Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

La orquesta Antibalas, legado de Fela Kuti

Por: | 06 de junio de 2014

Autora invitada: Camila Peters (Radio África

Duke Amayo es el cantante y co-fundador de la orquestra Antibalas (Brooklyn, Nueva York), una banda que ha logrado internacionalizar y popularizar el afrobeat, género musical originario, a principios de los setenta, de Lagos (Nigeria) de la mano del legendario cantante y activista político Fela Kuti.

Vinieron a España para el Primavera Sound 2014.

85312_antibalas
Poca gente en España conoce a la orquestra Antibalas y su afrobeat. Amayo, usted tuvo la suerte de crecer en Lagos y asistir al Shrine de Fela Kuti con tan sólo 11 años. Descríbanos la escena del afrobeat a partir de esa experiencia. 
Alucinante. Con eso lo resumo todo en una palabra. Tuve mucha suerte de vivir mi adolescencia en Lagos durante la época en que Fela estaba activo. Mi tío, que en aquel entonces era una superestrella del fútbol me llevaba de pequeño al Shrine, el local donde Fela hacía sus primeros conciertos. Allí congregaba a masas de gente haciéndoles llegar el mensaje del afrobeat, una música de influencia funky pero con una raíz claramente africana y mensaje sociopolítico de protesta contra el sistema corrupto del país. Era un lugar mágico y utópico dónde todo parecía posible. Por ese tiempo yo practicaba kung-fú y era fanático de James Brown. Fela encarnaba lo mejor de ambos mundos, al unir el espíritu de lucha con una danza y música hipnotizadoras. Al poco tiempo se convirtió en mi ídolo.

 

James Brown y Fela Kuti, ¿cuál es la conexión? Pues aunque a primera vista no lo parezca hay mucha. Entre la música de Fela y la de James Brown existe un puente comunicativo a través de la guitarra y las composiciones polirítmicas, procedentes de la tradición orisha. Este lenguaje estaba presente en la música de ambos y eso era lo que los unía. Así bebían el uno del otro y poco a poco el funk y el afrobeat se convirtieron en uno. También es  verdad que Fela pasó un tiempo en los Estados Unidos durante el movimiento de derechos humanos y allí se influenció mucho por el sonido funk, propio de la época.

Hablando de Estados Unidos, ahora vive en Brooklyn dónde Antibalas se fundó en 1989. ¿Cómo logró viajar el afrobeat de Nigeria a Nueva York? Esta música se infiltró en Brooklyn y otras partes del mundo a través de las agujas de los dj’s. Los miembros fundadores de Antibalas, Martin, Gabriel Roth, Jordan McLean y yo (que me mudé a Nueva York con 17 años) éramos todos amigos de dj’s entendidos del género. Al poco tiempo nos animamos a crear nuestra propia orquestra y desde entonces no hemos parado. Antibalas es como una gran tela donde cada uno aporta su tejido y estilo. A pesar de tener proyectos paralelos, los miembros de la banda colaboramos unos con otros. Actualmente tengo un proyecto que se llama Fu Arkist Ra y en casi todas las canciones participa alguien de Antibalas. ¡Somos una gran familia de afrobeat-lovers!

Antibalas-articleLarge

Lo que llama la atención es que es usted el único miembro africano de la banda, ¿verdad? ¡Sí! y me hace gracia porque eso te viene a demostrar que un africano no sólo se define puramente por la localización geográfica. Todos llevamos África en nuestro ADN y es precisamente con este tipo de música que se nos activa y despierta. ¡No podemos escapar de la madre África!

Si es cierto que Antibalas sigue el legado musical de Fela Kuti a través del afrobeat (que es música a la vez que ideología) ¿Cuál es el mensaje sociopolítico de la banda? Es imposible comunicar el mismo mensaje que Fela porque no estamos experimentando lo mismo que él vivió. Muchos miembros de la banda somos gente de clase media con pequeños negocios, pero aun así tenemos una ideología liberal y somos activos en lo que hacemos. Utilizamos Antibalas como una plataforma para comunicar nuestra insatisfacción con el sistema y eso mismo es lo que hacía Fela. No sólo era una estrella popular sino que trabajaba para su comunidad. En mi caso, heredé la casa de mi madre hace poco en Nigeria y construí una casa ecológica con paneles solares con la ayuda de algunos estudiantes de mi comunidad. Mi esperanza es que con esta acción se den cuenta de que no tienen que depender de los generadores eléctricos procedentes de China y Alemania. Esa es mi aportación.

 

Los hijos de Fela, Femi y Seun Kuti siguen tocando afrobeat por todo el mundo, ¿cómo es su relación con ellos? Tengo muy buena amistad con los dos hermanos. Femi Kuti es un saxofonista excepcional además de ser un máster de la respiración circular. Ahora empiezo a apreciar más su estilo, porque me doy cuenta de que es único y muy diferente a lo que hacía su padre. Femi se acerca lo máximo posible a la raíz del afrobeat, haciendo resonar de los ritmos tradicionales de los tambores propios de la música fuji y agbala.

 Seun, en cambio, parece imitar más a su padre, ¿no? De hecho eso es un malentendido que comparte mucha gente. Si te paras a pensarlo,  Seun ya tocaba con Fela cuando tenía 10 años, así que lo que hace ahora no es imitar sino continuar el legado musical que le dejó su padre y mantener vivo el pulso de la banda Egypt 80. Para ellos es muy importante seguir tocando, ya que Fela dijo una vez “esperaos a que llegue a mi destinación” y Egypt 80 todavía no ha llegado.

Desde los inicios del afrobeat en los setenta hasta hoy, la industria musical ha experimentado grandes cambios. Uno de ellos ha sido la globalización de géneros musicales que no traspasaban sus propias fronteras, como el flamenco español o el bhangra de India ¿Qué te parece la clasificación del afrobeat bajo la etiqueta de “world music”?

Tengo sentimientos mixtos. Para mi existen dos maneras de verlo. Me explico: cuando empecé a tocar afrobeat enseguida me di cuenta que merecía ser reconocido como un género en sí mismo, por su profundidad, naturaleza orquestal y acercamiento al espíritu libre e improvisado del jazz, que es reconocido como un estilo propio….Pero al mismo si se entiende con el sentido literal de la palabra el afrobeat es en definitiva música del mundo. Tiene una plasticidad amoldable a cualquier instrumento y conecta con gente por todo el planeta. Con Antibalas hemos tocado en más de 35 países y todos los públicos reaccionan al afrobeat de una manera muy positiva. Es una música muy accesible.

Es curioso como festivales masivos de indie-rock como el Primavera están empezando a incorporar bandas de afrobeat, ¿no? Curioso y gracioso, porque muchas bandas de indie también empiezan a experimentar con algunas pizcas de música africana en sus composiciones. ¡Parece que el mundo se va abriendo poco a poco!

Ahora que el afrobeat está en su punto de mayor efervescencia mundial, ¿cómo visualizas el futuro del afrobeat a partir de aquí? Lo veo como una música en constante evolución y progresión. Un componente importante del afrobeat y de Antibalas es que somos una orquestra y eso inspira a otros músicos a revitalizar el movimiento de los “big bands”. Otro factor único del afrobeat es que además de ser una música contagiosa y bailable, tiene un mensaje social de peso y  en ese sentido se aleja de las músicas más superficiales y comerciales. Afrobeat es liberación además de concienciación y ese es el futuro al que apuntamos.

Hay 1 Comentarios

Interesante entrevista. No obstante, me sigue picando la curiosidad el repentino interés mediático por Fela Kuti y sus discípulos del Afrobeat. Hasta hace un año, más o menos, no se hablaba casi nunca de Fela Kuti ( y eso que en la ya legendaria Enciclopedia del Rock de EL PAIS tuvo derecho a un buen artículo, pero desde entonces... artis mutis !).

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal