Ramón Lobo

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

Amigos de China, enemigos de los derechos humanos

Por: | 09 de diciembre de 2010

 

Actualizado y rectificado el 10 de diciembre a las 14.30 / El poderoso, sea político o empresario, tiene un difícil acceso a la realidad. Solo le cuentan lo que quiere oír; solo oye lo que encaja en su visión del mundo. El poderoso, sea civil o militar, se rodea de gente que no discute, que no le dice "el rey está desnudo". Gustan los aduladores, no los tocapelotas. Sucede cada vez más en las democracias, en las que triunfa la mediocridad silenciosa, y sucede siempre en las dictaduras, en las que vence la mediocridad extrema, la mezquindad, que tortura y mata. Leí hace años un cuento de Gabriel García Márquez sobre los militares uruguayos. Tenía un gran título: Los generales que se creyeron su propio cuento. Pensaron, como después le sucedió al dictador chileno Pinochet con su referéndum, que la realidad era la que reflejaban las bocachas de sus fusiles. La realidad les sorprendió.

China se siente superpotencia; sus dirigentes se ven fuertes, inmunes. Como el personaje de Peter Sellers en la película de Hal Ashby Bienvenido Míster Chance (Being There), creen que esa realidad se puede alterar con un mando a distancia. Han contraprogramado el Nobel de la Paz con un premio llamado Confucio; no está mal para unos comunistas formales, teóricos ateos y muy capitalistas de corazón. En su primera edición se lo han dado al ex vicepresidente de Taiwán Lien Chan, quien al parecer no lo acepta. La estrategia de inventarse premios no es nueva, lo hizo la URSS, con el Lenin, y la Alemania nazi, con el Premio Nacional Alemán para el Arte y la Ciencia.

En la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz no está el premiado Liu Xiaobo. Tampoco su esposa, Liu Xia, quien se encuentra bajo arresto domiciliario. Los hermanos del escritor disidente tampoco pudieron salir de China, según informa mi compañero Jose Reinoso. La ONU informó hoy de que las autoridades han detenido a otros 20 activistas y hacen esfuerzos por bloquear a los medios de comunicación extranjeros.

El premio es un homenaje a Tiananmen, aseguró el presidente del Comité del Nóbel, Thorbjorn Jagland, en la presención de la ceremonia. Tiananmen y su espíritu de libertad.

Seguir leyendo »

Imagine, los contratos basura, Wikileaks y Vargas Llosa

Por: | 08 de diciembre de 2010

 

Treinta años del asesinato de John Lennon. Treinta años son casi vejez en la mayoría de los países del Tercer Mundo donde sobrevivir cuesta un esfuerzo titánico de esperanza. Hace 30 años era 1980 y había sueños, también miedo, pero sin contrato basura, y el mundo se dividía entre capitalistas y comunistas. El temor al contagio rojo empujaba en este lado del Muro a buscar los grises. Fue la época dorada de la socialdemocracia. Treinta años después no es necesario el disimulo ni las medias tintas. Es la hora de la modernización: el desmantelamiento del Estado bienestar.

Capitalismo220101103elpepivin_3

Seguir leyendo »

Assange, sexo por sorpresa y legalidad flexible

Por: | 07 de diciembre de 2010

  

El delito es Julian Assange y Wikileaks, no el contenido de este vídeo. Ningún juez estadounidense, sueco o británico ha abierto procedimiento penal alguno. No pensemos mal, seguro que aún lo están estudiando.

Fabricar leyes tiene enormes ventajas prácticas, siempre hay una olvidada que desempolvar para usarla en el momento adecuado o una nueva exprés recién sacada del horno. También puede no haber leyes, como en el limbo de Guantánamo. Es la esencia de ser El Fabricante. En periodismo existe un dicho que ha generado las páginas más lamentables de la profesión: "Que la realidad no te estropee un buen titular". Y en eso estamos. Los creadores de leyes ya han puesto el titular político a este embrollo: "Culpable de lo que sea" y ahora andan con los ajustes, brujuleando en la realidad y en la letra pequeña para que todo encaje.

Se busca a Assange en Suecia por un delito de violación y dos de abusos sexuales y coacción. Lo llaman "sexo por sorpresa". Son temas graves y la gente seria no debería jugar con ellos. El fundador de Wikileaks está convencido de que detrás está la mano de EEUU. Sus abogados hablan de montaje. Según la acusación las mujeres afectadas tuvieron sexo consentido con el hoy acusado pero pidieron que parara al romperse el preservativo. Él no se detuvo. Es lo que deberán dilucidar los jueces.

La justicia sueca ha sido rápida en la tramitación de la demanda y en rechazar las alegaciones de los abogados de Assange. Tanta celeridad puede dar la impresión de una justicia eficaz. La exitosa triología Millenium, escrita por Stieg Larsson, muestra una Suecia menos ejemplar de la que flota en el ambiente.

Interpol ha sido igualmente rápida en tramitar la orden de detención. Es la misma Interpol que ha hecho caso omiso de las órdenes de detención dictadas por el juez español Santiago Pedraz contra tres militares estadounidenses acusados de matar a José Couso.

Justicia de primera, justicia de segunda. Nadie parece igual ante la ley.

Seguir leyendo »

Vender motos en Afganistán

Por: | 06 de diciembre de 2010

Captura de pantalla 2010-12-06 a las 15.10.39
"Hay que conquistar las mentes y los corazones de la gente". Es una frase brillante pero tardía que aparece en el lenguaje de los políticos y militares (también son políticos) cuando es demasiado tarde y se ha perdido todo. El último ejemplo es Afganistán, donde se lucha más por mimar el escaso apoyo de nuestras opiniones públicas que en ganar una guerra imposible. No hay medios militares ni voluntad política para vencer. Si no se quiere ganar y pagar el precio por ello, la guerra siempre se pierde.

Una encuesta realizada en el país centroasiático entre el 29 de octubre y el 13 de noviembre de 2010 por el Afghan Centre for Socio-Economic and Opinion Research ofrece datos relevantes: el 27% de los preguntados asegura que los ataques contra las tropas de la OTAN están justificados, se trata de la cifra más alta desde 2005. El apoyo a la lucha contra los talibanes se mantiene en un 23% pero ha subido al 73% los que favorecen una solución negociada con ellos.

Es a lo que se tiende; ahora solo hay que vestirlo para poder afirmar en 2014 lo contrario que decíamos en 2001.

El sondeo, del que se hace eco la BBC, no ofrece sorpresas, pero aporta pistas. La principal es que se realizan sondeos occidentalizados en Afganistán. No parece que sea el país más adecuado por guerra, inseguridad, tradición y analfabetismo (84% de las mujeres y más del 50% de los varones no saben leer y escribir) para producir resultados demoscópicos precisos.

No se buscan instrumentos eficaces para mejorar o imponer una gobenanza, solo se quieren datos para vender motos, sin importar su verosimilitud. El objetivo es el optimismo, el "estamos avanzando" de Obama hace unos días en la base de Bagram, aunque no se avance.

Seguir leyendo »

Wikileaks resiste

Por: | 05 de diciembre de 2010

Aqui sigue Wikileaks, esperando a los tártaros. No son como los de la novela de Dino Buzzati, estos vienen en tropel, tiene armas y ganas de venganza. Crecen las voces, como la de Reporteros Sin Fronteras: sin ley, todo es atropello a las libertades.

 

Música del mundo: el diablo Assange

Por: | 05 de diciembre de 2010

Intensa semana entre Wikileaks y los controladores descontrolados. Julian Assange, convertido por orden del Gobierno de EEUU en diablo de diablos, en el Bin Laden revelador de lo que se desea ocultar. Entre la seguridad como arma de miedo masivo, los secretos, muchos de ellos para proteger a los infractores, y la libertad, está la libertad. La de los Rolling Stone, siempre en primera línea, en vanguardia, es regenedadora. Este Sympathy For The Devil es una declaración de principios.

La foto, las crisis se amontonan

Por: | 04 de diciembre de 2010

Le3d

Raúl Barbolla no necesita pie. Su blog, tampoco: Y si nos quitan lo bailao.

Lewikileads-1

Esta semana Raúl me envió una viñeta especial para ilustrar el tema de la semana: Güikilís. Los mayores, que no ancianos, son depositarios de la sabiduría de los años, la voz de la experiencia. Así funcionaba en África hasta la llegada del hombre blanco con sus dioses y gobernanzas. Una novela que retrata el desastre de aquel encuentro es Todo se desmorona de Chinuá Achebe. Los mayores de la viñeta no son africanos, son de aquí, de España y parecen informados de las últimas noticias y de su trasfondo, de su más allá, del contexto. No es lo mismo la sorpresa, descubrir lo que no se sabe, que saber que lo sospechado era cierto y que la certeza es mucho más grave de lo imaginado. Y los fiscales sin dimitir. Pues que DIos reparta suerte porque la justicia tiene poco ejemplo que repartir.

La Primera Guerra Mundial cibernética contra Wikileaks

Por: | 03 de diciembre de 2010

 

Occidente ya es como China, una democracia depende: depende cuándo, quién y para qué. En la Primera Guerra Mundial Cibernética no es necesario recurrir a fiscales bajapantaloneros ni a jueces amigos para dar una apariencia de legalidad, un Gobierno con los medios técnológicos necesarios puede cerrar una página web sin pasar por el molesto trámite de los tribunales. Es el Far West. Es la guerra: no hay reglas, no hay límites y solo un objetivo: aplastar al enemigo sin importar el precio.

Hasta el diario The Guardian, que comparte con El País, Le Monde, Der Spiegel y The New York Times los papeles del Departamento de Estado, tuvo dificultades en una charla digital con Julian Assange. Su web colapsó varias veces por exceso de visitas. Era algo más que expectación. El exceso de visitas simultáneas es también un síntoma de un ataque exterior. Siempre nos quedará Twitter y otras redes sociales.

El asunto es grave. No solo está en juego la existencia de Wikileaks -que seguirá, reaparecerá con otros nombres o (peor para los Gobiernos) se multiplicará-, lo que está en juego en esta guerra sin precedentes es la libertad de información, la libertad sin adjetivos y la misma democracia. No es una exageración. Hoy es Wikileaks quien molesta, mañana será un periódico, una televisión, un blog, una opinión, un dato, un alguien.

Seguir leyendo »

Assange peor que Bin Laden

Por: | 02 de diciembre de 2010

 

Actualizado el 3 de diciembre a las 19.30 / No ha sido necesaria una orden judicial, como es costumbre en democracia, han bastado la presión y las amenazas públicas del Congreso de EEUU (de las privadas ya nos enteraremos por Wikileaks o similar) para que el alojador (everydns.net) de Wikileaks.org dejara de prestarle servicio con la excusa de que los ciberataques masivos ponían en riesgo a otros clientes. Wikileaks acaba de anunciar su nueva dirección en Suiza: http://wikileaks.ch, que corresponde a una nueva IP, http://213.251.145.96, según informa mi compañero Aitor Riveiro.

______________________________________________

En España no dimite nadie; en Estados Unidos, tampoco. Los fiscales sumisos siguen impertérritos en sus puestos vigilando la aplicación de la ley que incumplen para mayor confianza de los contribuyentes, que pagan sus sueldos, y los políticos, sean ex ministros del PSOE o no, silban, callan. La oposición pepera no se opone, enmudece de memoria de sí misma; y también por precaución, por si hubiera cables que la retraten un poco más.

En EEUU no se persiguen los delitos destapados en anteriores revelaciones de Wikileaks, Afganistán e Irak: crímenes de guerra, cuando menos. Se prefiere la caza del mensajero, el escarnio público del disidente. La orden es clara: busca, linchamiento mediático y captura de Julian Assange y cerco tecnológico al fuerte-Wikileaks, ya desconectado Amazon. Huele a La cortina de humo.

Así es la democracia, un sistema con poco sentido del humor. 

 

Capturar a Assange, como si fuera un Osama bin Laden sustituto. El nuevo enemigo público Número Uno. ¿Y después, qué? El caso no es sencillo. EEUU podría desempolvar una ley de la Gran Guerra, The Espionage Act, y actuar contra el fundador de Wikileaks. Muchos expertos consideran que la norma está superada por las sentencias posteriores del Tribunal Supremo de EEUU en las que amplía la interpretación de la Primera Enmienda. El Gobierno de Barack Obama tendría que demostrar que Assange ha conspirado junto a una potencia extranjera con ánimo de beneficiarla.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal