Ramón Lobo

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

Rumsfeld limpia su historial

Por: | 08 de febrero de 2011

Donald Rumsfeld, el halcón de halcones, el ideólogo de la guerra contra el terror, quiere pulir su imagen. Sin el aura del poder, sin el barniz de la importancia, el más duro entre los duros ha dejado de asustar a sus enemigos, rivales y discrepantes. Pasaron los tiempos en los que podía inventarse continentes -la nueva y la vieja Europa-, encararse con periodistas preguntones e invadir países.

El ex jefe del Pentágono con George W. Bush acaba de publicar en EEUU un libro de memorias titulado Known and Unknown (Sabido y no sabido) -editorial Sentinel; 815 páginas. A sus casi 79 años quiere un puesto caliente en la Historia.

Sadam

No es el primero que intenta decorar su huella, algo imposible en estos tiempos en los que a la hemeroteca (foto con Sadam cuando Sadam era amigo) se suman los vídeos y las nuevas tecnologías. Antes que Rumsfeld, escribieron sus memorias (o se las escribieron) Bush (Decision Points) y el amigo inglés Tony Blair (A Journey), además de algunos representantes de la Administración que inició dos guerras tras los terribles atentados del 11-S.

En vez de considerarlos ataques terroristas y actuar en consecuencia contra los terroristas, sus bases y sus simpatizantes, Bush optó por la declaración de guerra. Frente a la respuesta clásica, el enemigo invisible. No ha sido un buen camino: los dos principales jefes de Al Qaeda siguen (aparentemente) vivos, la amenaza terrorista es mayor (Bali, Madrid, Londres), Irán resultó beneficiado del desastre de Irak y se está perdiendo la guerra de Afganistán contra los talibanes.

 

En su libro, Rumsfeld reconoce que hubo un error de cálculo con las armas de destrucción masiva, la excusa para lanzar la guerra, y que nunca contó con el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU. Ahora solo habla de "sitios sospechosos". La seguridad ha desaparecido.

Seguir leyendo »

Palin también sabe de Egipto

Por: | 07 de febrero de 2011

 

El centenario del nacimiento de Ronald Reagan, un actor de serie B que interpretó su mejor papel como presidente de EEUU entre 1981 y 1889, y que es el gran icono de la derecha estadounidense, se ha convertido en una Operación Triunfo entre los conservadores. Reagan es un presidente querido en la memoria colectiva de su país. Sus seguidores le adjudican como éxito personal la caída del comunismo al otro lado del telón de acero.

 

El acto central celebrado en el Rancho del Cielo, en Santa Bárbara, California, congregó a muchos de los que aspiran a la nominación del partido del elefante en las elecciones presidenciales de 2012. Sobre todos ellos destacó Sarah Palin, la reina del Tea Party. Repitió su mensaje catastrofista, exigió menos Estado y criticó la obsesión por el gasto de los demócratas. Cuando la exgobernadora de Alaska habla de déficit público debería consultar esta página, entre otras, para saber cuándo empieza. Se dispara con Reagan.

Captura de pantalla 2011-02-07 a las 12.46.44

Seguir leyendo »

Músicas del mundo

Por: | 06 de febrero de 2011

 

Existen muchas canciones protesta contra el poder absoluto; y contra el relativo, también. Me gusta esta de Lluis Llach escrita durante el franquismo y cantada en la transición. Grandes conciertos en los años luminosos en los que aún no teníamos hombres-piedra y creíamos que otro mundo era posible. Después, el referéndum de la OTAN, De entrada, no, y el posibilismo multiplicado.

Hay palabras-llave que abren puertas en la memoria de una persona. Son individuales. Las canciones-símbolo son una llave colectiva capaz de derribar muros, en Berlín o Jericó. Las canciones-símbolo ayudan a perder el miedo. L'Estaca la cantaron en la Polonia de Lech Walesa, era la favorita del sindicato Solidarność, que la hizo suya. Una letra de doble uso, sirve contra un dictador fascista y contra otro comunista; dos adjetivos, la misma represión, la misma estupidez.

L'Estaca también es árabe, y egipcia: "Estoy seguro que si yo tiro fuerte por aquí y tu tiras fuerte por allá seguro que cae...".

 

El hombre que sostiene Tahrir

Por: | 05 de febrero de 2011

Yannisbp11

YANNIS BEHRAKIS (REUTERS).

La foto. No son necesarias grandes multitudes para dibujar la dignidad. La plaza Tahrir es escenario y fortaleza simultánea, exhibe rabia y esperanza. Tras El día de la despedida, el despedido Mubarak resiste, trata de comprar tiempo. ¿Y ahora, qué?, se preguntan los manifestantes. Ahora, más paciencia, perseverancia.

En esta foto de Yannis Behrakis, un veterano de Bosnia-Herzegovina y superviviente milagroso a la emboscada que mató en mayo de 2000 a Kurt Schork y Miguel Gil en Sierra Leona, es hermosa. Podría ser un vigía en el palo mayor, el encargado de gritar "tierra", o "se va, se fue". Pero no lo es, se trata de un hombre cuya misión es hacer visible la plaza a Egipto, levantarla al cielo para que todos sepan donde está el destino. Levanta la plaza para que otros puedan buscar playas debajo de los adoquines.

El hombre agita una bandera egipcia y parece sostener un candil gigante para que la gente-barco pueda sortear los bajos de la costa y los controles militares. Junto a la luz, una botella de agua, que el trabajo de sostenedor de plazas debe de ser agotador.

Son tiempos de brega, de gritos, rezos y abrazos; de lágrimas, muertos y heridos. Las revoluciones son así, dolorosas. Tras su triunfo todo envejece súbitamente el día después, cuando llega el pragmatismo, la tentación de calzarse los mismos zapatos y el mismo boato. Y los hombres que se encaramaron a una farola para que la plaza fuese visible se convierten en piedra y quedan inmortalizados en lo que quisimos ser y no somos.

La velocidad de las noticias nos devora e impide contar cada estatua de piedra que dejamos atrás. ¿Qué sucede en Túnez? ¿Se convirtieron en piedra los hombres-farola? ¿Se marchitaron los jazmines en la normalidad recién conquistada?

Jazmines, farolas, banderas, ilusión y gente que puede, quiere y sabe contarlo.

Neda es iraní, Neda es egipcia

Por: | 04 de febrero de 2011

El gran ayatolá Ali Jamenei no tiene memoria. O vergüenza. O es un oportunista que divide los manifestantes que exigen libertad en dos grupos: buenos y malos; los míos y los de los otros. Para los primeros, palos, sangre, cárcel, muerte; para los segundos, palabras de apoyo.

 

Mal asunto para un hombre de religión cuyo norte debería ser la moralidad y la ética. Jamenei ha aprovechado el rezo del viernes para mostrar su solidaridad con los manifestantes de Egipto, su rechazo al "lacayo sionista" -se refiere a Hosni Mubarak- y afirmar que las revueltas populares significarán la expulsión de EEUU de la zona.

Este hombre de fe que ejerce de Guía Supremo de la Revolución de Irán, una revuelta popular que nació también en la calles hasta que fue secuestrada por los administradores del miedo, ordenó la brutal represión de junio de 2009 cuando decenas de miles de iraníes denunciaban el robo de las elecciones presidenciales. Jamenei habló de intervención extranjera y su presidente, Mahmud Ahmanideyad, lanzó a sus milicias de mamporreros, los basiyis, contra los civiles desarmados. Lo mismo que ha hecho Mubarak estos días de intimidación, brutalidad y muerte.

Neda es iraní; Neda es egipcia.

Seguir leyendo »

El alma literaria de Egipto

Por: | 03 de febrero de 2011

Todas las sociedades son complejas vistas desde el desconocimiento o, peor, desde el estereotipo. Egipto es un sociedad-cebolla, protegida por multitud de capas: Nilo, Mediterráneo, desierto, árabe, África, islam, coptos, Suez, heterodoxias cristianas y musulmanas, pobreza, analfabetismo, grandes escritores, orgullo de una civilización desaparecida que dejó sus atributos de poder más allá de la visión de las pirámides.

Cuando estalla una guerra o una revuelta -el tiempo dirá si esta asciende a revolución-, la realidad se distorsiona. En tiempos de distorsión hay que leer libros que explican. Existen muchos y muy buenos. Aunque en esta lista hay dos del otro bando, prefiero la ficción, la invención literaria, pues desde esa perspectiva se explica mucho mejor lo que sucede y por qué sucede. Como toda lista personal habrá ausencias, olvidos y desconocimientos inaceptables que los comentarios de los lectores sabrán corregir y completar:

-Naguib Mahfuz (1991-2006). Premio Nobel en 1988. Autor de numerosos libros. El más conocido es El callejón de los milagros, en el que desde un sórdido rincón de la ciudad, el callejón Midaq que huele a especias, crea un universo con vida propia, como sucede en las obras maestras. También es esencial su Triología del Cairo.

Seguir leyendo »

El Ejército espera sin mancharse

Por: | 03 de febrero de 2011

 

Los egipcios dicen de sí mismos: tenemos mucho aguante, muchísima paciencia, una paciencia que nace de la lucha contra uno mismo, contra la rabia. Desde fuera pueden parecer sumisos, pero no lo son, solo es una paciencia infinita que un día se acaba de repente. Sucede cada 50 o 60 años. Entonces se produce un cambio de régimen y se inicia otra  etapa de tranquilidad y paciencia. La revuelta actual comenzó el 25 de enero. La última vez que ardió El Cairo fue el 26 de enero de 1952, cuando las tropas británicas atacaron los cuarteles de la policía egipcia en Ismailia. Murieron 50 agentes y Egipto estalló. Fue en principio del final del rey Faruk y su derrocamiento siete meses después por los jóvenes oficiales de Gamal Abdel Nasser, un régimen que ahora toca su fin 59 años después.

La plaza Tahrir se ha convertido en el escenario de la expresión de esa pérdida súbita de paciencia. El régimen ha respondido con matonismo a unas manifestaciones pacíficas. Es su verdadero rostro, la brutalidad. Y lo ha enseñado sin disimulo en un mundo conquistado por las nuevas tecnologías y la televisión en directo. El régimen ha firmado su sentencia de muerte, pero los muertos armados son tan peligrosos como los vivos desesperados.

Los manifestantes que ocupan la plaza desde hace 10 días han resistido una noche de ataques, disparos, acoso y miedo, sobre todo mucho miedo. Pero han resistido. La plaza-símbolo sigue en sus manos, de momento, porque a mediodía vuelven los asaltos. Es un objetivo esencial. Quien tenga la plaza tiene ventaja mañana, día del rezo.

El Ejército se mantiene extrañamente al márgen. Ha creado una zona de seguridad entre los pro Mubarak y los anti Mubarak.

Enric González, corresponsal de este periódico en Oriente Próximo, que se trata de un decisión meditada y estratégica. "El Ejército tiene línea directa con el Pentágono, no toma partido en apariencia porque es la institución que hay que preservar para cuando todo se hunda. Serán los encargados de evitar el vacío de poder. Podrán decir que son el Ejército de todos los egipcios. Hace unas horas movieron los blindados para frenar un ataque de los seguidores de Mubarak contra Tahrir. Pero no son dos bandos iguales, uno está armado y cuenta con policías entre sus filas".

Seguir leyendo »

Es tarde para jugar al ajedrez

Por: | 02 de febrero de 2011

Ningún tonto logra estar 30 años en el poder. Menos aún en una dictadura. Para sobrevivir en un sistema autocrático hay que ser y parecer el más fuerte y duro; sin fisuras. Es el miedo de los demás lo que les protege. Hay dirigentes con carisma, como Gamal Abdel Nasser, que se desbordó más allá de las fronteras de Egipto y creó el panarabismo, un sueño nacionalista y laico para el mundo que surgía de la colonización británica y francesa tras la II Guerra Mundial. Y los hay aburridos -e inmensamente aburridos-, incapaces de suscitar entusiasmo. Hosni Mubarak es uno de ellos. Pero no está solo en un mundo en el que los mejores ya no llegan a la política. La UE, por ejemplo, tiene en su cabeza a dos ejemplos de insustancialidad.

 

Mubarak, la vaca que ríe, como le llaman sus detractores en referencia a los célebres quesos franceses, no levanta pasiones, pero es un luchador. Sobrevivió al atentado que costó la vida a su antecesor, Anuar el Sadat en 1981, y a otros que le ocurrieron después. Sobrevivió a intrigas palaciegas y a bruscos cambios de decorado en la política internacional y siempre logró hacerse imprescindible.

Es un fajador que sabe manejarse entre bambalinas. Su discurso de la noche del martes muestra a un hombre que no está dispuesto a rendirse. Quizá sea tarde para jugar al ajedrez cuando los invisibles se han hecho visibles porque perdieron el miedo.

Seguir leyendo »

Mubarak se queda sin munición

Por: | 01 de febrero de 2011

El Ejército egipcio, en gran parte financiado y entrenado por EEUU, ha anunciado que no disparará hoy contra los manifestantes. Un no disparo que podría ser el tiro de gracia para Hosni Mubarak. Sin Ejército que reprima solo queda la policía, que ya carga con más de un centenar de muertos en una semana de protestas callejeras. La marcha de hoy se anuncia gigantesca. Quizá cientos de miles. El anuncio de la pasividad militar aplacará miedos y sacará más gente a la calle.

El régimen se ha protegido con el nombramiento de Omar Suleiman como vicepresidente. Es el hombre que debería reemplazar a Mubarak si la presión se hace insostenible. Se entrega al Rais para salvar al régimen. Suleiman es una opción que gusta en Washington y más en Israel, que aborrece lo imprevisible. Pero la calle egipcia ha perdido el miedo, como lo perdió hace unas semanas la tunecina. Nadie sabe si aceptará el cambio de faraón, el truco del trilero. La oposición exige nuevas elecciones. Si éstas fuesen realmente democráticas ganarían los Hermanos Musulmanes. La única carta que le queda a Mubarak después de 30 años en el poder es el fantasma de los islamistas.

Al Yazeera sigue sin poder operar en Egipto y varios de sus periodistas han sido detenidos. Siempre matar el mensajero, no importa en qué idioma hable. Pero hay ventanas que ya no son sencillas de cerrar.

Fox News, el canal ultraconservador de EEUU, no es Al Yazzera e informa sin obstáculos. Quizá sea por el tono objetivo de sus presentaciones:

 

Y la visión inteligente de Raúl Barbolla. Es la que me gusta más.

Piramide




El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal