Sin Europa, España ya no puede salir a flote

Por: | 09 de julio de 2012

Acto de izado de la bandera de la Unión Europea en Madrid / Gorka Lejarcegi

La situación de la economía española es tan delicada que ya no puede aspirar a sanearse por sí sola. Ni tiene margen de maniobra, ni es lo suficientemente grande como para marcar el paso de Europa, que de entrada le dará al Gobierno de Rajoy otro año de déficit, manteniendo la exigencia de medidas de ajuste. La mayor ventaja de España tal vez sea ahora mismo que, en cambio, es lo suficientemente grande como para que sus socios no la dejen caer, ya que con España caería el euro. Primera conclusión: España saldrá a flote cuando salga Europa.

¿Le favorece el entorno a España? A corto plazo, no demasiado. Estados Unidos vuelve a tener dificultades y Alemania tampoco está para grandes fiestas, aunque sigue manteniendo claras ventajas comparativas sobre los demás socios de la Unión Europea (UE). De hecho, gracias a Alemania, la UE equilibra su balanza por cuenta corriente, que comprende los saldos por transferencias, mercancías y servicios.

¿Qué debería pasar entonces? Básicamente, tres cosas: una, que bajen los tipos de interés, de modo que España pueda financiarse en los mercados; dos, como reclama Rajoy, que se apliquen cuanto antes las medidas financieras, empezando por la recapitalización de bancos como Novagalicia o Bankia, y tres, que se vaya devaluando el euro, hasta niveles de 1,15 o incluso 1,10 con respecto al dólar. Si eso sucede, tanto Europa como España podrán recuperarse exportando más, no solo a Estados Unidos, sino a todas las áreas dominadas por el dólar; es decir, la mayor parte del mundo, salvo Rusia y África.

La recuperación vendrá del exterior y terminará por germinar en el interior, cuyo mercado está ahora bajo mínimos. Cabe esperar, por tanto, que si se dan esas circunstancias, también España exporte más e importe menos, y que reciba más turistas con dólares en mano. ¿Sin costes a cambio? No. La otra cara de la moneda traerá menos salidas de turistas al exterior y un petróleo más caro. En realidad, no solo en España, sino en toda Europa, aunque con excepciones, porque Reino Unido o Noruega, que son productores de crudo, apenas se ven afectados por la revalorización del dólar.

Las medidas anteriores dependen, pues, de Europa. ¿Y qué depende de España? Varias cosas, no menos importantes que las anteriores. A saber: debe preparar su aparato productivo para exportar; es decir, debe activar sus antenas en el exterior. ¿Solo eso? No. También debe arreglar sus cuentas públicas, reducir su desmesurado endeudamiento privado y programar incentivos fiscales a las empresas. Traducido: menos desgravaciones a la compra de vivienda y más incentivos a los emprendedores, sobre todo a los que sean capaces de exportar. También será importante desarrollar los mercados de capitales de pymes, como el MAB, para que las empresas obtengan financiación con fluidez, como sucede en países como el Reino Unido o Estados Unidos.

Será el camino para que España apruebe en seis frentes en los que ahora suspende: desempleo, deuda pública, deuda privada, cuota de mercado en las exportaciones, posición neta de las inversiones y déficit por cuenta corriente. El país ya no puede vivir durante más tiempo por encima de sus posibilidades, una vez que el ahorro no cubre el esfuerzo inversor. Los países con mercados de capitales eficientes suelen ser también los más democráticos. Justo lo contrario que aquellos menos desarrollados en ese sentido, como China o Marruecos. Si España quiere profundizar en su democracia también debería hacerlo en los mercados de capitales para pequeñas y medianas empresas. @J_L_Gomez

Hay 4 Comentarios

Efectivamente, España no puede salir a flote y nos lo hemos ganado a pulso, pero tampoco tenemos los mecanismos de un pais independiente. Cedimos soberanía cuando entramos en en la CE, volvimos a hacerlo cuando entramos en el euro. Y sin embargo, seguimos hablando de Europa como algo ajeno a España. Europa es también España.

Carla
www.lasbolaschinas.com

También yo agradezco, por permitir espacio para reflexión y análisis público, que colabore a una mayor comprensión de aspectos de la realidad.

Gracias por su comentario. Saludos, José Luis Gómez

Permítaseme disentir con el acento del problema principal de España; pues no considero que lo más importante sea el ingreso de divisas por exportaciones. España (como muchos otros países) ha tenido políticos y políticas demasiado corruptas con mínimo criterio que han ido destruyendo la legítima producción local y capacidad emprendedora, para favorecer a las que sólo aparentaban ser rentables.
La deuda privada es eso: PRIVADA y, en el caso de que su caída sea de consecuencias mucho más nefastas que la absorción por parte del gobierno, éste debería ser el nuevo dueño provisorio, con vistas a dejarla saneada en manos privadas o creando una especie de cooperativa de trabajo entre los trabajadores y los que dependen de la continuidad de su existencia; a quienes debería facilitárseles la adquisición del paquete accionario en cuotas accesibles, a valores justos.
Mientras España y países similares NO COMIENCEN POR SANEAR políticas y corrupción (que no son recortes a tontas y locas, sino al estilo cirugía de alta precisión), RECUPERANDO (así sea parcialmente, dentro de lo posible) a los gigantescos montos de defraudaciones y malversaciones de erario público, mal se puede tener esperanzas en todo lo demás, porque la naturaleza humana necesita de escarmientos ejemplares para no volver a incurrir en errores pasados.
No habrá políticos y funcionarios íntegros u honestos y sensatos, mientras no haya un sistema judicial y penal que, además de independiente (verdaderamente justo, ecuánime) sea bien ágil en todos sus mecanismos y procesos.
Mientras tanto, todo lo demás, en su mayoría serán fórmulas falaces para salvar las apariencias y manotazos de ahogado que, algunos, podrán ser acertados, pero no evitarán una constante sangría económica que malogra o hace ineficiente a grandes ingresos por exportaciones.
Es una falacia considerar que se puede tener balanza favorable en exportaciones, en un planeta tan competitivo cuyas más grandes empresas están en manos de capitalistas salvajes y apátridas que no dudan, como en el caso de Eurovegas, pedir demasiado a cambio de perspectivas retóricas que pueden ser fracasos absolutos que impusieron desvío de fondos muy necesarios en otras áreas. Por el contrario: más vale apostar al equilibrio interno de autoabastecimiento, que logre compensar las importaciones con excedentes de producción interna.
Los temas prioritarios de todo gobierno, deberían ser los más básicos sociales como: Producción de abastecimiento a necesidades primarias (alimento, vestimenta, servicios básicos) sin descuidar salud y mejorando al máximo la educación; porque de esta última depende la calidad de producción y emprendimientos, que hacen mejor o peor a la economía y funcionamiento de cualquier país.
En definitiva, España, como muchos otros países, necesita reconstruirse económica e institucionalmente como después de una guerra, corrigiendo o adaptando parámetros que han quedado perimidos, por desactualizados, o corroborarse que sólo sirven a especuladores cuyo capital va donde haya heridas para sangrarlas más.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

A vueltas con España

Sobre el blog

Este blog tiene por objeto el análisis económico y político, combinado con la aportación de claves informativas de la realidad española. Su autor es un convencido de esa máxima que dice que periodismo es todo aquello que los poderosos no quieren que se sepa y que lo demás es propaganda. En este oficio de contar las cosas, el modo de hacer periodismo puede cambiar pero su esencia siempre es la misma.

Sobre el autor

José Luis Gómez

, gallego de Brión (A Coruña), es columnista de El País y OTR/Europa Press, así como colaborador de TVG, Radio Galega y La Región. Es editor de Mundiario. Fue director de La Voz de Galicia, Capital y Xornal de Galicia, cuya versión digital fundó en 1999. También fue director editorial del Grupo Zeta. Es autor y coordinador de varios libros de economía, entre ellos 'Cómo salir de esta'.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal