Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

¿El primer presidente gay de África?

Por: | 05 de marzo de 2012

Denis Nzioka está trabajando en su campaña de cara a las próximas elecciones en Kenia. Denis es joven, alto, bien parecido, educado; se expresa con claridad, tiene carisma, resulta fotogénico… Uno diría que cuenta con todo lo necesario para entrar en política. Excepto por un pequeño detalle. Denis es gay, no hace nada por ocultarlo e incluso ha trabajado como portavoz de la comunidad gay más visible del país, lo que en un lugar como Kenia sigue siendo peligroso aunque su sociedad sea más tolerante que la de países vecinos.

En un principio, quería ser sacerdote y estudió durante años en un seminario en Nairobi. “Ya sabía que era homosexual pero el catolicismo no dice nada mientras no tengas relaciones y, como teníamos que mantenernos célibes, yo me encontraba en paz y sin problemas”. Pero seguía pensando sobre su sexualidad y la discriminación que sufren los homosexuales. Empezó a escribir un blog sobre estas cuestiones con el seudónimo Caritas Diablo (que más adelante borró). Y finalmente se dio cuenta de que su verdadera vocación estaba fuera del seminario y acabó como portavoz de Gay Kenya Trust, cargo que dejó hace unos meses cuando decidió iniciar su carrera política. Como otros homosexuales, Denis sufre las miradas y comentarios despectivos en público pero, en su caso y por ser conocido, ha sido peor y en los últimos tres años ha tenido que cambiar tres veces de domicilio debido a amenazas directas o a que los vecinos no querían que viviera allí.

Pero tras dar el paso y entrar en política, aspira alto. "Ahora por fin puedo decir abiertamente que quiero llegar a ser presidente", asegura. Tras pensárselo durante un tiempo, y aprovechando las oportunidades que crea la nueva Constitución keniana, fue a la comisión electoral en octubre a formalizar su candidatura como presidente para los próximas elecciones, previstas para diciembre de este año o marzo de 2013.

Denis NziokaDenis Nzioka (Todas las fotos: J.M.C.)

"Sabía que la posibilidad de ganar sería muy remota pero quería presentarme en serio, así que fui con toda mi documentación a la comisión y fue entonces cuando allí me dijeron que la Constitución impone un mínimo de edad para presentarse a presidente". Ocurre que, según el nuevo texto, hay que tener al menos 35 años y cuando se celebren las elecciones Denis tendrá 27. "Así que ahora estoy en conversaciones con algunos de los candidatos independientes para que me incluyan en su lista como aspirante a vicepresidente, para lo que no hay limitación por edad".

Pero este detalle, que muestra su excesiva juventud y su evidente inexperiencia, no cuenta toda la historia y contrasta con un pragmatismo y una inteligencia política que podrían sorprender a quien no valore lo suficiente a Denis.

"Por desgracia, sé que los kenianos no se fijarán en lo que puedo ofrecer sino en el hecho de que soy abiertamente gay. Y, de acuerdo, lo más probable es que no salga elegido", reconoce. "Pero el hecho de que me presente y de que no esconda mi homosexualidad es ya un acto importante en sí, la gente lo verá y tendrá que pensar en ello, será algo que ya habrá ocurrido".

"De cara a las siguientes elecciones, ya habré construido un currículo de actividades, ya habré besado a todos los bebés que tenía que besar para las fotos, ya habré ido a las reuniones, donado dinero… Entonces la gente te conoce y los candidatos podrían pensar, 'traigámoslo con nosotros, podemos darle la cartera sobre los jóvenes, o la cartera de colectivos minoritarios'".

¿Por qué querer aspirar a presidente o a vicepresidente si sabe que no lo va a ser, por qué no, por ejemplo, presentarse a diputado o incluso a un puesto en el ayuntamiento de Nairobi? "No, si quieres recibir atención, tienes que aspirar a los cargos más altos, aunque parezca imposible. Y si en el futuro llega el momento, entonces es allí donde realmente puedes cambiar las cosas", asegura. Y lo cierto es que quizá yo no no habría leído sobre él ni entonces pensado en entrevistarle si 'sólo' aspirara a ser concejal.

Denis NziokaDenis da por hecho que la comunidad gay keniana le votará, tanto los que lo son abiertamente como los que lo ocultan. Pero, además, dice que él representa a otros grupos y que diferentes tipos de personas se pueden sentir identificados por él.

"Represento a los jóvenes porque soy joven y conozco nuestros problemas y nuestras preocupaciones; represento a los colectivos discriminados y no sólo por motivos de orientación sexual. He sufrido discriminación en la escuela o a la hora de buscar trabajo, como les ocurre, por ejemplo, a minorías tribales. Y también: no soy menos hombre por ser gay, también represento a los hombres, yo me identifico como tal".

Denis reconoce las enormes dificultades, sobre todo de cara a convencer al keniano medio que no vive en Nairobi, una ciudad mucho más abierta que la Kenia rural, pero se muestra confiado en poder atraer a diferentes tipos de grupos sociales.

"Tengo a gente en el terreno, contamos con una estrategia, se puede decir que ya existe una 'maquinaria' electoral en marcha". Por ejemplo, se deciden las apariciones públicas de Denis de acuerdo con el plan de la imagen que quieren construir. "Así, como los medios ya me conocen, me ven en una protesta contra la brutalidad policial entonces dicen: 'El activista gay Denis Nzioka se manifiesta contra la brutalidad policial…', hablan de mí y me mantienen en el candelero", comenta. "Aunque esto también es peligroso porque me pueden acabar viendo como únicamente 'activista gay' y no como 'político'".

Denis NziokaDenis quiere presentarse con un programa que combata la pobreza y las desigualdades en Kenia, lo que es mucho más fácil de decir que de hacer y, de hecho, muchos candidatos llevan programas con los mismos principios. Pero, además, quiere contribuir a que la gente entienda la nueva Constitución, un complicado documento de 194 páginas que fue aprobado en 2010 pero que por supuesto casi nadie se ha leído en su totalidad. "La gente aún no ha comprendido el verdadero alcance de la nueva Constitución y las capacidades que les da en cuestiones sobre, por ejemplo, la propiedad de las tierras y la corrupción". Son cuestiones como ésas las que hacen que otros políticos no tengan tanto interés en que la gente la comprenda.

Son los mismos políticos los que han hecho de Kenia uno de los países más corruptos del mundo y a quienes no importó utilizar la 'carta tribal' en su beneficio, aunque desembocara en la peor violencia que ha conocido el país desde su independencia.

Denis comenta, sin embargo, que hay políticos que juegan la 'carta tribal' no tanto porque ellos quieran sino por la presión de sus propias comunidades. Él pertenece a una generación joven, urbana y educada en la que las diferencias tribales tienen menos peso pero, curiosamente, también recibe presión de su 'comunidad'. "Muchos del colectivo gay me dicen, 'cuando tengas poder, tendrías que hacer esto o lo otro'. Y yo les contesto: 'Hey, no se trata de ti sino de Kenia'. Porque te diré la verdad: yo no tengo una agenda homosexual. No me considero un gay keniano sino un keniano que además es gay, soy un patriota".

Además, y de nuevo aquí se muestra pragmático, señala que de todas formas sería imposible avanzar un programa gay como tal. "Por ejemplo, si quieres tratar con la criminalización de los homosexuales con sida lo conviertes en una cuestión sobre sanidad. O el matrimonio gay, de acuerdo en que por principio debería estar permitido, pero por el momento lo dejas de lado porque en realidad a muchos homosexuales les da igual y es un asunto no prioritario que podría traer problemas". Lo resume en una frase: "No des a tus adversarios munición para que te disparen con ella".

Pero, ¿y si por el contrario el hecho de que forme parte de una candidatura suscita violentas reacciones en su contra o incluso contra la comunidad gay en general?

Denis Nzioka"Si hay muchas reacciones en contra, también sería útil", responde con seriedad, "nos confirmaría que Kenia aún no está lista, que aún queda activismo por hacer, que aún tenemos que seguir trabajando en los cimientos de una sociedad sin homofobia."

Nada desanima a Denis. Como casi cualquier político tiene respuesta para todo. Parecería imposible pero quién sabe si su mezcla de juventud, ambición, pragmatismo y el salirse de la norma no serán la receta adecuada para acabar siendo, como él dice, el primer presidente gay de África.

Hay 16 Comentarios

Felicitats per l'article!!!!!!!!!!

¿El primer presidente (abiertamente) gay de África, o del mundo?

Candidato propuesto por el imperio británico con la ayuda de sus contactos... lo ponen de presidente y después lo manipulan y le saquean el país a como les de gusto a los británicos.

¿Que en España no estaríamos preparados para un presidente gay?

Pues parece que lo estamos, y bastante. Gracias a todos por alegrarme el lunes.

Soy un espanol viviendo en Kenya y viendo como estan las cosas para los gays donde la mayor parte de ellos se esconde y nunca sale del armario, este tipo me parece muy valiente. Desafortunadamente, en Africa el estigma en la sociedad es enorme.

Para mi este hombre es un héroe, por desgracia tampoco España es ningún paraíso, aquí también sería muy difícil que un político igual o más cualificado que otros contendientes fuese elegido presidente si se sabe que es gay. El artículo es muy interesante pero no menciona el hecho de que además de existir mucha homofobia social la homosexualidad o más bien dicho, las relaciones homosexuales, están prohibidas por la ley en Kenya. Lo que no sé es si esa ley se aplica o no, es el único punto que le falta al reportaje para ser completo.

La mariconada no es ser gay, que poco importa, la mariconada es pretender ser presidente de un país a los 27 años.

Por supuesto que esta sociedad no esta preparada para un caso similar, ni por ser negro, ni por ser joven y menos aún por ser gay...Hay personas demasiado válidas en el mundo y que desafortunadamente no pueden estar en lugares, que su aportación sería mucho más acertada que la de muchas personas. También es verdad, que alguién tiene que empezar a mostrar al mundo que discriminarte por raza, religión, condición sexual, etc. debería estar totalmente erradicado en el siglo 21.

Considero que la sexualidad es un asunto privado y no interfiere para nada en el desarrollo profesional ni en la actitud social .Da igual si es gay o lesbiana o transexual.Va y nos sorprenden y lo hacen mejor que los llamados presidentes heterosexuales que solo se han interesado en si mismo y para nada en los paises que representan.Ojala y todo cambie y se dejen de tanta doble y falsa moral.

La novedad, en un país de África, no sería que el candidato fuera gay, la novedad seria que quisiera distribuir riqueza, cuidar el medio ambiente, educar al pueblo, no permitir que las multinacionales saqueen las riquezas enormes de esos países...

La pregunta sería: ¿estamos nosostros preparados para un caso igual? no. Vale, aquí no corren peligro, pero..... de eso a ocupar cargos importantes (y que no ean solo de fugurantes -aunque sean con frase-) hay un paso.
Vamos que no.

Ahmed, respeto y entiendo que el titular te pueda parecer tonto y que el artículo te pueda no gustar o, de nuevo, parecer tonto. Pero, ¿que el enfoque del artículo te parezca vil?


Es el propio Denis el que dice lo del 'primer presidente gay de África' y es él el que ha trabajado y se define como 'activista gay'. Y ahora quiere ampliar esa definición a 'político'.


Por supuesto que yo me puedo equivocar y cada uno tenemos nuestra opinión, pero yo lo que he intentado es destacar lo más llamativo de la historia dándole un enfoque justo, y me sorprende que te parezca vil.


Y, roque, en el inicio del artículo sí he sido algo irónico porque, según lo que espera la gente (en mi opinión y por mi experiencia), son esos rasgos los que pueden hace que alguien entre en política con éxito, más que la preparación o experiencia que puedan tener.


Por eso, siguiendo con esa idea y por lo que sé de la sociedad keniana, el hecho de que Denis sea abiertamente gay podría bastar para anular todos los otros 'requisitos' para entrar en política.

¡vaya titualr más tonto y vaya enfoque más vil! La condición sexual no importa, la sexualidad de cada uno tiene que ser para su intimidad. Lo que queremos son gente justa y luchadora.

"Denis es joven, alto, bien parecido, educado; se expresa con claridad, tiene carisma, resulta fotogénico… Uno diría que cuenta con todo lo necesario para entrar en política."
No se si es usted inconsciente o irónico, pero en cualquier caso es triste que escriba esto.

STOP DISCRIMINACIONES HISTÖRICAS
NI CÓMPLICES PASIVOS NI ACTIVOS
IGLESIAS Y GOBIERNOS FUERA DEL ARMARIO…

Extraordinario hombre cuyo valor lo tiene más que demostrado. Ojalá la vida le proporcione oportunidades que no quiebren su ilusión y le facilite obtener conquistas en su justa ambición de mejorar las condiciones de los kenianos sin distinción de clase y sexo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal