Ángeles Espinosa

Esteva trae los Djinns de Socotra a Dubái

Por: | 16 de septiembre de 2015

La sola mención de Oriente Próximo evoca para la mayoría conflictos y problemas sin fin. Entre los países más castigados por esos males destaca Yemen, el hermano pobre de la región. A los daños humanos y materiales de la guerra, se añade algo más imperceptible pero igual de cruel: la desaparición de las costumbres y tradiciones que lo hacían único. Sólo la documentación de esos usos permite salvaguardar la memoria. Middle Easterns Talks, la exposición con la que la galería The Empty Quarter de Dubái abre el nuevo curso, pone su granito de arena con las imágenes de Jordi Esteva (Barcelona, 1951) sobre “la tierra de los Djinns”, esas criaturas supra naturales de la mitología árabe preislámica.

20150915 expo fotos
Una de las fotografías de Esteva sobre Socotra.

“Las fotografías de Jordi adquieren un especial valor en este momento”, declara Safa al Hamed, la galerista, durante la inauguración. Se refiere a la campaña militar para frenar a los rebeldes Huthi que una coalición liderada por Arabia Saudí lanzó a finales del pasado marzo y en la que su país, Emiratos Árabes Unidos, ha sido especialmente activo. Las imágenes, en el marco de una exposición que también incluye paisajes de otros lugares de la península Arábiga captados por artistas locales, constituyen justamente un contrapunto a las escenas de violencia que ofrecen las pantallas.

Esteva, autor de Los árabes del mar, viajó en septiembre de 2011 a Socotra, una isla yemení del océano Índico que por su alejamiento de la costa continental y falta de bahía natural ha logrado preservar su naturaleza única (y aún al precio del atraso, también la ha librado en gran medida de las luchas tribales, políticas y geoestratégicas que están destruyendo el resto del país). De aquel viaje, salió además del libro Socotra, la tierra de los genios, una colección de imágenes que no sólo reflejan unos paisajes extraordinarios, sino una forma de vida que desaparece.

IMG_5480

Esteva (a la derecha), junto a un visitante de la exposición, ante una de sus fotos de dragos. / PEPE TOLEDO

Toda la magia del ambiente queda atrapada en el blanco y negro de las fotografías, en las que la aridez de las montañas Haghier contrasta con la belleza de los dragos, también llamados árboles dragón, que son endémicos de Socotra. De igual forma, los lugareños ponen el contrapunto a la dura naturaleza de la isla. Además, las imágenes de Esteva cobran vida en un vídeo resumen de su documental Socotra: the land of Djinns, que va a estrenarse en 2016.

 

 

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

lleva dos décadas informando sobre Oriente Próximo. Al principio desde Beirut y El Cairo, más tarde desde Bagdad y ahora, tras seis años en la orilla persa del Golfo, desde Dubái, el emirato que ha osado desafiar todos los clichés habituales del mundo árabe diversificando su economía y abriendo sus puertas a ciudadanos de todo el mundo con sueños de mejorar (aunque también hay casos de pesadilla). Ha escrito El Reino del Desierto (Aguilar, 2006) sobre Arabia Saudí, y Días de Guerra (Siglo XXI, 2003) sobre la invasión estadounidense de Irak.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal