Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Una tarde en el hipódromo en Bamako

Por: | 07 de junio de 2012

Pocos días después del golpe militar de Malí, mi amiga Oumou me llevó a las carreras de caballos en Bamako, siguiendo con esa vida cotidiana normal que comentábamos en un post anterior. Era domingo por la tarde, y se hacía lo que cualquier otro domingo por la tarde. El hipódromo, además de nombre de barrio, es una enorme y polvorienta pista de carreras oculta por colinas hasta tal punto que da la sensación de que te encuentras en un valle natural y no en el centro de una urbe hacinada como Bamako. En uno de los cerros se encuentra el Palacio presidencial, el mismo que unos días antes se convirtió en escenario de combates entre los golpistas y los soldados leales a ATT, el Presidente; desde donde sonaron los disparos en toda la ciudad hasta altas horas de la noche.

Las entradas para las carreras cuestan 500 CFA francos (0,75€) para las gradas cubiertas, el precio de un plato de arroz y carne, y es un poco más barato para el resto de asientos (ver calendario). Dentro del hipódromo cientos de niños reventaban las gradas, una tropa variopinta de muchachos jóvenes vistiendo camisetas cutres y sandalias de plástico. Se veían algunos hombres mayores sentados con los brazos cruzados y un plato de carne a la parrilla a sus pies, a la espera de los hambrientos clientes y chicas, bien flacas, vendiendo esas bolsitas de agua fresca colocadas en un recipiente de metal o plástico que lleva bien equilibrado sobre su cabeza. El sol se sumergía ya bajo la línea del cielo, produciendo una cálida luz que convertía la tierra roja en aún más rojo intenso.

DSC_0045

Cuando los caballos y sus jinetes comenzaron a entrar en el ensilladero, Oumou y yo nos acomodamos en las gradas cubiertas. Una hilera de hombres con boubous (túnicas) y sus mujeres se sentaron junto a nosotros en sillas de plástico. Compramos latas de Coca-Cola y luego apareció un amigo de Oumou, impresionante, con en un traje verde de magnífica seda almidonada, y señaló a su caballo que se llamaba como ella. Oumou parecía divertida. A pesar de que había pasado toda su vida en Bamako, era la primera vez que asistía a las carreras, un pasatiempo de domingo por la tarde muy popular allí, aunque no tanto como los es en Sudáfrica o Mauricio, verdadero negocio con sus apuestas habituales, siempre emocionante deporte, hermosos caballos... Mi visita era para ella una oportunidad de ver un lado de la ciudad que aún no conocía.

DSC_0083

Los hermosos caballos comenzaron a desfilar con sus jinetes encaramados sobre sus magros flancos. Uno de los jinetes llevaba una camisa roja, pantalones ajustados blancos y calcetines a rayas rojas y blancas estirados hasta las rodillas. Su caballo, un moteado blanco, tenía el símbolo de diamante negro marcado en su pata trasera, y su cola se había sumergido en un tinte negro, de negro tan intenso, que su mitad inferior parecía tililar con en el viento cálido.

DSC_0046

Otro jinete llevaba una camiseta amarilla con estrellas negras, pantalón blanco, medias azules y blancas y zapatos finos de algodón. Su caballo, también blanco, tenía su cola blanca teñida en henna para que el extremo brillara en un rojo profundo. Este caballo resopló y tiró de las riendas, los pies del jinete colgaban casi hasta el suelo. Otro llevaba un pedazo de tela verde y plata de oropel alrededor de su cuello; un jinete, zapatos de color rosa brillante... Aquello era un verdadero desfile de moda. 

En el momento en que la carrera se puso en marcha, la gente a nuestro alrededor saltó de sus sillas como en estampida y corrió hacia la parte delantera del pie para aplaudir a sus caballos favoritos. Un grupo de jóvenes había traído tambores, incluyendo un tama o tambor parlante, que un hombre sostenía bajo el brazo y apretaba para conseguir un ruido que parecía recorrer de arriba a abajo la escala de sonidos. El resto de ellos tamborileaba como si del aliento de los caballos mismos se tratara. Cuando los animales corrieron hacia la línea de llegada, cientos de espectadores en las gradas salaron al campo, al igual que habían hecho los cientos de personas sentadas mirando desde el otro lado. Inmensas nubes de polvo se levantaban sobre el suelo y era difícil respirar.

DSC_0088

Cuando los corredores cruzaron la línea de meta, los grupos de niños se abrazaron unos a otros jubilosos, bailaban en círculos y daban volteretas en la arena. Uno corrió por la pista empujando un juguete que había hecho con un neumático de caucho. Algunas mujeres jóvenes con trajes bonitos y peinados cuidadosamente elaborados se reían y abrazaban. Los más mayores se implicaban en los acalorados debates sobre quién debería haber sido descalificado y cual era el competidor que lo había hecho mejor. Todos estaban muy emocionados, sobre todo nosotras, porque el amigo de Oumou, Champión, había ganado la carrera.

DSC_0115
Cuando el hipódromo se despejó, Oumou y yo nos fuimos a los establos para reunirnos con jinetes, propietarios y animales. Los primeros viven en los terrenos cercanos al hipódromo en casas baratas de hormigón y chapa construidas por los dueños que también pagan por su manuntención. Ser empresario de caballos de carreras es un negocio muy costoso, decía un amigo de Oumou, maliénse bien amable, que se alzaba por encima de mí con su chandal brillante. "Tengo siete o más caballos" me dijo, "pero nunca se puede ganar suficiente dinero para su sustento. Lo hago porque los amo".

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal