Ángeles Espinosa

Un parque para enterrar a Bin Laden

Por: | 11 de febrero de 2013

Abbot
La casa de Bin Laden en Abbottabad./ Á. E.

Hubiera pensado que se trataba de una broma de no ser por el remitente del email. “Las autoridades planean un parque de atracciones en Abbottabad”, me contaba Shabbir, un estupendo (y fiable) colega paquistaní. Tenía motivos para saberlo. Hace algunos meses que él y su familia dejaron Peshawar, una ciudad contaminada y a menudo castigada por el terrorismo de los talibanes, para instalarse en la mucho más tranquila y apacible Abbotabad, que se hizo famosa en mayo de 2011 a raíz de que las fuerzas especiales de EEUU encontraran y mataran allí a Osama Bin Laden. Ahora sus niños tienen además la perspectiva de un gran espacio para el entretenimiento.

Y de nivel. De acuerdo con el plan que la semana pasada desveló Syed Aqil Shah, el ministro de Deporte y Turismo de la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, las instalaciones previstas incluyen un zoo, un mini-golf, paredes de escalada, club de parapente y área de deportes acuáticos. También se prevé que en las 20 hectáreas inicialmente dedicadas al parque se incluya un “parque del patrimonio cultural”.

El Gobierno provincial afirma que el proyecto intenta impulsar el turismo y no tiene nada que ver con el renombre que Abbottabad ha alcanzado como lugar de la captura del famoso terrorista. Sin embargo, en un país como Pakistán, donde el Estado ni siquiera cubre los servicios básicos de los ciudadanos, el anuncio del parque que los portavoces oficiales estiman que costará el equivalente a 37 millones de dólares, parece algo más que una mera inversión turística. De momento, un diputado local, Javed Iqbal Abbasi, ya ha declarado que espera que mejore la imagen de la ciudad, es decir, que entierre su vinculación con Bin Laden.

A los pies del Karakorum, Abbottabad siempre ha sido un popular destino de fin de semana para los residentes de la capital, Islamabad, sólo 50 kilómetros más al sur, pero más castigada por el calor del verano. Su clima más fresco influyó sin duda en que se instalará allí la Academia Militar, cuya proximidad a la casa en la que fue encontrado el líder de Al Qaeda contribuyó sin duda a la humillación que sintieron los uniformados paquistaníes cuando los marines estadounidenses entraron en secreto en su país y capturaron al terrorista delante de sus narices.

La operación puso de relieve las sospechas de Washington de que los servicios secretos paquistaníes protegían al responsable confeso de los atentados del 11-S, y dañó las relaciones diplomáticas. Pero además, rompió la afable tranquilidad de una ciudad que hasta entonces había logrado mantenerse al margen de las tensiones que sacuden otras zonas de del país. El incidente ha sido recordado ahora por la película La noche más oscura, cuya distribución se ha prohibido en Pakistán, pero que ha llegado al país a través de DVD piratas.

El año pasado, las autoridades demolieron la casa en la que Bin Laden había permanecido escondido con su familia, para evitar que se convirtiera en lugar de peregrinación de sus seguidores. En la finca van a construirse viviendas para funcionarios, después de que el Gobierno rechazara la propuesta de levantar un parque público por temor a que se terminara conociendo como el Parque Bin Laden. Nada garantiza que el nuevo proyecto, para el que ya se han asignado unos 22,5 millones de euros y que está previsto que empiece en las próximas semanas, no corra la misma suerte. El resto de los fondos se espera que provenga de inversores privados. Eso sí, siempre que no se asusten por la inevitable asociación que Abbottabad tendrá por siempre con el infame terrorista.

Hay 5 Comentarios

Joder, ya no saben ni que hacer para tocar las narices, si se hace el parque habría que bombardearlo
desde luego9saludos

En mi pais tenemos un monumento a Churchill, el canalla que nos traiciono en el 41, la "cruz del Papa"(J. Pablo II), que bendijo a Leon Febres(presidente delincuente y represor), calle Calama(obispo inquisidor), calle Reina Victoria, la mayor criminal de la historia, su infamia, codicia, y crueldad causaron la muerte de al menos 50 millones de seres humanos(10 veces mas que Hitler, claro, eran negros, chinos, polinesios, etc.), como dijo un escritor mexicano, la patria esta empedrada de infamia, respecto a los monumentos a tanto "heroe", el mundo tambien.

Madre mía como al final se haga el Parque, es de juzgado de guardia, a si va el mundo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal