Ángeles Espinosa

Los iraníes se pirran por “un trozo de papel sin valor”

Por: | 21 de octubre de 2012

Iranian-rial 

 

 

 

Un cambista muestra un fajo de billetes de 20.000 riales en Irán.

 

 

 

 Hace cinco años, el locuaz Ahmadineyad calificó el dólar estadounidense de “trozo de papel sin valor”. ¿Seguirá pensando lo mismo el presidente iraní ahora que la moneda de su país, el rial, se ha desplomado frente al papel verde? Dos semanas después de que esa pérdida de valor desatara protestas en Teherán, la venta de divisas en el mercado libre sigue paralizada. Aunque los cambistas iraníes han reabierto sus negocios, apenas se realizan operaciones a la tasa de 28.600 riales por dólar impuesta por el Banco Central. Ante los nuevos controles cambiarios, los expertos advierten del riesgo de hiperinflación y del resurgimiento del mercado negro.

“Esto va de mal en peor; cada día que vas a comprar, las cosas tienen un precio diferente”, me cuenta en un email Nahid, una profesora que ve cómo pierde poder adquisitivo a causa de la inflación.

Esa depreciación está detrás de la fiebre de los iraníes por comprar moneda extranjera y de su desconfianza a guardar sus ahorros en riales. Hace ya meses que era perceptible esa tendencia. De los 11.000 riales que costaba un dólar en julio de 2011 había pasado a 24.500 a finales de septiembre, cuando de repente se disparó la demanda y ante la imposibilidad de los cambistas para atenderla, el precio del billete estadounidense llegó a alcanzar los 38.000 riales. Ayer, y a pesar de la negativa de la mayoría de los cambistas a vender dólares, la web conservadora Baztab aseguraba que bastaban 35.000 riales para hacerse con uno esos trozos de papel sin valor, después de que el Banco Central hubiera inyectado divisas en el mercado.

Desde que EEUU y sus aliados intensificaran las sanciones contra Irán por su negativa a suspender el programa nuclear, todos los portavoces habían negado que estas estuvieran teniendo ningún efecto. Ahora, hasta el mismo Ahmadineyad ha denunciado una “guerra económica”. Las dificultades que Irán afronta para repatriar los ingresos de sus (decrecientes) exportaciones de petróleo limitan sin duda la capacidad del Banco Central para apoyar el rial. Sin embargo, su colapso es también fruto de la mala gestión.

El economista Steve H. Hanke, un profesor de la Universidad Johns Hopkins que se ha dedicado a seguir la evolución del rial en los últimos años, achaca su desplome al sistema de cambios múltiples con el que el Gobierno iraní ha querido controlar la inflación. “Este complejo sistema de divisas resulta en precios mentirosos que distorsionan la actividad económica”, explica Hanke en el blog del Cato Institute, un centro de investigación estadounidense.

A pesar de la devaluación de la moneda, Irán ha seguido manteniendo una tasa oficial de 12.260 riales por dólar para la importación de productos esenciales como cereales, azúcar y medicinas. A finales de septiembre, inauguró un llamado Centro de Cambio para facilitar dólares a un 2% por debajo del mercado libre (que entonces estaba en torno a 24.500), para los importadores de bienes importantes pero no básicos como ganado, metales y minerales. En lugar de contener la caída del rial, la aceleró como se vio hasta el 3 de octubre cuando se suspendió la cotización en medio de las protestas de cambistas y comerciantes.

“Al ofrecer distintas tasas de cambio para diferentes tipos de importaciones, el Gobierno iraní está, en la práctica, subsidiando ciertos bienes, distorsionando su precio”, analiza Hanke. “El resultado final para los consumidores iraníes es confusión y desconfianza que, como hemos visto, están alimentado el pánico que ha llevado al colapso del rial y la hiperinflación”. Frente a la cifra oficial de entre el 23% y el 27% de inflación mensual que facilitan los organismos oficiales, Hanke estima que los precios están aumentando casi el 70% cada mes.

Con el acceso a las divisas como talón de Aquiles de la economía iraní, algunos analistas sospechan que las autoridades puedan asumir todo el cambio legal del rial. Además de alentar de nuevo el mercado negro, con el que se acabó hace casi dos décadas, esa medida fomentaría la corrupción y distorsionaría las decisiones empresariales. Una licencia de importación-exportación bastaría para conseguir dólares a un precio ventajoso y su reventa constituiría un negocio redondo, advierten.

“Muy pronto el Centro de Cambio va a determinar los precios de las divisas en el mercado libre”, ha anunciado el ministro de Industria, Mehdi Ghazanfari. Mientras tanto, ese órgano, que ya cotiza el dólar a 28.600 riales, va a ampliar los destinatarios a los que ofrece esa ventajosa tasa. Entre los eventuales beneficiarios, el ministro ha citado a los estudiantes en el extranjero y los pacientes que requieran tratamiento médico fuera de Irán.

No está claro sin embargo si Irán dispone de suficientes reservas para respaldar esa demanda a largo plazo. De acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional, a finales del año pasado disponía de 106.000 millones de dólares, pero desde entonces sus ingresos se han reducido (por el descenso de las ventas del petróleo y del predico del barril). Además, analistas citados por Reuters estiman que hasta un tercio de esas reservas están bloqueadas en bancos extranjeros debido a las sanciones bancarias occidentales. La otra solución, imprimir dinero, como algunos Gobiernos iraníes han hecho en el pasado, también parece complicada, ya que al parecer las empresas (europeas) que fabrican los billetes con la efigie de Jomeiní se niegan a hacerlo en aplicación de las sanciones.

Hay 11 Comentarios

Ahmed:
No se por qué dices esto. Los yankees o como tú los llamas, se posicionan a favor de la religión. No ven peligro alguno en ella. En mi opinión con la religión ocultáis la esclavitud moderna. Se construyen grandes obras, playas artificiales, hoteles de 40 metros de altura con personas que viven a 40 metros de altura porque el tiempo que les llevaría subir y bajar, les supondría trabajar totalmente gratis. Así consiguen ganar unos cuantos euros para no morir. Ocultáis la franja de fuego en el continente africano. No digo que sean los Tuareg quienes posibilitaron el golpe de estado contra Toumani Touré. Nada más lejos de la evidencia. Las cruentas guerras civiles que vivimos en la actualidad entiendo que solamente tienen sentido para ustedes si hay algo más en otra parte. Yo digo que la religión es peligrosa cuando no se opone al sacrificio. Más aún cuando las víctimas se cuentan a decenas de miles. Cuando tolera que no se condene la esclavitud. Y cuando actúa en contra de los no creyentes y en favor de la injusticia

Si a Espinosa le parece que la libre opinión de los foristas en contra del Islam en la práctica, que no en la teoría, es digna de censurarse, entonces, ¿por qué permite que Ahmed nos trate de inmorales y de hienas, a los occidentales y a los sionistas en cada entrada? ¿Eso no es insultante, no es agraviante? ¿No merece ser calificado de racismo prejuicioso?
Evidentemente para Espinosa, no. Sólo es agravio digno de censurarse, según ella, el ataque a una religión que lleva la muerte como estandarte supremo. ¿Es este blog un confesionario donde está proibida la crítica y el pensamiento?
Anda, censura, fáltale el respeto a la opinión de quienes opinan diferente. Por mi parte ya tienes un lector menos.

¿Qué curioso, no? Espinosa, borra los comentarios contrarios al islam y deja el de Ahmed, predicando a favor de la "fe" mahometana...
Evidentemente ha asimilado muy bien la falta de democracia, propia de los países islámicos, cuyas maneras a través de la censura es la única forma de imponer sus ideologías.

Antón parece que habla usted de España ¿o me equiboco?

¡Vaya! Me parece que es la primera vez que unas sanciones económicas contra un régimen están dando resultado.

Cuando una persona de Fe lucha por los principios de la justicia y de la igualdad derivados de su religión, nunca se le vence. Puede perder la batalla, pero al final sale victorioso. Puede perder la vida, pero su muerte es su grandeza. Los yanquis y los sionistas no tienen moral ninguna, hagan lo que hagan, y ganen las batallas que ganen, son ellos los vencidos. Esto por un lado, por otro, llevamos ya años que los yanquis y los sionistas se llevan cada debacle que tienen el miedo ya metido en el cuerpo. Sus ataques contra Irán y contra los musulmanes no servirán de nada y el tiro les saldrá de nuevo por la culata. Su derrota sera doble: ellos son los inmorales y ellos son los que perderán la batalla. Los que se alinean del lado de las hienas inmorales por dinero o por afinidad, no tienen ninguna razón para estar contentos. Así que sus afectadas alegrías reflejan su miedo y su sentimiento de derrota.

Imagino que se acabará revalorizando.buen post.saludos

que terrible lo que ocurre en ese pais...hasta cuando...

Cuando leí el título creí que se trataba del Corán...

¿Hasta cuándo puede seguir mintiendo el régimen iraní para sostener una sociedad artificial basada en una corrupción generalizada?

Que dificil es poner puertas al campo.

Carla

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal