Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El hambre acecha de nuevo en África

Por: | 04 de abril de 2012

ONGs locales e internacionales y agencias y programas de la ONU llevan desde septiembre del año pasado avisando de la crisis alimentaria en el Sahel. La comida escasea, el hambre acecha y unos 11 millones de personas están en riesgo de sufrir una emergencia humanitaria en Mauritania, Malí, Níger, Chad y Burkina Faso. Se calcula que en los próximos meses más de dos millones y medio de niños podrían sufrir algún tipo de malnutrición.

Son advertencias similares a las que hace año y medio empezaron a llegar desde Somalia y otras partes del Cuerno de África. Entonces, como ahora, toda una serie de causas habían empujado a una región ya frágil al borde de la emergencia. Y entonces, como ahora, el desencadenante de la crisis fue la sequía.

Entonces la ayuda llegó tarde, la crisis explotó y cuando llegamos la mayoría de los periodistas fue para informar sobre la tragedia y la hambruna que ya había mordido en la región. Entonces cientos de miles de personas huyeron de la violencia y el hambre y entre 50.000 y 100.000 personas murieron entre abril y agosto de 2011, la mitad de ellas niños menores de cinco años, según denunciaron en enero de este año Oxfam y Save the Children.

Eso fue entonces. Ahora, a unos 6.000 kilómetros hacia el noroeste de África, en los poblados del sur de Mauritania, las historias que nos cuentan sus habitantes en presente son las mismas que los refugiados somalíes nos contaban entonces en pasado.

Sélibaby
Un hombre camina por una calle de Sélibaby, Mauritania, durante una pequeña tormenta de arena (Foto: J.M.C.)

En esta zona de Mauritania es ahora cuando empiezan a faltar los alimentos, cuando en algunos pueblos han pasado de tres comidas al día a hacer sólo dos y en otros de dos a una. Es ahora cuando ya no hay carne para comer ni leche para beber. Cuando la poca comida que queda es el arroz interminable que llega del extranjero y cada vez es más caro. Es ahora cuando las vacas, las cabras y otros animales empiezan a morir. Y lo más preocupante: es ahora cuando las cifras de niños malnutridos empiezan a aumentar en comparación con los últimos años. Cuando un niño sufre malnutrición y aunque una actuación rápida lo salve, la falta de alimentos afecta a su desarrollo físico y mental y el niño puede pagar las consecuencias del hambre durante toda su vida.

Es el caso de Sadio Camara, una niña de un año que llegó hace dos semanas al centro nutricional de Acción Contra el Hambre (ACH) en Sélibaby, la capital de la región de Guidimakha en el sureste de Mauritania. Su madre, Houdjiedj, no sabe su propia edad pero dice tener poco más de 20 años. A través de una médico que hace de traductora, cuenta que veía que su hija se iba poniendo enferma pero que ella no sabía porqué. Sus otros dos hijos, de ocho y cinco años, nunca habían tenido un problema así y Houdjiedj pensó que la pequeña Sadio iba a morir. Cuando un equipo de ACH la encontró y la envió a este centro, la niña pesaba apenas 6,9 kilogramos y estaba cubierta de edemas "de los pies a la cabeza", según comenta la médico, Mariem Dembele.

Houdjiedj dice que daba de mamar a su hija y la alimentaba con una especie de papilla de cereales, la misma que servía de alimento al matrimonio y a los otros dos niños. Hasta que se volvió a quedar embarazada, momento en que dejó de dar su leche a la niña. "Todos los años es duro pero este año está siendo más difícil", dice en voz muy baja.

Sadio Camara
Houdjiedj Camara y su hija Sadio en el centro de nutrición de Acción Contra el Hambre en Sélibaby (Foto: J.M.C.)

De hecho, la inseguridad alimentaria es crónica en esta parte del Sahel y todos los años el hambre ataca a los más pobres entre abril y mayo, durante el período más seco del año antes del regreso de la lluvia. Pero la última temporada de lluvias, entre julio y octubre, fue muy mala y este año el hambre ha llegado antes y con más fuerza. Se coló en algunas zonas en febrero y se extendió por el sur de Mauritania sobre todo en marzo. Por el momento, hay poblados afortunados en los que aún quedan reservas de las últimas cosechas pero en otros se están acabando y en algunos ya apenas tienen qué comer.

La región de Guidimakha es testigo del daño que provoca la ausencia de agua en la zona. Terrenos sequísimos y agrietados, cauces vacíos de pequeños ríos que esperan a la época de lluvias para llenarse temporalmente y forman parajes de película. Camellos, cabras y vacas que deambulan entre los poblados buscando y rebuscando algo verde que comer. Dunas de arenas y tierras que se mezclan en diferentes marrones. Un sol ya implacable que en los próximos meses dará aun más calor. Escenas que los icónicos baobas presiden desde las alturas mientras esperan a las lluvias para volver a hacer crecer sus hojas, algo que otros árboles del paisaje, ya secos, no van a poder permitirse.

Tierra secaCauce seco de un pequeño río en la región de Guidimakha en Mauritania (Foto: J.M.C.)

Los gobiernos de Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger declararon la situación de emergencia hace meses. Organizaciones como ACH dicen que hay que actuar ya y que si este año las lluvias vuelven a fallar o llegan más tarde de julio, entonces la situación sí puede ser catastrófica.

Pero el hambre seguirá acechando en una zona en la que por vergüenza social o ignorancia muchos padres no saben o no quieren saber sobre la malnutrición. En la que familias se resisten a vender sus animales -inversiones y capital a cuatro patas- para dar de comer a sus hijos. En la que los Gobiernos nacionales no quieren o no pueden invertir en el desarrollo de las zonas áridas y absolutamente dependientes de las lluvias. Y en la que la falta de agua describe un futuro desolador.

Hay 8 Comentarios

lástima de este país les digo gracias al equipo o las caridades del equipo que les han ayudado, ya que puede ayudar a reducir la carga de su sufrimiento, gracias

el mundo ignora la triste realidad y no solo culpando a los grandes tambien nosotros deveriamos poner nuestro granito de arena obligando al govierno a emviar un pokito de ayuda a africa es cuestion de todos


Kholeka - Konke Kuvela Kuye:


http://www.youtube.com/watch?v=RYnvR-0fRSY

Escuchemos a esta mujer...NO PUEDO AÑADIR NADA MÁS...

pero deja alguna vez de acechar el hambre en äfrica? Y lo triste es que no va a dejar de hacerlo por que a occidente no le interesa.
http://www.recetariodesirena.com

TODA LA VERDAD SOBRE EL VICEPRESIDENTE CORRUPTO
Fue el elegido, hoy es el blanco. Amado Boudou fue una apuesta fuerte de kirchnerismo, el candidato de CFK para la vicepresidencia, el delfín para las próximas elecciones presidenciales y el que le dio “contención” a la presidenta en los momentos de mayor soledad. Pero ¿Quien es “Aime”? ¿Qué oculta su pasado que permite entender su traumática estadía en la Rosada? Es, al fin de cuentas, un nuevo muñeco descartable, caro pero muñeco al fin, en el Palacio bonapartista. Un muñeco que aún retiene el “apoyo” de la poderosa mesa chica solamente porque su caída significaría otro horror que pondría nuevamente en evidencia el cuestionado método de construcción cristinista, en donde muchos funcionarios y estructuras oficialistas temen verse reflejados. LEER MAS…
http://elruidoenelhormiguero.blogspot.com.ar/2012/04/un-muneco-muy-caro.html

Gracias por tu comentario, Julia. Tienes razón al mencionar esos factores entre las causas (aunque ahora en el Sahel no se ha llegado a la hambruna) y también es cierto que el tema podría dar para reportajes larguÍsimos y libros.


Este post es una pequeña introducción a la cuestión tras el viaje a Mauritania y pronto habrá una crónica más 'convencional' y que, dentro de lo posible, intentará dar cuenta de la complejidad del tema.

¿Alguien nos puede echar una mano con el blog del Ojo Izquierdo? Debe tener algún fallo y NO DEJA COMENTAR, ¿NOS LO PUEDE ARREGLAR ALGUIEN? Gracias

Gracias, José M. por tus excelentes crónicas desde África. No sabes cómo agradezco tus enfoques y tu forma de contarnos África y sus gentes.
Quisiera, si me lo permites, sugerirte algo: la responsabilidad internacional en la generación y mantenimiento de la hambruna, me refiero a la subida de precios en los alimentos, las conexiones francesas en la zona, la explotación de recursos naturales, el comercio de armas y la reducción de la ayuda internacional (no entraré a dar datos de España que prácticamente se ha cargado la cooperación al desarrollo, con la excusa de la crisis, abriendo la puerta a las inversiones de empresas españolas bajo máscara de cooperación). En fin, supongo que esto da para mucho más que un reportaje, pero quería compartirlo contigo. Repito: gracias por ejercer tan responsable, humana y honestamente esa maravillosa profesión que es el periodismo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal