Ramón Lobo

La foto, invierno en Europa

Por: | 18 de diciembre de 2010

Nieve
Múnich. / SEAN GALLUP (GETTY IMAGES).

La nieve despierta recuerdos infantiles en quienes viven escasos de memoria nevada. El hielo es el centro del arranque de la novela de Gabriel García Márquez Cien años de soledad. "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo". Una imagen tan poderosa que es una vida, como la del trineo de Ciudadano Keane. La nieve sabe a ilusión, a infancia, a tiempo perdido. La excepcionalidad atrae, lo común es invisible.

En el centro y norte de Europa, y en gran parte de Estados Unidos y Canadá, la nieve es una presencia que se repite cada año. Es un signo del paso de las estaciones, del paso del tiempo. La nieve interrumpe, congela, dificulta, no importan los medios técnicos para combatirla. Donde nieva mucho las escuelas adelantan el calendario escolar para compensar los días perdidos por las nevadas. La nieve cubre suciedades, iguala paisajes.

En la fotogafía se ve una bicicleta con el candado cerrado por debajo del sillín y el apoyo abierto de quien no desea caerse. Parece un bicicleta de hombre, un concepto anticuado, podría ser de una mujer con pantalones. En el encuadre solo una bicicleta y un árbol, pero es una gran foto porque en ella cabe la Europa parada, una metáfora de la otra Europa, la política, que más que parada está varada. La bicicleta podría ser el ciudadano. No hay huellas alrededor. Nadie acude a buscarlo. Hablan de él, deciden por él. Pero sin él. 

Hay 11 Comentarios

Parece ser que cada año va a ser peor, el cambio climático nos a fecta a todos y nos seguirá afectando. Las estaciones se adelantan y cada vez con mayor fuerza, más nieve y más calor...hay alguien que haga algo por frenar esto?

SIiiii una gran verdad, la nieve te regresa ala chiquititud, la juventud, en especial cuando no es comun por donde vives, como recuerdo la primera vez que toque nieve fue a los 12 años en TICLIO en las altras de LIMA PERU, le pedi a mi padre que detuviera el carro y no queria, entonces me invente que tenia ganas de miccionar, paro el auto me baje a hacer el ademan y con el maldito frio no salio un carajo de orina, bueno cerre la tienda y me agache a coger la nieve "!ALUCINANTE!....
No, no fue la nieve fue la puteada de padre y señor mio que me dio mi viejo por darme la de Pendejo.... jajajajaja.. pero la sensacion de tocar nieve jamas la olvidare.
la puteada me dure cinco minutos.

¡Qué bonita entrada !
Me ha llemado la atención la entrada de los violinistas porque este verano escuché a un cuarteto en la Alexander Platz, que también tocaba a Vivaldi,a pesar de ruídos, maquinas limpiadoras, skateboars y otras músicas que se enredanan en sus notas.
Después he visto la bici y he pensado ¡qué buena idea !, se puede aprovechar el árbol para aparcar sin que te multen.
Aquí en Valencia , los ciclistas no tenemos donde aparcar, y si lo haces en un árbol se llevan tu bici y te multan.Lo que no tiene demasiada lógica, es que se pueda utilizar el alcorque como pipican y sin embargo , no puedas aparcar la bici.
Por último, inolvidable comienzo de " Cien años de soledad".
Sin duda un buen cóctel para una tarde de domingo lluviosa, Vivaldi, bici y García Márquez para recogerse en un mullido sillón , acompañado de una taza de té o café.

Muchas gracias, Sr. Lobo por informarnos de que se acerca el invierno. Esperamos que en marzo no se olvide de informarnos sobre la cercania de la primavera. Entretanto también nos gustaría que nos dijara algo sobre el pasado del primer ministro de Kosovo Hashim Taci, al que informes oficiales europeos señalan como mafioso y traficante de órganos. Vd fue corresponsal en la zona y probablemente le entrevistó y le conoce en persona. Vd solía hablar a menudo del autoproclamado estado de Kosovo en este blog, pero desde que saltó esa noticia no escribe nada del tema. Gracias

Bueno, la métafora no está mal, pero la vista anda un poco chunga. Si te fijas, la bici tiene dos candados, el de la supuesta democracia, que efectivamente se cierra sobre sí mismo y no detendría a la bici, si quisiésemos andar, y luego otro, menos visible, el de los mercados financieros, que de color azul, sujeta a la bici en toda su estructura al diabólico círculo de hierro del sistema económico global que rodea al árbol, impidiendo que la bici se mueva de esa posición en la que quedará definitivamente cubierta por el frío de la crisis. Eso sí, los ricos nunca se mueven en bici.

Curiosamente, si se ve bien, el candado está cerrado, pero solo se cierra sobre sí mismo, no está sujeto a nada. Y aunque estuviera sujeto a una barra o tubo, la bicicleta se podría sacar simplemente haciendo pasar el sillín por el lazo de la cadena. Paradojas que también tiene Europa. Nada la detiene, en realidad, pero se porta muchas veces como una encadenada (mental).

Pues es verdad. Lo único que nos dejan hacer es "votar".

¡Qué contraste entre la fotografía anterior, reflejando con toda su belleza la supervivencia y esta tan romántica!
Diría que el dueño -porque la bici tiene barra- aparcó cerca de su vivienda, en zona segura, tarde; de víspera. Todavía no ha ido a buscarla pero ahí está la bici, casi toda blanqueada. Como si entre ayer y hoy no hubiera sucedido nada.

ui, aquí en cataluña deseando ya que vuelva el verano, a volver a vivir experiencias inolbidables en campamentos de verano!! www.englishsummer.com

En nuestro natal , no tenemos nieve...solo calor , mucho calor, la nieve en arbol era echa de algodao , y solo imaginavamos como seria la nieve en la casa del Noel. Nosostros somos muy distintos de Europa, pero tanmbien diciden pela gente...Un abrazo desde de Brasil

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal