Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El ciberjuez de la discordia

Por: | 24 de febrero de 2012

Willy Munyoki Mutunga no es un hombre cualquiera, y esto por varios razones.

Es el Chief Justice de Kenia desde junio pasado, lo que se podría traducir como 'Juez jefe' y en España podría equivaler al presidente del Tribunal Supremo o del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Además, lleva pendiente. Parece una tontería pero no lo es: piensa qué diría la gente en España si el presidente del CGPJ luciera pendiente. Pues en Kenia es aun peor. De hecho, cuando fue nombrado, líderes políticos y religiosos dijeron que era inmoral que Mutunga llevara un pendiente, dudaron de su sexualidad y cuestionaron sus valores familiares. Así que el nuevo juez tuvo que defenderse públicamente: dijo que cree en la comunicación con sus antepasados y que éstos le habían pedido que llevara el pendiente como parte de su conexión con ellos. Y qué ocurre: que algunos que le criticaban aceptan y prefieren esta explicación a pensar -qué horror- que Mutunga lleva pendiente simplemente porque le gusta. Pero a mí que el juez se justificara de esta forma me parece una burla genial.

Por si fuera poco, en un principio Mutunga se declaró seguidor de creencias religiosas tradicionales, más tarde adoptó el catolicismo, después el protestantismo y en la actualidad se ha convertido al islam.

En su juventud, se le acusó de pertenecer a la extrema izquierda, en 1982 fue encarcelado por estar en posesión de un panfleto sedicioso y pasó un año en la cárcel. Más recientemente, y en lo que sería un giro político digno de un malabarista, se le ha acusado de querer avanzar la agenda neoliberal en Kenia.

Mutunga fue uno de los primeros kenianos nativos que dio clases en la Universidad de Nairobi pero se exilió a Canadá cuando salió de prisión. Desde allí, contribuyó a fundar la Comisión de Derechos Humanos de Kenia. Participó activamente en la naciente sociedad civil keniana y menos directamente en política tras su regreso al país cuando Kenia se abrió a una democracia multi-partidista en 1991. En 2004, se pasó al sector de las ONGs privadas al pasar a formar parte de la Ford Foundation, y de aquí vienen las críticas a sus políticas neo-liberales.

Pero sigamos. Mutunga tampoco es un hombre cualquiera porque es uno de los pocos altos cargos del Estado keniano que ha estado implicados directamente en la defensa de los derechos humanos. Ocurre que las familias poderosas de Kenia han hecho del clientelismo y del nepotismo un arte y son raros los puestos ocupados por personas ajenas a estos círculos y, más aun, por defensores de esa cosa llamada derechos humanos.

Willy MutungaWilly Mutunga (Foto: Facebook)

Y aun más. Mutunga tampoco es un hombre cualquiera porque tras su nombramiento en junio se abrió cuentas en Twitter y Facebook y las ha estado usando bastante para enviar y contestar todo tipo de mensajes. Aunque Kenia es un país muy conectado, no es nada común que los 'poderosos' se dignen a dirigirse al pueblo mediante estas extrañas y modernas redes sociales. Excepto algún que otro político que las usa para hacer campaña, los 'poderosos' tienden a aislarse en sus burbujas de buena vida y a mezclarse lo menos posible con el populacho, ya sea en el plano digital o en el plano físico.

"Hola amigos, soy nuevo en el mundo de Twitter pero espero cogerle el truco. Mientras tanto, ésta es otra forma de contactarme". Así se presentaba Mutunga en Twitter, al mismo tiempo que en la información sobre sí mismo en Facebook decía: Llamadme Willy, lo que de nuevo choca en un país en el que quien -como Mutunga y su doctorado- tiene cualquier título (y muchos que no tienen) se hace llamar doctor o profesor. "Mientras continuamos llevando justicia a la gente (que son mis jefes), estoy deseando que me escribáis sobre diferentes cuestiones", de esta forma Willy seguía rompiendo moldes, ya que en Kenia la inmensa mayoría de los que ocupan posiciones de poder tienden a ver a la gente, al pueblo, más como sus 'siervos' que como sus 'jefes'.

"Estás en lo cierto sobre cómo oficiales del Gobierno perciben a la gente, pero deben cambiar porque de acuerdo con la nueva Constitución su autoridad les confiere 'la responsabilidad de servir a la gente más que el poder de gobernarlos'". Así me contestaba Willy por email, y es que a pesar de ser tan abierto y accesible no quiso hacer la entrevista en persona o por teléfono.

¿Por qué decidió Willy empezar a usar Twitter y Facebook como Chief Justice? "Para comunicarme con los kenianos, sobre todo con los jóvenes, sobre reformas judiciales y la implementación de la (nueva) Constitución". ¿Y cuáles son sus impresiones tras llevar usándolos casi ocho meses? "Que son una espada de doble filo y tengo que tener esto en mente constantemente y también pensar en la integridad del poder judicial."

Willy Mutunga"Llamadme Willy" (Foto: Facebook)

El mensaje que envió y que más le gusta: "Una cita de uno de mis mentores, el difunto profesor Dani Nabudere: 'Para los pobres debe haber justicia y para los demás debe estar la ley'". Asegura que no se arrepiente de ningún mensaje enviado ni ha borrado ninguno porque todos se refieren a los temas que él quiere comentar y además les da muchas vueltas antes de publicarlos. Y dice que recibe mensajes de tres tipos, los que comentan las cuestiones que él quiere tratar, los que le apoyan y animan y los que son "despiadamente críticos" y que todos le gustan.

En realidad, la mayoría de mensajes que la gente deja en su Facebook o que le envían a través de Twitter son muy elogiosos y muestran la enorme confianza que tienen en Willy los usuarios de estas redes sociales en Kenia. "Eres un gran leader, doctor, porque luchas por lo que sabes que está bien y no te alteran los retos y los obstáculos que aparecen en tu camino. Eres realmente mi ejemplo a imitar", le decía Winnie Wivinnah en Facebook. O este otro comentario de Julius Mutegi: "Los kenianos sueñan que usted pueda ser su Moisés. Por favor, hágalo lo mejor que pueda. Corrupción y los codiciosos de nuestros diputados son la prioridad".

"Las expectativas (de la gente tras su nominación) son astronómicas. Mi estrategia también versa sobre administrar estas expectativas. He dicho a la gente que todo lo que puedo hacer en cinco años es construir unos cimientos firmes para una institución justa, independiente, imparcial y libre de corrupción que imparta justicia a todos los kenianos sin miedo ni favor; un poder judicial que implemente la (nueva) Constitución como una alianza que expresa la voluntad de la gente de Kenia. Estos cimientos deben ser permanentes, irrevocables e irreversibles". En realidad, el mandato de Chief Justice es de 10 años. Willy lo ejercerá durante cinco porque la Constitución dice que el máximo de edad para este cargo es 70 años y, aunque aparenta menos, Willy tiene ya 65.

Pero Willy no sólo tiene unos objetivos tan grandiosos como esas palabras y las expectativas del pueblo en su figura, sino que también empieza con medidas más concretas y que le son muy familiares. En agosto, compartió en Facebook una nota en la que decía (ya no está en esta web pero sigue en muchas otras): "Durante la última semana, he recibido preguntas de jóvenes abogados en Facebook y en Twitter sobre mi postura acerca de los pendientes y el atuendo apropiado en los tribunales de Kenia (…) Nuestra postura es que si los oficiales de la corte, tanto abogados como jueces, vayan elegantes, un pendiente -o incluso rastas- no van a estorbar para la administración de la justicia". De nuevo: imagínate en España a un juez con rastas y pendientes.

"La idea de justicia es mucho más grande que pendientes o rastas", me responde Willy. "Además, los que se oponen a los pendientes y a las rastas lo hacen llevados por estereotipos y prejuicios que además son anticonstitucionales".

Willy MutungaDe derecha a izquierda: El pendiente, Willy Mutunga y un tal Nelson Mandela (Foto: Willy Mutunga)

Willy dice que ningún oficial del Gobierno le ha hecho ningún comentario sobre su uso de Twitter y Facebook. Y admite que el hecho de que sea tan "llano" y accesible y use estas tecnologías en cualidad de Chief Justice puede llevar a una banalización del poder judicial de cara a la gente que está acostumbrada a percibir la autoridad de un modo mucho más lejano y tradicional. "Esa posibilidad existe pero supongo que simplemente tendré que esperar y ver si puedo alcanzar mis objetivos o no", comenta. "Al final, tendré que ceder este rol a la institución cuanto tengamos trabajadores que se dediquen a la comunicación en las redes sociales".

Por el momento, Willy contesta todo tipo de mensajes, sobre todo en Twitter. Por ejemplo, un tal George le envió lo siguiente: "Hola Doctor, a mi sobrina la atropelló un coche conducido por un famoso, hace dos años y sin juicio". Willy le contestó: "¡Escribe al fiscal del Estado y ponme en copia!". O un tal Marvin: "Mi madre tiene un caso 'misc' 601 de 208 que lleva en el juzgado desde 2007. Ha desbaratado a mi familia y mi educación. ¿Puedes mirarlo por favor?" Y Willy: "Envía la cuestión a kbidali@yahoo.com", que no es su email sino el de la persona a quien corresponde tratar con ese caso. Y así en más ocasiones.

El tiempo dirá si Twitter y Facebook ayudan realmente a Willy Mutunga a cambiar las cosas, pero a mí me parece encomiable que esté ahí y que lo intente y a ver qué sale. Y, de nuevo: ¿te imaginas al presidente del CGPJ o del Tribunal Supremo contestando este tipo de mensajes en Twitter?

Hay 13 Comentarios

tristemente verdad que 'en un país como Kenia' es difícil que alguien justo llegue a un puesto de responsabilidad en el Estado. Pero también es cierto que dicho así simplemente suena bastante mal y que hay muchos otros países donde ocurre lo mismo y por supuesto no sólo africanos.

Se agradece, Jose Miguel, la deferencia, cercanía y humildad que comporta bajar -literalmente- un peldaño y comentar los comentarios, valga la redundancia. Y sí, por puro contraste, una temporadita de talego el mejor antídoto contra la soberbia del poder. Salú!

Es tristemente verdad que 'en un país como Kenia' es difícil que alguien justo llegue a un puesto de responsabilidad en el Estado. Pero también es cierto que dicho así simplemente suena bastante mal y que hay muchos otros países donde ocurre lo mismo y por supuesto no sólo africanos. Y, aunque la corrupción política sea diferente, sí parece que en ese aspecto España no tiene mucho que 'envidiar' a Kenia...

"un país como Kenia", dice Tinejo. No sé qué idea tiene él de Kenia. Pero seguro que hay muchos que piensan que en un país como España (donde se aparta de la judicatura a alguien como Garzón) parece muy complicado que un hombre justo y juicioso consiga alcanzar una alta responsabilidad pública.

Sí es irónico, por eso también nombro al pendiente en el pie de foto. He intentado darle a todo el texto un tono algo humorístico.

No quiero que parezca que solo me he quedado con esto del articulo, pero ¿Un tal Nelson Mandela? ¿Sera irónico, no?
Por lo demás, buen articulo y sorprendente contenido. Gente así es la que da el paso hacia el cambio.

Tinejo, comparto tu escepticismo y también me sorprende que Mutunga llegara a ser Chief Justice en Kenia. A mí el hombre si me parece justo -todo lo justo que cualquiera puede ser- pero no precisamente juicioso, ya has visto su historial. Aun así, y aunque tiene enemigos, también tiene suficientes amigos en la clase política y en la sociedad civil, además de estar bien considerado por la comunidad internacional en Nairobi. Incluso siendo cínicos, no es una mala elección para el puesto, que además 'sólo' podrá ocupar durante cinco años y cuyas funciones están limitadas a las altas esferas del poder judicial. Por ejemplo, él no puede iniciar procesos contra oficiales corruptos.


Y también estoy de acuerdo en que la entrevista ha resultado amable. Me habría encantado poder confrontarlo en persona, o al menos por teléfono, pero sólo accedió a contestarme por escrito y por email. No quise entrar en nada personal pero sí argumenté que podría estar construyendo falsas expectativas que no iba a poder cumplir y también señalé que el que sea tan abierto y use Twitter y Facebook podría salir mal en el sentido de que gente podría perderle respeto a la institución. Pero sus respuestas fueron muy 'blanditas' y no me dieron ningún juego. Es lo malo del tener que hacer la entrevista por email.


Lo de que el paso por prisión debería ser una condición indispensable para ser juez es un punto muy interesante, Stímulax. Pero supongo que nadie en el estamento judicial español ni ningún estudiante de Derecho estarían de acuerdo o querrían apoyar tal iniciativa, je.


No creo que vayan a matarlo, Vespuccia. Eso ya no se lleva en Kenia (o se lleva mucho menos que durante los anteriores gobiernos) y ya digo que incluso desde un punto de vista cínico su nombramiento tiene sentido.


Exacto, KC, y ves, al menos este hombre está en contacto con la gente común y como mínimo 'lee' sobre sus problemas. Ya es algo.

Respondiendo a la última pregunta: No, no me lo imagino porque sería un sexagenario el cual, aparte de ser un mero contenedor de información jurídica, probablemente no tendría la menor idea de otros asuntos. Es decir, un pedazo de ignorante al que las circunstancias le fueron favorables para estudiar Derecho y poco más. Se puede usted dar una vuelta por las Facultades españolas para comprobar mi hipótesis.
Gran artículo, por cierto.

Que se cuide todo lo que pueda, pues.

No tardarán en asesinarlo.

Hay algo en la vida de este señor que lo habilita para ser un juez ecuánime y le transfiere el verdadero sentido y poder de la justicia; y esto es su paso por la cárcel. Debería ser una condición sine cuam non para el acceso a la magistratura, una temporada en la cárcel. Es el súmmum del conocimiento de la ciega. (Para evitar suspicacias nunca he estado en prisión ni tengo ningún interés en conocer las profundidades del piélago de la justicia).

?

Duele pensarlo, porque esta entrevista es de lo más amable con el protagonista, pero en un país como Kenia parece muy complicado que un hombre justo y juicioso consiga alcanzar tan alta responsabilidad pública si así fuera.

http://casaquerida.com/2012/02/23/el-sendero-que-recorrimos-de-espaldas/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal