Ramón Lobo

El hambre puede esperar, los líderes están reunidos

Por: | 20 de septiembre de 2010

Pobreza foton
Viñeta de un dibujante genial, Raúl Barbolla. Publica (poco) en su blog  Y si nos quitan lo bailao

Actualizado 21 septiembre 01.35 / Cuando luchar contra el hambre es solo una estadística, nunca es una prioridad política. Mientras que usted leía la frase anterior ha muerto un niño a causa de la pobreza. Ya son dos después de la segunda y la cuenta sigue. Cada cinco segundos fallece un niño por causa de la miseria (22.000 niños al día, según UNICEF). En 10 días habrán muerto casi tantos como en el tsunami de 2004. No es una tragedia visible como un terremoto, es solo muerte lenta lejos de las noticias y de la atención política.

Si la reunión de Nueva York con más de 140 jefes de Estado y de Gobierno para hablar de los Objetivos del Milenio se celebrara en una aldea de Níger, y durase un mes, y cada uno de los líderes, asesores, jefes de presa e imagen y demás cohorte tuvieran que soportar durante ese tiempo razonable las condiciones de vida de una parte significativa de los habitantes del planeta, podríamos albergar ciertas esperanzas de que se les ocurra alguna idea.

Diez años después del alumbramiento de los objetivos se habla más de revisarlos (modernizarlos, ajustarlos; cualquier eufemismo del recorte) que analizar por qué se están incumpliendo. Si faltaron medios o sobró entusiasmo en las promesas ante las cámaras de televisión. Un título más acertado a la reunión convocada por el secretario general de la ONU sería Los fracasos del Milenio.

El primero de los objetivos era erradicar la pobreza extrema en 15 años. La realidad indica que en 10 años han aumentado en 100 millones la cifra de pobres, solo en el último 60 millones. Oxfam recuerda que de septiembre de 2010 a 2015 es probable que mueran 1,2 millones de niños menores de cinco años por falta de alimento y atención médica. Más de mil millones de personas carecen de acceso a agua potable. En 2015, la fecha-objetivo del Milenio, habrá 100 más. En esta página de RTVE, que incluye imágenes, se analizan el grado de (in)cumplimiento de los ocho objetivos.

Los países ricos se comprometieron en 2005 en la Cumbre de Gleneagles a aumentar en cinco años la ayuda al Tercer Mundo en 50.000 millones de dólares. Llegado 2010 faltan 20.000 millones. Fue una cita llena de frases hermosas y nulos resultados. Hubo también una gran movilización, como muestra este vídeo.

 

La segunda parte también se encuentra en YouTube

El relator especial de Naciones Unidas del derecho a alimentación, Oliver de Shutter, ha pedido en su informe previo a la cumbre de Nueva York valentía en reconocer los fracasos. Este párrafo dedicado a la responsabilidad del Primer Mundo es certero:

En lugar de prometer apoyo a los objetivos humanitarios y lanzar dinero sobre los síntomas de la pobreza, los países ricos deben reconocer la urgencia de la eliminación de los obstáculos al desarrollo que tienen capacidad para abordar. Por ejemplo, todos los años los países en desarrollo pierden 124.000 millones de dólares de ingresos correspondientes a activos depositados en paraísos fiscales en el extranjero. Al no cerrar dichos paraísos fiscales, fomentamos activamente que las minorías dominantes y corruptas de esos países sigan engañando a sus poblaciones.

Algunas pinceladas de realidad:

  • La mitad del planeta, unos 3.000 millones de personas, vive con menos de 2,50 dólares al día (1,9 euros).
  • El 80% de la humanidad vive con menos de 10 dólares al día (7,64 euros).
  • El 20% de los ricos reúnen dos tercios de los ingresos.

Más estadísticas, siempre actualizadas, en la web Global issues (poverty facts and Stats).

En este vídeo hay datos antiguos (las cifras solo empeoran), pero el montaje es bueno. Ayuda a entender. Sería un paso que en las cumbres, como la de Nueva York, los líderes aprendiera que detrás de cada una de sus estadísticas hay un rostro, una persona, un derecho.

 

Hay 13 Comentarios

Thanks you for share your what one sees and hears ,thank you post so interesting news ,it give us funny,give us happy.

International Herald Tribune publicó hace una semana este artículo de Jeffrey Sachs que es un poco más equilibrado y justo en el balance de los logros y fracasos de los ODM:

http://www.nytimes.com/2010/09/18/opinion/18iht-edsachs.html?_r=2&ref=global

Y en cuanto a la viñeta, es impactante y tremendamente frívola. ¿En cuántos conflictos ha estado el dibujante rescatando niños para saber tan bien cómo piensa un casco azul?

Quisiera reproducir unas palabras de Anatxu Zabalbeascoa en su blog De el tirador a la ciudad: "El problema del futuro sigue siendo cómo organizarnos la vida social, la vida productiva y la vida política para que no haya nadie que tenga que pedir permiso diariamente a otro para sobrevivir". Realmente eliminar la pobreza en el mundo es una cuestión de voluntad, pero nuestro mundo está gobernado por la economía y ésta no entiende de voluntades sino de resultados y, está claro, que eliminar la pobreza no resulta rentable. Es una triste realidad y una gran desgracia para la Humanidad.

La ilustración es muy grande, los comentarios no tanto.

Ramón, aunque seguro que la conoces, aquí te dejo la foto espectacular de Michael Yon, de donde ha salido la ilustración que publicas: http://www.flickr.com/photos/sixsteps/2695066602/

En palabras de Mohammad Yunus: "Eliminar la pobreza del mundo no es más que una cuestión de voluntad". Con eso está casi todo dicho. Si una parte de la humanidad ha dado con la tecla del bienestar, ¿por qué la otra no tiene acceso a ella? Y no se trata de exportar o importar modelos, sino incluso de mejorarlos. La codicia, una de las lacras en las que se basa el neocapitalismo, sólo tiene su razón de ser en la explotación o colonización de una parte relevante de la humanidad. Si a la codicia sumamos la falta de escrúpulos esto nos da la siguiente fórmula que aparece en los manuales del FMI o el BM: quien quiera medicamentos que se los pague y yo me quedo con la patente y me enriquezco, ley del capital, señores. Lo mismo para los alimentos, productos de primera necesidad, etc. Eso sí, también en los manuales del FMI dicen: recubramos este expolio con palabras bonitas, dotemos a la arquitectura financiera de una fachada maravillosa, que recuerda al cuento del rey y su traje; el resultado, o uno de los resultados: los ODM, unas metas sobre estimadas, pura palabrería. Ya lo decía Yunus, todo es una cuestión de voluntad. Y está claro que de eso, de voluntad, no hay más que la voluntad de esconder, de tapar, las ignominias que los líderes mundiales, políticos y financieros, están infligiendo a la humanidad.

Quizá la mayor parte de la culpa de la pobreza la tenga el denominado primer mundo. Pero no podemos olvidar que los responsables directos de que mueran de hambre y enfermedad millones de niños en Africa y Asia son los gobiernos de sus países. Quizá hay que hablar más de estado de derecho, fin de la corrupción e intereses políticos de occidente que permiten que semejantes sinverguenzas (lo siento, no encuentro la diéresis) sigan malgobernando a millones de seres humanos.

Justo hoy estoy leyendo a Eric Hobsbawm en su Historia del Siglo XX donde relata como a partir de 1973 son cada vez más los excluidos del mercado laboral y el poder adquisitivo cae en picada. Buen artículo Lobo, buen video.

Una recomendación. Ojalá pudieran subir videos delhambre y pobreza pero de paises de America Latina(soy de Mexico), de Oriente, de la misma Europa Oriental, ya que siempre vemso niños africanos desnutridos y eso ha creado una imágen de que el hambre solo se enceuntra en Africa cuando no es así.

Me gustaría ver a un niño blanco, a un mestizo latinoamericano, a un chino. Elproblema del hambre es global. No solo está en Africa.

"En 10 días habrán muerto casi tantos como en el tsunami de 2004. No es una tragedia visible como un terremoto, es solo muerte lenta lejos de las noticias y de la atención política". Y es que no podemos olvidar que hay dos tipos de violencia: la directa y la estructural. Por ejemplo, las muertes por el tsunami podríamos considerarlas producto de la violencia directa (aunque sea una violencia de la propia Naturaleza) o las muertes por el 11-S (hace poco se celebraba el 9º aniversario y se leían uno a uno los nombres de las personas muertas). La otra violencia, que se ve menos pero que conlleva muchísimas más muertes, es la violencia estructural que supone miles y miles de muertos cuyos nombres nadie lee y que podrían evitarse si hubiera voluntad. No olvidemos que actualmente hay recursos suficientes para que el doble de la población mundial viva dignamente; sin embargo, hay miles de personas que viven en la extrema pobreza. ¿En qué mundo vivimos?, ¿qué pensarían los ilustrados si levantaran la cabeza? ¡Qué atrasado está el progreso!

"En 10 días habrán muerto casi tantos como en el tsunami de 2004. No es una tragedia visible como un terremoto, es solo muerte lenta lejos de las noticias y de la atención política". Y es que no podemos olvidar que hay dos tipos de violencia: la directa y la estructural. Por ejemplo, las muertes por el tsunami podríamos considerarlas producto de la violencia directa (aunque sea una violencia de la propia Naturaleza) o las muertes por el 11-S (hace poco se celebraba el 9º aniversario y se leían uno a uno los nombres de las personas muertas). La otra violencia, que se ve menos pero que conlleva muchísimas más muertes, es la violencia estructural que supone miles y miles de muertos cuyos nombres nadie lee y que podrían evitarse si hubiera voluntad. No olvidemos que actualmente hay recursos suficientes para que el doble de la población mundial viva dignamente; sin embargo, hay miles de personas que viven en la extrema pobreza. ¿En qué mundo vivimos?, ¿qué pensarían los ilustrados si levantaran la cabeza? ¡Qué atrasado está el progreso!

Gracias Kal, es 1,2
Sobraban ceros

hay una errata en el articulo: ¿de septiembre de 2010 a 2015 es probable que mueran 1.200 millones de niños menores de cinco años por falta de alimento y atención médica? Eso es la quinta parte de la población mundial, no pueden ser tantos.

Esta viñeta es tremenda Lobo, desgraciadamente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal