La salida para los desahucios es evitar los despidos

Por: | 14 de noviembre de 2012

El PSOE presionó al Gobierno para cambiar la legislación hipotecaria

El problema social y económico de los desahucios está que arde. Decenas de personas, entre ellas el lehendakari, dieron su último adiós a la mujer de Barakaldo que prefirió suicidarse antes de ser desahuciada; los jueces encabezaron la lucha contra la legislación hipotecaria y se aliaron para paliar los efectos de la crisis en los más débiles, hasta el punto de aplicar fórmulas extraordinarias para aliviar los abusos de bancos, y el Gobierno decidió, tras negociar con el PSOE, que las familias pobres y con bebés podrán evitar el desahucio durante dos años, para lo que aprobó un decreto ley de urgencia que fija el umbral de renta para evitar el desalojo en 19.200 euros, e incluye otros colectivos vulnerables. Pero el Ejecutivo descarta la dación en pago, establecer un límite para los intereses de demora y una reforma de la ley hipotecaria.

Pero ahora que Mariano Rajoy quiere paralizar y dejar en suspenso los desahucios a las familias más vulnerables, para impedir que los bancos recuperen las garantías y el dinero prestado, no estaría mal recordar el verdadero origen del problema: los despidos y los eres. Por tanto, la solución definitiva no es hacer un decreto, sino evitar que muchas personas pierdan su casa porque alguien previamente las ha despedido y no tienen ingresos para afrontar el pago de su hipoteca, ya que, lógicamente, primero está la necesidad de comer y luego la de pagar la hipoteca.

El asunto es ciertamente complejo y denota la debilidad del propio mercado hipotecario español, ya que en la inmensa mayoría de los casos de desahucio, el propietario hipotecante no ha  devuelto ni un 10% de lo que el banco le prestó para comprar la casa, un claro síntoma de la falta de recursos para afrontar operaciones inmobiliarias de cierto calado. Pero eso no debe impedir que, efectivamente, se pueda superar por una vía de urgencia el problemón de los desahucios. De hecho, hay bancos que ya convierten posibles desahucios en dación de pago y alquiler social para que las familias afectadas continúen en sus viviendas, porque los bancos tampoco tienen mucho interés en adquirir más activos que luego tendrán que malvender. Pero lo dicho: el mejor camino para suprimir los desahucios es evitar los despidos. @J_L_Gomez

Hay 3 Comentarios

...♣♣GANA DINERO DESDE CASA♣♣ Solo necesitas hablar español y una conexión Internet.♣ OFERTA LIMITADA.♣ NO DEJES PASAR ESTA OPORTUNIDAD: http://su.pr/2q9Bi7

No digo que no lleves parte de razón, incluso mucha razón, pero te puedo dar algún ejemplo de cómo dos personas que trabajan, una con un sueldo medio en España y el otro por encima de la media (incluso diría que bastante por encima) tienen problemas para pagar su hipoteca por tener cláusula suelo. Claúsula que por cierto no se aplicó durante dos años y que al tercero si. Donde pagaban 1000 e de hipoteca, pasaron a pagar más de 1.600. No es que la cláusula sea ilegal, o que no supieran lo que firmaban, es sencillamente que el que paga la hipoteca está obligado a solicitar ayuda y el banco tiene en su mano negarla o no, es decir, no existe una relación de igualdad, no de deudor/acreedor, en todo caso de señor a vasallo. Eso es lo que debe arreglar la Ley Hipotecaria. Y dicho esto, me pregunto ¿ocurrirá en España? NO (como siempre). Veremos sólo parches. Si ni siquiera han llegado a un acuerdo en esta ocasión. Este país no tiene solución.

La salida para evitar los desahucios es más bien educar a la gente desde el principio para que no se metan en productos económicos que no les convienen. Que es eso de que todo el mundo tenga que tener una vivienda en propiedad? Donde se ha visto tal enfermedad?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

A vueltas con España

Sobre el blog

Este blog tiene por objeto el análisis económico y político, combinado con la aportación de claves informativas de la realidad española. Su autor es un convencido de esa máxima que dice que periodismo es todo aquello que los poderosos no quieren que se sepa y que lo demás es propaganda. En este oficio de contar las cosas, el modo de hacer periodismo puede cambiar pero su esencia siempre es la misma.

Sobre el autor

José Luis Gómez

, gallego de Brión (A Coruña), es columnista de El País y OTR/Europa Press, así como colaborador de TVG, Radio Galega y La Región. Es editor de Mundiario. Fue director de La Voz de Galicia, Capital y Xornal de Galicia, cuya versión digital fundó en 1999. También fue director editorial del Grupo Zeta. Es autor y coordinador de varios libros de economía, entre ellos 'Cómo salir de esta'.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal