Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Senegal, ahora todo puede suceder

Por: | 25 de febrero de 2012

0,,15754479_401,00

Fotografía de AP vía DeutscheWelle

Versión original en francés, aquí.

Los últimos acontecimientos en Senegal (donde mañana se celebran elecciones), con sus macabras estadísticas y un constante aumento de la violencia, han abierto una puerta: aquella del futuro incierto; una nación entera dirigiendose a su destino en una de las pocas veces en su historia en que ya no está tan segura de sus valores democráticos y republicanos, adquiridos con tanto esfuerzo durante las últimas décadas. Una línea se ha cruzado en este país que durante mucho tiempo ha sido orgullo de sus ciudadanos por el hecho de no haber sufrido nunca un golpe de Estado, nunca haber sufrido violencia interétnica o religiosa. Estas últimas semanas han caído vidas a golpe de represión policial y por primera vez, los senegaleses tienen la impresión de encontrarse al borde del caos, de que todo está pendiendo de un hilo, de que ahora cualquier cosa puede suceder.

 

 He aquí, recién parido, un canto a la paz política y social en Senegal de un grupo de músicos senegaleses liderados por TAKEIFA. Con Jojo, Nigger Jah, Queen Biz, Bakhaw, Gaston, Le Grand Sanou... 

2012-02-24T222400Z_2116328694_GM1E82P0HV401_RTRMADP_3_SENEGAL-ELECTION
Cientos de mujeres se manifestaron ayer en protesta por la candidatura del presidente Abdoulaye Wade por tercera ocasión, con métodos muy polémicos. La reputación del país como uno de los más estables y democráticos de África está en entredicho. Fotografía de REUTERS/Youssef Boudlal 

Un extranjero que llegue a Senegal en estos últimos días de la campaña se preguntará probablemente si las imágenes de los disturbios que corren en casi todas las grandes cadenas de televisión del mundo proceden de aquí. Porque hoy todo está en calma. Si no fuera por los carteles de los candidatos que proliferan por todas partes en las paredes del país, uno podría olvidar que aquí estamos a punto de elegir a un nuevo presidente. La gente se ocupa de sus asuntos cotidianos y salvo algunos pocos lugares estratégicos donde se ha instalado, la policía no invade las calles. Pero esto es probablemente sólo aparente, temporal, porque desde hace semanas, las manifestaciones aquí, incluso las que se producen en otras muchas partes del país al mismo tiempo, se han desencadenado de un minuto a otro. Muy a menudo comienzan desde un área de la capital, Dakar, y se van extendiendo lentamente a otros barrios hasta que varias ciudades se incendian. Y, por supuesto, en cada una de estas revueltas, la respuesta de la policía ha sido brutal y se ha saldado a menudo con muertos, 11 hasta el momento entre los manifestantes y uno en el lado de las fuerzas de seguridad.

En las últimas semanas hemos visto a los tanques de la policía avalanzarse sobre un montón de manifestantes, pasar por encima de algunos y matarlos; hemos visto a los manifestantes matar a un agente a golpe de ladrillazos en la cabeza en una encerrona; hemos visto balas de fogueo y reales sobre los transeúntes; gases lacrimógenos alcanzando a personas letalmente, y a otros detenidos y luego torturados. Todo esto sin que las autoridades administrativas y religiosas del país se inmuten. Y los manifestantes salen al día siguiente sin estar seguro de si volverán a casa sanos y salvos. Para el ojo experimentado, que sigue lo está sucediendo en Senegal en los últimos años, esta escalada de violencia no es sorprendente porque desde el año 2000 se veía venir. Desde la muerte de Balla Gueye, un estudiante caido en 2001 como consecuencia de un error de la policía al acordonar los recintos de la universidad, muchos otros senegaleses han muerto en manos de los agentes de Wade sin que se haya hecho justicia con alguno de ellos.

  Revolution Senegalaise

El gobierno de Wade haría mejor en buscar ahí (entre otras muchas otras cosas) las verdaderas razones de la ira de los manifestantes en vez de remolonerar e intentar hacer creer que la oposición lo ha orquestado todo. Algunos incluso interpretan esto como un signo de desprecio hacia la juventud senegalesa a la que se supone incapaz de indignarse por sí misma, o que el Rey y su Corte tienen la seguridad de haber satisfecho a doce millones de senegaleses construyendo carreteras y puentes aquí y allá, levantado un monumento, un aeropuerto y una autopista de peaje ... Sin embargo, dada la reacción de su Majestad, quien desde los primeros disturbios y los primeros muertos ha tratado todo esto como si fuera una "brisa ligera", no es seguro que ellos deseen escuchar con sinceridad y ofrecer respuestas adecuadas a las demandas populares en materia de empleo, educación, justicia, salud, o incluso bajar el precio de los productos básicos, cuyos costos se han triplicado o cuadruplicado, incluso, en los últimos años.

En la víspera de la votación del domingo, por lo tanto, el conjunto de Senegal sigue bajo el shock de esta violencia que siempre se había evitado (con excepción de la rebelión de Casamance, en el sur, de la que en el resto del país no se sabe mucho) y todos los escenarios están ahora abiertos. Desde los más pacíficos a los extremadamente caóticos, las especulaciones son moneda corriente. Pero sea como sea, hoy resulta evidente que, tanto si Wade se va como si se queda otra vez a la cabeza del país, el diálogo es más necesario que nunca, no sólo para el ejercicio del poder si no sobre todo para restaurar la cohesión social, para reformar y fortalecer las instituciones con el fin de dotar a la población de líderes que den ejemplo del respeto y cumplimiento de las leyes y muestren su voluntad y disposición a mejorar la vida de las personas.

Pour suivre les élections sénégalaises www.sunu2012.sn

Hay 1 Comentarios

Vivo en Casamance desde el 1969 y aqui el ejercito ha matado a mas de 4800 personas entre el año pasado y este, sin embargo la prensa internacional no ha publicado nada sobre estas masacres

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal