La batalla Valenciana

Blog de Adolf Beltrán desde la Comunidad Valenciana

Sobre el blog

El atractivo de la batalla valenciana del 27m reside en que la izquierda disputa al PP una pieza clave del tablero autonómico. Además, ofrece el morbo del duelo entre Rita Barberá y Carmen Alborch por la alcaldía de Valencia.

Autores

Adolf Beltran (Valencia, 1958), debido a su trabajo en la redacción de El País, lleva años observando con atención la realidad valenciana. Aunque ha escrito novelas (Les llunes de Russafa), ensayos (Els temps moderns. Societat valenciana i cultura de masses al segle XX) y libros de reportaje, la suya es fundamentalmente la mirada de un periodista, oficio que ejerce desde mediados de los años ochenta.

mayo 2007

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« De tripartitos y bipartitos | Inicio | La manifestación como termómetro »

05 mayo, 2007 - 12:33

El feo asunto de los censos

Balbuceantes y escasamente convincentes. Sólo así se pueden calificar las reacciones que en el PP ha suscitado hasta ahora el escándalo de las altas masivas en los censos de algunas pequeñas poblaciones, sobre todo de Castellón. Pueblos como Cabanes, Fanzara, Salzadella o Argelita registran anomalías notorias en los censos. Gentes desconocidas han "aparecido" estos últimos meses como habitantes fantasmas de casas en ruinas o como súbitos inquilinos en domicilios de dirigentes locales del PP.

Pese a que el secretario de Política Institucional del PSPV-PSOE, Antoni Such, exigió a Francisco Camps, una desautorización en toda regla, no ha habido desde la dirección valenciana del partido conservador una respuesta contundente ante un asunto tan feo. Sólo excusas desabridas y apoyos incondicionales a Carlos Fabra, cuya sombra planea sobre la cuestión. Una cuestión que no es otra que el control político de la Diputación Provincial.

Las declaraciones de una concejal del PP de Argelita, Avelina Chiva, reconociendo que en el pueblo recibieron instrucciones del partido para dar de alta a una treintena de personas y asumiendo con toda naturalidad que en otros municipios también se hace lo mismo con el objetivo obvio de modificar los resultados electorales, además de la lógica indignación ciudadana, activan un déjà-vu histórico que te transporta a otra época.

Hace tiempo que Castellón da la sensación de retroceder políticamente hacia el pasado. Hace tiempo que el principal responsable del fenómeno, Carlos Fabra, debió haber dimitido de su cargo, en la Corporación provincial y en el partido, imputado como está por maniobras de tráfico de influencias poco presentables. Pero, en lugar de ello, la política castellonense desfigura sus rasgos democráticos y se deja abducir por el viejo monstruo decimonónico. Porque Fabra podía haber sido de otra manera, pero es como es, y su manera de entender la vida pública enlaza con la de su padre, Carlos Fabra Andrés, que fue subjefe provincial del Movimiento, procurador en Cortes, alcalde de Castellón y presidente de la Diputación (de 1955 a 1960); con la de su abuelo, Luis Fabra Sanz, que presidió la Diputación entre 1918 y 1922; con la de su bisabuelo, Victorino Fabra Adelantado, que fue presidente de la institución provincial en cuatro periodos entre 1897 y 1906, y con la del tío de su bisabuelo, Victorino Fabra Gil, conocido como el "abuelo Pantorrilles", auténtico fundador del linaje político, que también presidió la Diputación y lideró el partido del cossi (barreño para lavar la ropa), símbolo histórico del caciquismo en las tierras de Castellón.

Da cierta pena ver ese espectáculo, que pone en cuestión la concepción profunda del poder en buena parte de la derecha gobernante aquí y ahora, y que, en un sentido más general, tal vez impugna un modelo institucional, el de las diputaciones, heredado del siglo XIX, cuya elección de segundo grado por "partidos judiciales", junto a un componente administrativo acentuadamente clientelar, casa cada vez peor con una democracia moderna.

Comentarios

Respetando cualquier opinión, tengo que decirle que la utilización del arbol genealógico de un señor para descalficarle es de lo más demagógico que se puede encontrar en un periódico que se titula independiente.

Porque media plantilla -o más- de su diario seguro proviene de uno de los dos bandos.

Al igual que que ocurre en política.

Sin ir más lejos, la valenciana [por accidente] M.T. Fernández de la Vega, actual Vicepresidenta del Gobierno, es hija de un delegado del Gobierno de Franco en varias provincias españolas, representando a uno de los Ministerios más franquistas, el de Trabajo.

Y así, sucesivamente.

Los linajes y las sagas hacen aguas en democracia.

Y si de lo que se trata es de culpar al pueblo de 'retrocesos' y 'abducciones' más le valdría que se lo haga ver Vd. mismo, porque -que yo sepa- su análisis pretende ser político y no sociológico.

Si desea analizar buenas abducciones, acérquese a la democracia sin alternancia, por ejemplo, del nacionalismo vasco, que lleva más de medio siglo gobernando.

--
http://www.lacoctelera.com/elquiciodelamancebia

Hola Adolf,

Me gustaría que dedicaras uno de tus próximos comentarios al origen del enfrentamiento entre Zaplana y Camps que ha marcado toda esta legislatura. Poca gente recuerda ya que fue el propio Zaplana el que designó a Camps a dedazo. Qué pasó entre ellos para que hayan acabado siendo enemigos íntimos? Está claro que no son diferencias ideológicas. Es una cuestión personal, de poder? Es una historia, el origen de este distanciamiento, que creo que no se ha contado mucho y me gustaría que nos dieras tu versión. Otra cosa que me interesaría que comentaras es el bloqueo mediático en Valencia. Al PP le va a bastar con ejercer una censura férrea en Canal 9 para ocultar sus corruptelas y divisiones internas y volver a ganar? No hay alternativas a este cerrojazo mediático?

Me gustaría saber por qué el molt honorable president de todos los valencianos no aparece por Torrent desde hace un año.Con las inaguraciones y acontecimientos acaecidos en la ciudad en este tiempo. ¿Será por los muertos?

Para saber cómo se las gasta el pp en castellón tienes que haber vivido allí y haber oído lo que se dice, y haber visto lo que se puede ver (si eres un poco avispado). No coincido con el primer comentarista.
A CF no se le critica por su árbol genealógico sino por sus propios actos; su árbol genealógico sólo pone de manifiesto lo poco -o nada- que ha avanzado el pensamiento y la acción política de los dirigentes provinciales de dicho partido. Recuerdo comentarios de gente mayor en castellón hablando del cossi que superan con creces el retrato del caciquismo dibujado los capítulos de los libros de historia. Comentarios que se siguen dando entre la gente de castellón: en el pueblo x han amenazado al tio sento para que no se presente por el partido y, a la señora z el médico le ha dado las papeletas que tiene que depositar en la papeleta, la actuación política espera siempre 'instrucciones desde abajo', de la capital de la plana, se entiende.
Es eso lo que se critica, y es eso lo que el pueblo de castellón debe vencer de una vez por todas, y lo que la propia estructura del partido popular debería superar, si se quiere consolidar la democracia en mayúsculas en esas tierras. ¡Cuánta gente ilusionada ha abandonado la política activa y las filas del pp al comprobar lo que pasaba, o ha pasado a un segundo y discreto plano¡
Mientras no se activen los resortes para frenar esa degradación democrática, y se vea 'normal' modificar los censos para conseguir una victoria electoral 'necesaria' (pobre Avelina, su franqueza delata tanto su ignorancia como su responsabilidad penal, y la de otros, que seguramente permanecerán tapados), sea lógica la connivencia entre los diferentes poderes públicos (judicial incluido), y ‘les forces vives del poble’ sean quienes determinan la evolución de las posibilidades reales de cada villa y pueblo, al albur de las decisiones de sus superiores instalados en el ‘centro de poder’ capitalino, se estarán anulando las posibilidades de crecimiento de una sociedad viva, pero encorsetada todavía en sistemas institucionales que debieran haber pasado a los libros de historia desde hace tiempo.


Sr. Fermín, no leo en qué está Vd. en desacuerdo conmigo, aunque tengo que decirle que tampoco es que vea demasiado.

Todos tenemos en el armario símbolos de las dos Españas, sumergidos en sangre que creíamos coagulada.

Sobre sociología castellonense, sólo mostrar mi sorpresa de que la distingan de las demás poblaciones por el mero hecho de votar derecha.

Cuando quieran hablamos de los gobiernos permanentes de la burguesía catalana o del conservadurismo étnico vasco. En ambos casos, curiosamente, jamás aparece la corrupción y, si asoma, se le da cariño [banca catalana] y punto.

Y si de corrupción se trata, la carrera es a ver quién llega antes. También en la Costa del Sol, con concejales socialistas en la trena y la Junta sacando dividendos. En Baleares, unos por otros, la casa sin barer. Canarias, etc.

Y el voto cautivo de las subvenciones al trabajador del campo, en forma de prestaciones por desempleo que instauran la cultura de la haraganería, ¿ese, qué tipo de caciquismo es?

Por no hablar del originado por un sindicalismo de partido, del que algún día alguien se decidirá a contar sus obras completas.

De modo que la maldad va por barrios y afecta en la medida que disminuye el descontrol y la división de poderes.

Porque no olvidemos que democráticamente alcanzó Hitler el poder y, en unos días, lo alcanzará el terrorismo en España [municipal], una vez más [PCTV].

Usando el caciquismo asesino como arma.

Por eso no me gusta que se hable de las 'abducciones' de Castellón como si fuera una 'rara avis'.

Ahora, tal como está el patio, el terreno está abonado y lo raro es tener criterio propio asentado. Y menos con la educación 'botellonera' que estamos dando a nuestros hijos.

Pd.-

Lerma perdió el poder en el momento en que decidió hacer el pasacalles con dulzaina y tabalet, de la mano de los pancatalanistas.

Pla ha repetido el mismo error, besándose con el 'compromís'.

¿Y quien se lo hará pagar? Curiosamente, no Castellón: los falleros del Reino de Valencia y los 'rebeldes' [con causa] alicantinos.

Al tiempo..

---
http://www.lacoctelera.com/elquiciodelamancebia


TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d834ffae3353ef

Listed below are links to weblogs that reference El feo asunto de los censos:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal