Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El motor de un gran viaje

Por: | 26 de junio de 2014

Autor invitado: Carlos Garcia Portal (Charly Sinewan)

Pista a la frontera de Tanzania
No sabía, o al menos no recordaba, la existencia de un país llamado Islas Comoras.

Sin embargo hoy estoy aquí, alojado en un tranquilo hotel de Moroni y sorprendido por esta nueva chincheta en mi mapa del mundo. Me dirijo a Madagascar, pero viajo despacio, muy despacio, intentando que nunca termine. Alargando la vida, que diría Martín Caparrós, porque viajar es la única forma de engañar al tiempo.

En unos días me embarcaré por segunda vez en un carguero. En algún rincón de su cubierta anclaremos mi moto para que aguante el vaivén del océano. Si se repite la historia de unos días atrás viniendo desde Dar es Salaam, pasaré horas tumbado, combatiendo el mareo y sin poder hacer otra cosa que pensar y mirar atrás, recordando el camino recorrido hasta aquí.

Llevo cinco años dando la vuelta al mundo en moto. Primero fue Europa, Asia y Oceanía, en un viaje de ocho meses a través de veintitrés países y cientos de pequeñas anécdotas que hicieron de aquel viaje el principio de una historia. Después comencé con África, bajando por la costa oeste hasta Ciudad del Cabo. Ahora subo por el este dirección a casa, pasando páginas lentamente, intentando que nunca termine el libro.

Viajo solo pero vamos muchos en mi moto. Pertenezco a la generación de viajeros 2.0, trotamundos que compartimos nuestras experiencias a través de la red. En estos años se han ido uniendo unos cuantos miles de lectores, casi diría amigos, que me animan a seguir viajando y a compartir mis experiencias.

 

En octubre de 2009 llegué a India tras atravesar Paquistán e Irán. Al cruzar esa frontera sentí que mi vida debía ser siempre un viaje, que había nacido nómada.

El Telediario se había encargado de llenarme de miedos y dudas que kilómetro a kilómetro se fueron convirtiendo en autoestima. El mundo me mostraba una cara mucho más dócil, habitado principalmente por personas con ganas de socorrer y no de asaltar al viajero.

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Salida
Mi primer destino en India fue
Manali, un pequeño pueblo a pies del Himalaya. Unos metros antes de llegar un tipo paró su pequeña moto junto a la mía. En castellano con acento italiano me asaltó con descaro.

- ¿No habrás venido desde España en esa moto?

El personaje se llamaba Ángelo y llevaba treinta años viviendo en el valle de Manali. Durante diez días me convertí en su fiel escudero, empapándome de su peculiar forma de entender la vida. Él me habló del motor de un viaje tan largo, de una vida viajando. Los lugares, decía, no son más que escenarios, pero el viaje eres tú y las personas que te acompañan. Nunca recordarás Manali por su espectacular valle ni por el imponente Himalaya que nos rodea. Lo harás siempre por los momentos que aquí pasaste, con los amigos que te encontraste y que aunquepronto dejarás para siempre, nunca olvidarás. Todos ellos dejarán un pequeño poso en ti.

Años después de aquello la policía me tuvo retenido dos interminables horas en la frontera entre Benín y Nigeria. La cuota eran setenta euros y el argumento para exigirla giraba exclusivamente en el color de mi piel y el oportunismo que da una placa mezclada con el arte de impartir miedo. Aunque mi bolsillo se lo podía permitir, mi moral no, porque la corrupción es un asco y el viajero ha de combatir con ella. Y para ello sólo conozco un sistema, la paciencia y mantener siempre la educación y el respeto, aunque no sea merecido.

Dos horas después salí de allí con el bolsillo intacto pero con el sol muy bajo. Eso provocó tener que entrar en Lagos anocheciendo, con todas las alarmas retumbando en el interior de mi casco. El miedo, si no se convierte en pánico, puede ser un buen aliado.

Lagos, como tantas grandes ciudades africanas, es una nube de humo negro y un continuo colapso de coches, camiones, pequeñas motocicletas, transeúntes y algún que otro animal suelto. La moto es un reclamo ostentoso, pero también un lugar seguro mientras puedas acelerar. Serpenteando entre el tráfico llegué a un barrio periférico donde finalmente encontré un hotel. Al cruzar la puerta sentí alivio, llevaba horas con la sensación de no estar en el sitio correcto a la hora adecuada.

El hotel era un lugar extraño, una mezcla entre alojamiento y sala de fiestas. Ser el único blanco es siempre una ventaja entre la inmensa mayoría de personas amigables que habitamos este mundo. Esa noche comencé a conocer al nigeriano, un tipo con mucho carácter y personalidad, que no se siente intimidado por ese aura desupuesta supremacía blanca que parece existir en otras partes de África. Aquella noche los temidos nigerianos me agasajaron con todo lo que tenían. Incluso tuve varias ofertas para dormir acompañado, porque aquel hotel tan raro resultó también ser un lupanar. Obviamente la dosis de riesgo la dejo exclusivamente para el viaje en moto.

Al día siguiente dejé aquel escenario sucio, bullicioso e inseguro, pero que siempre recordaré como un excelente lugar en mi mundo.

Pasaron los años y seguí viajando, haciendo etapas por África y volviendo a España a trabajar para ahorrar y poder así reanudar la marcha. El año pasado comencé a plantearme soltar todos los cabos que me unían a España y dedicarme exclusivamente a viajar. Con ese dilema llegué una tarde de julio a Underberg, un pequeño pueblo sudafricano a los pies de las grandes montañas del Reino de Lesoto.

Me alojé en Khotso, una granja con un pequeño hospedaje para mochileros y una excelente pradera donde plantar mi tienda de campaña. El inmejorable escenario lo completaban Steve y Lulu, los dueños de la granja. Nueve años atrás Lulu había decidido soltar todos sus cabos y dejar su México DF natal para emprender un gran viaje. Cuando llegó aquí se enamoró de Steve y su viaje continuó sin necesidad de seguir avanzando.

Pasé dos semanas con ellos, por eso siempre recuerdo Underberg como uno de los mejores lugares que conozco. El poso de Steve y sobre todo de Lulu, en la que me vi reflejado, han quedado para siempre.

Porque al final no se trata de pasarse la vida viajando, sino que la vida se convierta en un viaje.

 

(*) Charly Sinewan nos contará aquí a partir de hoy algunas de sus experiencias en este periplo personal y mundial. Para seguirle y contactar con él basta seguir www.sinewan.com 

Facebook: El Mundo en Moto Sinewan 

Twitter: @charlysinewan

Youtube: charlysinewan

Hay 4 Comentarios

Qué ilusión hace leer a Carlos aquí. Enhorabuena Charly, sigue compartiendo tu gran viaje.

Es sorprendente lo cercano que uno siente a Charly sólo conociéndolo a traves de la redes sociales y de su web... La verdad que uno siente que es un entrañable amigo que nos lleva en su moto y nos hace disfrutar de la mejor manera el viaje, mismo que lo hacemos todos sobre su moto. ¡La calidad humana y la simpatía de este hombre es admirable!

Me gusta....genial la ultima frase

Extraordinario Charly.
Como siempre.
:-)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal