Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El Decamerón negro

Por: | 18 de abril de 2012

"Hace mucho, mucho tiempo, las mujeres vivían en un país y los hombres en otro. La ciudad de los hombres era muy, muy grande. La ciudad de las mujeres era muy, muy grande...". Son las primeras palabras de La leyenda de las Amazonas I, uno de los relatos incluídos en El Decamerón negro, de Leo Frobenius (Ediciones del Viento).

05-A11-070-03_crop

'Mujer no identificada, Benín, 1953', de Héctor Acebes, portada de 'El Decamerón negro'. 

Este libro es una hermosura. Esta obra, con textos recogidos por el etnólogo y arqueólogo alemán Leo Frobenius, relata las más bellas gestas africanas de amor y caballería; las hazañas orales que contaban los bardos, una suerte de trovadores, siempre al lado de su señores, los héroes de toda tierra y lugar. Las historias contadas y escuchadas o encontradas por el viajero a lo largo y ancho de una decena de grandes travesías por el África Central, en una época, principios del siglo XX, aún dorada para las expediciones: cuando éstas eran la razón de ser de toda investigación, la vía de estudio o la excusa, quizá, para marchar hacia lugares aún misteriosos para europeos o americanos. "A Frobenius le corresponde el mérito de haber sido el primero en hacer hablar a África", decían, en metáfora, en el prólogo de esta obra en la edición de Losada de 1979 (*). 

Bundesarchiv_Bild_183-2005-0727-501,_Leo_Frobenius"El pueblo de los Sahel, que habita en las estepas, entre el borde del Sáhara y la gran selva del Níger, ha sido una raza aristocrática, de usos y de ética feudales. Una ley antiquísima disponía que la sucesión de los señoríos -castillo, aldea, pueblo, tierra- recayese, no en el hijo del señor, sino en el vástago del hermano de la madre. Así la línea femenina mantenía su preponderancia. Los hijos de las familias nobles veíanse pues obligados, una vez terminada su educación principesca y guerrera, a abandonar la corte de sus padres y buscar lejos las aventuras, la gloria, el amor y la fortuna", contaban por su parte en la edición de 1925 de Revista de Occidente.

"El caballero andante sale al campo. Va armado con todas sus armas. Le sigue sus diali, bardo o cantor que conoce a fondo el Pui, la epopeya de las grandes hazañas realizadas por los antepasados. El diali lleva colgado del hombro su rabel, son el que acompaña la recitación épica. El diali ambiciona presenciar los hechos heróicos de su joven señor y añadir un cantar nuevo a los famosos cantares del Pui. En la expedición figura a veces tambien un siervo, el sufa, mozo de caballos al servicio del joven señor".

FrobreisenLa emoción está servida. Gestas en campos de batalla, amoríos en las cortes y castillos y desiertos; hombres y mujeres que se desconocen y se aman; padres e hijos que se suceden; pruebas que realizan los hombres entre sí para mostrar su fuerza y habilidad, y con las mujeres, para probar su inteligencia, lealtad, amor...

"Esto se cuenta de Simoa, el hijo de Abid (Simoa ben Abid) y se dice que es verdad. Se dice que cuando Simoa el hijo de Abid tenía dieciocho años, era más hermoso que cualquier hombre. Hasta esta edad estuvo siempre en su pueblo, no tenía experiencia y no tenía conciencia de la fuerza invencible que tenía en sus órganos genitales. Pero cuando tenía dieciocho años dijo: 'ahora peregrinaré'. Simoa ben Abid se despidió y abandonó su pueblo". (Ainichtem -lo que él ha hecho-. Cabilia)

Todos esos conceptos universales que unen a hombres y mujeres y a las familias con sus antepasados, su historia, su tierra... Todo eso se encuentra en este El Decamerón negro (inspirado en la obra homónima de Boccaccio), cuya escritura, según el académico Luis Alberto de Cuenca, "produce a quien se acerca a ella benéficos espasmos de placer". "Frobenius escuchó de labios de los bardos de los Sahel y de los de otros muchos pueblos del África Central, infinidad de historias, las anotó escrupulosamente y las volvió a contar sin quitarles un ápice del encanto inicial". Relatos de caballería y amor por un lado, y cuentos y fábulas populares por otro, que el bardo canta; que las muchachas oyen y cuentan a sus señoras. El héroe se bate en guerra, vence, se engalana, conquista todo territorio.

S_MLA_v_F_f_133282510_632Leo Frobenius, nacido en Berlín en 1873, era hijo de militar prusiano apasionado por las culturas aborígenes del continente. Iba para hombre dedicado al comercio, pero sucedió que fue voluntario en los museos etnológicos de Bremen, Basel y Leipzig. Le interesó. Y su primer trabajo científico (Origen de las culturas africanas) apareció ya en 1898. Ese mismo año creo el Afrika Archiv en Berlín. Y ya no hubo descanso. "La voz de África", le llamaban algunos (y así se titula una de sus obras, veánla aquí digitaliza). Recopiló, además de otros datos discutibles por su interpretación, la variada literatura del continente, cada documento o material que fue encontrando. Su primer viaje se dirigió al Congo en 1904. Y luego siguieron otros a Sudán occidental o central, al norte de África o al noreste, hasta el inicio de la guerra mundial. En 1932, Frobenius se convirtió en profesor de la Universidad de Frankfurt donde dirigió el museo etnológico de la ciudad durante muchos años. En esa época realizó otras cinco expediciones, a Sáhara, Sudáfrica... Reconocimiento general tiene su colección de datos etnográficos y de tradiciones orales. Los resultados de sus viajes aparecieron en numerosas publicaciones. Gran parte de sus notas de campo y las imágenes creadas por sus compañeros de viajes (dibujos, acuarelas, fotos) se conservan en el Instituto Frobenius.  Sus apuntes, negativos... aquello que vio, dibujó (incluídas esas copias de pinturas rupestres en las que vio una especie de libro abierto de la historia del continente) o contó un día.

El resto quedó recogido en unas sesenta publicaciones. Y en esas conferencias que entonces los exploradores y científicos y viajeros empedernidos (el estadounidense Burton Holmes, se llevaba la palma) acostumbraban a dar por el mundo. Y en el caso de Frobenius, ese mundo incluyó Madrid, donde pasó por la Residencia de Estudiantes en 1924, tal como recogió la exposición Viajeros por el conocimiento en 2011. En la llamada "Cátedra de la Residencia", y al calor de esos viajes y exploraciones geográficas o arqueológicas del primer tercio de siglo, pasaron por ella, además de Frobenius, Marie Curie, Albert Einstein, Le Corbusier, Paul Valéry, Igor Stravinsky o Alexander Calder. 

"Al principio los hombres no vivían sobre la tierra. Existían solamente un hombre y una mujer, y éstos vivían debajo de la tierra. Ambos eran los primeros y los únicos, y no sabían que cada uno de ellos tenía un sexo diferente". (Leyenda de las Amazonas II)

Reise2

En 1920, Frobenius trasladó su archivo a Múnich (Institut für Kulturmorphologie, nombre ya bastante ilustrativo) y en 1925 acabó en Frankfurt, donde le garantizaron la financiación de su proyecto. Murió el investigador en 1938, en Biganzolo, Italia, quedando para la posteridad como uno de los grandes etnólogos y exploradores de su tiempo (participante de esos viajes alemanes cargados de intención no sólo científica y de nombre inquietante: las Deutsche Inner-Afrikanische Forschungsexpedition). Autor muy apreciado y fundamental para el primer movimiento intelectual autóctono de África que promovía la autodeterminación, la “negritud” de los años cuarenta (fue muy apreciado por el escritor y ex presidente de Senegal Léopold Sédar Senghor), algunas de sus teorías fueron discutidas y otras consideradas ensoñaciones, como su afán por demostrar que la Atlántida había existido y era concretamente Nigeria. Un teórico de la cultura y lo cultural y una personalidad políticamente ambivalente, típica de la primera mitad del siglo XX, que daba gran importancia a los valores culturales de los pueblos, al contrario de la corriente imperialista imperante entonces. 

"En aquellos tiempos vivía en Wagadu una mujer extraordinariamente hermosa... se llamaba Hatuma Djaora, pues era de la familia de los Djaora. Era las más hermosa de toda la comarca. Su padre le dijo: 'No quiero que te cases con un hombre que no hayas elegido tu misma. Yo no te impondré ninguno. ¡Haz tu voluntad! Hatumata dijo: 'No me casaré con un hombre porque sea rico, porque tenga muchos caballos o ganado, pues no me gustan los hombres ricos sino sólo los astutos'. (La astuta. Hatumata Djaora. Sahel)

31-2a646ecfa2"Las hazañas de estos caballeros constituían para los Sahel la más alta ocupación, la más noble actividad". Eran consuelo y urdimbre para el pueblo. "Basta que una hermosa princesa diga disciplente: 'Ya no hay hombres en nuestra Corte', para que al punto el caballero sienta arder en su pecho la sed inextinguible de aventuras. La mujer y la gloria, o mejor dicho, la mujer por la gloria: he aquí el estímulo más poderoso que enciende en las almas el heroísmo". 

Recuerdan estos relatos, sí, a nuestros libros de caballería, pero también remiten a un tesoro: a esa literatura oral (Patrimonio de la Humanidad) que aún existe en África, donde la gente habla y habla y cuenta y cuenta lo extraordinario o lo cotidiano bajo las estrellas o el sol, en tantos días y noches largas y en tantas lenguas distintas que es imposible reconocerlas salvo por su música. Las historias en boca de aquellos que las transmiten con sus cantos: un ejemplo son los griots, los contadores del África Occidental, que guardan el pasado con ellos y van narrando y narrando a quien quiera oír. Y se juntan en esos festivales, llamados "de la palabra", celebrados en todo el continente. Uno de ellos, especialmente valioso, se celebra en la isla de Gorée, frente a Dakar, que es un símbolo. Allí donde llegaban los barcos negreros cargados de esclavos desde todos los rincones, cuyos lamentos -nos contaron un día sentados en lo más alto-, aún se oyen al mover el viento el agua y lamer, con desesperación, las rocas.

(*) Imágenes: edición de 'El Decameron negro' editado en Losada (Buenos Aires) en 1979. Mapa con los viajes del autor por el continente. Y página digitalizada, en la Universidad de Toronto, de la obra 'The Voice of Africa', de 1913. El original Und Afrika sprach fue publicado en Berlín 1912, con notas aclaratorias y una introducción del autor realmente interesante.

El Decamerón negro está publicado en Ediciones del Viento.

 

Hay 4 Comentarios

Muchas gracias, no conocía el Decamerón negro. Si conozco la Antología negra de Blaise Cendrars, que tiene algo de falsario, no se si Cendrars utilizaría leyendas de este Decamerón.

Querida Lola, le recomiendo la lectura del libro Antología Negra de Blaise Cendrars, editada en 2011 por Ardora Ediciones. Se trata de la traducción que hizo Manuel Azaña de este libro clave para entender cómo las vanguardias históricas se interesaron por "lo negro". Al final aparece un texto muy revelador sobre este asunto. Un saludo muy cordial,

Gracias por la entrada y toda la informacion sobre el decameron negro, no lo conocia
saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal