Ramón Lobo

Centrales nucleares de alto riesgo

Por: | 14 de marzo de 2011

Estamos ante lo que podría ser el mayor accidente nuclear de la historia. Fluyen las palabras, pero falta una información esencial: qué está ocurriendo dentro de Fukushima. En los dos accidentes más graves de la historia, Chernóbyl y Three Mile Island, no se dijo la verdad. Se mintió.

Hay preguntas esenciales: ¿son seguras las centrales? ¿Son seguros los Gobiernos y los (presuntos) responsables de velar por su seguridad?

El Gobierno español se ha apresurado a defenderlas (Elena Salgado ha calificado el accidente en Japón de "circunstancia concreta"), lo mismo que el organismo que se encarga de la seguridad. El Gobierno alemán acaba de congelar su plan de alargar la vida de sus centrales nucleares y Francia revisará sus instalaciones. La UE se reúne hoy.

En Japón ha fallado la seguridad de Fukushima, que tiene seis reactores. Los partidarios de la energía atómica dan la vuelta al argumento: la seguridad ha funcionado, está funcionando al evitar un nuevo Chernóbyl. El accidente aún no ha terminado, está en proceso, y es más grave de lo reconocido por el Gobierno nipón. La causa ha sido una doble catástofe natural: un terremoto de 9.0 en la escala de Richter y un tsunami con olas de hasta 10 metros. Muchos paí­ses con centrales nucleares se hallan fuera de las zonas sísmicas y de la costa; no tendrán que enfrentarse a algo parecido. También los hay con centrales nucleares en zonas de alto riesgo sísmico.

Captura de pantalla 2011-03-14 a las 17.12.03

Fuente The Washington Post.

Fukushima demuestra que la seguridad en un país tan avanzado y preparado no es suficiente. El sismólogo japonés Ishibashi Katsuhiko lo denunció en 2007 al estudiar el comportamiento del reactor Kushiwazaki, en el noroeste del país, tras un terremoto de 6,8. Su informe fue demoledor: las centrales tenían una "vulnerabilidad fundamental". Katsuhiko denunciaba que algunas empresas recortaban en seguridad nuclear para ahorrar costes. Nadie le hizo caso. Quizá la primera alarma sea empezar a escuchar a los que traen malas noticias.

En el mundo existen 443 reactores nucleares operativos; otros 62 están en construcción; 158 planeados y 324 propuestos. Datos actualizados de la World Nuclear Association.

Japón tiene 55 reactores que generan el 45,5% de la electricidad del país. En 2030, la previsión era alcanzar el 50%. Le superan EEUU (104 reactores) y Francia (58). Alemania tiene 17, y España ocho. Rusia, 32 y Ucrania 15. Ucrania es el país de Chernóbyl. India, 20, y otra planeada en Jaitapur, zona de riesgo sísmico. También sucede en EEUU.

Captura de pantalla 2011-03-14 a las 12.23.36
Captura de pantalla 2011-03-14 a las 12.22.27

Captura de pantalla 2011-03-14 a las 16.34.08

En este mapa de IRIS se pueden seguir los terremotos más recientes. 

Captura de pantalla 2011-03-14 a las 16.30.55
Captura de pantalla 2011-03-14 a las 16.33.03

Son pésimos tiempos para los defensores de la energía atómica para usos pacíficos, incluido el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyd. Todo accidente nuclear, y más si es triple como en el caso del que está sucediendo en Fukushima, genera pánico colectivo. Las palabras-miedo vuelan más bajo y viajan más lejos y rápido que las nubes radiactivas. Cuando se desata el pánico es imposible la reflexión, solo cabe algún tipo de propaganda. El problema de fondo es general: la energía es un gran negocio, no un servicio o un servicio que da dinero. En los grandes negocios todo vale. De ahí los controles, el Estado, los organismos nacionales e internacionales, la seguridad colectiva frente el beneficio privado.

Los que venden petróleo atacan a los que venden energía atómica y viceversa, y ambos arremeten contra cualquier idea de energía alternativa que pudiera poner en peligro sus ingresos. Todos asustan, lanzan cifras y nombres de difícil retención. La media verdad es una parte esencial de muchos negocios.

No es el caso de los expertos de prestigio. Presento a dos que discrepan; juntos completan, informan, nos ayudan a entender. El primero es Peter Hayes, director del Nautilus Institute for Security and Sustainable Development de Melburne. El segundo, Malcom Grimston, de Chatham Hosuse y otros think thank.

 

 

Hay 33 Comentarios

De hecho, y, tan poco catastrófico fue Three Mile Island que no murió nadie.


Es razonable suponer que los gobiernos mienten en general y sobre estas cuestiones más aún, teniendo en cuenta que todos los precedentes indican en esta dirección.

Ahora bien, tardaremos tiempo en saber qué ha ocurrido y qué está ocurriendo

sea como sea el nivel de riesgo actual de esta estación nuclear en concreto, creo que es hora de ir pensando en formas alternativas, más seguras y limpias de generar energía así vayan contra los intereses económicos de algunos.

Todo el mundo habla , del Nº de centrales en Francia , que son casi 60 , pero nadie ni los propios franceses saben el Nº de centrales que tienen paradas de los años 50 , reactores horizontales de agua pesada , que se caen de viejas , comidas por corrosión y son también un enorme peligro y es tabú allí .

Kurt, hemos tenido accidentes terribles, el riesgo es real. Por pequeño que sea, las consecuencias son demasiado terribles como para asumirlo. Y eso por no hablar del desastre que supone la acumulación indefinida de residuos. No seamos miopes, debemos pensar en el futuro. Vale la pena hacer cualquier sacrificio antes que lanzarnos a construir centrales y cementerios nucleares. No tenemos derecho a hipotecar el futuro de la humanidad.

"Es más grave de lo reconocido por el gobierno nipón" . Exactamente ¿qué conocimientos tiene usted para afirmar eso? ¿vive usted en la central de Fukushima?, ¿es usted experto en energía nuclear?, ¿tiene usted alguna carrera de ingeniería terminada?. En estos momentos lo que sobran son inútiles con un blog. Afortunadamente en Japón la ciudadanía no se deja arrastrar por la histeria ventajista sembrada por los habituales de la conspiración mundial.

Sr. Lobo: Estaría bien que se haga eco de esta información que he leído en el blog Gatopardo.blogia.com (http://gatopardo.blogia.com/2011/031302-la-falta-de-seguridad-en-las-centrales-nucleares-de-japon.php : no tengo nada que ver con él, pero me ha impactado y creo que merece más difusión), donde se habla sobre las alarmas sobre la seguridad de las centrales japonesas que se vienen repitiendo desde hace más de 10 años en la prensa internacional. Muchas gracias y felicidades por su artículo.

Primero dices que nos estan mintiendo y luego que la seguridad ha demostrado ser insuficiente. Por el momento, no se ha probado nada, tu post es claramente alarmista. La situacion, a dia de hoy, es que Chernobil sigue siendo el mayor accidente de la historia, que este como mucho podria equipararse al de Estados Unidos (en el que las consecuencias no fueron ni mucho menos catastroficas) y que, hasta que no sepamos el alcance real del accidente en Japon, hacer suposiciones es de necios.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal