Ramón Lobo

No todos los dictadores acaban igual de mal

Por: | 10 de febrero de 2011

 

Actualizado el 11 de febrero de 2011 a las 18.00 /

Hosni Mubark es un dictador con experiencia. Los dictadores son como los generales y los presidentes, conservan el título hasta la tumba y más allá, también. Treinta años en el poder dan caché. No es como Ben Ali, el ladrón de Túnez, quien escapó a la primera algarada con una maleta llena de dinero. Mubarak también tiene la mano larga en las cosas de la fortuna, pero es un hombre que ha luchado en guerras. Es un héroe, o eso le dice su espejito mágico. Es un tipo acostumbrado a la presión y el ruido.

Han sido necesarios 18 días de resistencia numantina y de presión internacional entre bambalinas, demasiado entre bambalinas. Al final, Mubarak se va sin despedirse, sin irse del todo, encargándole el adiós a Omar Sulemimán, quemado en su defensa. Suleimán no supo ser Adolfo Suárez, se quedó en Arias Navarro: el mismo rictus, el mismo bigote. Mubarak se va, pero se queda. Por ahora. En Sharm el Sheij, su verdadera residencia, en la que pasa meses porque el clima le sienta mejor.

________________________________________________

Ser dictador es un trabajo ingrato. Uno se pasa la vida desvelado y en un sinvivir por el bien de su pueblo y un buen día ese mismo pueblo, ignorante y manipulado por las redes sociales y las cadenas de televisión por satélite, te da la puñalada. Un buen dictador se muere en la cama. Sin miedo, sin baltasargarzones revoloteando, sin miles de personas en la calle exigiendo tu dimisión, exilio o cárcel. Stalin lo logró. Franco, casi; esquivó todo menos a su yerno-marqués disfrazado de médico.

Ser dictador es un trabajo muy rentable. Aunque el sueldo bruto no es para presumir entre la jetset, las grandes ganancias están en los extras, en las primas, en los tantos por cientos, en los intangibles. La mayoría de los dictadores no saben de finanzas. Depositan sus excesos en Suiza porque su banca tiene experiencia en borrar trazos y proteger clientes.

Jon Lee Anderson, uno de los últimos grandes reporteros, publicó hace poco en The New Yorker un artículo con tres normas básicas para sobrevivir a revueltas y golpes de Estado: no mostrar debilidad (Ceausescu); cuidar los detalles, que el diablo está en ellos (el abuso de autoridad de Ben Ali contra el vendedor callejero Mohamed Bouazizi), y retirarse de forma discreta (Suharto).

También hay tres categorías de dictadores: los que acaban mal o muy mal: Benito Musolini, Adolf Hitler, Leónidas Trujillo, el ya citado Nicolae Ceausescu, Mobutu Sese Seko, el Sah de Irán, Najibulá en Afganistán... Los hay que acaban bien o muy bien: los mencionados Stalin y Franco y Papá Doc Duvalier. Un tercer grupo, dificíl de calificar, es el más numeroso. Lo podríamos denominar los depende, depende de cómo se mire: Augusto Pinochet, Videla, Idi Amin Dada, Alfredo Stroessner... A Pinochet lo bajaron de la Historia, pero jamás se enfrentó a un tribunal.

 

El poder absoluto no tiene sucesores. El autócrata corta la carrera y el cuello (ahora hay más opciones que incluyen el accidente de helicóptero) a cualquiera que le pueda hacer sombra. No es una costumbre nueva. Es consustancial al poder. El emperador romano Claudio pasó a la historia como ejemplo del disimulo para sobrevivir a las intrigas palaciegas. Un dictador mata, infunde terror, es indiscriminado y se rodea de una camarilla que tiene las manos manchadas de sangre y robo. Nadie está libre. Si cae el dictador, cae el sistema, caen todos.

El poder abosluto está en la gran literatura. Obras como Una tumba para Boris Davidovich, de Danilo Kis, desnudan a ese poder brutal y a sus miserias. A las tres normas de Jon Lee Anderson se podría añdir una cuarta, esencial: un dictador no baja la guardia, no tiene complejos en el uso de la fuerza, diga lo que diga Barack Obama.

Un escritor checo me dijo en Praga hace años: "Quien vive 40 años bajo el comunismo pierde el sentido de la honestidad".

Da igual el adjetivo de la dictadura, la ausencia de libertad genera una asfixia, una pérdida colectiva de esa honestidad; es una tara social que se mantiene. Tras una larga dictadura llegan las turbulencias. Son inevitables. No siempre las cosas se mueven de acuerdo con los intereses de Occidente. Aunque lo quiera Jose Maria Aznar. 

Hay 66 Comentarios

Por que teme el autor de este "article"mencionar en la lista de dictadores a uno de los mas sangrientos* (fidel castro)*

Se te olvido nombrar a los dictadores de Cuba, los CASTRO, Fidel y Raul.

LOS QUE JUSTIFICAN A LOS DICTADORES DAN ASCO !!!! VEO PURO PROGRESISTAS Y DERECHISTAS SEGADOS POR SUS DOCTRINAS !! APESTAN !!

LOS QUE JUSTIFICAN A LOS DICTADORES DAN ASCO !!!! VEO PURO PROGRESISTAS Y DERECHISTAS SEGADOS POR SUS DOCTRINAS !! APESTAN !!

LOS QUE JUSTIFICAN A LOS DICTADORES DAN ASCO !!!! VEO PURO PROGRESISTAS Y DERECHISTAS SEGADOS POR SUS DOCTRINAS !! APESTAN !!

Tambien esta Mexico que combina La Dictadura Moderna con Dictadura Constitucional a nivel Federal con Felipe Calderon y Estatal con Gobernadores de Oaxaca: Ulises Ruiz y Baja California Sur con Narcizo Agundez Montaño.

Dictadores de izquierda o derecha? Amigos, los dictadores son ambidiestros. Su inclinación política se inclinara hacia aquella que le permita dar rienda suelta a su megalomania.

Dictadores de izquierda o derecha? Amigos, los dictadores son ambidiestros. Su inclinación política se inclinara hacia aquella que le permita dar rienda suelta a su megalomania.

Dictadores de izquierda o derecha? Amigos, los dictadores son ambidiestros. Su inclinación política se inclinara hacia aquella que le permita dar rienda suelta a su megalomania.

Despues de varios años viviendo en paises 'subdesarrollados', muchos de los cualos regidos por un dictador o una dictadura, mi conclusion es que en la mayoria de los casos sus habitantes no esta ni de largo preparados para una democracia. No tienen el nivel minimo de cultura para comprender o decidir realmente por si mismos. Es triste, pero esa es mi conclusion. Una democracia en estos casos solo llevaria al caos.

No necesariamente todos los dictadores son unos tiranos, como todos los citados aqui, hay tambien ejemplos contrarios.

FIDEL CASTRO SINÓNIMO DE RESPETO NO ES PRO YANQUI, POR TANTO SERÁ PERSEGUIDO POR EL CAPITALISMO ATEO Y DEFENSOR DE DUVALIER, PINOCHET, SOMOSA, MUBARAK ETC ETC

¿Y Fidel Castro? ¿Y Kim Jong-il? A no, esos son de izquierda así que con esos no me meto. ¡Qué hipócrita!

No existen dictadores de izquierda o de derecha SON DICTADORES no le pongan apellidos

ESTOS ESCRITORES Y/O PERIODISTAS DERECHISTAS, APRENDICES DE TRUCOS MAS QUE DE GRANDEDS AUTORES, PIENSAN QUE LOS LECTORES SOMOS IDIOTAS.
PERO HAY COMENTARISTAS QUE TIENEN EL CEREBRO DE LLENO MATERIA FECAL. FIDEL NO ES UN DICTADOR, ES UN PROFETA, UN PATRIOTA, UN HEROE, UN GOBERNANTE QUE NUNCA SE CORROMPIO EN EL PODER Y POR ESO EL PUEBLO CUBANO NO SE LE REBELO, COMO OCURRIO CON LOS SOVIETICOS. A ESTE LOBO QUE SE VAYA PARA HONDURAS A DAR CONSEJOS A SU PRIMO PORFIRIO.

ESTOS ESCRITORES Y/O PERIODISTAS DERECHISTAS, APRENDICES DE TRUCOS MAS QUE DE GRANDEDS AUTORES, PIENSAN QUE LOS LECTORES SOMOS IDIOTAS.
PERO HAY COMENTARISTAS QUE TIENEN EL CEREBRO DE LLENO MATERIA FECAL. FIDEL NO ES UN DICTADOR, ES UN PROFETA, UN PATRIOTA, UN HEROE, UN GOBERNANTE QUE NUNCA SE CORROMPIO EN EL PODER Y POR ESO EL PUEBLO CUBANO NO SE LE REBELO, COMO OCURRIO CON LOS SOVIETICOS. A ESTE LOBO QUE SE VAYA PARA HONDURAS A DAR CONSEJOS A SU PRIMO PORFIRIO.

ESTOS ESCRITORES Y/O PERIODISTAS DERECHISTAS, APRENDICES DE TRUCOS MAS QUE DE GRANDEDS AUTORES, PIENSAN QUE LOS LECTORES SOMOS IDIOTAS.
PERO HAY COMENTARISTAS QUE TIENEN EL CEREBRO DE LLENO MATERIA FECAL. FIDEL NO ES UN DICTADOR, ES UN PROFETA, UN PATRIOTA, UN HEROE, UN GOBERNANTE QUE NUNCA SE CORROMPIO EN EL PODER Y POR ESO EL PUEBLO CUBANO NO SE LE REBELO, COMO OCURRIO CON LOS SOVIETICOS. A ESTE LOBO QUE SE VAYA PARA HONDURAS A DAR CONSEJOS A SU PRIMO PORFIRIO.

Faltan dos que usted no menciono
El de corea del norte que despues de HITLER ha sido el governante que mas muerte le ha causado a su plueblo
El segundo Fidel Castro ha llegado a tal grado de considerarse el nuevo Mesias que dicto la forma en que debia ser operado en el verano del 2006 (la cirugia de diverticulos se hace en tres etapas pero el se creia en aquel momento que era dios y ordeno hacerla en una sola CASI MUERE)

no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista. por eso la dictadura cruel del capitalismo tambien caerà.

Pudiera resultar hasta cinico, intentar ocultar la predilecion con la omisión. Y Fidel Castro bloguero? Por dios....

Y falta, también, el PRI mexicano –la dictadura perfecta, diría Vargas Llosa... tan pronta a volver por sus fueros, diría yo.

Lo de Castro tan cercano a los españoles, él, tan adorado por la progresía, él, tan demócrata, él. el no mencionarlo entre los dictadores famosos y longevos, ¿ha sido solo un lapsus del bloguero? o le ha traicinado su subconsciente progre?? Ay, ay, ay, que se te ha visto el plumero, malandrín

Leo los comentarios y siento las simpatías derechistas e izquierdistas pero no hay ideología que justifique la privación de libertad , democracia y albedrío responsable , motivo por el cual mencioné en mi comentario anterior tanto a Mubarak como al dictador de Norcorea (Pyon Yang) y si es verdad el desastroso Fidel Castro !

Cómo se puede ser tan abyecto, tan fanático, tan vil para no citar a Fidel y Raúl Castro. El sentimiento que causa este artículo es el de asco, es vomitivo.

Cómo se puede ser tan abyecto, tan fanático, tan vil para no citar a Fidel y Raúl Castro. El sentimiento que causa este artículo es el de asco, es vomitivo.

Fatan muchos Zoe: Birmania, Bielorrusia, Corea del Norte... y por su supesto Cuba. No es un olvido, sigue en el poder , está vivo y no vive una contestación como Mubarak. Le dedicaré otro a él solo. También olvidé a Milosevic. En fin.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal