Ramón Lobo

Las reglas han cambiado, no hay reglas (de momento)

Por: | 28 de noviembre de 2010

26 de julio 2010. Julian Assange, fundador de Wikileaks.

El juego ha cambiado, las reglas son otras. La principal es que no hay reglas, de momento. Wikileaks representa un puñetazo sobre la mesa de los usos y costumbres de la política internacional, la diplomacia, el "hoy por ti, mañana por mí". También representa una fuerte sacudida para los periodistas, que de tanto viajar en el puesto de copiloto del poder hemos olvidado que nuestra función es ir en otro vehículo. La nueva revelación es otra muestra de las posibilidades de Internet en la divulgación de lo que se quiere ocultar. La revolución tecnológica y social ya está aquí.

Hay dos tipos de política: la que se proyecta hacia la opinión pública y la que se mueve entre bastidores. La primera es teatral, está secuestrada por los creadores de las frases brillantes, los publicistas: de la venta de desodorantes a la venta de ideas. La segunda es auténtica, real, de ella desconocemos casi todo. Muchas cumbres de jefes de Estado y de Gobierno dedican un considerable tiempo a ponerse de acuerdo de cómo vender después como éxito lo que ha sido un fracaso. La UE es experta. El G-20, también. Cuando se marchan los periodistas de una sala y se cierra una puerta, la verdad queda al otro lado. Sin testigos crece la sensación de impunidad. En democracia solo hay punidad e igualdad teórica ante la ley.

Las embajadas no son solo excelentes lugares para celebrar fiestas sociales y conocer gente. Son los ojos y oídos del país que iza la bandera en un territorio extranjero. En la Guerra Fría eran las antenas en una zona enemiga; en la paz, son los ojos y las antenas de negocios y contratos para las empresas nacionales. Que Wikileaks desvele el contenido de las notas, telegramas e informes entre el Departamento de Estado y sus embajadas es una noticia de primera magnitud.

En las anteriores revelaciones de Wikileaks se expusieron decenas de miles de documentos secretos sobre las guerras de Afganistán e Irak. Pese a revelar crímenes de las tropas de EEUU y las de sus aliados, los poderes afectados prefirieron disparar contra el mensajero, contra Julian Assange, fundador de Wikileaks. Esta vez sucede lo mismo: ¿quién está detrás de Wikileaks? ¿Qué pretende Assange? Pocos preguntan: ¿habrá castigo a los culpables de crímenes cometidos en nuestro nombre?

Al poder nunca le gustaron los mensajeros, como demostró Vietnam.

 

Assange dice que su trabajo es el que dejaron de hacer los medios de comunicación. Los periodistas nos quejamos, nos defendemos. Pero es cierto que hay problemas. Cada vez es más complicado ir a las guerras sin estar empotrado con las tropas estadounidenses. No solo es más seguro, sobre todo es más barato. Lejos de la guerra, en casa, están incluso desapareciendo las ruedas de prensa. Abundan las declaraciones institucionales, es decir sin preguntas, destinadas a las televisiones.

Conocí a un tipo en Washington en 1986 que era el tapador, uno de los redactores del folio y medio destinado a George Shultz, secretario de Estado. En ese folio y medio estaba el resumen de la información de todas las embajadas y de la CIA y las otras agencias. El presidente Ronald Reagan tenía también su folio y medio. Reagan no lo leía, era demasiado largo. La Casa Blanca de entonces lo sustituyó por vídeos. El hombre que conocí me dijo: "Yo estoy detrás del No coment. Sé lo que no se dice y por qué no se dice". Después llegó la época dorada de los encubridores, los grandes tapadores: Dick Cheney, Ronald Rumsfeld y demás halcones que abusaron del Top Secret. Veinticuatro años después, la decisión de lo que se puede o no se puede saber no depende solo de ellos. Ahora están Wikileaks y algunos de los medios escritos tradicionales: The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País.

Vengo de ver la película Caza al espía (Fair Game). Trata de la fabricación de las pruebas antes de la guerra de Irak por parte de la Casa Blanca (George Bush y Cheney), de cómo el presidente de EEUU utilizó en su discurso del estado de la Unión una prueba falsa, a sabiendas de que era falsa. La CIA había enviado a Níger al diplomático Joe Wilson para comprobar si el país africano había vendido uranio a Irak. Wilson concluyó que esto era imposible. La Casa Blanca dio por bueno lo contrario. En venganza contra Wilson, que denunció los hechos, la Casa Blanca filtró que la mujer de Wilson, Valierie Plame, era agente encubierta de la CIA.

 

Los optimistas sostienen que Wikileaks muestra el trastero de la política. Los pesimistas corrigen, lo que se airea es el basurero.

 

 

Hay 18 Comentarios

Aguila , vamos a ver que el enemigo son ELLOS , Bin Laden está también fabricado por ELLOS y sinceramente no creo que a los de la ETA les importen demasiado las revelaciones Wikileads. La realidad es otra : el desatre economíco al que nos ha llevado la avaricia de algunos de ELLOS y la forma en que ELLOS están resolviendo la situación. ¡ que pena que nos haya pillado a los demás tan desarmados ¡ (ideológicamnte quiero decir...)

¿Esta mal acaso dar a conocer los secretos que permiten a un imperio mantener el control?¿Esta mal acaso develar como un estado ayuda a una megapotencia a ocultar informacion sobre el asesinato de un civil? Estamos frente a toda una revelacion de secretos, de cosas que nunca se dijieron, y que tienen un solo nombre: EE.UU...
y respecto a que no lo puedan atrapar...wikileaks es 100% anonimo, su informacion es subida sin procesos que permitan descifrar su procedencia...por algo para llegar a este nivel tenes que ser pirata de alto vuelo

La opinión pública tiene derecho a conocer la trastienda del poder y saber la verdad sobre muchos asuntos oscuros de los estados, -aunque me temo que en la práctica no sea muy util- ; así que animo a Wikileaks a que ponga el mismo empeño en descubrir y revelar información confidencial sobre paises como China (que probablemente será la primera potencia mundial a medio plazo), Iran y su "revolución islámica" y paises árabes tan transparentes como Siria por ejemplo, Rusia, Israel,...- la lista sería larga-, por no hablar del gran servicio que haría Wikileaks al mundo revelando información sobre grupos como Al-Qaeda, los cárteles del narcotráfico en Colombia y Mejico, y así otro larga lista.

Espero que haya por ahí un documento sobre las turbias elelcciones que se realizaron en México en 2006 en donde grupos como PRISA presionaron y con información parcial por parte del País en México cargaron los dados al candidato oficial que les aseguraba un jugoso contrato con el negocio de los libros de texto en las escuelas a traves de Santillana o más lamentable aún la complicidad de silenciar a Carmen Aristegui.

Hugin, vamos a ver, trata de explicarle a Osama bin Laden o mejor aun, a los de la ETA la cosmologia o a definir las cosas del mundo y veremos si sales en una sola pieza. No podemos pecar de ingenuos porque estos son tiempos siniestros donde la buena voluntad no es suficiente para estos fanaticos y lunaticos.

Esta filtración es mucho más reveladora y cruda que las anteriores. Aquí están los resortes del poder y la base de la toma de decisiones. Si es bueno o malo que se conozca por los ciudadanos de a pie, creo que apuesto por lo primero. De otra manera viviríamos en una sociedad infantil, donde la democracia está manipulada y no es democracia sino engaño, donde los poderosos deciden qué pueden escuchar nuestros oídos y qué no. Nos tratan como a niños. Assange nos quita la venda.

De Wikileaks solo hay alguien que sale peor parado que EE.UU: los periodistas y sus amos, el "cuarto poder" que hace década y media dejó de hacer sus deberes y se metió en la cama con los otros tres poderes (haciendo la pelandrusca por cierto). Conque no nos hables ahora de The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País. Wikileaks ha compartido su información con vosotros por la impresentable persecución que se está haciendo contra Assange. Conque menos Lobo(s).

aguila, el mundo, los pueblos de occidente, estamos donde
estamos por cosmologias como las que guian tu razon, hay que definir muchas cosas en este mundo.

Mientras existe la psicosis antiamericana, Corea del Norte, Iran y todos los terroristas de Al Qaeda y otros grupos de lunaticos conspiran para volar a Occidente o con dinamita o bombas nucleares. Hay que hacer lo que sea necesario para defender a Occidente. Esto no es cuestion de ideologias decadentes sino una lucha de civilizaciones.

Para fregar los suelos de nuestras casas Assange opta por volar una presa. A mí eso me parece una estrategia de garrote y piedra en mano. Muy maduro, sí señor.

Y pasan de ser copilotos del poder a ser copilotos de Assange, quien pronto se convertirá en el monopolizador de los rumores. Pasaremos así de una prensa que reproduce comunicados del gobierno, a una que reproduce documentos secretos para alimentar el morbo de las masas. ¿Investigación periodística? Esas son paparruchas.

Y pasan de ser copilotos del poder a ser copilotos de Assange, quien pronto se convertirá en el monopolizador de los rumores. Pasaremos así de una prensa que reproduce comunicados del gobierno, a una que reproduce documentos secretos para alimentar el morbo de las masas. ¿Investigación periodística? Esas son paparruchas.

Para que se puedan contar mentiras es necesario mantener en la ignorancia a la gente.
Las mentiras se huelen cuando se esta atento
La izquierda ha fracasado en su intento de dar cultura de calidad al pueblo.
Es facil de manipular_Sin criterio
Creo que este es el verdadero reto en el futuro del progresismo.
Da igual la informacion si estamos esperando a que alguien nos lea entre lineas.

Periodísticamente emocionado y preocupado a la vez con lo que ha conseguido El País.

Se ha llegado a un cruce de caminos. Pueden escoger la senda de la calidad, del rigor, del interés público... Del periodismo, en definitiva. O pueden coger la autovía del morbo, de lo amarillo y de lo anecdótico.

¿Sabrán separar el trigo de la paja? Atentos...

Muy bien expresado todo, sin embargo ha faltado mencionar porqué el periodista va de copiloto del poder.

El periodista que viaja de copiloto del poder creo que es, en muchos casos, el único periodista posible. ¿Hasta qué punto no es lo que buscan los grandes medios cuando contratan a unas personas y no a otras?

Cada año se licencian miles de periodistas. Periodistas, no licenciados en periodismo, ¿o no serán periodistas hasta que vivan del periodismo? Entonces tendrán que formar parte de algún medio.

La concentración mediática favorece la contratación de periodistas sumisos, que no molesten al departamento de marketing del periódico.

La estrategia está bien calculada, hay periodistas que se sientan con gusto de copilotos del poder, y hay periodistas que con gusto irían en otro coche, que no les espera.

Un saludo!

Yo soy un gran crítico de El País como tapador en asuntos como los derechos de autor, y aún creo que si el hombre blanco habla con lengua de serpiente sobre asuntos como El Sáhara, El País tiene una gran cuota de responsabilidad.

Dicho lo cual, erigirse en portavoz de la fea y cruda verdad, de manos de wikileaks, requiere un peso testicular considerable, así que yo os lo reconozco y hago la ola. Bien hecho. Hacer esto os hace grandes.

¿si realmente importara algo no crees que la CIA,el MOSSAD,el MI-6....etc no habrían conseguido callar esto?

realmente importa todo esto?¿en medio de la crisis economica a la gente le importa quien dijo qué o quien hizo qué?
Debería importarnos, pero me temo que importa poco, de ahí el tea party, por ejemplo. Los políticos nos asustan con catastrofes, esta económica no es más que una pata de esa esstrategia de acongojamiento general a la que nos tienen sometidos. Los periodistas, desde luego, habéis contribuido lo vuestro a adormecer conciencias. ¿han servido para algo las primeras revelaciones de wikileaks?...para nada, ¿servirán para algo estas?...para nada, solo para que unos cuantos periodistas-analistas se rasgen las vestiduras, como si lo que se va a revelar no lo supieran de sobras. En fin, abramos la ventana a la inmundicia de los que nos gobiernan, a lo mejor esta vez hay suerte...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal