Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El 41 que se convirtió en 3052

Por: | 04 de diciembre de 2014

Inauguró el acto de presentación de su libro bailando un tema de su Senegal natal y lo cerró afirmando que no deseaba que la gente lo comprara si no lo iba a leer. "No quiero que termine en un rincón de la casa o en la basura. Si lo leen, hasta yo se lo regalo", desafió al público, no muy numeroso pero entregado, que le vino a escuchar a Casa África.
 
DSC03069
Mamadou Dia. Foto: Joan Tusell Prats 
Mamadou Dia llegaba a Las Palmas de Gran Canaria desde Murcia, pero antes -allá por 2006- desembarcaba en La Gomera procedente de PIlot, en Gandiol, cerca de Saint Louis. Arribó en patera a la isla colombina, con 85 personas más apretujadas en apenas 12 metros de cubierta de madera. Les rescataron cerca de Canarias, en alta mar, y los condujeron hasta tierra. A él le escribieron un 41 en la mano. Fue su nombre durante las dos semanas en las que le custodió el estado español. Después lo depositaron en Murcia. Se separó por el camino de dos hermanos con los que hizo la travesía y a los que tardó seis y dos años en volver a ver. Estaban en otras dos ciudades de España, a pocos kilómetros de Mamadou, pero él no tenía papeles ni dinero para reunirse con ellos. La precariedad y el miedo sustituyeron a sus hermanos a su vera.
 
 
BAILE
Mamadou Dia baila. Imagen: Joan Tusell Prats
  
Mamadou estuvo en Gran Canaria presentando su libro 3052. Persiguiendo un sueño. La empresa y consultora Looking for Development y la Federación de Asociaciones de Africanos en Canarias lo trajeron como parte de un proyecto editorial y de sensibilización. Pasó por la Biblioteca Insular, la Alianza Francesa, un par de institutos y Casa África. No habló del libro casi. Quería simplemente explicar sus motivaciones para viajar, poner cara a los inmigrantes y sus historias y repetir mensajes sobre la responsabilidad individual en el cambio personal y el cambio social, el consumo responsable, el respeto a los derechos humanos y el hecho probado de que "si callamos ante las injusticias, un día las sufriremos".
 
 Mamadou Dia explicó que, en el caso de Senegal, la atracción por Occidente se fragua ya en el colegio y el instituto, donde se aprende francés y se conoce Francia, a la que se llega a desear en poemas y otras referencias. Ese amor no correspondido y casi desesperado se aviva con la televisión y viene a estrellarse a las puertas de la embajada francesa en Dakar, donde pidió visado dos veces y le fue denegado. "Te recuerdan en un cartel a la entrada de la embajada que el cumplimiento de los requisitos para obtener un visado no es garantía de que lo consigas. Y que las tasas que pagas, si no te dan el visado, no te las van a devolver".
 
El joven Mamadou Dia decidió probar la aventura de la travesía por mar, lo consultó a su madre y ella le respaldó con un sencillo "escucha a tu corazón". Sin dinero para pagar su billete, se dirigió a parientes pescadores que se habían reconvertido en capitanes de cayuco y les buscó clientes para pagarse el billete. Así empezó una aventura que no ha puesto por escrito, porque todavía le pesa en ese corazón al que escuchó.
 
Dice que Europa no tiene derecho a hablar de invasiones después de invadir otros continentes, imponer la esclavitud o el colonialismo, destrozar culturas, familias y pueblos. También dice que tuvo una vida invisible, sin papeles, y otra visible y plena entre nosotros. En la invisible no le ayudó nadie, pero la visible está llena de amigos y hogares españoles. "Si no nos relacionamos, no sabemos lo que viven los demás. Tenemos que unirnos", apuntó Mamadou Dia. Y hablando suavemente, no mostró piedad con aquello que cree que no funciona en nuestro mundo. 
 
La pobreza, hoy en día, es el negocio más rentable que hay en el mundo. Pregunten a las oenegés
 
Los países que sufrieron la esclavitud y el colonialismo pagan una deuda hoy que supera, a veces, tres veces sus PIB
 
El acaparamiento de tierras es el negocio del momento en mi continente
 
Sus llamamientos a la responsabilidad personal y a la conciencia colectiva se intercalaron con las denuncias: no se pueden defender los derechos humanos si se consumen productos de empresas que los pisan o se vota a quien los permite. Los inmigrantes son simplemente seres humanos con historias, con nombre, con cara, que buscan el desarrollo y todo lo bueno que se puede conseguir en este mundo. Gente que ha tomado la cruz más pesada sobre sus espaldas, cargando sobre ellas a familias, pueblos y países enteros.
 
Como repetía Teodoro Bondyale, su maestro de ceremonias, en el acto: "príncipes y princesas que llegan para reclamar su reino".
 

Hay 1 Comentarios

Por lo general a los inmigrantes no les gusta hablar de ellos mismos y de lo que han pasado, tanto les duele aún, hay que insistir mucho para que lo hagan y sacarles las palabras poco a poco y con paciencia; sin embargo, por el contrario, disfrutan hablando de lo que viven en la actualidad aunque lo hagan en pésimas condiciones, para ellos la posibilidad o ilusión de una vida mejor es motivo de alegría y euforia, absorbiendo todo los que les rodea, con todos los sentidos puestos en las novedades que les sorprenden pero que asimilan y gozan de ellas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal