera a casi todos en una misma bolsa que, a mi entender, es lo que detonó la contra argumentación de Ramón.
Los argumentos de Ramón me parecieron muy sensatos respecto a descripción de un mecanismo humano muy común y poco detectado. Sin embargo, en lo que disiento con él (quizá me equivoque, imperfecto soy), es que sea así, en este caso con Ahmed ya que, como dije, me parece que no supo argumentar adecuadamente algo que tiene bastante razón o sentido.
De lo que no me cabe duda, es la insólita paridad de aberraciones en ambos extremos. En los países más inmersos en el primitivismo cultural/religioso o de castas, las cosas como el sometimiento y discriminación de las mujeres, son directas y frontales. Mientras que en los países "más civilizados" se revistió con tal hipocresía que, en el caso de las mujeres, son manipuladas desde lo conceptual emotivo, para convertirlas SOLAPADAMENTE en objetos sexuales tontos, bajo el argumento de "belleza", "estética", "moda", "atractiva", "preservar la lozanía" y "estar enterada" de toda clase de cotilleos superficiales e insustanciales, por lo cual se les manipula la autoestima y la culpa desde publicidad y mentalidad impuesta socialmente. Sin ir más lejos ¿se equiparan sus retribuciones a las de los hombres, donde el trabajo y rendimiento es igual o mejor? Se las insta a ser máquinas consumidoras que promuevan la competencia de quién ostenta más y mejores cosas materiales, aunque sea con la tarjeta de crédito de un hombre cual si fuera "mérito propio" el dinero que gastan de las mismas, por haber logrado que les concedan los gastos.
Lo mismo acontece con la legalidad. Los primitivos son "crueles" por directos, en lugar de "hipócritas" como los "desarrollados" de permitir que los más ricos (o "amigos de") hallen la forma de zafar o desentenderse de sus responsabilidades para con daños sociales, como grandes oligopólicos que tercerizan la parte productiva a empresas fantasmas (o casi fantasmas) que abusan y someten a empleados ¡y hasta a niños! a condiciones esclavistas aberrantes.
En fin, que el tema da para largo y es harto discutible, a pesar de lo evidente.

Si se me permite expresar mi punto de vista, diré que coincido en parte y disiento en parte, tanto con Ahmed como con Ramón.
La parte que coincido con Ahmed, es que tiene bastante razón en cuanto a en qué y cómo suelen enfocarse los medios de difusión en general. Porque no podemos hacer de cuenta, o afirmar, que los musulmanes árabes sean los únicos con noticias escandalosas por lo retrógradas e inhumanas. Detalle por el cual, también coincido en que "bastante" de cierto hay en cómo se manipula la opinión pública internacional, de modo sutil y capcioso. Sobre todo en cómo se suele dar a entender que lo anglosajón es faro de referencia en casi todos los aspectos humanos, lo máximo del pensamiento, cultura y estudios (negocio de oligopolios), cuando incurren con demasiada frecuencia en errores garrafales y hasta bestialidades conceptuales y humanas (¿Mejor ejemplo que la escandalosa conducta internacional de la CIA y lo que es Guantánamo? ¡Apañada por el gobierno de USA y en complicidad con su "madre" Inglaterra entre otros como los sionitas! ¿Quiénes son más terroristas y aberrantes? Aclaro: no estoy a favor de ninguno, sino de la sensatez y valores humanos).
Sin embargo disiento en su forma de argumentar y acusar, como si metiera a casi todos en una misma bolsa que, a mi entender, es lo que detonó la contra argumentación de Ramón.
Los argumentos de Ramón me parecieron muy sensatos respecto a descripción de un mecanismo humano muy común y poco detectado. Sin embargo, en lo que disiento con él (quizá me equivoque, imperfecto soy), es que sea así, en este caso con Ahmed ya que, como dije, me parece que no supo argumentar adecuadamente algo que tiene bastante razón o sentido.
De lo que no me cabe duda, es la insólita paridad de aberraciones en ambos extremos. En los países más inmersos en el primitivismo cultural/religioso o de castas, las cosas como el sometimiento y discriminación de las mujeres, son directas y frontales. Mientras que en los países "más civilizados" se revistió con tal hipocresía que, en el caso de las mujeres, son manipuladas desde lo conceptual emotivo, para convertirlas SOLAPADAMENTE en objetos sexuales tontos, bajo el argumento de "belleza", "estética", "moda", "atractiva", "preservar la lozanía" y "estar enterada" de toda clase de cotilleos superficiales e insustanciales, por lo cual se les manipula la autoestima y la culpa desde publicidad y mentalidad impuesta socialmente. Sin ir más lejos ¿se equiparan sus retribuciones a las de los hombres, donde el trabajo y rendimiento es igual o mejor? Se las insta a ser máquinas consumidoras que promuevan la competencia de quién ostenta más y mejores cosas materiales, aunque sea con la tarjeta de crédito de un hombre cual si fuera "mérito propio" el dinero que gastan de las mismas, por haber logrado que les concedan los gastos.
Lo mismo acontece con la legalidad. Los primitivos son "crueles" por directos, en lugar de "hipócritas" como los "desarrollados" de permitir que los más ricos (o "amigos de") hallen la forma de zafar o desentenderse de sus responsabilidades para con daños sociales, como grandes oligopólicos que tercerizan la parte productiva a empresas fantasmas (o casi fantasmas) que abusan y someten a empleados ¡y hasta a niños! a condiciones esclavistas aberrantes.
En fin, que el tema da para largo y es harto discutible, a pesar de lo evidente.

Ahmed, un saludo por tu segundo enfoque político que considero correcto (la crítica de un Occidente rapaz). En relación con lo religioso el tema es mas complejo por sus implicaciones con el poder. Desgraciadamente, el ser humano ha creado un "dios" a su imagen y semejanza, cargado de odios, venganzas, sobornos, etc. Ahora bien, de lo que enseñaron Jesús, Mahoma, y otros grandes maestros (que predicaron y no escribieron el sentido divino del AMOR al prójimo), algo que omiten los charlatanes que se auto-titulan religiosos.

Ahmed, GoodbyeLenin o Blood... o como te quieras hacer llamar... Qué pereza tú y tu islam de pacotilla!

Y no critico a Occidente para legitimar una guerra contra él, como hacen los amercianos y sus aliados. Soy musulman y respeto a la humanidad en todo el planeta. Una politica derivada de las ordenes de un SISTEMA BANCARIO USURERO, no puede respetar a los seres humanos, los saquea.

Ramon, critico a Occidente por su imperialismo y su falta de moral, y lo que es peor, su sumisión nefasta al sistema bancario sionista usurero, y no porque algun español haya tratado mal a su mujer en algun pueblo perdido de la alpujarra, como hacen los ilustres periodistas occidentales que escriben en ilustres periodicos occidentales. La critica debe de ser objetiva y no emocional y odiosa.

Me gustaría primero expresar mi decepción por el nivel cultural que demuestra Ahmed. El hecho de criticar al Otro es un viejo truco del Ego para sacar brillo a si mismo y sentirse Superior. Además de eso, el hecho de enumerar los defectos del Otro suele ser relajante, porque el Ego escapa así de la verdadera tarea de cada ser humano: enfrentarse a los propios defectos, autocriticarse para Evolucionar hacia un estado Superior. Ahmed arremete contra la India, contra Bangladesh (por cierto, país musulmán), contra los americanos, contra Israel, contra la autora del artículo, contra España, contra Occidente, contra los periodistas, contra el fútbol, contra Telecinco... todo ello fundido y refundido en un gran Otro, el Enemigo de las Mil Caras. Esa actitud, para él es la LUZ, la VERDAD, el camino espiritual que le enseña el ISLAM: identificar al Enemigo en todas y cada una de sus encarnaciones. Dicho esto, creo que su comentario no puede ser considerado como una critica objetiva. Por ello no merece ninguna respuesta, salvo la de aconsejar y animar a la gente a leer a Descartes para aprender por lo menos a pensar con Objetividad y hacer así justicia a la Razón que tanto elogiamos.

En india pasan cosas peores, pero nadie nos habla de ello día tras día. En Bangladesh pasan cosas peores, pero nadie nos habla de ello día tras día. Esto tiene una explicación que las personas inteligentes y autocríticas deberían asimilar, para que no se les engañe más. La razón de ser de este artículo es crear odio contra los musulmanes, hablando de casos aislados y dando la lata con detalles mórbidos para asegurarse de que el odio se grave profundamente en el inconsciente. Crear odio contra los musulmanes es un táctica del imperio que ha empezado en los años 90, justo después del descalabro del comunismo. Es una táctica que busca legitimar unas intervenciones militares cuyo fin era hacerse con el petróleo de la zona y a la vez seguir con el negocio colosal de venta de armas. El objetivo que EE.UU. y sus aliados perseguían a través de este plan, era seguir mandando en el mundo durante el siglo 21. Pero gracias a la resistencia del ISLAM, todos esos planes han ido al traste. Ahora el odio al Islam se utiliza para intentar salvar a Israel y al sistema bancario sionista. Los pobres ciudadanos españoles por ejemplo, a la vez que están desgarrados por los gángsters financieros, tienen la mente ocupada en cosas fútiles como el futbol, los programas vacíos de la tele, la prensa amarilla, la cultura superficial y el odio hacia cosas lejanas que no tienen nada que ver con su propia supervivencia (este artículo es un ejemplo). Para acometer esta tarea, el dinero sionista mueve su maquinaria y engrasa los engranajes. Como este sistema bancario sionista usurero amoral enemigo de la humanidad, tiene comprados el 90% de lo medios de comunicación, y tiene comprados al 90% de los periodistas e informantes, pues va consiguiendo lo que se propone, de momento. El periodista que se aplica en su tarea de traidor a la humanidad y traidor contra su propio pueblo, gana de vez en cuando algún que otro premio, y con este prestigio ganado de manera tan vil, pues cree que ya tiene los ingresos asegurados mientras dure el sistema bancario usurero que manda en Occidente. Creen que esto va a durar. Y ese es el error. Muchas cosas están tocando a su fin. Israel pronto será trasladada a Alaska. El sistema bancario será desbancado y nacionalizado por los correspondientes estados. Los sionistas se irán al garete con todos sus planes talmúdicos. Y algunas personas no osarán mirarse en el espejo, porque saben que a los vendidos solo les será devuelta la imagen de una hiena.

En india pasan cosas peores, pero nadie nos habla de ello día tras día. En Bangladesh pasan cosas peores, pero nadie nos habla de ello día tras día. Eso tiene una explicación que las personas inteligentes y autocríticas deberían asimilar, para que nos les engañen más. La razón de ser de este artículo es crear odio contra los musulmanes, hablando de casos aislados y dando la lata con detalles mórbidos para asegurarse que el odio se grave profundamente en el inconsciente. Crear odio contra los musulmanes es un táctica del imperio que ha empezado en os años 90 justo después de la caída del descalabro del comunismo. Es una táctica que busca legitimar unas intervenciones militares cuyo fin era hacerse con el petróleo de la zona y a la vez seguir con el negocio colosal de venta de armas. El objetivo de EE.UU. y sus aliados de este plan era seguir mandando en el mundo durante el siglo 21. Pero gracias a la resistencia del ISLAM, todos esos planes han ido al traste. Ahora el odio al Islam se utiliza para intentar salvar a Israel y al sistema bancario sionista. Los pobres ciudadanos españoles por ejemplo, a la vez que están desgarrados por los gángsters financieros, tienen la mente ocupada en cosas fútiles como el futbol, los programas vacíos de la tele, la prensa amarilla, la cultura superficial y el odio hacia cosas lejanas que no tienen nada que ver con su propia supervivencia (este artículo es un ejemplo). Para acometer esta tarea, el dinero sionista mueve su maquinaria y engrasa los engranajes. Como este sistema bancario sionista usurero amoral enemigo de la humanidad, tiene comprados el 90% de lo medios de comunicación, y tiene comprados al 90% de los periodistas e informantes, pues va consiguiendo lo que se propone, de momento. El periodista que se aplica en tarea de traidor a la humanidad, y traidor a su propio pueblo, gana de vez en cuando algún que otro premio, y con este prestigio ganado de manera tan vil, pues cree que ya tiene los ingresos asegurados mientras dure el sistema bancario usurero mandando en Occidente. Creen que esto va a durar. Y ese es el error. Muchas cosas están tocando su fin. Israel pronto será trasladad a Alaska. El sistema bancario será desbancado y nacionalizado por los correspondientes estados. Los sionistas se irán al garete con todos sus planes talmúdicos. Y algunos personas no osarán mirarse en el espejo, porque saben que a los vendidos solo les será devuelta la imagen de una hiena.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal