Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El predicador de la ametralladora

Por: | 25 de abril de 2012

Otra historia relacionada con Joseph Kony y el LRA, y que ha pasado más o menos desapercibida en España, es la del machine gun preacher, la del predicador de la ametralladora.

El predicador de la ametralladora es Sam Childers, un estadounidense nacido en 1962. La historia personal de Childers hasta que acabó en Sudán del Sur persiguiendo a Joseph Kony es de película. Literalmente: hace unos meses Hollywood estrenó una película con ese nombre, Machine Gun Preacher.

Childers no llegó a acabar el instituto y durante su adolescencia empezó a consumir y a traficar con drogas. Definido como muy violento, su juventud siguió por el mismo camino y acabó siendo miembro de varios grupos de motoristas camorreros como los Ángeles del Infierno.

Pero en 1992, y convencido por su novia, una antigua stripper a la que conoció vendiendo drogas,encontró a Jesús y se convirtió en un cristiano renacido. Fue entonces cuando dejó su vida de drogas, peleas y crímenes y fundó una iglesia en un pueblo de Pensilvania.

En 1998 viajó por primera vez y como voluntario en proyectos de rehabilitación a Uganda y al sur de Sudán. Y fue allí cuando descubrió las atrocidades cometidas por el LRA, lo que le llevó a decidir tomarse la justicia por su mano: se empeñó en dar caza personalmente a Joseph Kony y en rescatar por la fuerza a los niños que el LRA había secuestrado.

"Encontré a Dios en 1992. Y encontré a Satán en 1998", suele decir Childers a los periodistas refiriéndose a Kony.

Tráiler de la película 'Machine Gun Preacher'

Childers cuenta que organizó una pequeña milicia personal a partir de miembros del SPLA, que entonces era el principal grupo rebelde del sur de Sudán y hoy es el ejército del Sudán del Sur independiente. Él y sus hombres, con apoyo del SPLA, recibían inteligencia sobre las actividades del LRA en la zona y se lanzaban en su persecución en camiones y cargados de armas. El objetivo era liberar a los niños secuestrados y su esperanza y meta personal era encontrar y matar a Joseph Kony.

En 2001 fundó un orfanato en Nimule, un pueblo sursudanés junto a la frontera con Uganda, para dar alojamiento y cuidado a víctimas del LRA y a niños que él y su milicia habían encontrado. El orfanato se llamaba Shekinah Fellowship Children's Village y la organización que Childers había creado para gestionar sus operaciones se llamó Angels of East Africa. Dándole este nombre, él había pasado de ser un Ángel del Infierno en su juventud a un Ángel del Este de África.

Todo esto según la película, que está basada en un libro autobiográfico: Another Man's War (La guerra de otro hombre), publicado en 2009.

Sam ChildersSam Childers en una imagen promoocional de su página web.

Un ángel supuestamente bienintencionado pero aún violento. En el libro, Childers cuenta cómo siempre saltaba a su camión con su rifle AK-47, para así poder conducir con una mano y disparar por la ventanilla con la otra. También narra escenas en las que él y su milicia se enfrentan a tiros con el LRA y en entrevistas admite haber matado a varios miembros del LRA. En este momento pueden surgir varias preguntas. ¿Por qué apenas extrañó que este hombre se estableciera en un país extranjero, consiguiera armas, reclutara una milicia personal a partir de un grupo rebelde y se lanzara a la caza de otro hombre con la idea declarada de matarlo? O cómo es que fueron muy pocos los que señalaron lo curioso de que ambos, Childers y Kony, reclaman tener a Dios de su lado cuando matan a otras personas, como señala Ian Urbina en el retrato de Childers que escribió para Vanity Fair. Y, por supuesto, ¿cómo es posible que Hollywood tardara tanto en descubrir el filón de la historia del predicador de la ametralladora?

Para un periodista o cineasta o para alguien que trata de documentar la realidad, la historia de Childers es, como se suele decir, demasiado buena para ser cierta. Lo tiene todo: un héroe —además blanco y de los nuestros— con un oscuro pasado, que se redime y se marcha a África a salvar niños a base de disparos. Y un villano horrible (que lo es) al que hoy ya muchos sí conocen (o al menos han oído su nombre): Joseph Kony. Y si uno tiene un mínimo espíritu crítico, el tema también tiene polémica y da para el debate.

Porque, además y como también suele pasar, parece que su historia ES demasiado buena para ser cierta.

En el reportaje de Vanity Fair y en otras entrevistas, Childers alardea de suministrar armas al SPLA y a algunos grupos en Ruanda y en la República Democrática del Congo. Llega a decir que compra las armas a los rusos pero no entra en más detalles y se enfada cuando el periodista le hace más preguntas. Urbina describe cómo uno de los edificios en la finca del orfanato, llamado 'la iglesia', es en realidad un depósito de armas lleno de lanzagranadas, rifles AK y muchísima munición. Aparte de lo cuestionable de guardar estos juguetes en un orfanato lleno de niños, podría haber incurrido en tráfico ilegal de armas y haberlas vendido en lugares sobre los que pesaban prohibiciones internacionales sobre la venta de armas. Además, y de nuevo irónicamente, Childers decía rescatar a niños que el LRA obligaba a ser soldados pero vendía armas al SPLA, que en aquella época también usaba a niños soldado.

Sam ChildersSam Childers en una imagen promoocional de su página web.

Para complicar aun más las cosas, cuando los rumores sobre una película empezaron a hacer su nombre más conocido, el entonces portavoz del SPLA emitió un comunicado (doc) en el que negaba que el SPLA hubiera trabajado con Childers o lo conociera siquiera. Más adelante, otro oficial del SPLA admitió haberle dado permiso para que construyera el orfanato y llevara armas para su propia defensa, pero insistió en que el SPLA y Childers nunca habían luchado juntos e incluso dijo que Childers nunca se había enfrentado al LRA. También hay que decir que el SPLA, ya entonces preparándose para ser el ejército de un Estado independiente, pudiera querer distanciarse de sus actividades.

Pero ahí no pararon las alegaciones. Líderes religiosos y activistas locales y un médico estadounidense afirmaron que su orfanato decuida a los niños, que están sucios, pasan hambre y caen enfermos. Childers pasa muy poco tiempo en él y, aunque niega esas acusaciones, admite que no puede estar seguro de lo que ocurre allí ni de lo que se hace con el dinero que él envía. Y de nuevo hay que añadir que los propios reporteros que visitaron el centro para escribir el artículo del anterior enlace lo encontraron en aparentes buenas condiciones. Hace unos meses, hubo ciertas informaciones sin confirmar de que las autoridades locales lo habían cerrado.

Además, las actividades de Childers, el libro y la película han sido duramente criticados por académicos y profesionales de la esfera humanitaria. Destacan que el hecho de que vaya armado y realice incursiones violentas en comunidades locales pone en peligro a los cooperantes que sí se rigen por los principios humanitarios, que no van armados y que pueden pasar a ser considerados objetivos legítimos debido a acciones como las de este particular predicador.

Sam ChildersSam Childers en una imagen promoocional de su página web.

Childers aprovechó el estreno de la película para pedir dinero para su organización en toda una serie de actos y de presentaciones. La imagen que ha dado desde entonces es más moderada y menos violenta y, de hecho, ha pasado a negar afirmaciones propias como el que hubiera vendido armas o lanzado expediciones armadas contra el LRA.

La película no se convirtió en el éxito que sus autores y Childers esperaban y recibió críticas bastante negativas. Los lectores del blog del Instituto de Investigación de la Ayuda al Desarrollo de la Universidad de Nueva York le concedieron el Oscar a la película que consigue mostrar a los africanos de la manera más insultante y abusiva posible y que sólo pueden ser salvados por un blanco que hace de héroe.

Héroe, villano, loco, salvador, santo, criminal, justiciero... ¿Cómo definirías tú a Sam Childers, el predicador de la ametralladora?

Hay 83 Comentarios

Un imperialista venido a menos. Me alegra que la película haya sido un fracaso.

Un criminal al que el cine convierte en héroe.
Lorena, creo que no has entendido nada del artículo que acabas de leer. Dices: "por lo menos hace algo"
Si ese algo significa quitar niños soldado a el contrario para, presumiblemente, emplearlos como soldados en tu guerrilla, mientras así puedes traficar con armas, eso sí, en el nombre de Dios... entonces creo que casi mejor que se quedara en su casa chutándose heroína, a ser posible en forma de sobredosis.

Que grande es el cine

solo considero que por lo menos hace algo no como nosotros que solo hablamos pero ni aportamos nada, es muy fácil hablar de una realidad pero otra cosa muy diferente es estar en el lugar, no es un santo pero por lo menos hace algo.

el salvaje Oeste, se les quedo pequeño, y andan buscando mas territorio que conquistar y civilizar..

El diablo de dios.

El predicador de la ametralladora no es Sam Childers, es Willy Toledo...

es facil definirlo.....un payaso peligroso

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal