Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Viaje a Chad (2): Camino del Sur

Por: | 19 de julio de 2012

Cerca del puente que cruza el río Chari, a las afueras de Yamena, hacen cola decenas de pequeñas furgonetas, las usadas en tantas partes de África para el transporte de pasajeros. Me dicen que aquí se llaman Cars. Imagino que esperan clientes para iniciar su viaje.

Nosotros también iniciamos nuestro camino (ver entrada anterior Viaje a Chad 1). Desde el puente se divisa un paisaje de agua y arena. Tras él una rotonda. Derecho se sigue hasta la frontera con Camerún, y de allí a Nigeria. Pero nosotros no enfilamos ese camino, giramos hacia el sur, nuestro destino es la ciudad de Bongor.

Image1

La salida de Yamena está salpicada de casas de nueva construcción, la inevitable extensión de la ciudad. Más adelante se encuentra el parking donde llegan los grandes camiones que transportan mercancías desde el sur o desde Nigeria, allí se paran y distribuyen su carga en camiones  más pequeños y más fáciles de manejar por las calles de la capital.

A la derecha se ve el nuevo campus de la universidad que se está terminando de construir. Fuera, alejado, enorme, bonito. La idea, me cuentan, es sacarlo de la ciudad para poder controlar a los estudiantes, que en los últimos dos años han convocado varias huelgas y protestas contra las políticas del gobierno.

A la izquierda, en un pequeño bosque, se ven las tiendas de los nómadas. Se trata de los Peul, también conocidos como fulas o fulanis, que se trasladan con sus vacas y cabras y que se encuentran en muchos de los países África occidental y central. En casi todas partes son tratados como extranjeros a causa de su movilidad. Sus rasgos y el tono de su piel los distingue del resto de las poblaciones.

Image1

Seguimos la carretera que une la capital política del Chad, Yamena, con la económica, Moundou, y que luego prosigue hasta la ciudad camerunesa del Ngaoundéré, otro importante centro económico de la zona. Es también la carretera que conduce hacia los campos de petróleo en el sur y por eso está asfaltada.

La producción de petróleo empezó en 2003 con la realización de un oleoducto (financiado por el Banco Mundial y la Unión Europea) que une los yacimientos con la costa atlántica de Camerún. ExxonMobil, Chevron y Petronas forman un consocio que ha invertido miles de millones para la explotación.

A cambio de la ayuda recibida el gobierno chadiano se comprometió con sus principales donantes, BM y UE, a utilizar los beneficios del petróleo para aliviar la pobreza de su población y favorecer el desarrollo sostenible. Pero los acuerdos nunca se han cumplido. La entrada de las compañías petroleras chinas ha permitido al gobierno chadiano jugar con los donantes occidentales que temen perder su participación en el negocio. Estos, por tanto, han callado y aceptado que los beneficios se repartan entre unos pocos.

En junio de 2011 un nuevo campo petrolífero, explotado por compañías chinas, empezó a producir 20,000 barriles diarios que abastecen la nueva refinería construida, también por ellos, en Yamena para abastecer las necesidades de productos derivados del petróleo del país.

El paisaje y las aldeas indican que realmente los beneficios del crudo no están llegando a la población.

Image1

Me sorprenden los numerosos rebaños de camellos que encontramos por el camino. Me comentan que cada año bajan más y llegan más lejos hacia el sur, cuando tradicionalmente no pasaban de Yamena. Es un signo claro de que el desierto está creciendo. Me comentan que avanza unos 10 kilómetros cada año. No encuentro datos que corroboren esta afirmación. Me ponen como ejemplo el caso del Lago Chad, que en los últimos 40 años ha perdido el 90% de su extensión. 

unto a la carretera yace un camello muerto, golpeado, posiblemente, por uno de los grandes camiones que recorren esta carretera. También, al borde del camino, sentadas bajo la sombra de uno de los escasos árboles que lo bordean, hay grupos de mujeres que venden leche de camella en botellas de plástico.

Image1

Seguimos nuestro camino y nos cruzamos con burros cargados de leña o caballos. Pueblos donde es día de mercado y hacia donde se dirigen decenas de personas, a vender o a comprar. El paisaje va cambiando poco a poco, la arena va dando paso a un poco de vegetación y cada vez se ve verde. Los campesinos trabajan sus tierras, algunos de ellos aran ayudados de yuntas de bueyes o burros. Preparan los campos para sembrar mijo.

A medido que avanzamos aparecen más árboles y algunos campos de arroz, algo nuevo, que se está imponiendo como cultivo para vender y conseguir algo de dinero.

Todas las aldeas son muy similares: concesiones o pequeños recintos con varias chozas unidas por una pequeña vaya y un granero en medio. Todo de barro con techos de paja.

Los colores propios de la estación de las lluvias, verde y rojo, lo invade todo.

En Guelendeng entramos en la región de Mayo-Kebi Este. Estamos en territorio massa, una etnia que se encuentra en esta zona, en las dos orillas del río Logone, que sirve de frontera entre Chad y Camerún.

A 33 kilómetros de la ciudad nos encontramos con un cartel que ya se está haciendo familiar a lo largo de la carretera: es un anuncio de la cerveza 33 que indica que faltan justo esos kilómetros para llegar a una ciudad.

Image1

Cada vez aparecen más rebaños de vacas, guiados por niños que cuidan de ellas. Este animal representa la mayor riqueza de los massa.

En el camino hemos pasado tres barreras de peaje, donde hemos tenido que pagar 500 francos CFA  (unos 78 céntimos de euro) en cada una. Tras la tercera entramos en Bongor, fin de nuestro recorrido. Han sido tres horas y media de viaje, por carretera asfaltada con pocos baches. Todo un lujo en África.

TODAS LAS FOTOS CHEMA CABALLERO

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal