Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Desafíos de la prensa africana

Por: | 26 de diciembre de 2011

Artwork-mapping-stereotypes-19

Mapa de Yanko Tsvetkov en su proyecto titulado mapping stereotypes.

Cheriff Moumina Sy, presidente del Foro de Editores Africanos, afirma en el último de los Cuadernos africanos publicados por Casa África que hablar, a día de hoy, del estado de la prensa escrita y de la democracia en los países africanos es describir una prensa mayoritariamente artesanal y empobrecida en pleno siglo de la revolución tecnológica de la información y de la globalización de la economía. "Es perfilar periodistas heroicos y sin medios, frisando el martirio y la miseria en su vivencia profesional cotidiana; es analizar los poderes del Estado sometidos a la tensión entre las aspiraciones de los ciudadanos a una completa libertad de expresión y la voluntad de los gobiernos de restringirla bajo el pretexto de satisfacer las denominadas condiciones contractuales establecidas por sus socios en el desarrollo". También es evocar las prácticas represivas de los regímenes autoritarios de ayer, reconvertidos hoy; las confusiones del doble lenguaje de los que deciden ahora, herederos y continuadores de los que lo hacían antes.

Ser periodista en bastantes países africanos se asemeja al sacerdocio pues los obstáculos y las dificultades son legión. 

Moumima, periodista, analista y director del semanario Bendré, miembro del consejo de administración del Fondo para el Desarrollo de los Medios de África occidental (que organiza el Festival Internacional de la Libertad de Expresión y de Prensa cada dos años),expone en su escrito la situación de la prensa, las dificultades encontradas en el ejercicio de la profesión y la politización de los medios de comunicación africanos. 

Los años noventa, cuenta, fueron los de las luchas de varios pueblos africanos por concretar sus aspiraciones a la libertad y la democracia. "Estas luchas permitieron el nacimiento de una prensa plural e independiente. Este pluralismo mediático opera en concomitancia con el multipartidismo. Así, los países de diferentes regiones de África registraron la aparición de nuevas cabeceras de periódicos que desde entonces cohabitan y compiten con los legendarios medios del Estado".

En este universo altamente competitivo y complejo, los medios y sus actores conocen diferentes destinos. "Para algunos periodistas y sus medios, su existencia o su supervivencia depende de un verdadero vía crucis, un calvario permanente. Otros navegan de privilegio en privilegio. Una u otra situación depende en gran parte del estado de la democracia y del nivel de desarrollo económico y social de los respectivos países. (...) El desarrollo tecnológico ha favorecido el nacimiento de medios de prensa escrita y audiovisuales. En las cinco regiones del continente, funcionan los periódicos, las radios y las televisiones privadas. Estos medios conservan una cierta autonomía y una independencia en sus relaciones con el poder político".

Africa-mas-alla-de-las-noticias_1

Publicidad de la cadena France 24 en la que hablaba de la crisis de Darfur.

"Durante mucho tiempo, la prensa fue considerada un accesorio en nuestros Estados.Así, a modo de consecuencia, los periodistas son tratados con una condescendencia que raya el desprecio. Con la llegada de los procesos democráticos y la aparición de nuevas cabeceras y medios, la imagen del periodista no ha sido sanada. En África, los periodistas viven en condiciones materiales inaceptables hechas de miseria, en realidad de mendicidad. Están mal pagados y no se benefician de ningún seguro de salud, más que necesario por los riesgos de la profesión. A pesar de la adopción aquí y allá de un convenio colectivo aplicable a la prensa, la cuestión salarial no ha evolucionado. Ciertos periodistas experimentados y diplomados continúan recibiendo sueldos que apenas llegan al salario mínimo interprofesional mientras que sus camaradas que trabajan en otros campos menos expuestos y menos limitados —ong, agencias de comunicación— están mejor pagados. Esta triste realidad no hace honor a la profesión y constituye uno de los mayores obstáculos para su ejercicio".

Las empresas de comunicación pasan también serias dificultades, principalmente de tipo económico. "En nuestros días, los espacios de libertad arrancados a costa de una larga lucha por parte del pueblo redujeron el fenómeno de la censura en muchos estados africanos. Existe pues la censura. Mientras tanto, otras formas de presión más perniciosas son ejercidas sobre las empresas mediáticas por parte de los poderes públicos. Se trata sobre todo de la presión fiscal (...). Estas dificultades serían menos lamentables para las empresas de comunicación si el mercado publicitario fuese más variado y su reparto fuera más equitativo. Pero, desgraciadamente, el mercado de publicidad y anuncios sigue siendo marginal en muchos países".

Las dificultades son inmensas: "Hay países en los que los periódicos sólo pueden contar con las ventas. Este modo de financiación también es irrisorio porque muchos factores hacen que el proceso no suscite demasiado entusiasmo: los bajos ingresos de los lectores potenciales que hacen que comprar un periódico sea un lujo y la tasa elevada de analfabetismo que priva a muchos ciudadanos del privilegio de la lectura. A estas dificultades se añade el caso de los compañeros que sufren diversas amenazas".

800px-BoboDioulasso-GrandMosqueN

Grand Mosque en Bobo-Dioulasso, Burkina Faso. Fotografía de Semiliki.

En Burkina Faso, su país, las radios privadas fueron saqueadas por militares amotinados durante la sublevación de mediados de abril de 2011. Todas estas presiones tienen la finalidad de eliminar toda serenidad en el ejercicio de la profesión de periodista en África. "En tal entorno hostil, es grande la tentación de encontrar una forma de salvarse el pellejo". Una de esas formas sigue siendo la politización de los medios de comunicación, asegura. "En lugar de mantenerse equidistantes de todos los actores políticos que se disputan el poder, algunos medios toman partido por tal o cual campo. La objetividad y la honestidad en el tratamiento de la información, tan caras a la deontología y la ética de la profesión, son por tanto pisoteadas. En África francófona, Costa de Marfil es el país donde se ejerce esta forma de periodismo que desvirtúa en muchos aspectos el oficio. En ese país, por ejemplo, cada partido que cuenta en el tablero político dispone al menos de una cabecera que le es cercana".

Apunta los casos de los periódicos Notre Voie del ex presidente Laurent Gbagbo y Le Patriote del nuevo presidente de la república de Costa de Marfil, Alassane Dramane Ouattara. "Las líneas editoriales de estos periódicos tienen un color político y el tono se corresponde con las enemistades que caracterizan el juego político".

Así pues, pone el autor en cuestión la credibilidad de este tipo de medios: "Y son estos medios politizados los que legitiman el trabajo de las instancias de regulación en el país. Conclusión. La prensa jamás se ha enfrentado a un desafío tan importante en África: sobrevivir para salvar la democracia, luchar contra la corrupción y los desvíos, impulsar la buena gobernanza y acompañar el desarrollo".

Pero, ¿cómo ganar esta apuesta en un ambiente política y económicamente hostil? "La reflexión debe llevarse al territorio del desarrollo institucional y el refuerzo organizativo de la prensa en África a fin de que ésta pueda ejercerse dignamente y sin obstáculos ni complejos en su labor de contrapoder".

Luego Cheriff Moumina Sy cuenta su experiencia particular al montar, con muchas penalidades, el semanario Bendré: "Es la pequeña historia de una convicción y la expresión de una pasión".

Pero para leerla completa hay que irse a la fuente: Cuadernos africanos. Comunicación. Si hablas de nosotros... * Al autor se le puede escribir en sycheriff@yahoo.fr

Un interesante estudio es el de Periodismo ciudadano y democracia en África, del profesor Fackson Banda (Rhodes University).

Otros muchos estudios e iniciativas sobre los mass media en el continente se pueden encontrar navegando por el archivo de la Universidad de Stanford.

 

Hay 4 Comentarios

me parece una estupidez la primera imagen.

me parece una estupidez la primera imagen.

Admiro tanto la labor de los periodistas que están en estos países..son los únicos que nos pueden hacer ver una realidad oculta a los ojos del ser humano...Saludos!!

Hola Lola: desgraciadamente, en el caso de los países del Africa francófona, el único semanario panafricano es "jeune afrique" que responde a los intéreses de las élites en el poder, y se edita desde París. en todo caso, hay periódicos y revistas que van surgiendo con un perfil crítico y profesional admirable, como son "tel quel" en Marruecos, "le nouveau courrier" en Costa de Marfil, "Mail & Guardian" en Sudáfrica o "le Jour" en Camerún, y muchos más. a la dificultad económica se une también la dificultad en encontrar masa critica de lectores y anunciantes. todo un reto. muchas gracias por tu blog. Juan

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal