Ángeles Espinosa

¿Quién tiene ideas contra la crisis?

Por: | 13 de noviembre de 2012

 

8178507414_a7f69dce91_z
Brown, Eliasson y Lamy en Dubái. / WEF

El mundo está cambiando tan deprisa que nadie parece tener la capacidad no ya de controlar lo que sucede sino siquiera de entenderlo. Así lo creen al menos los organizadores del World Economic Forum (WEF), una organización internacional que se declara “independiente” y “comprometida con la mejora del estado del mundo”. Por ello, y de cara a preparar su famoso debate anual en Davos, han reunido en Dubái a un millar de personalidades variopintas para que preparen una “agenda global” que ayude a mejorar la gobernabilidad del planeta. A la cita, que se celebra en este emirato por quinto año consecutivo, asisten desde el vicesecretario general de la ONU Jan Eliasson, el director general de la Organización Mundial del Comercio Pascal Lamy o el ex primer ministro británico Gordon Brown hasta una bloguera saudí, pasando por numerosos directivos de multinacionales y académicos.

Es sin duda una iniciativa ambiciosa y desconozco hasta qué punto los intercambios de cada año a finales de enero en la nevada Davos se traducen luego en políticas concretas. No obstante, la oportunidad de escuchar a gente tan diversa me ha hecho acercarme esta mañana hasta el centro de conferencias donde hasta el miércoles van reunirse los 88 consejos sectoriales sobre temas que van desde la crisis financiera y el cambio climático, hasta el desempleo juvenil, el futuro de los medios de comunicación, el empoderamiento de las mujeres, o diferentes problemas geoestratégicos. Los expertos se reúnen a puerta cerrada, pero antes de empezar, se ha marcado la pauta en una sesión plenaria en la que han intervenido Eliasson, Lamy y Brown.

El que fuera primer ministro británico, y en la actualidad enviado especial de la ONU para la Educación, se ha mostrado convencido de que “la ausencia de cooperación internacional es la principal barrera para el éxito de los países individuales” y ha puesto como ejemplo la crisis financiera, el desacuerdo sobre el cambio climático o que no se hayan conseguido los objetivos del milenio. “El proteccionismo es un resultado de la crisis”, ha dicho Brown quien ha apuntado a China y a India como países que tienen que hacer cambios en sus mercados para que se puedan crear trabajos en Europa y el resto del planeta. “No todo el mundo puede exportar”, ha resumido.

Brown ha sugerido que los participantes en los diferentes debates presionen a favor de esa cooperación global (“sin la cual no vamos a poder recuperar las tasas de crecimiento anteriores”), y de una reforma de las instituciones internacionales. A este respecto opina que el FMI debiera convertirse en una especie de Banco Central para la vigilancia y el G-20 abrirse a nuevos miembros.

Lamy ha considerado sin embargo que hay una parte de las instituciones globales que funcionan bien, “las que se ocupan de proveer de bienes como comida, medicinas o carreteras”. No obstante, en su opinión fallan las encargadas de “proveer normas”, algo que atribuye a la falta de “energía política” en los gobiernos, cuya incapacidad para solucionar los problemas locales les está haciendo perder legitimidad interna. Para resolverlo, ha propuesto que se busque esa energía fuera de los gobiernos, en el mundo empresarial, la sociedad civil o los sindicatos.

“Sin cooperación internacional nos adentramos en una era de oscuridad”, ha advertido por su parte Eliasson preocupado por el desempleo juvenil (uno de los asuntos más candentes en los pasillos y en los foros de internet vinculados al WEF), la polarización de las sociedades, la amenaza del cambio climático o la falta de oportunidades para las mujeres. Como sus compañeros de panel, el representante de la ONU ha subrayado que “nadie puede afrontar los problemas solo”.

Habrá que esperar al miércoles para saber qué propuestas salen de los consejos. Entre tanto, si tienen
alguna opinión pueden ofrecérsela a los organizadores en [email protected] o vía twitter en #globalagenda

Hay 1 Comentarios

El mundo está atravesando una fase muy peligrosa, en la que cualquier evento negativo de orden global podría hacer caer a la economía mundial y causar un auténtico caos.

De modo que me parece genial que haya congresos como el que va a organizar el World Economic Forum. Que los que saben de economía se reúnan, piensen, debatan y propongan soluciones para que el mundo tome el rumbo adecuado para salir de la crisis. Eso es lo que hace falta ahora mismo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal