Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

¿Qué fue de los piratas somalíes?

Por: | 17 de febrero de 2014

Hace tiempo que los ataques piratas a barcos en aguas del océano Índico o del mar rojo no aparecen en los medios de comunicación. Lejos quedan los días en que este tipo de noticias abrían los telediarios o eran portadas de diarios.

Este hecho puede ser indicativo de que el número de ataques piratas en África ha decaído considerablemente. Así se desprende del informe anual del International Maritime Bureau (IMB) sobre piratería y atracos armados contra barcos.

Las cifras que muestra el documento hablan de que de los 79 ataques piratas que ocurrieron cerca de África en 213, solo 15 fueron atribuidos a somalíes. Esto supone un gran descenso ya que en 2012 fueron 75 y en 2011 hubo 237.

Estos números hacen concebir esperanzas respecto a que los ataques de piratas somalíes ya no supongan el peligro del pasado y a que pudieran estar en vías de desaparecer.

Image1
Foto Bartamaha.

Según el IMB, la seguridad privada que acompaña a los baros, las operaciones internacionales de patrullaje y la cada vez mayor influencia y colaboración del gobierno somalí han sido cruciales en este cambio de tendencia.

Sin embargo, Timothy Walker,invertigador del Instituto para Estudios de Seguridad en África (ISS), diverge de esta impresión general. La clave, para él, está en que las estadísticas no reflejan la realidad de lo que está pasando, recogiendo muchos menos incidentes de los que ocurren.

El mismo IMB reconoce que el verdadero número de ataques piratas puede ser mayor. La principal razón aportada es que no se registran todos los casos ya que muchos de los dueños de las compañías a las que  pertenecen los barcos se niegan a informar de los ataques o intentos que sus naves puedan sufrir ya que  esto acarrea costes adicionales y retrasos mientras se investiga el incidente. Es por ello que el IMB avisa de que el informe final no demuestra, fehacientemente, que el problema de la piratería en África esté disminuyendo.

El mismo informe anterior indica que la piratería en África occidental, especialmente en las aguas ricas en yacimientos de petróleo de Nigeria, Gabón, Costa de Marfil y Togo, significó el 19 % de todos los ataques ocurridos en el mundo. IMB señala a los piratas nigerianos, responsables de 31 de los 51 ataques ocurridos en la región, como especialmente violentos.

Hay que tener en cuenta que a pesar de que los ataques piratas cerca de las costas somalíes hayan descendido, las causas que están detrás de la piratería no. El escaso control del Estado, la falta de oportunidades económicas legales y la ausencia del Estado de Derecho son elementos que todavía no han sido resueltos y por eso la piratería en la zona podría volver a escalar si las patrullas navales se redujeran.

En el caso del Golfo de Guinea, las razones existentes para el surgimiento de la piratería no son muy distintas a las de Somalia, aunque en estos países la presencia del estado sea mayor. Sin embargo, la marginalización de grandes segmentos de la población, la pobreza y el desempleo, la falta de oportunidades para ascender en la escala social, el surgimiento de grupos criminales, un estado percibido como represor, entre otros muchos elementos, han dado lugar a que la violencia, el crimen y la economía ilegal adquieran una gran aceptación social en muchas zonas costeras de Nigeria, principalmente. En esta nueva forma de supervivencia participan tanto las elites locales como la población más marginada.

Por el Golfo de Guinea circula gran cantidad de petróleo, minerales, madera o productos agrícolas. Por eso, el incremento de la piratería en esta zona puede tener un impacto directo sobre la economía de la región y facilitar grandes beneficios a los grupos que están detrás de ella.

La fuerte y decidida intervención internacional contra la piratería somalí que tantos frutos ha dado es difícil que se pueda reproducir en el Golfo de Guinea, entre otras razones porque los recursos de los países son limitados y esta operación significaría transferir activos de una zona a la otra. Aunque los grandes intereses económicos de Estados Unidos y la Unión Europea en la región pudieran justificar la intervención, quizás esta se centre más en trabajar conjuntamente con los gobiernos de la zona y fomentar la formación de personal local que se encargue de las patrullas y la persecución de este delito.

Image1
Foto Safety4sea.

Algunos especialistas no están de acuerdo en calificar los incidentes ocurridos en la costa occidental de África como actos de piratería ya que al no producirse en alta mar, sino en las aguas territoriales de Nigeria o de los estados vecinos, bajo el Derecho Internacional, serían atracos a mano armada. Esta es la opinión de Mark Munson, oficial de inteligencia estadounidense, por ejemplo.

Que estos ataques ocurran en aguas territoriales, a diferencia de los de los piratas somalíes, tiene muy distintas consecuencias. Una de ellas es que la seguridad de estas aguas es responsabilidad del estado.Por eso, no se podría producir una respuesta internacional similar a la organizada en Somalia sin contar con el consentimiento de los gobiernos de la zona.

Además, el Golfo de Guinea es la región por las que se mueve más tráfico de drogas, seres humanos o armas del mundo, lo que muchas veces conlleva la implicación de los agentes del orden, de los políticos y de lo gobiernos locales y nacionales. Esta participación de agentes locales en las acciones criminales hace, según Vanda Felbab-Brown, investigadora del Centrer for 21st Century and Intelligence, que esta sea otra razón por la que resultaría mucho más difícil la intervención internacional, ya que tocaría intereses económicos de muchas personas.

A finales de enero concluyó la 22 sesión ordinaria de la Unión Africana (UA) en la que se adoptó el Plan Marítimo Integrado Para África (AIM). Se trata de un plan de acción que estará en vigor hasta el año 2050. La primera fase (2015-2025) está dedicada a los mares y océanos del continente y la UA ha invitado a todas las organizaciones económicas regionales a adoptar planes contra la piratería, el robo armado y otras actividades ilegales que se comenten en el mar.

Este plan es el primer intento netamente africano por ocuparse de la seguridad marina del continente sin depender de la intervención extranjera.

El AIM promueve, entre otras medidas, la mejora del nivel de vida de todos los grupos sociales, especialmente de las poblaciones costeras, poniendo así de relieve que la regulación y gestión de los asuntos y recursos marinos no puede estar controlado por unos pocos sectores o industrias selectas.

Este último punto es muy importante porque todos sabemos que si realmente se quiere terminar con el problema de la piratería, tanto en Somalia como en el Golfo de Guinea, no bastará con la intervención internacional o el empoderamiento de las fuerzas del orden y militares de los países de la zona. Como en tantas otras situaciones hay que atacar las verdaderas raíces del problema: la pobreza, la marginación y la corrupción. Todo las demás medidas no dejarán de ser parches que nunca conseguirán acabar con la piratería.

Hay 5 Comentarios

Señores, la piratería y el delito se resuelven con fuentes de trabajo genuinas. Nadie nace ladrón. Si la UE tomara conciencia que el flagelo de hoy en día es el resultado de dos siglos de saqueo y sometimiento al continente africano, dejarían de tomar acciones de represión y empezarían a transitar el camino de la solidaridad y el desarrollo en la región.

Estados ficticios creados por obra y gracia de una descolonización que fue casi peor que la colonización. Habitantes de países ricos (no lo olvidemos, la mayoría de países africanos no son pobres!!) cuyas riquezas no pasan a manos de su población sino que, al igual que hace uno y dos siglos, siguen yendo a para a manos de europeos, estadounidenses y otros. Ellos son los atracados, no los atracadores; intentan recuperar parte de lo que les están robando por los medios que pueden, que las "leyes" internacionales llamen atraco o piratería a eso y no a lo que hacen las multinacionales petroleras y otros es pura hipocresía.
Y no son lugares dejados de la mano de dios, dios les fue llevado de la mano de los explotadores. Lo mejor que les podría pasar a estos paises es que Dios y sus tropas les olvidaran.

Buen artículo, Chema. Me he permitido enviarte un mensaje a tu correo electrónico con algo más de info sobre el tema que apuntas de las estadísticas. Me parece muy interesante.

Un cordial saludo.

Fernando Ibáñez.

A vista de pájaro, a quienes solo sabemos a partir de las noticias, lo que parece es que en muy poco tiempo comunidades que antes solo llevaban lanzas y flechas, dedicados al pastoreo, ahora llevan armas de fuego, sin ningún control.
Y que han descubierto como se saca mucho dinero con un poco de riesgo, amenazando a los barcos de pesca o a los europeos que realizan labores de colaboración, a los empleados extranjeros de empresas internacionales.
Reclamando un salto en el tiempo, y exigiendo de forma inmediata tener dinero en abundancia.
Por la fuerza de las armas, en sitios dejados de la mano de Dios, sin orden ni concierto.
Un atraco en el más puro sentido de la palabra.
Que en muchos casos sintoniza con la delincuencia internacional.
Impunes, esperando que les pase algún atrevido cerca y sin moverse demasiado.
A punta de pistola.

Muy interesante, como siempre, gracias. Justo ayer estuve viendo "Captain Phillips", que me sorprendio gratamente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal