Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Presumir de virginidad

Por: | 10 de septiembre de 2013

Cada año miles de niñas y adolescentes alardean de su virginidad en una ceremonia tribal que comparten los pueblos zulú, mayoritario en Sudáfrica, y suazi, que dieron nombre y origen a Suazilandia. Es la Umhlanga, el baile de las cañas o el reed dance en su nomenclatura en inglés, porque las participantes portan en sus manos unos bastones o juncos y tradicionalmente se celebran entre finales de agosto y principios de septiembre.

La ceremonia más conocida es la de Suazilandia porque tradicionalmente el rey había escogido nueva esposa en cada convocatoria pero ya hace años que ese casting dejó de tener como objetivo ampliar el harén y se mantiene como una celebración tribal. En el país vecino, en Sudáfrica, también tiene una alta participación y, además este año ha estado aparejada a la polémica.

El calendario festivo se inicia una semana antes del baile propiamente dicho, cuando las chicas salen de sus aldeas andando hacia el lugar del encuentro, estadios o explanadas enormes para dar cabida a tanta gente. El protocolo establece como requisito presentar un certificado de virginidad. Las jóvenes van vestidas de manera tradicional, muy parecidos los estilos zulú y suazi, con abalorios y collares repartidos por todo el cuerpo, llevan en principio los pechos al aire, aunque actualmente algunas se cubren con camisetas o el sujetador, y lucen plumas en la cabeza que muestran si están comprometidas o buscando pareja.

DSC_0071.jpg
Una adolescente suazi ataviada con el vestuario tradicional dice sentirse
"orgullosa" de bailar para su rey en el Reed Dance. Marta Rodríguez 

En Sudáfrica, este año ha habido polémica porque el rey zulú Goodwill Zwelithin ha propuesto que para el año que viene la ceremonia se abra a otras culturas, teniendo en cuenta que un 8% de la población que vive en la región de Kwazulu-Natal es de origen indio y más de un 5% son blancos o mulatos. No se sabe a ciencia cierta si el monarca busca integración cultural o sólo rédito comercial porque hizo el anuncio tras reunirse con un hombre de negocios de ascendencia india.

La respuesta de un grupo de participantes ha sido rápida y clara. No. La aceptación de indias o blancas supondría terminar con el significado real de la ceremonia, de comunicarse con los ancestros y de la exhibición de la virginidad. Sihawu Ngubane, profesor de zulú de la Universidad de Kwazulu-Natal apoya a las jóvenes y subraya que esa multiculturalidad haría perder la identidad cultural originaria.

De hecho, en la reciente edición de 2013 la joven de origen británico, Ella Pill, lideró uno de los grupos de baile pero sin cumplir con el protocolo establecido y que las zulús deben seguir al pie de la letra. La asociación Nomkhubulwane está liderando las protestas y su portavoz, Mabo Gwala, asegura que la mayoría de las chicas se sintió “menospreciada” porque la blanca no llevaba abalorios ni los pechos al aire, no entregó su certificado de virginidad y evitó arrodillarse ante el rey. Sin embargo, el monarca, lejos de ofenderse la abrazó, un “honor” que ninguna otra participante tuvo, se queja Gwala.

 

Más allá de si tiene cabida la multiculturalidad en el país del arcoíris, como Nelson Mandela y Desmond Tutu acertaron a bautizar a la nueva Sudáfrica, sobrevive otra cuestión. En nombre de la tradición y del poder de la tribu se tiene que mantener una ceremonia como esta en la que la mujer –en este caso casi niña- son vistas como mero receptáculo para la reproducción.

La activista por la igualdad de género, Nomboniso Gasa, responde desde Ciudad del Cabo que la celebración no se aguanta en este sentido porque perpetúa “el marcaje de las niñas en función de su virginidad”, mientras que deja de este rito a los hombres. A su juicio, el baile “enfatiza la pureza de la mujer” mientras el gran problema social sudafricano es el abuso sexual de las mujeres. Además, sostiene que se trata de un rito suazi que los zulús adoptaron más tarde.

DSC_0157
No sólos las jóvenes vírgenes, también los hombres y mujeres mayores se visten de manera
tradicional para asistir a la ceremonia. M.R.

Tanto Sudáfrica como Suazilandia lideran los mayores porcentajes de infectados de sida y de seropositivos en el mundo. Los monarcas zulú y suazi aprovechan estas celebraciones para animar a las chicas a mantenerse castas y puras, como la única manera de estar libre del riesgo del VIH.

Hay 10 Comentarios

son sus costumbres, yo no entro ni salgo. lo que si me molesta, es que hagan sus ritos en mi pais, ablaciones,
matrimonios de niñas, etc , pero en su pais que hagan
lo que les de la gana mientras se lo permitan sus leyes.

Y tengan la edad que tengan nos da igual. Conocéis el caso de la niña de 8 años que a muerto en manos de su esposo en la noche de bodas? No aprenderemos nunca.

Será una tradición o un ritual indígena, con enorme colorido y bastante atractivo visual, pero que quieren que les diga, a mi me recuerda la venta de ganado o una forma de conseguí carne fresca sin moverse.

Donde están las ONGs por los derechos de la mujer y demás luchadores progre? ¿Esto no es explotación de la mujer? o ¿esto no es pedofilia? Se monta un baile similar Berlusconi, cosa que ya ha hecho, y van todos al juzgado, con la correspondiente presentación de todas estas ONGs llevando la acusación particular. Pero no pregonamos que todos somos iguales en este mundo globalizado? Pues por que no hay denuncia en la Haya contra este despropósito medieval? Luego se quejan que no reciben donativos, vamos, ni un céntimo voy a dar! Muy valientes se sienten acusando un cartel publicitario por sexista, pero que muy valientes.

¡Libres domingos y domingas! Igual más que racista por nuestro lado, es de pensamiento arcaico el que todavía nos asustemos con unas tetas. Sean blancas, negras o verdes... Algo que ver con esto tiene que ver la moral religiosa que llevamos impregnada, por suerte o por desgracia.

León Riente...
Hijo de la grandisima...
Haciéndose pasar por vivo,o muy vivo.

Y a lo que dice Olimpus, yo añado el hecho de que muestren el pecho de una menor en una foto, algo totalmente impesable si la adolescente fuera española. Me parece totalmente racista y discriminatorio. O se permiten las imágenes de pechos de todas las mujeres o se prohíben todas, pero eso de permitir que se vean únicamente las imágenes de pechos de africanas como si fueran de otra especie o como si fueran animales, me parece una barbaridad.

Yo me voy a centrar en el hecho de que Youtube permita este video. Si fuesen niñas blancas habria sido censurado, borrado, y acusado de pedofilia. Como son negras no pasaz nada. Ya lo dijo aquel: "Si ves una mujer blanca enseñando los pechos es el canal porno, si es negra estas viendo National Geographic"

"Sihawu Ngubane, profesor de zulú de la Universidad de Kwazulu-Natal apoya a las jóvenes y subraya que esa multiculturalidad haría perder la identidad cultural originaria".
-
Si esto en vez de decirlo un profesor zulú lo dice un profesor europeo para referirse a alguna ceremonia o fiesta europea, ese profesor hubiera recibido inmediatamente el calificativo de RACISTA por parte de los vigilantes de la ortodoxia de la corrección política antifascista.
-
Pero si estas cosas las dicen no europeos que pretenden legítimamente preservar su etnia y cultura, a nadie le parece mal.
-
Doble rasero = Racismo antiblanco
-
Por otro lado, muy de acuerdo con el profesor y muy en desacuerdo con el rey. Esa tradición étnica es solo para los miembros de la etnia. Una británica ahí no hace nada, lo mismo que una zulú no haría nada en una tradición étnica europea. Y lamentable que a esta parte de Suráfrica haya llegado también la lacra del feminismo.

pero macho! si son las niñas de 10 años las que alardean de su virginidad.... no tiene merito la cosa, me entiendes?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal