Ramón Lobo

Té republicano contra Obama

Por: | 15 de septiembre de 2010

Lo que empezó como una revuelta de salón (de té) en Estados Unidos se ha convertido en un poderoso movimiento ultraconservador, el Tea Party -cuyo nombre nace de la lucha por la independencia-, que amenaza con barrer al sector moderado, canibalizar el Partido Republicano y alterar el mapa político de Estados Unidos. En las primarias del martes en Delaware, donde se escogía el candidato del partido a disputar el escaño del Senado del Estado en noviembre, la representante del movimiento, Christine O'Donnell, logró una convincente victoria sobre Mike Castle por 53 contra 47% de los votos. Nacida en 1969 es una celebridad en algunas de las televisiones más conservadoras, como Fox News, búnker de la obamafobia, en las que predica ideas singulares, como que EEUU es en estos momentos una economía socialista. Está en contra de la reforma sanitaria, contra el presidente Barack Obama y es partidaria de Sarah Palin, convertida en la diosa del movimiento.

 

El discurso de aceptación de la victoria en Delaware es significativo. En él desliza una idea que es el eje del movimiento: no se trata de una campaña, sino de una causa: restaurar América, restaurar el honor de América, y un lema que muestra el desprecio que sienten hacia Obama: We can win back our country (podemos recuperar nuestro país)... ¿Quién lo usurpó?

 

Primera entrevista tras la victoria en la CNN:

 

También ha sido sorprendente la victoria del millonario Carl Paladino, representante del Tea Party. Ha logrado la nominación a la gobernaduría de Nueva York por parte del Partido Republicano, desplazando al candidato oficial, el moderado Rick Lazio. Paladino es un tipo duro: pro armas, anti aborto, anti matrimonio gay, denunciante de las políticas socialistas que a su entender se siguen en Nueva York, defensor de la reducción de los impuestos a los ricos como él y dispuesto "a limpiar el Estado".

 

La campaña para las elecciones de noviembre ha comenzado, el juego sucio con el debate de la mezquita cerca de la Zona Cero, también. Frente a Paladino, el demócrata Andrew Cuomo, hijo de Mario Cuomo. Una batalla entre dos concepciones, dos universos de valores, los del individuo frente a los de la defensa del grupo; los del capitalismo del todo vale frente a los del Estado de bienestar.

 

 

Hay 71 Comentarios

Es curiosa la campaña que tien El País contra el tea Party. Que hay algunos dementes adentro es verdad, pero la mayoría son gente pensante que solo quieren menos interferencia del Estado en su vida. Sarah Palin es una trepadora que se quiere subir al carro. Pero lean a Ron Paul y van a ver ahí al tipo más crítico de Bush que haya habido en EE.UU.. Al que habla de Weber, justamente, lo que pregonan es volver a esas fuentes.

Robert Gutierrez, si la política, la cultura, el entretenimiento, la sociedad.... de EEUU no influyera en la de los demás paises (para bien y para mal) no nos preocuparíamos tanto de los que allí sucede.

La imágen de los candidatos en EEUU siempre ha sido muy valorada, a veces tanto como las propuestas electorales. Si el gobierno de Obama es socialista entonces ¿que es un gobierno conservador?, lo mismo cabría preguntar por el gobierno de España, la Democracia española cada vez se parece mas a la de EEUU, bipartidismo, tendencia al conservadurismo, sea el gobierno que sea, y cada vez se consulta menos al Pueblo en el que reside la soberanía.

www.laguceneequipamientosortopedicos.com

Christinne O'Donell estuvo hace tiempo dedicada a hacer campañas contra la masturbación... ni palabras...

que lindo hablan los espanoles se ven que no viven en EU acostumbrado a todos beneficios que les da el estado se pasan la vida criticando a los eu.nos cansamos que los politicos malos solo saben llevar al pais a la destrucion,por eso los vamos a sacar a todos para hacer un pais como los sono los padres de la patria

Jajhajja. Es verdad la tal O'Donnell es una extremista iletrada: sólo hay que oir su arenga sin chuleta hablando de Nathanael Greene o de que no pueden permitir que "capitalismo" se convierta en una palabra odiosa. Tendríamos que mandarles a la señorita Pajín para que la rebata (en inglés, que entre tantas lenguas que habla en el Senado entiendo yo que la de Shakespeare va en el lote). En fin, es una pena que a estos 300 millones de "ultras" les importe mas o menos un pimiento lo que opinan los palmeros de una ideología que ha dejado en bancarrota a un país que se coló en la UE haciendo trampas. Los progres cruzasteis la línea entre la comicidad y el patetismo hace ya mucho

Si quieres meterte con esta gente, qué tal si recurres a la vieja táctica que te va a dar mejores resultados. Por ejemplo, aquí tienes un link al escándalo de los correos interceptados de Paladino: http://wnymedia.net/paladino/

De nada

...Ojalá que llueva café en el campo.....

...Ojalá que llueva café en el campo.....

...Ojalá que llueva café en el campo.....

Camino al fascismo

El ascenso de Hitler al poder se debió en gran parte a la incapacidad de los partidos democráticos alemanes para formar una coalición que pudiera gobernar el país en libertad. Existe un notable paralelismo entre los antecedentes históricos que motivaron el ascenso de Hitler al poder y terminaron con la democrática República de Weimar, en Alemania de 1933 con lo que está ocurriendo en estos momentos en los EE.UU. Hay que observar bien lo que está aconteciendo allí y en otros lugares pues todo parece indicar que el ultraconservadurismo puede adueñarse de los escenarios políticos

El Tea Party es un desastre para los Republicanos porque, aunque son capaces de ganar primarias entre los votantes de derecha, no podrán atraer nada de voto moderado en las elecciones generales de noviembre.

Viendo los comentarios de algunos llego a la conclusión de que negarían el fascismo aunque tuviesen delante el mismo Hitler. Por lo que entiendo que vuelven los totalitarismos que creimos desterrados...triste.

Lo de los españoles es de estudio clínico. Se están convirtiendo un país del tercer mundo con su gobierno super progre y miran por encima del hombro a los estadounidenses que les dan sopas con honda en casi todos los aspectos...

Esta es la realidad profunda de EE.UU. de hoy, que desde los tiempos de Reagan viene desplazando la mentalidad de Hollywood y Las Vegas... No comprendo cómo ciertas personas aún no entienden que las cosas han cambiado y siguen agarradas a viejos cliches. Sí, quiéralo o no, EE.UU. del siglo XXI es un país conservador.

Uds. no tienen razon, porque muchos de los miembros del "'Tea Party" son educados, inteligentes, y entienden bien como funciona la economia. Ellos saben que aumentar el gobiernos federal es diminuir el poder de los Estados y de individuales, y que se no puede gastar y gastar sin tener. Ellos entienden a von Hayek y Friedman, y como no funciona una economia mandada por el gobierno central. Uds hablan sin entender que la gente del Tea Party no estan estupidos ni locos, y que Obama no es "El Uno," en un pais donde no se confian en tan Uno. alg

Bueno... y si nos mudamos a Canadá?

Esto es lo que se nos viene encima. Las ideologías tradicionales se van desdibujando y nos encontramos con un terreno abonado para que el populismo y las posturas radicales basadas en valoraciones más que subjetivas se aprovechen. Y entramos en el todo vale y las sociedades se hacen más individualistas, más soberbias y más ignorantes. Después el siguiente paso es lógico: repetir los errores del pasado. Mal panorama en mi opinión.

Estando lejos, se pierden algunos matices, incluso esperanzadores. Los casos de Nueva York y Delaware demuestran que el Tea Party no es un movimiento que va solo contra los demócratas u Obama, es un movimiento contra Washington como tal, y da igual el color. Es decir, si el representante o senador actual es republicano, también se lo cargan. De eso se están dando cuenta ahora los conservadores, y de eso es de lo que pueden sacar ventaja los demócratas si son astutos.

Estando lejos, se pierden algunos matices, incluso esperanzadores. Los casos de Nueva York y Delaware demuestran que el Tea Party no es un movimiento que va solo contra los demócratas u Obama, es un movimiento contra Washington como tal, y da igual el color. Es decir, si el representante o senador actual es republicano, también se lo cargan. De eso se están dando cuenta ahora los conservadores, y de eso es de lo que pueden sacar ventaja los demócratas si son astutos.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...

Es una vergüenza mundial lo que están haciendo los estadounidenses, acaudillados pòr esa amazona winchestera. Lo lamento por Obama y por el pueblo de EE.UU. En este país imperial, siempre ganan los ricos, porque todo lo basan en la posesión de bienes materiales. Y pensar que los pioneros eran tan religiosos, bueno, pero ya Max Weber en "La ética protestante", nos explicaba muy bien el juego de estos puritanos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal