Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Nigeria: 20 años sin Ken Saro-Wiwa

Por: | 10 de noviembre de 2015

Autor invitado: Gerardo Ríos (Amnistía Internacional)

4.
Ken Saro-Wiwa fue ejecutado en 1995 tras un juicio injusto © Amnesty International/Karen de Groot

Tal día como hoy, hace veinte años, Ken Saro-Wiwa, Baribor Bera, Saturday Doobee, Nordu Eawo, Daniel Gbokoo, Barinem Kiobel, John Kpuinen, Paul Levura y Felix Nuate fueron ahorcados en Port Harcourt (Nigeria) tras un juicio que Amnistía Internacional calificó como “injusto y de motivaciones políticas”. Su lucha sigue siendo necesaria. 

Ken Saro-Wiwa, conocido escritor, dirigente de su comunidad ogoni y activista, se convirtió en un símbolo universal de la lucha por los derechos humanos, por los derechos medioambientales y contra los abusos de los gobiernos y las empresas. Su lucha contra la contaminación del delta del Níger le convirtió en una de las caras visibles del continente africano.

La proclama por los mil kilómetros cuadrados del territorio ogoni empezó hace más de 50 años, al iniciarse la explotación del crudo. El delta del Níger es la mayor región productora de petróleo de África, y la mayor empresa que opera allí es Shell, con más de 50 campos petroleros y 5.000 kilómetros de tuberías, muchas de ellas muy antiguas y escasamente mantenidas. Las propias cifras de Shell admiten solo entre 2007 y 2014 hasta 1,693 vertidos –que equivalen a 350.000 barriles de petróleo–  sobre las tierras de cultivo, los manglares y las pesquerías que constituyen los medios de vida de los ogoni. 

2.
Taagaalo Christina Dimkpa Nkoo asegura que la polución ha contaminado sus tierras y destruído algunos de sus árboles en Kegbaara Dere, Nigeria © Amnesty International

Desde hace más de 50 años los ogoni viven en un territorio insano y poco productivo de tan contaminado, y ven violado permanentemente su derecho a un nivel de vida digno, a la salud, a la alimentación, al agua, etc. De hecho, la esperanza de vida es inferior a 50 años, tal como establecía un importante informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en 2011[1]. Ese informe, realizado por expertos independientes por encargo del Gobierno de Nigeria, está basado en una investigación de dos años en la que se llegaron a analizar hasta 4.000 muestras de tierras y aguas contaminadas.

En él, se hacían recomendaciones claras a Shell sobre la limpieza necesaria, sobre su urgencia y sobre qué procedimientos debía utilizar para realizarla eficazmente. Recomendaciones que no han sido seguidas.

Las comunidades no han dejado nunca de luchar contra Shell y otras grandes empresas, a las que siguen reclamando la limpieza de sus tierras. Son las mismas exigencias que llevaron a Ken Saro-Wiwa al tribunal militar que sentenció su ejecución hace 20 años. 

3.
Ríos contaminados en Barabeedom, Kegbara Dere, Nigeria © Amnesty International 

El último informe que Amnistía Internacional ha lanzado en esta fecha conmemorativa, “Limpiad y descontaminad. Falsas afirmaciones de Shell sobre su respuesta a los vertidos en el delta del Níger”, denuncia cómo las afirmaciones del gigante petrolero Shell, que dice haber limpiado zonas gravemente contaminadas del delta del Níger, son de una flagrante falsedad. En las cuatro zonas analizadas donde se produjeron vertidos, persiste la contaminación. Aún hay cantidades importantes de crudo. Shell sigue sin cumplir ni con sus obligaciones legales ni con las recomendaciones de  PNUMA.  Y las protestas de las comunidades siguen sin ser atendidas.

“La salud de la gente es mala, pero no hay ningún hospital adecuado aquí. El agua, la fruta, los árboles están todos contaminados”, así describe la zona un pescador que ha trabajado toda su vida en el delta del Níger .

A través del análisis de las certificaciones de limpieza que otorga la Agencia Nacional de Detección y Respuesta a los Vertidos de Petróleo (NOSDRA), el informe pone de manifiesto las inconsistencias e inexactitudes de esas certificaciones; parecen buscar excusar a Shell, hacer ver que ya ha cumplido, cuando la realidad es bien diferente.

El Gobierno de Nigeria tiene la obligación de proteger a las personas y de obligar a Shell a respetar los derechos humanos. Para eso hace falta fortalecer NOSDRA, hacerla realmente independiente y dotarla de los recursos necesarios para que pueda evaluar si las empresas cumplen con sus obligaciones. Esto no está sucediendo actualmente.

1.
Fyne Face, activista ogoni en Port Harcourt, Nigeria © Michael Uwemedimo/cmapping.net

Además Shell está ahora planeando abandonar la zona y ya ha solicitado autorización al gobierno para desprenderse de sus activos en el territorio Ogoni y venderlos a otras empresas, pero la responsabilidad de limpiar no puede abandonarse como pretenden abandonar las tuberías corroídas. Shell debe limpiar y debe dejar de presentar declaraciones falsas envueltas en datos oscuros e incompletos. 

Veinte años después de la ejecución de Ken Saro-Wiwa y sus compañeros, los motivos por los que lucharon aún están ahí. Las organizaciones de derechos humanos y especialmente las comunidades del delta del Níger siguen reclamando que el territorio ogoni sea un lugar en el que las personas puedan vivir. 

[1]    Informe de  PNUMA  2011 (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) 

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal