Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

El largo y cálido verano africano: #NommeTonMinistre

Por: | 09 de septiembre de 2016

Julio se instaló en Costa de Marfil dejándose lavar por los aguaceros intermitentes que barrían mansamente las calles de la capital económica del país, Abiyán, empujando a los marfileños a quejarse del frío en taxis y mercados. Parecía que #los200, el colectivo de ciberactivistas que denuncia ante el gobierno la carestía de la vida y la cesta de la compra y el sufrimiento del marfileño medio, había logrado hacer llegar sus quejas hasta la cabeza del estado, Alassane Ouattara, y que se reculaba para dar un respiro a la población. Ouattara responsabilizó a sus 43 ministros de la impopular decisión de subir la tarifa eléctrica, afirmó haber escuchado las protestas de sus ciudadanos y prometió reembolsos a los usuarios que se sentían saqueados por la compañía eléctrica. Pacificados por el discurso presidencial del Día del Trabajador y sin elecciones a la vista, todo se desarrollaba con normalidad en la Tierra de la Esperanza. 


Les200 2

 

 

La paz se demostró -sin embargo- un espejismo: los marfileños recibieron no una, sino dos nuevas facturas de la luz en julio que les pusieron al borde del infarto. Y la cólera prendió en las calles, abandonando el terreno puramente virtual para traducirse en motines y disturbios en ciudades como Yamusukro, capital política del país, Buaké y Daloa, situadas todas en la zona centro, que en teoría es feudo del gobierno actual. En Buaké, se lamentaron un muerto y varios heridos, el asalto a una oficina de la entidad bancaria NSIA y el incendio de instalaciones de la CIE (Compañía Marfileña de la Electricidad, por sus siglas en francés) y la SODECI (Sociedad del Agua de Costa de Marfil). Además, se constató el nacimiento de un nuevo hashtag para el Twitter africano, #PrintempsBaoule, la primavera baulé. 

La ira a pie de calle se centró en la CIE, a la que Ouattara acusó de aplicar mal la subida eléctrica decretada por su propio gobierno para este año, a instancias de las instituciones financieras internacionales. Sin embargo, es una rabia amarga que expresa muchas otras frustraciones, como las de los excombatientes que no han recibido todavía sus primas tras participar en la guerra que llevó al poder al gobierno actual hace ya cinco años o las empresas públicas bajo amenaza de privatización. Además de estos malestares, Costa de Marfil puede presumir de una sanidad deficiente, un sector educativo público en necesidad y huelga permanentes e impuestos y subidas en tarifas de servicios y precios de la cesta de la compra que resultan asfixiantes para las precarias economías domésticas marfileñas. A pesar de su excelente crecimiento en términos macroeconómicos, se trata de un país con altas tasas de analfabetismo, economía informal y paro que se traducen en una enorme frustración social y en la tentación del recurso a la violencia.

“La decisión de la subida del vatio hora se tomó en enero”, precisa el periodista marfileño Frank Toti en Twitter. También precisa que el gobierno devolvió parte de la factura a algunos usuarios, tal y como prometió, y que la CIE retrasó el pago de la factura de marzo-abril a septiembre, mientras que todavía no hay fecha para abonar las dos facturas de mayo-junio que llegaron en julio. “El importe de esas facturas se repartirá en varios meses tras negociar con las asociaciones de consumidores”, añade. Sin embargo, #los200 se quejan en las redes sociales de la falta de explicaciones del gobierno por estos “sablazos” inesperados y continuos y exigen la anulación de las facturas en lugar de la moratoria de pago. Mientras, en un nuevo intento de calmar los ánimos ciudadanos, el presidente Ouattara anunció una auditoría a las facturas de la CIE en agosto y la liberalización del sector eléctrico para acabar con su monopolio. 

Roland polman : le monde afrique
Para poner en contexto esta rebelión ciudadana hay que señalar que hablamos de una media de entre 40 y 60 euros por factura de la luz, en un país en el que el sueldo del ciudadano medio que tiene la suerte de trabajar no llega a los 130 euros y con el que debe pagar alquiler, deudas varias y transporte, además de comer. Por si esto fuera poco y en el caso de la corriente eléctrica, es un bien extremadamente caro a la par que muy poco fiable: los apagones son constantes y alteran las vidas y los ánimos de los marfileños. Delestron, el superhéroe de cómic que nació como una protesta más ante esta situación, sigue muy activo en redes sociales, cortando la corriente de las vidas marfileñas. 

A #les200 le han salido hijos y nietos en cuestión de días, con la resurrección del hashtag #ChezLesIvoiriens y la irrupción en redes sociales de nuevas expresiones de la sorna y el enfado popular, tipo #NommeTonMinistre. 

Ambos tienen un carácter lúdico, pero  el primero es más ligero mientras que el segundo se tinta de amargura. Como explica el ciberactivista Arsène Denulpart, #ChezLesIvoiriens es un hashtag con origen en Twitter y previo a #Les200, pero que se relanzó y convirtió en trending topic africano poco tiempo después del nacimiento de éste. “Es la continuación de una movilización numérica y tiene un espíritu de compartir”, explica por Facebook. “Soy militante de ese hashtag porque es una forma de afirmar nuestra identidad nacional, nuestra cultura, nuestros valores”. Y define expresiones como tomber en brousse (“sumergirse en la selva”)  que indican la desaparición de la circulación durante un tiempo para evitar deudas y problemas de dinero, o allons se reposer (irse a descansar), como invitación para otro tipo de actividades con alguien que despierte nuestra líbido.

Cie les200

Más serio es el caso de #NommeTonMinistre, un hashtag que es fruto de la decisión gubernamental de nombrar al ministro número 44 del gobierno Ouattara: Robert Beugré Mambé, encargado de organizar los VIII Juegos de la Francofonía el año que viene. Es un cargo temporal que ha irritado en las redes sociales marfileñas, puesto que ya existen un ministerio de Deportes y otro de Cultura y Francofonía. #NommeTonMinistre trufa de perlas de humor Twitter con sugerencias como Blaise Compaoré para las relaciones entre Burkina y Costa de Marfil o la creación de nuevos ministerios, tipo el de retorno de la caza al plato de los marfileños, del que se expulsó a agutis, ratas o erizos en tiempos del ébola.   

Al gabinete gubernamental se unirán en breve y vía reforma constitucional un vicepresidente y la creación de un senado por decisión de Alassane Dramane Ouattara. #chezlesivoiriens, las masivas reuniones ministeriales suelen ser pródigas en decisiones impopulares y nuevos y excéntricos nombramientos, que muchos marfileños entienden como impuestos y mordidas extras.

Además de las facturas de la CIE (y, por extensión, la carestía de la vida) y de la reforma constitucional prometida por Ouattara, los ya mencionados Juegos de la Francofonía es otro tema que promete mantener la movilización ciudadana viva en calles y redes sociales. 

Los juegos estuvieron en el origen de huelgas y disturbios en el campus de la Universidad Félix Houphöuet-Boigny en abril. La obstinación del gobierno en desalojar las residencias universitarias para albergar a los participantes en el evento acabó entre gases lacrimógenos y rumores de palizas y violaciones que recordaron a los tiempos del propio Boigny. El combativo sindicato FESCI, al que se responsabilizó de la violencia en el campus durante la era de Laurent Gbagbo, anterior presidente del país, volvió a protagonizar titulares. El gobierno decidió finalmente abandonar el proyecto de desahucio, pero la organización muestra visos de derivar en un suculento culebrón capaz de generar hashtags y cotilleos sabrosos. A finales de agosto, sin ir más lejos, el gobierno disolvió todas las comisiones técnicas de organización y preparación de los Juegos que llevaban trabajando en el evento dos años. Faltan diez meses para su inicio...

 

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal