Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Humor y redes sociales en Costa de Marfil

Por: | 03 de enero de 2015

Autor invitado: Santiago Ormeño García (Nairobi)

Algunos integrantes de papounigang

Youtubers urbanos como Papounigang ensayan en Facebook un humor escatológico alejado de la política. Tras años de conflicto, Costa de Marfil quiere pasar página. Probar basura del jardín disfrazado de señora, bailar en calzoncillos, recrear un combate de boxeo contra una cucaracha, subtitular los cabreos del mismísimo Adolph Hitler con la selección nacional marfileña, versionar a James Bond tirando pedradas, cantar con la boca llena el himno de la UEFA o celebrar 6.000 fans dándose 6.000 cabezazos contra una reja. Son algunos ejemplos del humor escatológico en clave africana que reivindica el colectivo Papounigang.

Todo empezó en febrero de 2014. “Vi el vídeo de parodia de  Bart Baker de la canción Wrecking Ball de Miley Cyrus y me hizo gracia, así que se me ocurrió hacer algo parecido”, nos explica desde Abiyán, capital económica de Costa de Marfil, Kone Latyf Kader, “jefe supremo” de la Papounigang. Esa tarde, este estudiante de derecho cogió su ordenador HP 650 y se grabó a sí mismo con una peluca de señora y pintalabios cantando con voz distorsionada una canción de la superestrella marfileña DJ Arafat.

Sin saberlo, con ese vídeo de mala calidad, Kader, estaba haciendo una declaración de principios: “Mucha gente no entendió que me pusiese lápiz de la labios y una peluca. En Costa de Marfil no hay todavía cultura de hacer comedia con eso”. No se trataba de reivindicar nada, sino sencillamente de hacer reír, eso sí, utilizando recursos y lenguajes nuevos aprendidos en Internet “me puse la peluca porque Bart Baker la lleva y para enseñar que era en broma”.

Un meme de Papounigang

En solo unos meses desde su creación, la página de Papounigang acumula un numero nada desdeñable de seguidores para el país, y cada uno de sus publicaciones genera cientos de me gustas y decenas de comentarios. Este grupo de ocho amigos forma parte de una nueva generación de jóvenes youtubers marfileños entre los que también destaca Mr Leevy. Con edades comprendidas entre los 21 y los 23 años, sus integrantes apenas habían nacido cuando murió el primer presidente Felix Huphet Boigny. Tras la difícil transición que acabó con un golpe de estado en 1999 y una insurrección popular que aupó al opositor Laurent Gbagbo al poder por aclamación en 2000, su generación ha crecido en la anormal normalidad de un país dividido entre tropas rebeldes y gubernamentales, con episodios de violencia política a lo largo de una década, que tuvo su último acto tras las controvertidas elecciones de 2010 que terminaron con el arresto de Gbagbo y 3000 muertos.

 “Después de los eventos de 2010 los marfileños estamos cansados. La gente se quiere reír. Es todo. Hablamos de los temas que interesan en Facebook, si los ‘Elefantes’ (nombre del equipo nacional) han perdido otra vez, hacemos un video, si Beynaud y Arafat (megaestrellas locales del  estilo musical couper decaler) se pelean, montamos algo, pero solo queremos divertirnos y hacer reír y procuramos dejar de lado la política que es un tema muy sensible”. Su humor fresco, pueril a ratos, que solo pretende faire du buzz, (que la gente hable de ellos), está cargado de referencias a la cultura popular contemporánea, con guiños a la actualidad del país, como el ébola o, en el caso de Leevy, a las inundaciones que sufrió este invierno la capital. 

Zin Zin le fou entrevistado en las noticias sobre la carestia de los productos en el mercado
Citan como fuente de inspiración al youtuber francés Rémi Gaillard (un tipo que la monta en sitios públicos con disfraces de animales) de quien tomaron su divisa “c’est en faisant n’importe quoi, qu’on devient n’importe qui” – “es haciendo cualquier cosa cuando uno se convierte en cualquiera” (en francés, n’importe quoi significa también ‘chorrada’ o ‘tonteria’) pero han creado un estilo propio, y muy local. El propio nombre Papounigang es un homenaje al pequeño Papou, un personaje infantil de la revista humorística Gbich (biblia del humor gráfico marfileño) cuyas viñetas son compartidas por Facebook a través de la página Blague a l’ivoirienne en todo el África francófona.

El grupo va consolidando vídeo a vídeo un elenco irreverente de personajes absurdos: la insufrible Go Malickou la novia de Papouni (“gracias por las braguitas que me has regalado cariño, pero ¿por qué me las compras todas del mismo color? A la gente no le va a gustar”), el loco (¿o loca?) Zin Zin, la peligrosa banda de ‘los microbios’, o Dagobert, presidente de la asociación de hombres maltratados, cuyas alocuciones reivindicativas son interrumpidas por su mujer persiguiéndole con un pilón

El humor, una tradición marfileña

Es fácil rastrear en Papounigang la influencia y el histrionismo del célebre cómico Gohou, leyenda viva del humor africano. También se identifica la influencia de la calle como fuente de inspiración y el sentido de auto parodia, rasgos reconocibles de la comedia ‘a la marfileña’, que tuvo en el desaparecido cineasta Henry Du Parc uno de sus grandes exponentes internacionales.

Ya en los 90, las letras y videos del zouglou – estilo musical juvenil surgido en el barrio popular de Yopougon - partían de hechos insólitos o disparatados pero siempre aportando una visión humorística de la realidad que vivía una generación de jóvenes urbanos en plena crisis económica para los que nadie tenía un plan: les Potes de la rue se burlaban del tribalismo, Petit Denis recreaba en Insecurité el atraco a una casa en el que la abuela exige ser violada como todas las demás mujeres, y Petit Yode y el Enfant Siro hicieron en Victoire una recreación de la lucha definitiva entre el bien y el mal con Jesucristo y Satanás peleándose a golpe de Karate ante los vecinos de un barrio popular.

'les microbes'
Las temáticas se oscurecieron en la siguiente década con la degradación política del país, pero el humor ha seguido jugando en Costa de Marfil un papel muy importante. Humoristas como Le magnifique y el senador Agalawal tienen repercusión internacional, y, recientemente, emisiones como Afterwork en radio Nostalgie abordan la actualidad en clave satírica. La importancia del humor es tan grande en la esfera pública marfileña que incluso un personaje tan poco divertido como Guillaume Soro, antiguo jefe político de los rebeldes Forces Nouvelles y actualmente presidente de la Asamblea Nacional, cuenta con una sección de vídeos satíricos en su página web.

Si el Zouglou era la expresión de rebeldía de los jóvenes de las nuevas clases urbanas empobrecidas de los 90, el “Buzz” humorístico de Papounigang y otros animadores del Facebook marfileño expresa los anhelos de una juventud de clase media (los videos están grabados en buenas casas, no en barrios populares) que sencillamente aspira a divertirse, acumular seguidores, “faire du buzz” y en definitiva, vivir con una normalidad que su generación aún no ha podido conocer. “No planificamos nada, improvisamos, esto no es una empresa en la que nos reunimos dos horas en consejo de administración: encendemos el ordenador y uno hace una cosa y otro hace otra. Hacemos esto para divertirnos, como también quedamos para jugar al futbol, solo somos un grupo de estudiantes”, concluye Latyf Kader.

(Costa de Marfil celebra elecciones presidenciales en este 2015 con la esperanza de que por fin se desarrollen de manera pacífica, lo que no ha sucedido desde la muerte de Huphet Boigny en 1993)

Más información sobre Costa de Marfil publicada en nuestro blog pinchando aquí

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal