Ramón Lobo

La foto, Asia Bibi no es Sakineh

Por: | 11 de diciembre de 2010

Pakis

RIZWAN TABASSU (AFP).

En la pancarta se lee: sacrificio. Detrás de ella, mujeres cubiertas; solo ojos y dos pares de gafas. Sujetan carteles verdes, el color del islam, con signos que son palabras en un idioma que no entiendo. No protestan por su situación. Ni por la pobreza de su país, Pakistán. Tampoco por la corrupción ni contra los talibanes del norte que las tratan como objetos. Pertenecen al Partido Jamaat-i-Islami, uno los radicales en asuntos de fe. Protestan contra otra mujer, Asia Bibi, quien ha cometido un grave crimen, ser cristiana en un país musulmán. Asia Bibi, madre de cinco hijos, ha sido condenada a muerte por blasfemia.

En Pakistán disentir, ser otro, ser diferente, pensar, imaginar que se piensa, es una blasfemia, un grave delito. Es lo que sucedía aquí, en Europa y en España con la Inquisición. Unos cambiamos de siglo; otros, no. Disentir, hoguera, muerte. El progreso, el laicismo, es lo contrario, disentir y seguir viviendo.

El Gobierno de Islamabad ha intentado bloquear la ejecución de Asia Bibi pero los tribunales se han movido más rápido para bloquear al Gobierno. Bibi no tiene el impacto mundial de la iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani. Irán es un país enemigo de EEUU a diferencia de Pakistán, que sin ser amigo del todo juega a parecerlo. No es Sakineh pero la barbarie es la misma.

Hay 4 Comentarios

Tiene razón, aunque en lo de la Inquisición creo que se equivoca. La inquisición no se cargaba a nadie por cambiar de religión. Eso sí, sentenciaba a las brujas y herejes. Sin embargo en toda su historia fueron muy pocos los ajusticiados (y muchos/as a los que se indultó), si lo comparamos por ejemplo con las víctimas de otros jueces laicos e incluso a los del iluminismo racionalista del terror jacobino beligerantemente laicista de la revolución francesa....

No tengo ninguna duda en calificar el sacrificio que proponen como barbarie y deseo denunciarlo.
No quiero decir con ello que las mujeres tengan que apoyar el pensamiento o la postura de Asia-Bibi. De hecho, estoy segura de que muchísimas mujeres pakistaníes luchan día y noche por su supervivencia en unas condiciones de opresión muy elevadas.
Yo las vi llorar a Benazir Bhutto durante días.
¿Cómo disentir contra el régimen después?
Una cerilla en un campo de pólvora...
Sin embargo, el pueblo mantiene la esperanza
Por otra parte:¿No es cierto que esta llamada de urgencia puede servir para darnos cuenta de que la Comunidad Internacional no hemos respondido ante una catástrofe natural devastadora y sin precedentes?
¿Qué ha sido de los niños, de un país vagabundo entre las aguas? ¿Qué hay detrás de la pancarta?
Solamente se ve un gobierno incapaz de promover el desarrollo de su pueblo que se muestra hábil y rápido en ejecutar.

Tengo la convicción de que en varios países del mundo, subdesarrollados, ciertamente, la religión se convierte en la mejor arma de los gobiernos para tener controlados a sus habitantes. A algunos dirigentes no les interesa que la población tenga acceso a la educación y sus mentes estén abiertas a otras culturas, religiones y, en definitiva, realidades.
Sería interesante hacer un foro sobre política | religión | pobreza.

La violencia , la discriminacion o xenofobia es mundial..
En Buenos Aires estos dos ultimos dias mataron en una pelea entre vecinos pobres, a 4 hombres bolivianos.
Las autoridades no se hacen cargo y tardan las solucion.
Pobres bolivianos vinieron aca traidos por organizaciones que los explotan, y se asentaron en un Parque vacio y pobres vecinos que no los quieren porque aseguran que traen inseguridad, drogas y prostitucion.
El Parque esta lleno de personas soportando calor, lluvia, hambre...aparecen punteros politicos o grupos armados y tiran con sus armas...el Parque es tierra de nadie...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal