Convergencia de previsiones desde Europa y España

Por: | 29 de julio de 2013

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo / Reuters.

Entre las previsiones económicas de las autoridades europeas y las perspectivas empresariales de los directivos de compañías españolas hay un claro paralelismo. Como suele decir en estos casos el economista alemán Carsten Moser, será que a este lado del Atlántico también vale lo que avisó el escritor mexicano Juan Rulfo en otro contexto: “O nos salvamos juntos o nos hundimos separados”.

En la eurozona hay signos de vida para una crisis crónica y en España se percibe que pasó lo peor sin que llegue lo bueno. La Comisión Europea considera que la economía europea toca fondo si bien no asegura la recuperación, y las empresas españolas también sienten algo de alivio, tras caer en ventas, beneficios y empleo, pero dudan de la intensidad de la recuperación. La zona euro ha retrocedido cinco años en PIB y siete años en empleo en su guerra contra la crisis y España lo ha pagado, con creces, en primera línea de combate. Por eso no es de extrañar que haya compañías en este país que, por mucho que digan Guindos o Montoro, todavía aplazan la recuperación económica a 2014 o 2015.

En esta época de crisis, el mercado único debería desempeñar un papel crucial a la hora de sacar a Europa del estancamiento económico; al menos si se quiere que el euro siga con vida y sea la gran moneda de los europeos en un mundo globalizado. Y, en ese sentido, la mutualización de la deuda, es decir, la emisión de eurobonos, sería el camino más sencillo y rápido para conseguir una mayor integración fiscal en Europa, pero la Alemania de Angela Merkel, de momento, poco o nada quiere saber de todo ese plan. Prefiere reiterar su llamada hoja de ruta para España, que solo comprende sacrificios.

Europa, como dijo en su día el presidente Obama, no respondió con la misma celeridad que Estados Unidos cuando afloró la crisis económica. A su vez, España, cuando estalló la burbuja inmobiliaria, no reaccionó con rapidez. Como consecuencia, ha tenido muchos problemas para obtener préstamos en una Europa que a menudo se queda en un grupo de países con libre circulación de moneda y capital humano, una liga de campeones y Eurovisión. Pero si Bruselas –léase Berlín- quiere, todo puede cambiar, ya que el grado de dependencia de lo que ocurre en Europa es decisivo para España. Por eso mismo, para España no es menos importante que para Alemania lo que suceda en sus elecciones generales a la vuelta del verano. Mientras, toca esperar y ver, con el cinturón apretado. @J_L_Gomez


Hay 2 Comentarios

Las previsiones son claras... a los de abajo, matarlos de hambre y a los de arriba, que sigan parasitando a la sociedad y viviendo del cuento. Si hablan de ajustes, pregunto: ¿por qué no se bajan sus sueldos y dietas en su eterno servicio del bla bla burocrático?

Ciertamente la contabilidad es cosa complicada, porque exige un rigor en la gestión de otros para que los números sean positivos.
Es el gran reto de nuestra civilización moderna.
Antes los trompazos eran menores, porque menor era el volumen que se manejaba.
Pero ahora que somos más grandes, y a más velocidad los protocolos han de ser mucho más estrictos.
Por pura necesidad racional de supervivencia.
Y costará ajustar el paso, porque quienes tienen ya la ración justa, adelgazar más les puede dejar exangües.
Un encaje de bolillos que requiere además de mucha determinación, saber hacer bien las cosas.
Conocimientos y buena gestión progresiva, avanzando y ayudando a todo el mundo a caminar por una senda de sanas formas.
Pero sin olvidar ni cortar la posibilidad de las opciones y las iniciativas individuales.
Favoreciendo un crecimiento que no sea deforme, sino equilibrado.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

A vueltas con España

Sobre el blog

Este blog tiene por objeto el análisis económico y político, combinado con la aportación de claves informativas de la realidad española. Su autor es un convencido de esa máxima que dice que periodismo es todo aquello que los poderosos no quieren que se sepa y que lo demás es propaganda. En este oficio de contar las cosas, el modo de hacer periodismo puede cambiar pero su esencia siempre es la misma.

Sobre el autor

José Luis Gómez

, gallego de Brión (A Coruña), es columnista de El País y OTR/Europa Press, así como colaborador de TVG, Radio Galega y La Región. Es editor de Mundiario. Fue director de La Voz de Galicia, Capital y Xornal de Galicia, cuya versión digital fundó en 1999. También fue director editorial del Grupo Zeta. Es autor y coordinador de varios libros de economía, entre ellos 'Cómo salir de esta'.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal