Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

"Es injusto imponer una guerra a Mali, un país que ya tiene muchos problemas"

Por: | 16 de julio de 2013

Aminata Traoré / Foto: Pepe Olivares

La intervención militar del ejército francés para frenar el avance de los islamistas ligados a Al Qaeda en el norte de Mali -en la que participa España- contó con un amplio consenso internacional, con el amparo de la ONU e incluso con el apoyo de varios países africanos. Las críticas a esta operación, en cambio, llegan desde el mismo corazón del país africano: Aminata Traoré (Bamako, Mali, 1947), exministra de Cultura de Mali durante el periodo 1997-2000, y una de las voces más destacadas de la antiglobalización en el continente, se opone duramente al despliegue de Francia: “Es totalmente injusto imponer esta guerra a un país que ya tiene muchos problemas”. La autora de ‘La violación del imaginario’ y ‘África humillada’, mujer de personalidad desbordante y cuyas palabras brotan como un río africano, pide dedicar más dinero a erradicar el paro y el hambre que a las guerras. “Puede que la África de hoy sea la Europa de mañana si continuamos con este sistema que destruye el empleo”, sentencia en francés.

¿Qué opina usted de la intervención francesa?
Creo que lo que Francia ha hecho, es decir, destruir las armas, los vehículos… no ha sido positivo para Mali. Francia tenía los medios tecnológicos y el material de guerra para haber obtenido el mismo resultado sin haber desplegado 5.000 de sus soldados sobre el terreno. Además, nos enfrentamos a un enemigo del que no conocemos su cara, quizá entre ellos haya algunos fanáticos que vienen del exterior, pero la inmensa mayoría de la gente son los candidatos a la emigración, los parados, que son reclutados para hacer la guerra. Hoy, los extranjeros siguen en Mali para combatir el terrorismo, mientras tenemos muy pocas posibilidades de eliminar el paro para que los jóvenes malienses no tengan que emigrar. Un informe de Naciones Unidas muestra que, entre los terroristas que hay encarcelados en prisiones de Bamako, hay muchos niños soldados, y la mayoría de esos combatientes son demasiado jóvenes, gente desesperada. Por eso, pienso que a medio plazo, hace falta que Europa, Occidente, repiense su enfoque de este fenómeno, porque es una fuente de insurrección. No es solamente quien se suma a estos movimientos, también hay muchas víctimas. Si queremos erradicarlos, tenemos que centrarnos en los parados que no han tenido nunca trabajo y que quieren únicamente trabajar.

¿Qué papel debería jugar entonces Europa ante esta amenaza islamista?
La amenaza islamista no viene de aquí, Mali es víctima de un fenómeno que ha nacido en otra parte, que ha nacido a partir de la lucha de los Estados Unidos contra los talibanes y Al Qaeda, nosotros somos víctimas de nuestra geografía, porque nos encontramos en un país amplio donde ellos se han refugiado. Por lo tanto, ¿es necesario, en nombre de la lucha contra el terrorismo, que suframos una ocupación de nuestro país por parte de los cascos azules? Los cascos azules no llegan a un país y se van rápidamente, pueden estar aquí 10 años y desfigurar un país. Cuando tienes miles de soldados extranjeros desplegados en tu país, eso lo cambia todo. Por lo tanto, mi combate es contra la militarización de África. Es totalmente injusto imponer esta guerra a un país que ya tiene muchos problemas. Occidente dice “hemos donado tres billones de euros”. Pero no es para nosotros. Es para gastarlos, en el nombre de Mali, pero es un dinero que lo malienses no tendrán jamás, y que las generaciones futuras de malienses deberán reembolsar.

Mapa de Mali

¿Qué ha cambiado en Mali desde que comenzó la guerra?
Ahora tenemos miedo, no sabemos a dónde vamos con esta guerra, nos han hecho creer que nos va a servir para desarrollarnos, pero se ve que el modelo del sistema capitalista que fracasa por todas partes. Lamentablemente, los políticos no han entendido la democracia en términos de cambio, en términos de alternativa. Hoy tenemos únicamente políticos que quieren acceder al poder para hacer las mismas cosas, escuchar y repetir el sonido del FMI, de Europa, del Banco Mundial, continuar con las mismas políticas e impedirle al pueblo maliense entender qué ocurre. Este es mi combate actual, permitir a las víctimas de este sistema entender mejor el mundo globalmente. Hay que saber que el sistema está en crisis incluso en Francia, por lo tanto Francia no puede ayudar a Mali donde ellos mismos han fracasado. Francia no crea empleo. El gran problema hoy de François Hollande [presidente de Francia] es el desempleo. Cuando hay un 24% de paro en los países occidentales se expande el pánico, pero en Mali hay un 50% de paro desde hace 30 años. Puede que la África de hoy sea la Europa de mañana si continuamos con este sistema que destruye el empleo.

¿Qué le gustaría cambiar si fuera presidenta de Mali?
Me encantaría cambiar radicalmente el enfoque sobre el desarrollo. Pero yo no seré presidenta, ni tengo ganas de serlo, porque en Mali hay que seguir los dictados del Fondo Monetario Internacional al igual que en España hay que seguir los dictados de la troika. Son las instituciones financieras las que dictan a los dirigentes elegidos democráticamente las políticas que deben seguir. Por lo tanto, hoy no veo la manera, dentro del marco del orden global, de que África cree industrias y empleos, porque la división internacional del trabajo quiere mantener a África en el rol de exportador de materias primas. Si África no ofreciera petróleo o uranio no tendría ningún espacio en la globalización. Queda como mero proveedor de recursos energéticos que, al final, son recursos de guerra. La guerra que en estos momentos divide Mali todo el mundo sabe que es por el control de los recursos.

¿Considera que las elecciones del próximo 28 de julio serán un avance?
Me parece un despropósito ir a las elecciones el 28 de julio
, durante la estación de lluvias, durante el Ramadán, hay refugiados que están fuera, no ha habido una campaña electoral que permita a la ciudadanía comprender la causa de la guerra… Creo que las elecciones no son solo una cuestión de ir a elegir a alguien, sino también de una buena comprensión de las causas del fracaso, porque las causas no son solo humanitarias, son económicas. Es un problema evidentemente económico.

Aminata Traoré, exministra de Cultura de Mali / Bernardo Pérez ¿Cómo es la situación de los desplazados actualmente?
Grave. Terrible. Es por ello que considero escandaloso gastar dinero en las elecciones en lugar de en esa pobre gente que está en los campos de refugiados y no tienen nada que llevarse a la boca, ni agua ni medicamentos. Usted no ha encontrado la manera de responder a esta crisis humanitaria pero encuentra el dinero para traer lo necesario para votar. Eso me supera. ¿Por qué ha llegado el extremismo religioso a un país como Mali? Existe por todas parte, porque la gente está desesperada. El radicalismo religioso no es de hoy, pero la cuestión que hace falta poner de relieve es por qué ahora, en tiempos de internet, la gente escucha su mensaje. La respuesta es la misma por todas partes. ¿Quién va a las mezquitas en Francia? ¿Por qué cada vez más gente se convierte al Islam? Porque no tiene respuestas a las cuestiones existenciales.

¿Hay verdaderamente un riesgo de secesión del norte de Mali respecto al resto del país?
Eso dependerá de Francia y de Europa. Los occidentales dieron armas a los rebeldes, como han hecho también en Siria y en otros países. La moda ahora es darles armas a los rebeldes. Pero en Mali los rebeldes son nuestros hermanos. Nunca hemos explicado la rebelión a la luz de la no satisfacción de las necesidades de la gente. El norte es una región desértica, donde la vida es muy difícil, y aun así hemos llevado a cabo privatizaciones de servicios y bienes públicos en el norte. Cuando dices que la gente va a pagar por el agua o por la sanidad, eso es así en Bamako pero también en Kidal, en el norte del país. No hay ningún esfuerzo para educar a la ciudadanía para que la gente pueda comprender lo que ocurre. Por eso, vamos hacia la catástrofe, es decir, la emigración, la inseguridad, el paro… Lo estamos destrozando todo. No hay un discurso político en nuestro país que permita a la gente desarrollar una conciencia ciudadana y hacerle a los candidatos presidenciales las preguntas adecuadas.

¿En qué está trabajando en estos momentos?
Estoy terminando en estos momentos un libro, ‘Emblematique Mali’, que espero que salga en las próximas semanas. En este libro hago la pregunta de cuál es la alternativa para Mali, en qué debe consistir la transición. No se trata de cambiar solo de dirigentes políticos, se trata de cambiar el paradigma. Si los países europeos, con la ayuda de la UE, reconocen que el Banco Mundial se ha equivocado en Grecia, entonces tienen que reconocer que en Mali se han equivocado siempre. Pero nadie lo reconoce. Somos un pueblo por el que no tienen ninguna consideración.

¿Ha cambiado la relación de Mali con los países vecinos por culpa del conflicto?
Creo que todos los países de la región están en el mismo error que Mali. Todos piensan que se van a convertir en países emergentes, como China, gracias al liberalismo. En ese discurso están las élites políticas y económicas, porque es un discurso que permite obtener la financiación exterior. Las élites pretenden emerger, pero la situación es la misma aquí, en Bamako, que en el norte, para los tuaregs, así como en Burkina Faso, Costa de Marfil o Senegal. Tenemos el problema de la deuda, del paro, y de muchísimo sufrimiento de la población que es ignorado por la clase política.

¿Cómo es la situación de la mujer en el Mali de hoy?
Las mujeres son instrumentalizadas por los políticos, la cooperación internacional. En un reciente escrito en el que explico que, si queremos mejorar realmente la situación de la mujeres, hay que hacerlo de tal manera en que no se sientan obligadas de pagar la consecuencia de las políticas económicas neoliberales.

Hay 27 Comentarios

@fer:

no lo podría haber dicho mejor.

No se preocupe señora Traoré; la próxima vez que se produzca una sublevación de islamistas radicales, ataquen a un país, destruyan su patrimonio e impongan sus leyes religiosas; Europa y Estados Unidos miraremos para otro lado y diremos que son asuntos internos. Seguro que se pudieron hacer mejor las cosas con la intervención pero protestar y decir lo malo que es la estancia de los cascos azules en un país que se desangraba y destrozaba internamente me parece aberrante. Por cierto, un cero monumental al periodista, lo de hacer preguntas incisivas e inteligentes no parece que sea lo suyo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal