Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Kenia, heridas por cerrar

Por: | 04 de marzo de 2013

El recuerdo de la violencia planea sobre las elecciones que se celebran hoy 4 de marzo en Kenia (vean otras historias publicadas aquí sobre este país). Dos son los candidatos mejor situados para convertirse en presidente del país en sustitución del octogenario Mwai Kibaki. Se trata del actual primer ministro Raila Odinga, líder del Movimiento Democrático Naranja y de la etnia luo y de Uhuru Kenyatta, viceprimer ministro y jefe de filas de La Alianza Nacional, perteneciente a la etnia mayoritaria kikuyu. Las últimas elecciones, celebradas hace cinco años, se saldaron con la muerte de unas 1.300 personas y más de medio millón de desplazados de sus hogares, en un terrible episodio de violencia étnica y política que ahora todos intentan evitar. Las encuestas apuntan a una posible segunda vuelta y toda Kenia contiene la respiración

Veggies_slideshowVendedora de verduras en Nairobi. / Foto: Feisal Omar/ Reuters

El 27 de diciembre de 2007 Kenia celebró sus últimas elecciones presidenciales. El recuento arrojó un resultado muy ajustado: Mwai Kibaki, que se presentaba a la reelección, obtuvo el 47% de los sufragios frente al líder opositor Raila Odinga, que consiguió el 44%. Las acusaciones de fraude, avaladas en parte por los observadores internacionales, no tardaron en aparecer, lo que no impidió que Kibaki, de la etnia kikuyu, jurara su cargo el 30 de diciembre. El país se deslizó entonces por la peligrosa pendiente de la violencia. Partidarios de Odinga, sobre todo de la etnia luo, se echaron a la calle a protestar y fueron violentamente reprimidos por la Policía, lo que inauguró una espiral de violencia entre ciudadanos que incendió a Kenia durante dos meses hasta que en febrero de 2008 Kibaki y Odinga alcanzaban un acuerdo y creaban un gobierno de unidad nacional, con el primero como presidente y el segundo en el puesto de primer ministro.

2007_Kenya_ElectionViolenceViolencia postelectoral en Kenia en 2008. / Foto: Reuters.

Nacido en 1945, Raila Odinga está convencido de que a la tercera va la vencida. Hijo del primer vicepresidente de Kenia, Jaramogi Odinga, ha intentado ser presidente en dos ocasiones, en 1997 y en 2007. Las encuestas le sitúan ahora como el mejor colocado al frente de la Coalición de Reformas y Democracia (CORD) a la que pertenece su Movimiento Democrático Naranja. Conocido entre los miembros de su etnia como Agwambo, la Ley de Dios, su feudo de votos se sitúa entre los luo de su región natal de Nyanza, al oeste del país, pero se enfrenta al rechazo generalizado de la mayoritaria etnia kikuyu, sobre todo en el centro de Kenia.

Su rival más peligroso es, sin duda, Uhuru Kenyatta, nacido en 1961, hijo del primer presidente del país, Jomo Kenyatta, y heredero de una de las grandes fortunas de Kenia. Considerado el sucesor de Kibaki, a quien apoyó en 2007, ha sido acusado por la Corte Penal Internacional de presuntos crímenes contra la Humanidad durante la violencia postelectoral de 2008. No en vano, los miembros de la etnia kikuyu le consideran su héroe defensor frente a los ataques protagonizados por los partidarios de Odinga y cuenta con un amplio respaldo popular en esta comunidad.

Rivals_slideshowWilliam Ruto (izqda.) y Raila Odinga (dcha.) / Foto: Thomas Mukoya / Reuters.

Un tercer candidato en liza podría jugar un papel decisivo en el caso de que haya que ir a una segunda vuelta, lo que auguran casi todas las encuestas. Se trata de Wycliffe Musalia Mudavadi, que apoyó a Kenyatta en 2002 y a Odinga en 2007. Miembro de la etnia luhya, también es hijo de un prominente político, Moses Mudamba Mudavadi, ligado al ex presidente Daniel Arap Moi. De perfil bajo y considerado un político aburrido, este economista que ha sido ministro de Finanzas rompió con Odinga cuando este fue proclamado candidato a presidente. A Mudavadi no le falta ambición, pero, salvo sorpresa, sus opciones pasan por jugar el papel de decidir entre los dos grandes candidatos de estas elecciones.

Entre el resto de candidatos destaca la presencia de una sola mujer, Martha Karua, que fue uno de los grandes apoyos del presidente Kibaki hasta el año 2009 en el que decidió crear su propio partido, la Coalición Nacional del Arco Iris. Considerada una reformista y activa luchadora contra la corrupción, miembro de la etnia kikuyu, llegó a ser ministra de Justicia tras haber destacado por su firme oposición al gobierno de Moi.

Kenyatta_slideshowKenyatta, durante la campaña electoral. / Foto: Noor Khamis / Reuters.

Las elecciones de hoy, que ha sido declarado día festivo para estimular el voto, no sólo son para escoger al nuevo presidente, también son parlamentarias, y están llamados a las urnas 14,3 millones de ciudadanos para elegir diputados, senadores, gobernadores y miembros de asambleas regionales. Todos los candidatos, así como el presidente saliente, han hecho llamamientos a la calma y a aceptar los resultados de los comicios, sean cuales fueran. Las heridas de 2008 están aún muy presentes, no en vano unas 100.000 personas siguen viviendo en campos de refugiados en los países vecinos, y los protagonistas de las actuales elecciones son los mismos que llevaron al país al caos hace cinco años. 

Se han desplegado unos 23.000 observadores de los que 2.600 son internacionales y la Comisión Keniata de Derechos Humanos ha advertido sobre la persistencia de “discursos de odio” entre algunos candidatos, poniendo el acento en el peligro de que la violencia étnica se vuelva a reproducir. En este sentido, se ha constatado la existencia de intimidaciones a personas por su origen étnico, así como intentos de compra de votos y de venta de carnés electorales. La sombra del fraude también planea sobre estos comicios.

Water_slideshowBarrio de chabolas de Kibera, en Nairobi. / Foto: Noor Khamis / Reuters.

Pese a la existencia de grandes bolsas de pobreza, como el inmenso barrio de chabolas de Kibera en la capital, Nairobi, Kenia es uno de los países más estables y desarrollados de África, con una economía potente líder en su región que creció en 2012 al notable ritmo del 4,7% y que se basa sobre todo en el turismo. Sin embargo, el riesgo de violencia postelectoral ha ralentizado este año la actividad turística y ha provocado un ligero parón en este crecimiento. Todos aguardan a ver qué va a pasar.

Además, uno de los grandes ejes sobre los que ha girado la campaña electoral es la corrupción, una pesada tara para un país que ocupa el puesto 140 sobre 176 en la lista de Transparencia Internacional. En los debates entre candidatos que este año se han celebrado en la televisión keniata, las prácticas corruptas de la clase política y la lucha contra esta lacra ocuparon buena parte del tiempo. Por todo ello, Kenia se juega mucho en unas elecciones en las que pone a prueba, una vez más, su madurez democrática y su capacidad para cerrar algunas heridas del pasado.

Hay 2 Comentarios

Estás equivocado. Tanto keniano como keniata son correctos en nuestro idioma. Que exista el nombre propio Keniata, no quita que sea válido como gentilicio.

Que teneis con tanta noticia negativa sobre Africa. Con lo positivo no se cubre como en el caso de los debates presidenciales que se hicieron in Kenia. Y otra cosa, "keniata" es un nombre de persona, no es nacionalidad o representacion con junto del pueblo Keniano. Supongo lo que queria decir es "keniano" y no "keniata"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal