La banca sigue en el punto de mira

Por: | 04 de diciembre de 2013

Joaquín Almunia

El vicepresidente y comisario de Competencia, Joaquín Almunia. / Efe

La gran banca ha sido objeto de una multa récord de la UE por manipular el euríbor, hasta el punto de que la Comisión Europea, el órgano ejecutivo comunitario, anunció sanciones por 1.700 millones de euros a seis grandes bancos, al tiempo que el comisario Joaquín Almunia se lamentaba de que "en este escándalo es impactante la colaboración entre bancos que deberían competir entre ellos". Podría añadir que también es impactante leer la carta del anterior presidente del BCE al presidente del Gobierno español en 2011, en clara defensa de los mercados financieros, los mismos donde operan grandes bancos que engañan a sus indefensos clientes.

En España y, en general, en Europa, se le da mil vueltas a la recuperación del crecimiento mediante la ingeniería financiera. Por eso mismo, aunque no se llegó al eurobono -Alemania no quiere compartir sus elevados costes-, se sigue enredando con imprimir más dinero, devaluar y crear inflación artificial. A veces incluso se le quiere hacer creer a la gente que en Estados Unidos van mejor porque hacen eso mismo desde la Reserva Federal. Y no es verdad. Por mucho que la Reserva Federal también haga sus juegos de manos, que es cierto que los hace, cada vez que ve subir el paro, la clave de fondo, como siempre, está en la sana competencia y en la economía productiva, y no en la financiera, que es una consecuencia o una necesidad, según se quiera ver. Y menos aún, por supuesto, si encima vemos que la economía financiera sigue estando corrupta, meciéndose en el engaño y la manipulación. Claro que tiene razón Joaquín Almunia cuando subraya que en los escándalos del líbor y del euríbor, no sólo escandaliza la manipulación de los índices de referencia, sino también la colaboración entre bancos que deberían competir entre ellos.

Estados Unidos crece porque tiene empresas líderes globales, menos endeudadas que las europeas –y no digamos que las españolas- y que son punteras en tecnología, no sólo en distribución o logística. Es decir, Estados Unidos tienen muchas Inditex que no venden minifaldas sino móviles y ordenadores que consume todo el planeta. Y, por si fuese poco, sus multinacionales han sabido encontrar mucho petróleo y mucho gas. En esa línea, en Europa se salva Alemania y poco más. Y Alemania es muy grande, está muy poblada, lidera la Unión Europea, fabrica Mercedes y BMWs que también se venden en todo el mundo, pero Alemania no es Estados Unidos. Para que lo fuese tendrá que convertir la Unión Europea en los Estados Unidos de Europa, y para eso parece que falta un poco todavía. 

Una banca incapaz de dar crédito

Entre tanto, la economía financiera española sigue gripada. Nadie lo quiere decir abiertamente pero la banca continúa teniendo problemas: el principal, que no cumple su papel de canalizar el crédito de manera adecuada, en beneficio del conjunto de la sociedad y no sólo de sus intereses. Y eso que fue la sociedad española la que con un gran esfuerzo ha contribuido a recapitalizarla, con miles y miles de euros para que no hiciese crack. No es una casualidad que Citi, por ejemplo, advierta estos días de que la banca española está cara en Bolsa.

¿Actúa así la banca por capricho o por fastidiar a empresas y familias? Tampoco es eso. La banca española sigue teniendo problemas de capitalización y los recursos que capta a bajo precio prefiere dedicarlos a comprar deuda pública bien remunerada, para no correr más riesgos. Por eso es tan urgente invertir la situación, de modo que los bancos aumenten el crédito a empresas y familias y lo reduzcan a la administración pública. En palabras del economista Daniel Lacalle en Mundiario, lo que hace falta es que la banca deje de ser un arma de absorción de deuda soberana y preste a la economía productiva.

De la delicada situación de la banca hay, por desgracia, más síntomas, empezando por sus resultados sin atípicos. Basta ver los números de los nueve primeros meses del año en Caixabank, la primera entidad financiera doméstica de España. Y como hay problemas, el ministro Luis de Guindos le da calmantes, sabedor de que el cáncer no se cura con aspirinas.

Más regalos para la banca

El último regalo del Estado a la banca son los llamados DTA, algo así como unos beneficios fiscales –léase ahorro de impuestos- a recuperar en el futuro, siempre y cuando haya pérdidas o provisiones del pasado. La broma es de 30.000 millones de euros, lo que prueba que cuando hablamos de la banca no nos andamos con chiquitas.

¿Y el próximo regalo? La pelea por el crédito fiscal de Novagalicia prueba las carencias de la gran banca española, que con el respaldo del árbitro -léase en este caso Banco de España- quiere deshacerse, como sea, de las aspiraciones de los fondos de inversión e incluso de Banesco, actual propietario del Banco Etcheverría, en su intento de poder comprar NCG Banco. Con el apoyo de sus 'amigos' de Cibeles, Caixabank, BBVA y Santander están moviendo Roma con Santiago. Y estando Luis de Guindos de por medio, ya sabemos lo que suele pasar... @J_L_Gomez

Hay 2 Comentarios

La culpa no es del garrote sino de quien lo lleva en la mano.
Si de alguna manera se lograra acabar o por lo menos disminuir la sociedad secreta que hay entre los políticos que gobiernan y la banca, el problema que causa la banca casi desaparecería; ¿quiénes son los que salieron veloz y diligentemente para ayudar a la banca, sin consulta nacional ni consenso?: los políticos que mienten a la sociedad al decir que sin banca se muere el país.
La banca no ha pagado los delitos cometidos al haber hecho transacciones indebidas y temerarias inversiones dentro y fuera de España.

La ilegalización del PP daría un vuelco absolutamente positivo a la política española.
Si perseguimos cambiar la Constitución ¿Por qué no hacer inadmisible la perversión política y definirla, tal como se ha definido la limitación del Déficit Público constitucionalmente?
A partir de la eliminación del PP español, durante unos 30-40 años, podría haber un balón de oxigeno a la ética política, a la promoción del debate social en torno a ideas desvinculadas de intereses corporativos, a la promoción del pensamiento democrático sin lealtades ideológicas, a una transparencia leal a principios fundamentales y, un largo etc.
Al cabo de ese tiempo, tras 30 o 40 años de higiene democrática, podría autorizarse a la derecha española a participar en la vida política. Entonces, comenzar a hacerles seguimiento perennemente, a fin de detectar el más remoto vestigio de franquismo-fascismo que, son tan característicos de esta gente, desde que se fundaron como Alianza Popular y cada vez más en la actualidad.
El PP daña, si contemplamos su origen, su trayectoria, su ideología y su hacer y desempeño. Daña a la democracia y al país. Es un partido tóxico, con gente tóxica, con propósitos diferentes a los que pregonan. De ahí, el empeño de algunos de sus representantes, de vendernos su enfoque malsano, pregonando el “progreso” que ha significado para el mundo, la ideología del PP, generalizando y asociando como suyas, aquellas cosas que no tienen ninguna conexión con la ideología del PP y la ultraderecha española
Es obvio que hay todo un empeño en un segundo renacer. Lo hacen sin complejos. Tan solo, mírese hacia atrás, un par de años.
Alemania está legislando al respecto. ¿porque nosotros no podríamos estar libres del franquismo-facismo, en un lapso de 60-80 años?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

A vueltas con España

Sobre el blog

Este blog tiene por objeto el análisis económico y político, combinado con la aportación de claves informativas de la realidad española. Su autor es un convencido de esa máxima que dice que periodismo es todo aquello que los poderosos no quieren que se sepa y que lo demás es propaganda. En este oficio de contar las cosas, el modo de hacer periodismo puede cambiar pero su esencia siempre es la misma.

Sobre el autor

José Luis Gómez

, gallego de Brión (A Coruña), es columnista de El País y OTR/Europa Press, así como colaborador de TVG, Radio Galega y La Región. Es editor de Mundiario. Fue director de La Voz de Galicia, Capital y Xornal de Galicia, cuya versión digital fundó en 1999. También fue director editorial del Grupo Zeta. Es autor y coordinador de varios libros de economía, entre ellos 'Cómo salir de esta'.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal