Ramón Lobo

Músicas del mundo

Por: | 13 de febrero de 2011

Miro la plaza de Tahrir y no veo banderas ni escucho gritos ni alegrías ni música; tampoco veo al hombre que sostenía Egipto entero encaramado a una farola. Cuando miro ahora esa plaza de la Liberación que viaja multiplicádose a Argelia, Irán, Siria... solo oigo incertidumbres y el pisar arrastrado de unas botas que pronuncian palabras de orden, de normalidad, de respeto de tratados internacionales con quien no respeta tratados internacionales. Demasiados uniformes blandiendo libertad y valores. Palabras extrañas en los labios que síseñorearon obediencias debidas durante 30 años sentados en el poder y en sus privilegios e impunidades. Hay alarmas que se me disparan en el cerebro cuando escucho a tantos generales súbitamente democrátas y desmemoriados. Lo advierte la canción: "Nadie es que mejor que nadie, pero tú creíste vencer"-

Las personas que alimentaron Tahrir durante 18 dí­as lo saben, por eso se resisten a regresar a casa. No se escuchan cánticos ni lloros, solo las bocinas de los coches que reconquistaron su espacio de humo y ruido. Al fondo, muy al fondo, alguien lee El Gatopardo de Tomasi de Lampedusa: todo cambia para que nada cambie.

Hay 3 Comentarios

Veremos a ver en qué queda esta revolución, al parecer la gente está conforme con que el ejercito se haga con la situación temporalmente (aquí eso suena muy raro), esperemos que todo vaya bien y que la sociedad civil pueda organizarse para tomar las riendas del pais cuanto antes.

Hay que ir con pies de plomo porque todavía pueden estropearse muchas cosas. Mientras los medios tengan la vista allí enfocada aún pueden estar más tranquilos. En cuanto se desvíen a otra cosa en esta ruleta en que parece haberse convertido la elección de la noticia del día y pasen al olvido sí que quedarán a su suerte. El Ejército, en este caso, no me inquieta: me da la sensación de que quieren pasar la patata caliente lo antes posible.

Lampedusa en el Gatopardo, como bien decis vos, un maestro!!!! un grosso!!!
todo cambia para que nada cambie
Es una Gran Verdad, esperemos que no sea asi, pero es dificil despues de 30 años en el poder Mubarak no lo va a dejar asi porque si

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal