Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Cosa de hombres

Por: | 30 de enero de 2012

En África el fútbol es cosa de hombres. Es muy difícil ver a las niñas dando patadas a un balón alrededor de una aldea o en la calle de una ciudad. Las mujeres africanas, normalmente, están muy ocupadas con los trabajos de la casa, mientras que los hombres pueden entrenar o escuchar los partidos en la radio o, si tienen dinero, ir al cine para verlos en la tele.

Image1
           Equipo de fútbol femenino de Madina (Sierra Leona). Todas las fotos Chema Caballero. 

     
Como ya sabéis, está en curso la Copa de África de Naciones (CAN) que se celebra en Guinea Ecuatorial y Gabón. La final se jugará el 12 de febrero en Libreville. Hasta ahora está resultando muy emocionante, con muchas sorpresas. Una de ellas ha sido la que dio Túnez al vencer a Marruecos, uno de los equipos favoritos. Está visto que los tunecinos son gente especial, ellos iniciaron la llamada primavera árabe y toda esa fuerza la han volcado ahora sobre el fútbol. Según cuenta Dylan Valley, en el blog Africa is a country, Coca-Cola, que no desaprovecha una oportunidad para vender, ha sabido sacar partido a todo esto y ha lanzado una campaña publicitaria de apoyo a la selección tunecina utilizando al grupo Si Lemhaf, que se hizo famoso por el liderazgo que asumió durante la revolución.

 

 

Otra sorpresas ha sido la rápida eliminación de otro de los favoritos, Senegal. Se fueron del campeonato pero nos dejaron uno de las mejores canciones de apoyo, Coupe Bi. Interpretada por diversos artistas senegaleses coordinados por el DJ Awadi.

 

Lo que no debería ser una sorpresa para nosotros es descubrir que existe un Copa África femenina, que también se juega este año; tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Guinea Ecuatorial. No es la primera vez que hablamos de futbol y mujeres en este blog. No hace mucho os presentamos la experiencia de las Twiga Stars de Tanzania.

A mí me emociona ver la resolución y la fuerza que tienen las chicas africanas que quieren jugar fútbol.

Image1            Equipos de fútbol femenino de Tonko Limba.

Hace años, tras organizar los equipos masculinos y la liga en la zona de Tonko Limba, en el norte de Sierra Leona, decidí que era tiempo de preguntar a las chicas si también ellas querían tener sus propios equipos. Un grupo de la capital de la zona, Madina (3.000 habitantes) contestó afirmativamente.

La tarea de dar comienzo a un equipo de fútbol femenino en una zona rural de África no fue  nada fácil. El primer obstáculo al que tuvimos que enfrentarnos fue el de encontrar tiempo libre para entrenar. Para los chicos nunca representó un problema. Ellos, normalmente, después de la escuela van a ayudar con el trabajo en las granjas familiares y para las seis de la tarde ya pueden estar en el campo dando patadas al balón.

Image1           Partido de fútbol femenino.

Pero las chicas, tras terminar la faena agrícola, tienen que ir directamente a casa para ayudar en las tareas domésticas. Así, mientras los jóvenes se divierten con el fútbol y los mayores se sientan en los porches delanteros de las casas a jugar a las damas o a beber vino de palma, ellas se unen a las demás mujeres de la familia en el porche trasero para cocinar.

Un día que paseaba por el mercado de Madina me paré a hablar con algunas de las mujeres que allí vendían. Hablamos de todo un poco, como de costumbre: comentamos los últimos cotilleos de la aldea, la subida del precio del arroz… En medio a todo eso dejé caer que no me parecía justo que las niñas no pudieran jugar al fútbol por falta de tiempo, mientras que los chicos no tenían ningún impedimento. Ellas no dijeron nada, como mucho un “aw fo du” (qué se le va a hacer).

Lo inesperado surgió un par de semanas más tarde. Un sábado por la mañana temprano, oí mucho ruido y jaleo. Salí a la puerta de casa y me encontré a un grupo de chicas corriendo. Iban guiadas por un par de maestras y algunas de las líderes de las mujeres de la aldea. Ellas mismas se habían organizado y empezado los entrenamientos. Luego fue solo cuestión de buscar los momentos adecuados para que ellas practicasen: sábados por las mañanas y algunas tardes. Con el apoyo de las mujeres todo se resolvió.

Image1           Esta es una de las pocas fotos que conservo de aquella hitórica mañana de sábado.

Pero pronto se presentó otro problema aún mayor. Los ancianos de la zona se opusieron a que las chicas jugasen al fútbol. Ellos son los guardianes de la tradición y les molesta cualquier cambio que se produce, siempre lo interpretan como una amenaza a su autoridad. Buscaron diversas excusas para prohibir el fútbol femenino. La primera de ellas fue que eso era cosa de hombres y que, solo por eso las mujeres no podían practicarlo, si lo hacían sería una ofensa a los antepasados que habían dividido las tareas diarias entre los dos sexos. Luego, dijeron que las chicas solo quería jugar para provocar a los chicos y tener relaciones sexuales con ellos, es decir, las llamaban eso que muchas veces se suele llamar a las mujeres cuando deciden tomar iniciativas… Así encadenaban condenas y prohibiciones una tras otra.

Pero las propias mujeres, que habían tenido la iniciativa de apoyar a las chicas, fueron capaces de desmontarlas todas en una multitud de reuniones infinitas que se sucedían día tras día.

Image1         En esta foto se aprecian mejor a las "señoras" que apoyaron a aquel primer grupo de chicas.          

Entonces, los ancianos atacaron con lo que a ellos les parecía el argumento más contundente: que las chicas jugaban prácticamente desnudas porque llevaban pantalones cortos.

Esta vez fueron las mismas jóvenes las que encontraron la solución: ponerse encima de los pantalones una lapa, o tela que hace las veces de falda. Así se permitió que siguieran entrenando. Equipos femeninos empezaron a surgir tras el ejemplo dado por las pioneras de la zona y se formó una liga. Luego, cuando los ancianos vieron que no pasaba nada, que se divertían y que encima las futbolistas eran un orgullo para la aldea cuando ganaban, fueron perdiendo sus miedos a lo nuevo y empezaron a apoyarlas.

Es así como la fuerza y la valentía de unas cuantas mujeres hicieron posible un pequeño cambio en una zona rural y aislada de África.

Image1           Chicas participando en competiciones deportivas en Madina (Sierra Leona).

Esta entrada no tiene ninguna pretensión especial. El post que escribí sobe Taylor y la CIA me había dejado un poco bajo de moral. De los comentarios que se recibieron parecía que todos nos damos por vencidos y que las cosas no se pueden cambiar. Por eso, aprovechando la CAN, os cuento esta historia que demuestra que cuando alguien se lo propone, en este caso las mujeres de Madina, se consigue cambiar la realidad que nos rodea, aunque sea muy despacio

Hay 10 Comentarios

Obono, gracias por tus comentarios. La CAN femenina empezó a celebrarse en 1998 y se repite cada dos años, por eso toca este. Guinea Ecuatorial la consiguió en 2008, como bien decias en tu primer comentario, tras ganar a Sudáfrica por 4-2, pero perdió en 2010 ante Nigeria 2-1. Quitando 2008, todas las demás copas se la ha llevado Nigeria.
Respecto al fútbol en Guinea, si hablais de Guinea Ecuatorial, me callo que no conozco, mientras que vosotros sí.
Este tipo de contribuciones ayudan a que poco a poco conozcamos algo más a África. Gracias.

Errata- CAN Femenina Guinea ecuatorial 2010

Y aparte de lo que dice Pedro Tejeda, antes y despues de la CAN femenina 2008 la aficion ecuatoguineana animaba mas al equipo femenino que al Nzalang masculino porque solo cosechaban derrotas (sorprendentemente para todos estan cosechando victorias esta edicion y ganandose a la aficion perdida).

Chema, la Can Femenina, ya se celebro en Guinea Ecuatorial en 2008 y fue Guinea Ecuatorial con Genoveva Ayongman liderando el equipo que se llevo el titulo contra Sudafrica, dudo que se celebre otra vez en el mismo lugar.

Acertado comentario, no puedo estar más de acuerdo. Gracias Txema.

Bonito articulo, aunque no soy un fanatico del futbol, me gusta ver un buen partido, Las tradiciones son cadenas del pasado que nos lastran en mucho de los avances de la sociedad tanto en el primer mundo como en el cuarto. Las mujeres son la fuerza mas positiva que he visto en Africa, mucho mas constructivas que sus homologos y al fin y al cabo llevan el peso de la sociedad. Los deportes contribuyen a su liberacion y romper barreras, Asi que jueguen al futbol y metan muchos goles.

Pedro, gracias por el dato. Pero en Conakry no recuerdo ver niñas jugando al fútbol en la calle, igual que los niños.

no es cierto en todo el continente: en Guinea las mujeres juegan mucho, y hacen deporte igual que los hombres

Fernando, gracias por la enhorabuena, eso siempre anima a seguir trabajando. Como tú bien dices, en África hace falta romper muchas barreras, pero son los propios africanos y las africanas quien tienen que hacerlo, nosotros solo podemos ser testigos privilegiados de esos cambios y contarlos. En Madina fueron las mujeres las que empezaron la revolución, como se cuenta en el post.

Enhorabuena por el artículo Chema, en Africa aún hay demasiadas barreras que romper..parece que la tradición y el machismo aún tienen mucho peso. La mujer es y será el verdadero motor del continente, por ello tienen todo el derecho a divertirse y a practicar algo tan sano como el deporte.
Ojalá dentro de no mucho este tipo de noticias dejen de serlo y se vea como algo completamente normal. Habrá que seguir la CAN femenina en noviembre !!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal