Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Piratas (II)

Por: | 01 de marzo de 2012

2010_WestAfrica_0481-600x399
Foto de Christian Asslund/Greenpeace (Informe 2011 sobre flotas de arrastre).

VER AQUÍ EL PRIMER ARTÍCULO DE ESTA SERIE, PIRATAS (I)

La empresa española PESCANOVA es líder en el sector de la captura, procesado, elaboración y distribución de productos del mar. Fundada en 1960, desde sus inicios desarrolló una nueva tecnología para el proceso completo de manufacturación de pescado mediante el uso de grandes buques congeladores que procesaban y ultracongelaban las capturas a bordo del propio barco. Esta innovación fue toda una revolución que consolidó a la empresa gallega como líder indiscutible del mercado nacional e internacional.

Pescanova también fue pionera en la expansión internacional creando empresas mixtas en terceros países, en la mayoría de los casos asociadas a la compra-venta de derechos de pesca. Es decir la venta del derecho a capturar un determinado número de toneladas de una especie marina en las aguas de un Estado. Un recurso al que acuden muchos países pobres para obtener dinero.

 

Image1                  Publicidad de la marca.

Esta ha sido la clave utilizada por Pescanova para introducirse en varios países africanos como Namibia, donde la compañía gallega es el primer inversor extranjero y controla el 41% del negocio de procesado de merluza gracias a su empresa filial NovaNam, Mozambique, donde operando bajo el nombre de Pescamar (puesta en marcha en colaboración con el gobierno del país) controla el sector pesquero con un 80% de las acciones. También está presente en Angola a través de su filial Marnova.

Al mismo tiempo, sus barcos trabajan en todos los caladeros africanos posibles, no siempre de forma legal. Por ejemplo, en un suplemento hagiográfico sobre la compañía, publicado en 2010 por La Opinión A Coruña, titulado "Hace 50 años que Galicia congeló el mar", se cuenta que, en 1962, “el Andrade protagonizó otra de las expediciones y se dirigió a África del Sur, donde también se sabía que había merluza. Pero no llegó a completar su singladura: a la altura de Namibia la pesca fue tan abundante que completó sus bodegas y emprendió el regreso al puerto vigués (…) Más adelante se descubrieron otros caladeros ricos en diversas especies en aguas de Senegal, Guinea Bissau, Guinea Conakry, Sierra Leona, Liberia, Nigeria, Camerún y Angola (…) El que fuera capitán del Villalba, Antonio Andonegui Antxon, relata en el libro Por todos los mares del mundo la siguiente anécdota relacionada con la rampa de popa que estrenaban: ‘Fuimos a África del Sur y en el primer lance reventamos las redes, por lo que no pudimos subir el pescado a bordo. Sin embargo, avisé a Vigo y lo festejaron mucho, porque significaba que funcionaba”. Confesiones que hablan por sí solas.

Yo recuerdo que en Sierra Leona, durante años, cuando viajaba a la capital, Freetown, en aquellos tiempos en los que no había teléfonos y utilizábamos radios para comunicarnos, por la  noche nos divertíamos adivinando de dónde eran los capitanes de los barcos cuyas luces se veían en la lejanía (aprovechando que con la guerra que destruía el país, nadie se preocupaba de lo que pasaba en el mar) y que se saludaban a través de las radios, que interferían con la nuestra:

-Ese, seguro que es gallego.

-Pues ese otro no hay duda de que es vasco.

Y así, a falta de tele, matábamos el tedio de los toques de queda.

Image1
           Foto The Telegram.

Pescanova ha sido acusada, en diversas ocasiones, como nos recuerda Carlos Montero Castaño, de aprovecharse de su peso en las economías locales para negociar y conseguir réditos como concesiones o cuotas de pesca, de aplicar  políticas sociales inaceptables de empleo precario, discontinuo y sueldos bajos, entre otras cosas.

Un tema que siempre me ha llamado la atención es que aquellos países africanos donde Pescanova tiene intereses se convierten en prioritarios para la Cooperación al Desarrollo del Gobierno español, como es el caso de Namibia, Angola y Mozambique.

Yo tengo la teoría de que la Ayuda al Desarrollo que nuestro gobierno destina a África se decide en función de tres criterios:

  1. Países que hacen de policías para que los migrantes subsaharianos no lleguen a España: Marruecos, Mauritania, Senegal…
  2. Países a los que podemos vender armas, como Ghana.
  3. Países impuestos por las empresas españolas. Hace tiempo Gervasio Sánchez decía que REPSOL dictaba la política exterior, pero creo que no es solo la petrolera la que impone sus necesidades por encima de los Derechos Humanos y la protección del medio ambiente.

El tema de las políticas de cooperación y sus entresijos es algo que no controlo, así que lo dejo a los expertos, que los hay.

De todas formas, la compañía gallega no sería la única española que estaría contribuyendo al saqueo de los mares africanos, según distintas informaciones que señalan que empresas el Grupo Calvo (según denuncia de Greenpeace), Pescacisne o Arcosmar desarrollan el mismo tipo de actividades.

El Grupo Calvo se puso en contacto con este blog para negar "cualquier actividad de piratería" y señalar que "todas sus operaciones pesqueras se desarrollan dentro de la legislación de cada país". 

Image1
Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente en Madrid, donde se encuentra la Secretaría General de Pesca del Gobierno de España. Foto Sitacyl.

Hace tiempo que la Enviromental Justice Foundation (EJF) lanzó una campaña para pedir a las autoridades españolas que pongan fin a la pesca pirata. La organización se duele de la falta de voluntad del gobierno español para terminar con este fenómeno a pesar de las pruebas presentadas. También denuncia que el puerto de Las Palmas es un santuario para los piratas de los mares africanos, allí llegan los barcos cargados de pesca ilegal sin que nadie intente parar este expolio.

Si quieres participar en esta campaña, pincha AQUÍ.

Todas estas actividades ilegales, consentidas y financiadas, en muchas ocasiones, por los gobiernos europeos, y muy en especial por el español, están teniendo repercusiones muy graves en el continente africano. Cosas como estas que veremos en la siguiente entrada de esta serie.

 

Hay 13 Comentarios

Txema, Carmela, gracias por vuestras aportaciones que ayudan a seguir reflexionando sobre el tema.

Muy interesante el tema, además me toca en lo personal y en lo profesional..y adhiero a cada una de las comas.
Tema cooperación, pues vamos donde haya interés, económico, claro, que la cooperación de monjitas y hippies es cosa de los 70...eso si, de vez en cuando nos da un capón la OCDE y entonces tenemos que mirar el IDH para ver que países necesitan ayuda de verdad....pero eso solo pasa muy de vez en cuando.

Totalmente de acuerdo con el análisis, habría que añadir que España no hace sino seguir muchos de los caminos ya trillados por otras cooperaciones bilaterales por no remontaron a la guerra fría. Saludos

Alex gracias por el link que nos ofreces. Igualmente gracias a Fernando por el artículo. Justo lo cito en la tercera parte de esta serie.

Estimado Sr. Caballero. Con respecto al caso de Pescamar en Mozambique le recomiendo la lectura de este interesante artículo que seguramente conocerá: http://www.cincodias.com/articulo/empresas/armadores-militarizan-flotas-pirateria/20110523cdscdiemp_5/
Un cordial saludo.
Fernando Ibáñez.

Por cierto, aquí os dejo un informe de Veterinarios sin fronteras sobre la pesca ilegal...
http://www.veterinariossinfronteras.org/mm/file/Informe%20pesca%20ilegal.pdf

Excelente post, Chema. Los intereses pesqueros explican también por qué el gobierno español fue el único de la UE en no denunciar el último golpe de Estado en Mauritania en 2008 (con Moratinos de Ministro). Sobre los entresijos de la cooperación podemos hablar otro día, pero dejo una observación: estamos empezando a ver casos de países en África que empiezan a mostrarse reacios a recibir ayuda, como Rwanda, pero no sé si veremos a la principales potencias aceptar dejar de utilizar la ayuda, esencialmente, como herramienta clave de política exterior.

Jmms, yo no sé lo que mejor para África. Eso lo saben los africanos. Yo solo denuncio la situación de indefensión que muchos países viven por la avaricia (y las malas prácticas) de Europa, lo cual está teniendo repercusiones sociales muy fuertes en la población de muchos países africanos, como veremos en la próxima entrada.

Chema, me queda una duda ¿Crees que la pesca artesanal es mejor para africa? ¿Que las inversiones pesqueras sobran?

Afribuku gracias. Totalmente de acuerdo contigo. Pienso que muchas veces sería mejor menos ayuda y más denuncia.

Impresionante artículo. El tema de la pesca y África es una especie de tabú del que apenas se habla en los medios de comunicación españoles. Es espeluznante que Pescanova pueda llegar a controlar el 80% del mercado pesquero de un país. Y lo más sorprendente es que todo ese pescado se exporte a España y la población africana no se beneficie de sus propios recursos alimenticios. Las ONG deberían empezar por ahí su acción en África, denunciando estos abusos que impiden que el continente se desarrolle, que los africanos tengan soberanía alimentaria.

Gracias a ti, Pati, por seguirnos

Fantástico post Chema, gracias por tratar y acercarnos a estos temas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal