Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Cómo traducir a Mia Couto y no morir en el intento

Por: | 04 de mayo de 2016

A confissao da leona

Nos informa J.M.Coetzee, en uno de los ensayos recopilados en Las manos de los maestros (Mondadori, 2016), de las “diversas dificultades cotidianas de naturaleza práctica” que han tenido sus traductores en los diferentes idiomas a los que ha sido trasladada su obra, veinticinco más o menos. Y considera que la palabra “noble” es el epíteto que mejor se ajusta no al escritor, sino al traductor, ya que su labor la realizan sin esperar fama ni fortuna.

Es cierto, valoramos, en general, muy poco a estas personas (y sus notables esfuerzos) sin las cuales muchos no hubiéramos podido disfrutar de tantas horas de buenas lecturas. En este sentido, afirmaba García Márquez: "Si traducir es la mejor manera de leer, también es la más difícil, la más ingrata y la peor pagada”. 

Mia Couto acaba de ver traducida al castellano y al catalán su última novela, A confissão da Leoa (Camino, 2012). Basada en hechos y personajes reales Couto, biólogo en otro tiempo, nos descubre una historia alrededor de una serie de crímenes en una aldea mozambiqueña que vuelve a cimentarse en esa realidad mágica que se vive en el continente africano sin asombro, porque “en Mozambique no es que se viva puro realismo mágico. Es que es  realismo real”. Portada: "La confesión de la leona", Alfaguara 2016
La novela, un nuevo prodigio de este mago de la palabra, que logra mantener el equilibrio con tal cantidad de elementos complicados, eleva la voz silenciada, oprimida y castigada, de las mujeres de esa comunidad mozambiqueña para que puedan contar su propia historia.

Pere Comellas, que ha traducido  a otros escritores africanos en lengua portuguesa (Paulina Chiziane, José Eduardo Agualusa, Germano Almeida o Baltasar Lopes), ha sido el artífice de su versión catalana,  La confessió de la lleona de la editorial Periscopi, y Rosa Martínez Alfaro (quien también ha traducido a Agualusa) de la castellana, publicada por Alfaguara. A ambos debemos y agradecemos (aquellos que no somos capaces de leer en portugués) el poder recrearnos en la nueva historia del mozambiqueño.

Traducir es ser un lector privilegiado”, afirma Rosa al contestar a las preguntas que le envío a través del correo electrónico, y añade “La lectura como traductora del libro que se lee es más específica, más dinámica, más atenta a los elementos del significado, al estilo... Un traductor es un lector muy atento.”

Una de las características que más se repiten en relación a la obra de Mia Couto es su capacidad de renovación de la lengua portuguesa, su riqueza y densidad lingüística considerable. “Genio del lenguaje”, tal y como lo describe Gustau Nerín, capaz de crear palabras sugerentes a partir de ese juego, la traducción de sus obras no parece tarea fácil. Alejando de los Santos de Afribuku y lector de la obra del mozambiqueño en portugués añade: "En ocasiones recurre a conceptos bastante locales con una carga sentimental que sólo comprenderán quienes estén más o menos familiarizados con las lenguas autóctonas. A eso de suma el estilo lírico del autor." Todo el mundo afirma, en este sentido, que Mia Couto reinventa la lengua portuguesa, “Basándose fundamentalmente”, dice Rosa,“en la norma del portugués europeo, crea en su obra un discurso nuevo construyendo, “deconstruyendo” y reconstruyendo palabras. Sus textos están plagados de juegos de palabras, amalgamas, neologismos, innovaciones sintácticas, recursos propios de la oralidad y de proverbios. Mia Couto es uno de los vértices de lo que se ha llamado el triángulo de innovación de la lengua portuguesa junto con Luandino Vieira, de Angola, y Guimarães Rosa, de Brasil.”

Rosa considera que “traducir a Mia Couto puede resultar quizás más complejo por la recreación del lenguaje que utiliza, por el imaginario mozambiqueño, pero no imposible. La labor del traductor consiste en transmitir esa rica carga expresiva y el imaginario de sus textos a los lectores haciéndose invisible. En La confesión de la leona, sin embargo, todo ese juego de recreación lingüística no existe.”

Eduardo Naval, fue el encargado de trasladar al castellano Tierra sonámbula (Alfagura, 1998). Cronicando, publicada por Txalaparta, ya había hecho lo mismo gracias a Bego Montorio en 1996. Naval, un apasionado de la literatura en lengua portuguesa,  introdujo una nota al comienzo del libro de una gran complejidad lingüística, para tratar de explicar la ardua tarea llevada a cabo y solicitando no se le aplicara la máxima “Tradittore, traditore” que asume que quien traduce, acaba traicionando.

 

En este sentido, Rosa considera que “Se ha dicho muchas veces, y estoy de acuerdo, que igual que sucede en los trasvases de agua de un río a Portada: "La confessió de la lleona", Periscopi 2016 otro, al traducir se pierde siempre caudal. Así pues, la labor del buen traductor consistirá en que se pierda lo menos posible. Un buen traductor debe ser capaz de adecuar un mensaje expresado en una lengua origen a una lengua meta impregnada de una cultura totalmente diferente sin que el receptor detecte que se encuentra ante una traducción."

J.M. Coetzee se siente agradecido cuando un traductor se pone en contacto con él y del mismo modo estos coinciden en la necesidad de mantener un intercambio con el autor. Rosa Martínez Alfaro, en concreto, conoce personalmente a Mia Couto desde hace 17 años, vivió en Maputo durante tres años y la oficina del escritor estaba cerca de su casa por lo que era fácil encontrarse con él quien “siempre se ha mostrado accesible y atento.”  Eduardo Naval alude a un muy necesario encuentro con el propio escritor que se llevó a cabo en Lisboa y que se saldó de manera poco satisfactoria por el escaso tiempo del que dispusieron (debido a problemas de agenda del escritor) y porque “el autor, en ciertos casos, se reconocía “no capacitado” (es un decir) para desarrollar algunos matices de su propio texto”.

Escribía García Márquez, un autor muy importante en la formación del mozambiqueño, que "Es poco probable que un escritor quede satisfecho con la traducción de una obra suya. En cada palabra, en cada frase, en cada énfasis de una novela hay casi siempre una segunda intención secreta que, sólo el autor conoce". J.M. Coetzee subraya, en cambio, que "en las contadas ocasiones en las que un lector bilingüe ha comparado una de esas traducciones con el original" le informa del resultado y "la mayoría de los informes, sin embargo, son tranquilizadores". 

Para Mía Couto las traducciones son un drama y un sufrimiento también. Considera que, a menudo, los traductores dan importancia a la palabra en sí misma cuando lo que hay detrás es algo intraducible, un componente propio y cultural. Rosa Martínez Alfaro también opina que para conseguir una buena traducción "no basta con solo conocer bien las lenguas de trabajo y su funcionamiento, sino, sobre todo, las implicaciones culturales de ambas lenguas. Un alto desarrollo y el equilibrio de esas competencias nos acercarían a la figura del traductor ideal", para añadir: "De todas formas, creo que el traductor y la traducción ideal no existen.”

 

Hay 1 Comentarios

El Portugués és la lengua mas linda del mundo, porque és a la vez una lengua y una dulce cancion.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal