Ángeles Espinosa

El tapacanalillo

Por: | 31 de mayo de 2013

Estaba comiendo el otro día en el café Rendez-vous de Islamabad cuando de repente vi contonearse de forma extraña a una joven sentada en la mesa de al lado junto a un chico que no sé si era su novio, su marido o su hermano. La chica vestía un glamuroso shalwar kamiz, el típico pantalón y camisola del subcontinente, de gasa azulón. El contorneo se debía a que estaba embutiéndose los brazos, desnudos hasta ese momento, en una especie de manguitos, sólo que más largos y ajustados. Eran como unas medias tupidas desde las muñecas hasta casi los hombros, que seguían al aire y que probablemente cubrió al salir con el dupata, el amplio fular que complementa la vestimenta femenina de la zona.

“¡Qué complicación!”, pensé. ¿No hubiera sido más fácil llevar una camiseta o camisa de manga larga? Me acordé entonces de que en Irán había visto el uso de manguitos bajo el chador, pero era algo más discreto. Simplemente, unas medias mangas para que al asomar el brazo, no se dejara ver ni un centímetro de piel y no se revelara que su portadora era una descocada que bajo el manto negro osaba llevar una sucinta camiseta de tirantes.

Después de casi tres décadas en Oriente Próximo creía que ya nada podía sorprenderme en materia de vestimenta femenina. Sin embargo, nada más regresar a Dubái comprendí que estaba equivocada. A mi bandeja de entrada había llegado un anuncio que me ofrecía… “camisolas Cami Secret”, un trozo de tela para tapar el canalillo en el caso de vestidos o tops demasiado escotados.

Tapatapa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La publicidad explica con detalle como ajustar el artilugio a diferentes alturas (¿según el grado de descoque?) y el mecanismo para fijarlo al sujetador y que no se mueva. Lo hay además en diferentes colores y precios. Quedé descolocada. Si no quieres enseñar la pechuga, ¿para qué te compras un vestido o una camiseta escotada?


Pero claro, en los tiempos que corren todo el mundo quiere ir a la última y estar atractivo. Incluso en esos países que desde Occidente catalogamos de “conservadores” a falta de mejor etiqueta para definir unas sociedades que no han dado el paso (o sólo a medias) hacia el individualismo y los mandamases comunitarios (jefes religiosos, políticos o tribales), o simples padres de familia, aún se arrogan el derecho de decidir las normas para mantener la cohesión del grupo (y con frecuencia, su propio estatus dentro de él). Y la forma de vestir es uno de sus instrumentos favoritos.

Así, bajo el pretexto de la inmoralidad y el decoro, se establece lo que es tolerable y lo que no lo es. En unos caos es por ley, como en Irán, donde todas, locales o extranjeras, de cualquier religión, practicantes o no, están obligadas a taparse de la cabeza a los pies y ocultar las formas de su cuerpo. ¡Oh peligro! En otros, porque aunque las leyes no digan nada, la presión social, como en Arabia Saudí, o de los barbudos, como en Afganistán, no deja espacio para la libertad personal.

Y ante las imposiciones, los juicios morales o las miradas lascivas, surgen los parches para mostrar sin enseñar, sugerir a la vez que se tapa, o simplemente salir al paso de situaciones que en otras partes del mundo ni nos planteamos. Nunca terminaré de maravillarme de la ingeniosidad de las mujeres para sortear las insufribles prescripciones sobre su apariencia que les imponen curas, clérigos, políticos puritanos y bienpensantes de todo pelo. No me extraña que las activistas de Femen les estén poniendo tan nerviosos. Les han dado donde más les duele.

Hay 11 Comentarios

hola, me ha hecho mucha gracia este artículo porque lo he encontrado buscando justamente la forma de usar algo para no llevar escote y no tener que ponerme una camiseta en verano debajo de algo escotado, la pena es que no pueda comprar eso aquí en España. La conclusión de que quién no quiera llevar algo escotado que no se lo ponga me parece muy radical, yo visto a la moda y tengo varias prendas con un gran escote que solvento (y muchísimas mujeres también) con una camiseta de tirantes debajo. No es nada anormal.

He comprendido todo el texto, y estoy de acuerdo.
Las indumentarias que se eligen para la mujer no son despóticas. Es algo más. Es la forma que mejor refleja cómo combaten la ilusión de la mujer. Cómo evitan dejar un resquicio libre . Cómo aniquilan la ilusión. Tan ocupados están que no les preocupa siquiera la evidencia a primer golpe de vista.
El anuncio, sin embargo, resulta extraño. Poco coherente. A primera vista el mensaje parece rezar: "Llevo la braga en el escote"

...Ni contorneo ni contoneo:

contornear.

1. tr. Dar vueltas alrededor o en contorno de un paraje o de un sitio.

2. tr. Pint. Perfilar, hacer los contornos o perfiles de una figura.

*************************************************************************

contonearse.

(De cantonearse).

1. prnl. Hacer al andar movimientos afectados con los hombros y caderas.

A mi me hace gracia porque yo empece a conocer esta prenda a traves de mi hija de 15 años. Nosotros vivimos en Canada y como muchas adolescentes a mi hija le gustan las camisas transparentes y escotadas pero luego siempre se pone un "bandeau" que le cubre el sujetador para que nadie le vea nada. Es muy interesante ver esa contradiccion desde tan temprana edad.

@pitiusa Sí, de hecho, el anuncio que recibí es de una marca estadounidense que está intentando abrirse mercado aquí puesto que lo ofrecía en una web local y en moneda de Emiratos.

@María:
O no lo has leído bien o no lo has entendido. Yo no critico que cada una enseñe lo que quiera, sino que me sorprendo de que no se quiera enseñar y se compren prendas escotadas para luego añadirles artilugios que cubran lo que se enseña...
En fin, como mínimo, resulta curioso.
Que tengas un buen fin de semana.

Es que no tienes otra cosa de la que escribir?
La gente enseña o no dependiendo de su gusto personal, su idea del decoro, y la situación en la que este.
Y lo que hagan con su cuerpo no es cosa tuya.
Vas de liberal y andas criticando que algunas mujeres no quieran enseñar canalillo en todo momento? De qué vas?

En Norte America es muy normal el uso de estas prendas en el mundo del trabajo. Y es que no se considera muy profesional enseñar escote o faldas muy cortas especialmente si lo que uno quiere es que se fijen en uno por su trabajo y no por su dotes fisicas.

Que idiotez. Si no pueden beber, ni comer jamon, ni mirar escotes, no me extraña que haya suicidas, creo que yo también me suicidaría.

Yo siempre he sospechado que algunas, debajo del chador o el burka llevaban tangas, lencería picantona y hasta leather underwear, en plan dominatrix... ¿alguien me lo podría confirmar?

Madre mia que pena. Libertad por favor. Es como elegir un buen plato en un restaurante sin dejarlo ver antes. Por eso nos empeñamos en enseñarlo todo http://www.facebook.com/CapitanFood/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal