Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Nos falta Haile Gebrselassie

Por: | 06 de agosto de 2012

Ahora que se celebran las pruebas de atletismo en los Juegos Olímpicos de Londres, una de las caras que se echa de menos es la del etíope Haile Gebrselassie, considerado uno de los mejores corredores de larga distancia de la historia.

Sólo su palmarés ya podría llenar todo este artículo, así que habrá que resumirlo. Gebrselassie ha ganado dos oros olímpicos en los 10.000 metros, en Atlanta 96 y en Sidney 2000. Ha ganado el oro en esa misma prueba en cuatro campeonatos del mundo consecutivos: Stuttgart 93, Gotemburgo 95, Atenas 97 y Sevilla 99. Y también ha ganado cuatro oros en campeonatos del mundo en interior: 3.000 metros en París 97, 1.500 y 3.000 metros en Maebashi 99 y 3.000 en Birmingham 2003.

En los últimos años, se ha centrado en correr maratones. Entre otros, ha ganado el de Dubai tres veces seguidas, de 2008 a 2010, y el Berlín cuatro veces consecutivas, de 2006 a 2009. En el de 2007, batió el récord del mundo con una marca de 2:04:26 y el año siguiente consiguió un nuevo récord y se convirtió en la primera persona en bajar de las 2 horas y 4 minutos, marcando 2:03:59. mantuvo ese récord hasta septiembre del año pasado, cuando el keniano Patrick Makau marcó 2:03:38 también en Berlín.

Además, Gebrselassie ha establecido récords del mundo en 27 ocasiones, incluyendo los de 5.000 y 10.000 metros, y aún mantiene tres: 20 kilómetros en pista (56:25:98), distancia recorrida en 60 minutos (21.285 metros), ambos desde junio de 2007; y 10 millas (algo más de 16 kilómetros) en ruta (44:23), éste desde septiembre de 2005. Y todo esto sin contar sus medallas de plata y de bronce y sus victorias en muchas otras pruebas, tanto en pista como en ruta.

Con un historial así, y a pesar de haberlo visto por televisión, lo primero que llama la atención al conocer en persona a Haile Gebrselassie es lo pequeño que es: apenas mide 1,65 y pesa unos 56 kilos de fibra y músculo. Y lo segundo es su sonrisa incansable y contagiosa. Hace unos meses, en febrero, otros colegas y yo tuvimos la oportunidad de conocerlo en su oficina en Addis Abeba gracias a un viaje organizado por Casa África. Entonces, Gebrselassie aún confiaba en poder correr el maratón olímpico de este mes en Londres, prueba para la que finalmente no consiguió clasificarse, así como tampoco pudo hacerlo para los 10.000 metros.

Haile Gebrselassie en su oficinaHaile Gebrselassie en su oficina en Addis Abeba (Foto: J.M.C.)

Aquel día, Gebrselassie y su sonrisa aguantaron con elegancia el acoso de nuestra delegación, que llenó cada rincón de su oficina en un edificio del centro de Addis. Nos contó, por ejemplo, que todos los días se despierta automáticamente a las cinco de la mañana, sin que le haga falta un despertador, ya que lleva haciéndolo más de veinte años. Se toma una taza de té y una rebanada de pan, conduce unos 25 minutos en coche hacia las montañas y a las seis de la mañana ya está corriendo. Todos los santos días. "Una vez que empiezas a correr, parar es muy difícil", decía sin dejar de sonreír. "Pasar un día sin entrenar… por ejemplo si tengo que conducir a algún sitio que esté lejos por trabajo, no es fácil. ¿Sabéis lo que hago? Siempre llevo mis zapatillas y la ropa de deporte y en cuanto llego me meto en el gimnasio y hago bicicleta o me pongo a correr: correr es adictivo".

Aunque sigue corriendo, hoy Gebrselassie es también un hombre de negocios, además de una celebridad absoluta en Etiopía. En las calles de Addis, con una economía en crecimiento y repletas de edificios en construcción, es difícil no encontrarse carteles publicitarios con su cara, incluyendo unos de whisky que resultan muy curiosos. Gebrselassie nos detalló que es dueño de una cadena de hoteles y de negocios inmobiliarios, que ha construido una escuela y un centro deportivo de alto rendimiento, que vende coches… "Estos días, cuando corro pienso en mis negocios, en esta oficina, en serio", nos contó entre risas, "si hoy hay cualquier problema, mañana mientras corro pienso en ello, en cómo puedo resolverlo".

Gebrselassie entrenando.Uno de los pocos momentos cuando Gebrselassie no sonríe: mientras corre (Foto: J.M.C.)

Aun así, y como en muchos otros casos de atletas de Kenia, Etiopía y otros países africanos, sus orígenes son muy humildes. "Desde que tenía dos años ya iba corriendo a la escuela, o a ayudar a mi familia en el campo, corro desde niño", recordaba entonces. "¿Mis primeros zapatos? Cuando estaba en el séptimo curso, hasta entonces, cuando tenía 12 años, no tenía zapatos, imaginaos". Gebrselassie nos contó que uno de sus hermanos, ya mayor y con trabajo, le compró aquel año su primer par de zapatos. "¿Y qué hacía hasta entonces? Correr descalzo. Si miras mis pies, parecen zapatos", dijo también riéndose, "y todo eso fue muy importante para lo que hago ahora".

Gebrselassie corría cada día unos 10 kilómetros para ir al colegio y, claro, otros tantos para volver a casa. Aún hoy, cuando se le ve correr, se puede apreciar que su brazo izquierdo está algo más doblado y pegado al cuerpo que el derecho. Gebrselassie ha contado en varias ocasiones que es porque cuando iba corriendo al colegio llevaba los brazos pegados bajo el brazo izquierdo.

Para él, esos orígenes son una de las razones por las que corredores kenianos y etíopes como él se han mostrado tan superiores al resto en los últimos años en las pruebas de larga distancia. "Son los sitios donde vivimos, entrenar en lugares altos, nuestros orígenes y experiencias, el estilo de vida, la tradición… Por ejemplo, dejadme que os pregunte, ¿por qué la selección española de fútbol es tan buena? Porque tenéis todos estos grandes equipos y allí es el fútbol y aquí es el atletismo, correr. Desde Abebe Bikila en 1960, es como nuestra tradición".

El maratoniano etíope Abebe Bikila hizo historia aquel año en los Juegos Olímpicos de Roma. Se unió al equipo olímpico por sustitución de otro atleta lesionado en el último minuto. Pero de verdad, poco antes de que el avión de la delegación fuera a despegar. Ya en Roma, a Adidas, que patrocinaba aquellos Juegos, le quedaban pocas zapatillas para los atletas y Bikila acabó con un par que no era de su talla, por lo que decidió correr descalzo, ya que además era así como entrenaba. Y corriendo descalzo, Bikila ganó el maratón, batió el récord del mundo con un tiempo de 2:15:16 y se convirtió en el primer atleta del África subsahariana en ganar una medalla olímpica de oro.

Gebrselassie entrenandoGebrselassie entrenando en el gimnasio del edificio donde tiene su despacho en Addis (Foto: J.M.C.)

En teoría, hoy Gebrselassie tiene 39 años, ya que oficialmente nació en abril de 1973. Sin embargo, él siempre bromea sobre su edad y sobre su nacimiento y tardó en respondernos cuando le preguntábamos. Muchos en Addis creen que en realidad es mayor. Hace dos años, tras fallar en el maratón de Nueva York, Gebrselassie declaró a los periodistas que se iba a retirar. Pero unos días después cambió de idea y, en su cuenta en Twitter, dijo primero que se lo estaba pensando y, más adelante, que había decidido seguir compitiendo.

Tras la decepción de no poder correr estos días en Londres, Gebrselassie ha declarado que le gustaría competir en los próximos Juegos en Río de Janeiro en 2016, algo que a priori parece complicado. También ha dicho que otro de sus objetivos es convencer al Comité Olímpico Internacional de que organice unos juegos en algún país africano.

Y cuando finalmente se retire, Gebrselassie ha dicho que quizá entre en política en su país. "Eso es lo que estoy pensando, pero aún no sé cómo lo haría exactamente", nos dijo aquel día en su oficina. "En mis negocios, ya estoy administrando muchísimas cosas y dirigiendo a personas y creo que en política no es muy diferente". Nos contó que está leyendo muchos libros de política y nos habló de las figuras que le inspiran en este sentido. "Si me preguntas quién es el número uno, es Mandela. Si me preguntas quién es el número dos, es Mandela", dijo de nuevo con una gran sonrisa. "¿Por qué?, es el mejor ejemplo, incluso para correr, Mandela nos enseñó cómo tener paciencia, resistencia".

"¿Y Meles Zenawi (el actual primer ministro etíope)?", le preguntó en ese momento mi colega Eduardo S. Molano, corresponsal de ABC en Nairobi. "Bueno, responderé cuando se retire, por ahora no voy a decir nada...", contestó Gebrselassie entre risas. "Por supuesto, ahora mismo es bueno, está haciendo muchas cosas, las comparaciones vendrán cuando le suceda otro primer ministro". Meles Zenawi fue presidente de Etiopía desde 1991 a 1995 y es primer ministro desde entonces. Es una figura controvertida: organizaciones defensoras de los derechos humanos lo han criticado duramente a porque ha limitado mucho las libertades políticas, de expresión y de prensa en Etiopía y porque el crecimiento económico del país no se está traduciendo en una reducción de las desigualdades entre ricos y pobres.

Pero Zenawi también es apreciado por países que donan a Etiopía mucho dinero en ayuda para el desarrollo, como Reino Unido y Estados Unidos. Éste, además, apoya militarmente a Etiopía, que ha intervenido en Somalia y ha permitido a los estadounidenses lanzar drones desde su territorio.

Haile Gebrselassie.Gebrselassie sigue entrenando y espera poder competir en los Juegos de Río de Janeiro en 2016 (Foto: J.M.C.)

Los que estábamos aquel día con Gebrselassie nunca ganaremos ninguna medalla olímpica, así que una de nuestras últimas preguntas fue: ¿qué pasa por la cabeza de alguien que acaba de ganar el oro? "Bueno, felicidad, pero también muchas otras cosas, depende. Cuando acabas, te fijas en qué posición y luego en qué tiempo has hecho, y cuando todo es bueno y acabas de ganar una carrera, en particular un maratón, por supuesto es celebración, felicidad", contestó con los ojos brillantes y, por supuesto, sonriendo.

Hay 6 Comentarios

Soy de Merida, Yucatan, Mexico y actualmente Haile Gebrselassie es mi inspiracion, pienso que Haile es admirado hasta por otros atletas de elite, algun dia me gustaria estrechar su mano y decirle lo mucho que me inspira, con decirles que antes de cada entrenamiento me gusta ver los videos de el que hay en la red.

ha y que sepais q me habre bisto todo sus videos por todos los lados y no veo mas pero el mas culo el el informe robison de la maratos en berlin de 2008 2:3:57 y tanbien la victoria sobre gat en lo 1000 de los olimpicos de sidney

ha y que sepais q me habre bisto todo sus videos por todos los lados y no veo mas pero el mas culo el el informe robison de la maratos en berlin de 2008 2:3:57 y tanbien la victoria sobre gat en lo 1000 de los olimpicos de sidney

haile gebreselasi es mi ídolo que sepáis que me dais muchísima envidia pero bueno. yo tan bien practico atletismo y ojala llegue nada mas a unos juegos olímpicos y ojala sea en rio 2016 y pueda estar contigo tio eres un makina

Gran entrevista,muchas gracias y estaria muy bien que Gebre llegara a 2016.

Una elegancia en la zancada como pocas veces se ve... Siempre me alegra leer sobre este hombre; tiene pinta de buena persona, de hecho, sólo por él, vi por primera- y creo única- vez, la entrega de los Premios Príncipe de Asturias.
http://pasosypedales.blogspot.com.es/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal